#4 TiemposDesde mi clóset

No estoy loca, solo estoy… | Columna de Paul Ibarra

Desde mi clóset

 

Cuando salí del clóset, hace ya casi diez años, tuve mucho miedo. Los instantes previos la adrenalina recorría cada centímetro de mi ser, hasta que no tuve más remedio que vomitarlo. Durante bastante tiempo pensé que yo estaba mal, que era una anomalía en este sistema funcional de la especie. Donde las personas, como todo ser vivo, nacen, crecen, se reproducen y mueren.

Lo anterior se convirtió en un lastre, que al igual que a miles de personas más, arrastré durante mi juventud. Luego, escucho que un reconocido perito dictaminador de la UASLP, de nombre Pedro Noé Ubaldo, dice que tengo una desviación de la personalidad y no se si sentirme en Fragmentado, y pedirle al Dr. Hannibal Lecter que me encadene a una mesa.

Y es que resulta fundamental que la comunidad científica esté al día en torno a los avances en materia de sexología ya que este tema es cosa seria. Durante el siglo pasado, la homosexualidad fue perseguida desde los estados-Nación en emergente tránsito a la modernidad hasta aquellos con prácticas abiertamente oscurantistas. Es por ello que lo dichos del psiquiatra de la UASLP no son cosa menor. Que una autoridad de su envergadura asevere tales dichos, facilita la proliferación de discursos homofóbicos entre la sociedad.

Mientras en New York han prohibido y penado las terapias de conversión, en México personajes como Mauricio Clark aseguran haberse curado de la homosexualidad. Incluso se regodea al lado de una supuesta novia con conferencias motivacionales que ni los más incautos se tragan.

Cabe mencionar que desde una perspectiva más humanista, la identidad sexual es un constructo que de la mano con la personalidad, configuran una de las estructuras básicas de una persona. El desarrollo libre de la personalidad es un derecho constitucional, por lo que los atropellos a este deben ser inconcebibles en un estado de derecho funcional.

Dicho lo anterior, resulta fundamental que la población LGBT hagamos un enérgico llamado a las autoridades, en el ámbito de sus respectivas competencias, hagan un control constitucional y convencional, para que dé esta forma logremos el acceso a todos los derechos de manera efectiva. Sin limosnas, o a cuenta gotas. Sino de manera expedita y explícita. Sin pantallas ni aspavientos.

El aforo otorgado a personajes como Mauricio Clark o el doctor de la UASLP, son solo la muestra de cómo la opinión pública se alimenta del morbo por nuestra condición humana. Yo me pregunto, ¿es necesario que existan estación concluyentes del por qué un individuo es zurdo? Pues de esa misma forma tendría que ocurrir con la orientación sexual. La cual responde a las capacidades eróticas y afectivas que como especie desarrollamos a lo largo de nuestra vida.

También lea: Entre berrinches y la necesidad de una Ley de movilidad potosina | Columna de Paúl Ibarra

Nota Anterior

El Mijis culpa a los demás por su mal desempeño: Valdez

Siguiente Nota

La Oración del Camionero | Columna de Ricardo Sánchez García