mayo 24, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Celeste y sus hermanos | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

 

Unos esposos amigos míos tienen tres hijos: uno de 20 años, Luis; otro de 17, Juan; y una de 9, Celeste. Los tres son simpatiquísimos, pero Celeste lo es mucho más.

Una noche en que mis amigos me invitaron a cenar en su casa, a la hora del postre precisamente, la conversación dio un salto inesperado y de girar en torno al calentamiento global, la caída de la bolsa de Nueva York, el alza inexplicable del dólar y el nuevo par de zapatos de Paris Hilton, fue a parar –como un balón que nadie pudiera detener- a lo caro que se había puesto todo. La madre, por lo pronto, hacía cuentas: restaba, dividía –nada de sumas ni de multiplicaciones-, hasta que por último exclamó:

-¡Si hubiéramos tenido sólo dos hijos, ahora no lo pasaríamos tan mal!

Y los tres jovencitos, al escuchar tan terribles palabras, se lanzaron miradas escrutadoras. Yo quería morirme allí mismo de la pena, pues aquellas palabras impensadas contenían un mensaje oculto dirigido a sus hijos, una flecha apuntada al centro mismo de su corazón. Yo sé que la buena señora no había medido el alcance de lo que acababa de decir, pero sus palabras, aun para un interlocutor poco inteligente, no podían significar más que esto: «Uno de ustedes, hijitos, está de más. Hay aquí, en esta mesa, por lo menos uno que nunca debió nacer».

Los muchachos guardaron durante un buen rato un silencio casi luctuoso. Y así se hubieran quedado el resto de la noche si Celeste no se hubiera levantado de la silla para decir:

-Mamá, supongamos que hubieras tenido sólo dos hijos; supongamos que así hubiera sido; pero, entonces, ¿qué hubiera sido de Luis? ¿Qué habría pasado con Juan? Uno de los dos no estaría aquí. ¡Y yo los quiero mucho, mamá!

Todos nos reímos: la situación estaba salvada. Y todo por la ingenuidad de esa niña, Celeste, que como quiera que sea se apuntaba en la lista de los vivos. A la pobre ni siquiera le pasó por la cabeza que la ausente eterna bien hubiera podido ser ella, y que lo habría sido con toda seguridad, pues el orden de los nacimientos lo exigía así. De no haber habido un tercer hijo, ella hubiera tenido que pagar los platos rotos. ¡Qué bueno que sus papás decidieron tener tres hijos en vez de dos!

Aquella cena me hizo pensar en lo paradójicos que son los hombres de esta época que, por un lado, dicen amar a los niños y hasta redactan declaraciones para defender sus derechos, pero que, por el otro, los odian al grado de no querer ya tenerlos; por un lado todos confiesan adorarlos, pero al mismo tiempo hacen todo lo posible por evitarlos. «Examínese la literatura especialmente amorosa –escribe Gustave Thibon (1903-2001)- desde la historia de Tristán e Isolda hasta las novelas rosa que deleitan a las modistillas; sorprende constatar el pe queño lugar que en ella ocupa el hijo. Los héroes de esta literatura viven, se unen, sufren y se separan como si el hijo no fuera la consecuencia natural y común del amor: leyendo esto, se piensa en unos trabajos botánicos en los cuales se describieran extensamente los árboles sin hablar nunca de los frutos».

-Es que la vida es muy cara -dicen unos.

-Es que no hay tiempo para cuidarlos como se debe -dicen otros.

Pero, uno se pregunta, ¿cómo hacían entonces los hombres y las mujeres del pasado para tener hasta cinco o seis?, ¿cómo se las arreglaban para vestir, calzar y dar de comer a tanta panza aventurera? ¿Es que eran más ingenuos que los hombres y las mujeres de hoy? En muchos hogares me ha tocado ver niños jugando solos, hablando con el aire, conversando con entes imaginarios, sólo porque papá y mamá han decidido no tener más hijos («La vida es muy cara y muy difícil, cariño»). Me pregunto si esa multiplicación de enfermedades mentales a la que estamos asistiendo no se deberá, más que a otra cosa, a la soledad en la que están creciendo los niños de hoy.

He aquí, por ejemplo, lo que un gran historiador del siglo XX, Pierre Chaunu (1923-2009), profesor durante muchos años en la Sorbona, escribió en el libro de sus Memorias: «La infancia sola con adultos es triste. El único regalo válido que se le puede hacer a un niño es el de darle hermanos y hermanas». Más que cosas con qué jugar, lo que el niño necesita es un compañeros con quién estar; ¿y qué mejor compañero que un hermano?

