#Si SostenidoColumna de Ricardo Sánchez GarcíaSin partitura

Sobre el amor | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin Partitura

 

Definir es delimitar, dicen los filósofos, por tanto, una definición jamás dirá todo lo que encierra lo definido. Aun así, es necesario aclarar términos, pues las ciencias están en búsqueda de la menor ambigüedad. No es el caso de los poetas, literatos o ensayistas quienes a menudo usan con libertad herramientas lingüísticas para llevarnos a mundos imaginados por el hacedor y el lector, sin necesariamente esperar que descansen en el mismo puerto.

Es así como nos encontramos en la complejidad de pretender descifrar lo que llamamos amor, qué sentido tiene en nuestras vidas y por qué algunas personas le han cargado el mérito de mover al mundo. Erick Fromm dijo “…el amor es la única respuesta sensata y satisfactoria al problema de la existencia humana”, pues hagamos este ejercicio previo a celebrar el 14 de febrero. Huelga decir que hay muchas formar de amar, así como niveles estudiados, hasta explicarlo.

El amor simbiótico pone en entredicho la madurez de una persona por su forma de vincularse con otra. Sea la madre, la pareja, la esposa o esposo, los propios hijos hacia los padres o viceversa, se ha dicho que disminuye la libertad al crearse dependencias enfermizas cuando estas no corresponden en adecuación a la edad o a la conducta esperada de quien así lo viva.

La empatía es ponerse en los zapatos del otro, es tratar de pensar desde la realidad de quien se aproxima a nosotros pretendiendo un acompañamiento. Es desprenderse momentáneamente de las propias estructuras noéticas para dar paso a lo que vive y siente quien espera palabras de aliento.

Entre el afecto y el cariño existe una frontera relacionada con la manifestación física del amor. Mientras en el primero hay una inclinación preferencial mostrada en el trato fino y condescendiente, en el cariño se externan caricias físicas en reciprocidad. Es la forma en que los hijos aprenden de los padres a comunicarse y distinguen quiénes son personas de confianza.

Al Día de San Valentín lo relacionamos con el amor romántico. Este ha sido definido como una idealización del otro, que despierta pasiones y nos deja con poca capacidad de reflexionar sobre los defectos del ser amado, pero potencializa las virtudes. Tomar decisiones trascendentales cuando se está enamorado es riesgoso, dicen expertos, pues al llegar la cruda realidad, le siguen las decepciones propias de lo ordinario de la vida.

Sin pretender abarcar el tema, concluyo distinguiendo el amor universal y el ágape o caridad, puestos en los últimos dos peldaños de las formas de amar.

El primero indica generosidad en la entrega. Luchar por la justicia, defender causas ajenas, comprender la integración de las personas con el cosmos, acercarse con respeto a la naturaleza y considerar dignos los espacios de los otros, por ser otros, le identifican.

La caridad se parece mucho al amor universal, pero reconociendo la existencia de Dios, cuyo ser es razón suficiente para actuar encaminando hacia él y dedicándole todos los frutos.

Ama y haz lo que quieras, afirmó San Agustín, poniendo como condición previa a la abierta libertad ni más ni menos que el amor. Luego de preguntarnos, ¿en serio puedo hacer todo lo que yo quiera? Sí, respondería el de Hipona, porque “si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor”.

Conocida es la definición bíblica de San Pablo “El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tiene en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad. El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”.

Hoy existen muchas doctrinas que cuestionan esta definición argumentando que quien viva así subordina su voluntad. No hay razón para soportarlo todo, dicen, pensando que así se ha justificado el amor maternal para mantener el subyugo en la mujer que permite todo tipo de maltrato y violencias.

Estudios teológicos explican cada uno de los significados bíblicos de esta definición, pero me referiré a la última palabra “soporta”. Soportar se refiere al verbo en griego “hupomeno”. Su significado se acerca a la “posibilidad de sufrir mucho”, entendido como la capacidad de una persona de dar respuesta a las circunstancias adversas, denotando perseverancia al enfrentar dificultades, con lo cual nos invita a esperar pacientemente.

Entendido así, no se refiere a permitir maltrato o dejar pasar las violencias de forma pasiva. Antes bien, invita a estar fortalecidos por medio del amor, al grado de responder de forma correcta, sin agravar los hechos, pero tomando las decisiones justas. Este pasaje es explicado a profundidad en un sinnúmero de reflexiones teológicas.

En este Día del Amor y la Amistad no tenga empacho en manifestar sus sentimientos, aunque es bueno reflexionar, ¿usted, con cuál nivel de amor se identifica?

Es cuanto.

También lee: Montejano y su microhistoria universal | Columna de Ricardo Sánchez García

Nota Anterior

Ambulantes se manifiestan a las afueras de la UGCH

Siguiente Nota

Dieron prisión preventiva a la pareja que secuestró a un bebé en Valles