Quien no ha tenido hermanos ni hermanas –explica Chaunu- no podrá más tarde ni nunca relacionarse con los otros de manera adecuada y desenvuelta. «No se recalcará jamás bastante el papel de la fratría. Me basta comparar este recuerdo con el espectáculo que me ofrecen cotidianamente mis hijos. Yo no he conocido la fratría. Huérfano de madre a los nueve meses, recogido por un matrimonio cuadragenario, sin hijos, una tía y un tío político, he tenido una pequeña infancia feliz, pero una infancia que no me preparaba para el encuentro con los otros».

El historiador no había tenido hermanos, y ya en la vejez los echaba de menos, reconociendo con honestidad que la niñez sola con adultos es una niñez desdichada.

La inquietud de Celeste, mi amiga, era, pues, legítima: ¿qué hubiera sido si en vez de tres hijos sus padres sólo hubieran tenido dos?

Beethoven, según dicen sus biógrafos, se interrogaba a menudo acerca del misterio de su nacimiento de la siguiente manera:

«Dado el caso de una familia cuyo padre es sifilítico, el primer niño ciego, el segundo cojo, el tercero tuberculoso, el cuarto disminuido mental… ¿Hay que suprimir al quinto que se anuncia?».

-Sin duda –le respondió una vez un médico amigo suyo.

-Entonces –respondió el artista- habréis suprimido a Ludwig van Beethoven.

También lee: Los malos ejemplos | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La final en números | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Entiéndase por final, no al partido que decidirá al campeón del futbol mexicano, sino al encuentro que se da entre los dos equipos de la capital, dos equipos de tradición que tienen un largo historial de enfrentamientos, donde por cierto y adelantando, lleva ventaja los de televisa.

América y Cruz Azul se han enfrentado en 4 finales antes de esta en 2024. La primera, fue la única hasta ahora con ventaja para los Azules, en la 71-72 la máquina venció 4-1 a las Águilas para levantar el título. Sin embargo, la historia ha sido complicada para los de La Noria, que en la 88-89 perdieron 5-4, en el Clausura 2013 perdieron 4-2 en penales después de un empate 2-2 en el global y por último en el Apertura 2018 donde volvieron a perder por 0-2 frente al América.

Ahora bien, dentro de toda la fase de liguilla este enfrentamiento se ha dado en 34 ocasiones, con una ventaja de 15 victorias para, el América, 10 empates y solo 9 para el Azul. En temporada regular han jugado 120 partidos, con 40 triunfos para los de Coapa, 46 empates y solo 34 victorias celestes. Incluso en Copa Mx, el palmarés sigue favoreciendo al América, ya que en 14 duelos, 8 han sido americanistas, 3 empates y solo 3 en favor de la máquina celeste.

Para cerrar los datos, en 193 partidos entre estas dos escuadras, contando oficiales y amistosos, 70 victorias americanistas, 65 empates y 58 en favor de Cruz Azul.

La historia parece cruel pero es certera, un grande como el América, sabe enfrentar a otro grande que no ha sabido tomar la medida para vencer a su más grande rival. La final de ida se ha jugado y nuevamente el Cruz Azul, no ha podido vencer a los de Televisa. Cruz Azul no vence al América desde el 23 de marzo de este año, sin embargo ese fue un encuentro amistoso, la última victoria oficial fue el 31 de octubre de 2021, cuando Cruz Azul gana 2-1 de local. No olvidemos que el 20 de Agosto de 2022 América le dio la peor goleada a Cruz Azul, al vencerlo 7-0 en la jornada 10 de ese torneo.

Datos contundentes que puede servir de nada el próximo domingo, 90 minutos más agregado nos separan de conocer al campeón, los números ya han dado su favorito, habrá que esperar a ver que tan certeros nos salieron.

También lee: Sextete a la MX | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

¡50´s Party Vallarta, Lucas y a Volar! | Columna de Luis Miguel Dorador

Publicado hace

el

Un fin de semana sin celular

 

Como lo habíamos comentado en la columna anterior, este último fin de semana sería distinto porque me tocó salir de mi hermosísima ciudad para poder dar un servicio de alimentos en Puerto Vallarta a un grupo de amigos de la preparatoria que se reunieron con motivo de festejar su llegada al tostón.

En un grupo de 7 cincuentones, había de todo, pues cada uno de los invitados comentó en algunas ocasiones sobre su trabajo o actividad económica y la verdad es que fue muy interesante, porque había desde empleados hasta empleadores, empresarios y emprendedores, comerciantes y prestadores de servicios profesionales y mientras los comentarios de unos hacen “match” con los de alguien más y en otros temas definitivamente cada quien tiene su óptica, toda esta reunión se dio en un ambiente muy fraterno, solidario y desinteresado. 

El jueves inició el fin de semana con una comida/cena de burritos de mariscos en los que preparé camarón a la diabla, pulpo encebollado a la crema y camarón y pulpo al ajillo, guisos con los que cada uno de los comensales tuvo oportunidad de disfrutar con bebidas que iban desde la cerveza y mezcal hasta el vodka y el brandy… una vez levantada la mesa todos los

del grupo se fueron a arreglar para salir a dar una vuelta por la vida nocturna de ese puerto de Jalisco tan atractivo. La primer parada fue en La Bodeguita del Medio, donde la música caribeña estaba siendo interpretada en vivo y se hicieron presentes los temas más representativos de la música cubana y todo esto fue acompañado de mojitos deliciosos. Más tarde, se acercaba la hora de la reservación y la cita era en un club del que en otras columnas me ha tocado comentar, que se llama “Strana” y como tradicionalmente sucede el show de luces y sonido para apertura de pista con saxofonista y toda esa parafernalia que hacen de este lugar una diversión bien lograda con producción hicieron de esa noche una verdadera experiencia disco.

El viernes me tocó estar preparado para que este grupo que atendí, pudiera disfrutar de la levantada con un caldo de camarón “levantamuertos” que acompañado de cerveza bien fría dio espacio para que este grupo pudiera continuar con su agenda y mientras que unos fueron al gimnasio, otros al spa y el resto a las actividades acuáticas, por la tarde/noche tenía ya preparada una mesa de botanas de mar donde había camarones para pelar con una variedad de aderezos para aumentar la experiencia de sabor… Algunos de ajo, otros de cilantro, mayonesas, chimichurris y salsas para hacer camita y poder pasar a los ceviches peruanos con leche de tigre y sabores más dulces, mientras que por el otro lado, tenían las opciones de ceviches mexicanos pero en las versiones sinaloenses y tampiqueña que lograron que ese grupo disfrutara su festejo antes de salir a la vida

nocturna de ese destino… Acercandose la media noche todos llegaron puntuales a la reserva de un miniantro llamado “Lucas” que es como una mezcla de primera fila para miniconciertos en vivo de grupos de covers y cantabar con músicos en vivo en un ambiente de disco ochentosa por su decoración y la totalidad de la clientela de este lugar si pertenece a la generación del festejo, por lo que el ambiente fue mucho más encendido que el de la noche anterior. Entre el set del grupo en vivo, los festejos de varias mesas por cumpleaños, reuniones y hasta una celebración de divorcio dieron pie para que esa fuera la salida más divertida de este viaje de trabajo.

Al día siguiente, ya sábado, todo ese grupo, o mejor dicho, la mayoría desde temprano estuvieron haciendo llamadas para asegurar que sus negocios pagaran puntuales a su personal y el último día de esa reunión de amigos estaba por cerrar con una cena en la que me tocó servirles aguachiles de camarón con ceniza de habanero, curry de pulpo, tostadas de atún fresco soya y jengibre (tipo oriental), sashimi de pulpo, pescado blanco enchilado para pescadillas y de postre pie de limón de “Pie in the Sky”…

El domingo, con las maletas ya preparadas para el regreso, poco a poco cada uno de los invitados de este selecto grupo fue tomando su camino por los distintos horarios, vuelos y destinos a los que debían regresar…

A mi me tocó la ya muy tradicional puesta en espera que provoca la sobreventa de boletos que muchas aerolíneas mexicanas realizan y tuve que esperar por más de ocho horas mi salida en el siguiente vuelo que tuvo una ligera demora en su llegada pero nada que provocara mayores inconvenientes…

En resumen, este fin de semana fue de mucha satisfacción pues mis clientes disfrutaron de muy buenos platillos con producto fresquísimo y yo alcancé a disfrutar de una salida a la playa que no tenía programada en mi agenda.
¡¡A eso yo le llamo alineación astral!!

Del debate ni hablamos porque me lo perdía por el cambio de horario del vuelo y la verdad es que ya escuché unos comentarios y parece que no fue ni interesante, caray. ¡Ni hablar!

¡¡¡Ánimo que ya casi es viernes!!!

También lee: Agua, luz, seguridad… ¿qué más falta? | Columna de Luis Miguel Dorador

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Carmen Gómez Eichelmann una pionera en la biología molecular mexicana | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

La potosina María del Carmen del Socorro Gómez Eichelmann es una mujer que en su formación transitó de las humanidades a las ciencias ajustándose a los vaivenes políticos que se presentaron en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí con la autoritaria desaparición de la Facultad de Humanidades donde Carmen Gómez iniciara su formación profesional.

En 1962 la universidad potosina dio un borrón a la Facultad de Humanidades aduciendo problemas económicos y argumentando la formación de una comisión para su reestructuración, lo cual era excusa para deshacerse de un núcleo de formación crítica, que fuera impulsada en la década de los cincuenta en el programa académico del Dr. Manuel Nava para formar una verdadera universidad con el impulso de la vena de la investigación científica con la creación de facultades de ciencias y humanidades.

Una de las estudiantes que truncaran su formación humanística con la desaparición de la Facultad de Humanidades fue María del Carmen Gómez. Quien además fungía como encargada de la Biblioteca de dicha Facultad. La oposición de los estudiantes de humanidades fue manifiesta y Carmen Gómez estaría en la lista de los firmantes por que fuera reabierta la Facultad clausurada.

Ante la negativa por reabrir la Facultad de Humanidades, Carmen Gómez siguiendo el camino de otra de las estudiantes de humanidades la Dra. Beatriz Velázquez, seguiría el camino de la formación médica. De esta manera Carmen Gómez se titularía en medicina y se convertiría en una de las primeras mujeres en formarse en biología molecular en el país.

La biología molecular en México tiene sus inicios con los cursos de bioquímica formados en la carrera de medicina de la UNAM y desde la década de 1940, México ya contaba con líneas de investigación en el campo de la fisiología del sistema nervioso, de vanguardia en el área biomédica, donde figuraría el potosino Efrén del Pozo Rangel que fuera estudiante de la universidad potosina y secretario de esta, para pasar a estudiar medicina en la UNAM y doctorarse en el extranjero. En esta historia del desarrollo de la biología molecular participan al menos dos potosinas más las Dras. Celia Cuadra y Carmen Gómez formadas en la UNAM. La Dra. Celia Cuadra se retiró a vivir su vejez en San Luis Potosí, desperdiciando su experiencia la carrera de ingeniería biomédica de la Facultad de Ciencias de la UASLP, mientras que la Dra. Carmen Gómez se encuentra activa como investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas de la UNAM siendo una de sus importantes investigadoras.

En la historia de la biología molecular mexicana, la potosina Carmen Gómez Eichelmann figura como uno de los personajes que impulsaron el establecimiento de la biología molecular en México,

destacando sus trabajos sobre los mecanismos transcripcionales de E. coli.

La Dra. María del Carmen del Socorro Gómez Eichelmann es profesora de la Facultad de Ciencias de la UNAM e investigadora del Departamento de Biología Molecular del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, en donde dirige un grupo que estudia la organización del ADN de las bacterias y su papel en la función de los genes que se activan durante ese proceso, tomando como modelo la Escherichia Coli, causante de la diarrea en humanos, y su respuesta a un incremento brusco de temperatura, o estrés calórico.

De sus resultados la Dra. Carmen Gómez ha encontrado que los cambios ambientales inducen una respuesta celular caracterizada por una modificación en la expresión genética y la fisiología de la célula. Esta modificación permite a la célula sobrevivir y adaptarse al nuevo entorno. Los estudios actuales sobre la respuesta celular al estrés se centran principalmente en la identificación de los patrones de expresión genética (transcriptoma, proteoma) y su relación con los cambios bioquímicos (metaboloma), estructurales y funcionales que presentan las células bajo estrés.

En la actualidad la Dra. Carmen Gómez, además de su trabajo de investigación, participa en la formación de recursos humanos en el área de biología molecular donde participan algunos estudiantes potosinos y ha dictado conferencias, tanto en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y en el Instituto Potosino de Investigación en Ciencia y Tecnología, de donde procede la fotografía que acompaña esta columna de la Dra. Lina Riego. Su formación es un ejemplo de entereza y amor por el conocimiento que se refleja en su interés en las humanidades y en la ciencia como eje de desarrollo del país.

También lee: El Fis-Mat dedicado a Edith Miriam Soto Pérez | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión