febrero 28, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

De tu mano, Bob (II) | Columna de Roberto Rocha “El Mojado”

Publicado hace

el

Rudeza necesaria 

En 23 años y medio, 47 torneos entre el octavo y noveno campeonato de Cruz Azul, tuve por supuesto mucho tiempo de imaginar cómo festejaría un título de liga, como el que obtuvo La Máquina el domingo pasado en el Estadio Azteca, para romper la sequía.

En la versión que más repetí, Cruz Azul se coronaba conmigo en las tribunas. Entonces, tomaría mi celular y llamaría por teléfono a muchos de mis amigos aficionados al Cruz Azul y también hinchas de otros equipos. Pero la primera de esas llamadas sería para el Bob, mi papá.

La idea surgió porque de su mano pude entrar no solo a la afición a Cruz Azul, sino también al estadio Nou Camp de León aquel domingo de diciembre de 1997 en que La Máquina obtuvo su octavo campeonato de Liga, con el gol de penalti del ensangrentado Carlos Hermosillo.

Decidí hacerme cementero un día de un año antes, en agosto de 1996, con solo siete años de edad, cuando vi ingresar a la cancha a Juan Francisco Palencia, que hace solo unas semanas había hecho un golazo con la selección olímpica que participó en Atlanta en el triunfo mexicano contra Italia.

Ese gol, ensalzado por la narración del “Perro” Bermúdez (“Palencia, Palencia, Palencia”) convirtió al “Gatillero” en mi nuevo ídolo, aunque ni idea tenía que jugaba con Cruz Azul. Pero cuando Paco entró al campo al medio tiempo del primer partido de liga que jugaba La Máquina como local en el Estadio Azul en toda su historia, decidí yo también hacerme celeste.

Tuve a bien informárselo a mi papá a las pocas horas, con algo que recuerdo como un muy relajado “ya le voy al Cruz Azul”. Si hubiera sabido la relevancia que esa decisión tendría en mi vida, no lo hubiera tomado con tanta calma. El Bob había tratado de hacerme de Cruz Azul durante algunos años, pero yo, con la rebeldía propia de un niño apenas en edad escolar, prefería hasta entonces al Necaxa, el único campeón que había visto en mi incipiente interés futbolístico, que incluso le ganó una final a los cementeros de mi papá.

Pero cuando me hice del Azul, de un minuto a otro, mi interés por el futbol creció. Tanto, que llegado el momento histórico de la final entre León y Cruz Azul, el Bob consiguió que viajáramos con un grupo de aficionados cruzazulinos desde San Luis Potosí.

Cruz Azul levantó el trofeo con demasiado sufrimiento en León, con Juan Reynoso como líder de la defensa. ¡Quién iba a decir cómo se iban a mover las cosas, peruano!

Desde ese 1997, hasta el domingo pasado, pensé que tal vez Cruz Azul nunca volvería a levantar un trofeo si yo no me encontraba en el estadio, pues aunque lo he intentado varias veces, no he podido entrar a ninguna otra de las finales de mi equipo. Fue tranquilizador darme cuenta que no dependía de mí.

Pero mucha menos calma me dio no haber podido cumplir mi otra promesa, la de llamar a mi papá primero que nadie después de la obtención de la novena. El árbitro pitó el final del histórico partido contra Santos al minuto 100 de juego. Entonces abracé a Daniel, mi hermano; besé a Ornella, mi novia y también a Cecilia, mi mamá.

El recuerdo del Bob me impactó después de ese escueto festejo y me eché a llorar, con una rarísima mezcla de alegría, paz y nostalgia. Mi papá murió tres años antes de que Cruz Azul consiguiera su noveno campeonato, como tantos y tantos cruzazulinos, que fallecieron en la espera de sumar una nueva estrella en el escudo.

Brindemos en la memoria de todas esas personas, que la copa ya es nuestra, pero también de ellos.
Por mi parte, como desde hace 25 años, cada que vista una camiseta de Cruz Azul; o cada que entre a un estadio a ver a La Máquina, como en 1997; cada que vuelva a sufrir o a gozar con mi equipo, como he hecho siempre, lo haré de cierto modo de su mano.

De tu mano, Bob.

NOTA: En septiembre de 2018 escribí “De tu mano, Bob”, una columna en el que agradezco a mi papá por mi afición taurina. Ese texto fue ganador del tercer lugar en el Premio Estatal de Periodismo de 2019, pero en el momento del anuncio fue leído como “De tu mano, Bob I”, pues la barra que utiliza La Orquesta para separar el título del artículo del nombre de columnista, se confundió con un uno romano. Pensé que ese no era un error, sino una señal del destino, pidiéndome que existiera un “De tu mano, Bob (II)”. Aquí está.

#4 Tiempos

12 Soles de mi Soldadito de Oro ¡¡¡Felicidades!!! | Columna de Luis Miguel Dorador

Publicado hace

el

Un fin de semana sin celular

 

Cuantas cosas pasan en un fin de semana sin celular….. pero cuando tu número de celular lo tienen todos o cuando alguien lo filtra en redes toooodo cambia y también pasan cosas.

Es increíble cómo suceden situaciones que parecieran un juego de ping pong en el que a un derechazo le sigue una respuesta de revés (literal). La semana pasada provocó la inconformidad del ejecutivo federal una publicación en un medio informativo internacional en relación a la posibilidad de un vínculo entre la familia presidencial y el crimen organizado (específicamente con el segmento de los dedicados a los delitos contra la salud) y eso fue suficiente para que ese “derechazo” fuera respondido por el “pater familias” de la parte aludida y entonces se hizo público el número celular de una periodista extranjera y como eso no era suficiente, luego se empezaron a filtrar en redes los números de puros personajes de la política mexicana tanto directos como indirectos pero todos de primera fila… el caso es que al final de la semana la plataforma digital de videos YouTube bajo de sus servidores una mañanera y entonces las redes sociales dejaron de ser benditas y ahora son “autoritarias”… pues entonces ¿a qué estamos jugando? Si me sirven son benditas y si me siento atacado por una reacción lógica por mi imprudencia, ¿se vuelven perros del mal? ¡Cuanta contradicción! Eso me recuerda una publicación en la que hablaban de alguien que con tantísimo poder consideraba a sus súbditos como aliados o, mejor dicho a sus aliados como súbditos y los demás, enemigos.

La polaridad es lo más detestable que existe, pues eso solamente nos demuestra el odio de quien la va marcando en todos los sentidos, pero en México seguimos teniendo una forma de “amor apache” (con todo respeto a los pueblos originarios de Norteamérica), valga la expresión, que como canta Alejandro Fernández, “…te quedas o te vas, me quieres o me olvidas…”.

Y mientras el Potrillo hacía gala de su presentación en Guadalajara Jalisco, inició el fin de semana con una fiesta de cumpleaños muy agradable en la que además de taquitos rojos deliciosos, hubo tequila y cerveza, envueltos en una hospitalidad de alta vibración por el onomástico de Carmen y que llegan los Caballeros de México para ponerle un toque especial a la reunión con una hermosa interpretación de cada uno de los temas que interpretaron con muy bonitos arreglos y bueeeeeno, cuando un mariachi además de sus básicos trae consigo cuatro violines, dos trompetas y un arpa, todo lo mágico puede pasar y así, si dan ganas de bailar hasta que se caliente la duela.


¡¡¡Muchas Felicidades Carmela la pasamos increible!!!

El sábado fue un día de mucha corredera porque mi soldadito de plomo cumplía años al día siguiente y cuando tienes el presupuesto recortado pero el flujo no alcanza por la falta de pagos, todo se hace más intenso, pero nunca imposible para poder hacerle su festejo a quien representa tantas cosas importantes en tu vida como lo es un hijo.

Esa corredera nos hizo imposible asistir a los 50´s de mi Carnal Jorge Martínez Herrera, con quien me disculpo por no haber podido asistir a su festejo y aunque agradezco el cariño con el que respondió a mi disculpa con un “nos hiciste falta” le reviro diciéndole que me hicieron más falta a mi los momentos para festejar con tanto afecto su trayectoria en este plano existencial, y que me siento muy orgulloso de haber coincidido en esta vida y te la debo Carnal.

Finalmente, llegó el domingo y desde temprano hice una selección de fotos de los momentos que pasamos juntos en los últimos años mi Soldadito de Plomo y yo y las monte en un video para ofrecérselo como regalo y no sé pero hacerlo me recordó lo mucho que hemos vivido y lo mucho que me ha enseñado con su sonrisa y esa manera que siempre ha tenido desde que nació de ver el mundo con tanta alegría. Pues luego de jugar con sus amigos más cercanos y disfrutar de una buena empapada nos comimos la pizza y los cupcakes que preparó su abuela, antes de que cerrara el Parque Tangamanga que, como siempre digo, ese es un tesoro de todos los potosinos y es primordial cuidarlo porque lo vale y es gratis.

Cerramos el festejo disfrutando de un pastel de elote y chocolate mientras proyectábamos en la TV la serie “Avatar: La Leyenda de Aang” que les recomiendo ampliamente.
¡¡¡Gracias Chómipro por hacerme tan feliz!!!
¡¡¡TE AMO!!!

…..ánimo que ya casi es viernes!!!

También lee: Vámonos de marcha que es fin de semana, dijo el español | Columna de Luis Miguel Dorador

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La física que indaga el interior de la materia | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

El desarrollo de la ciencia en México ha contado con extranjeros que han contribuido de manera importante a la generación de nuevo conocimiento y la formación de recursos humanos en áreas que se consideran estratégicas para el país, apoyando al mismo tiempo la consolidación de nuestras instituciones. En el caso de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí varios de estos personajes han puesto su impronta a lo largo de setenta años. Entre estos personajes han figurado varias mujeres de las cuales hemos dado cuenta en esta sección en anteriores entregas, como el caso de Susana Speratti en el área de las Letras. La presencia de mujeres es un agregado para despertar vocaciones y marcos de referencia para el desarrollo de la mujer en el plano profesional en el país. Una de ellas, que ha colaborado en el área de la física es Mariana Nikolova Arenhovel Kirchbach investigadora que fue del Instituto de Física de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Mariana Kirchbach, se pensionó recientemente de la UASLP después de colaborar por más de veinte años, con una actividad muy productiva que le llevó a publicar una gran cantidad de artículos de investigación, graduar a un buen número de estudiantes de licenciatura, maestría, y, doctorado y participar en la formación de estudiantes de ciencias.

La Doctora Mariana Kichbach llegó a México en 1996 para incorporarse primeramente en la Facultad de Física de la Universidad Autónoma de Zacatecas, para entonces venía como una física consolidada y comenzaría a participar, a su vez, en la consolidación de instituciones de investigación en física mexicanas. Ingresa a la Universidad Autónoma de San Luis Potosí incorporándose a la planta de investigadores del Instituto de Física, siendo de las primeras mujeres en hacerlo.

Mariana Kirchbach nació en Bulgaria y se convertiría en una física germano-bulgara, obteniendo su maestría en ciencias físicas en la Universidad de Sofia y un doctorado en el Instituto Central de Investigación Nuclear Rossendorf en Dresden Alemania y otro en la Universidad Técnica de Dresden.

En esta institución estuvo trabajando como investigadora desde 1990 hasta 1995, con el nombramiento de Researcher Privatdozent, antes de venir a México.

A nivel mundial contribuyó en temas de investigación de interacción de espines con el campo electromagnético, degeneración de estados de nucleones excitados hidrogenados. En San Luis Potosí colaboró con el grupo de investigación en Altas Energías del Instituto de Física de la UASLP en temas como Decaimiento Raro de Kaones, Física de Partículas Elementales, Instrumentación para Detección de Partículas, Interacción Débil, Fenomenología en Bajas Energías, Dinámica Chiral.

El espectro de excitación es un aumento de la energía de las partículas al ser irradiadas por fotones, o sea luz, con lo que pueden observarse y estudiarse simetrías que permiten estudiar la estructura interna de la materia. Así Mariana Kirchbach contribuyó al entendimiento de la estructura de las partes fundamentales de la materia.

En la librería universitaria se encuentra a la venta uno de sus libros, que si bien es de temas avanzados sobre física, en particular la relatividad especial, cuyo contenido presenta tratamientos innovadores en la enseñanza de ese tema clásico derivado de las aportaciones de Einstein y que marcan nuestros tiempos modernos. El libro lleva como título: classical ans special relativity at the core of quantum mechanics, de las ediciones del Instituto de Física de la UASLP.

También lee: El sentimiento incorporado a la palabra en la obra de Gabriela d’Arbel | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

No Basta | Columna de Germán Bautista

Publicado hace

el

HABLEMOS DE DERECHOS

 

Todo es político, y la discapacidad, en tanto fenómeno humano y social no queda al margen de ello. Esta idea es reforzada por la máxima aristotélica “El hombre es un animal político”. Sin embargo y como ya lo hemos advertido, las personas con discapacidad hemos sido un grupo poblacional vulnerado por tradición, e históricamente excluido de los procesos sociales y políticos, lo que incide de manera directa y negativa por cuanto hace a nuestro involucramiento en la vida pública del país y en consecuencia, en los escasos espacios para participar como candidatas y candidatos a cargos de elección popular como titulares para los diferentes órdenes gubernamentales, tanto por mayoría relativa, como por votación proporcional.

En esta columna, me he abstenido de sostener posiciones políticas respecto a temáticas que a todas luces demandan más que simples reflexiones, ante las francas omisiones institucionales, a veces, probadamente intencionales. Ello, porque pretendo que mi mensaje llegue a la población en su conjunto para a partir de la reflexión, detonar la concientización y las acciones sociales, en una especie de activismo libre basado en preocupaciones genuinas y no inducidas.

No obstante, y en vísperas de las campañas electorales, se me hace difícil permanecer impasible ante lo que como personas con discapacidad podemos experimentar en el desarrollo del próximo proceso electoral, a la luz de las experiencias vividas durante 2021.

En ese año, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral publicó el acuerdo INE/CG518/2021, en acatamiento a la Sentencia dictada por la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Ello, derivado de impugnaciones mediante juicios de protección ciudadana, promovidos por algunos partidos políticos y ciudadanos, que se inconformaron contra los criterios para el registro de candidaturas previstas por el INE.

Tras diversos procesos jurídicos, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que no sólo se debían establecer principios para prevenir, sancionar, reparar y erradicar la violencia política contra las mujeres y prever acciones afirmativas para garantizar la participación política de las personas indígenas, sino que además, debían fijarse los Lineamientos para que se establecieran las medidas afirmativas tendentes a garantizar las condiciones de igualdad sustantiva para la participación política de las personas con discapacidad, así como de otros grupos en situación de vulnerabilidad.

Mediante múltiples impugnaciones, algunos grupos como la RED Nacional de Ciegos México, litigaron sus derechos político electorales ante 16 entidades del país y a nivel nacional, logrando que se identificara una problemática toral sobre las omisiones de los OPLE, Congresos locales, INE y Congreso Federal, por la falta de acciones que garanticen las oportunidades reales por escrito en instrumentos vinculantes. Durante el proceso, algunos partidos políticos buscaron a toda costa evitar que estos grupos poblacionales tuviesen la oportunidad de participar, a pesar de tratarse de colectivos constantemente discriminados. Lógico; como dice un amigo, si el pastel se reparte entre menos personas, la rebanada es más grande, pero a mayor número de invitados, el pedacito de pastel se adelgaza.

¿Qué siguió?

Para los grupos de personas con discapacidad, instrumentalización, simulación, suplantación, incluso intentos de autoadscripción por parte de los partidos políticos. Candidatas y candidatos pretendiendo acreditar discapacidad porque no tenían un dedo, porque les dolía un brazo o la espalda, u ostentándose como personas con discapacidad psicosocial, lo que en gran medida ocurrió también con otros grupos.

El intento de autoadscripción por discapacidad es una cuestión reprobable e inadmisible; en suma, es un despropósito total, porque justamente las acciones afirmativas se proponen como una medida de resarcimiento histórico, social y por supuesto político, para dar visibilidad y establecer pisos desde donde las condiciones sean parejas y procurar alcanzar condiciones de igualdad material, atendiendo principalmente a grupos subrepresentados y excluidos.

Como decía otra de mis amistades, no sólo no nos dan los espacios, sino que los pocos que logramos obtener pretenden arrebatárnoslos.

Además, la definición de discapacidad es clara al prever en el inciso e) del preámbulo de la Convención que: la discapacidad es un concepto dinámico y en evolución, y resulta de la interacción de las personas con deficiencias físicas, intelectuales, mentales y sensoriales y las barreras visibles y actitudinales existentes y persistentes en el entorno. Además, no existe la discapacidad temporal, pues el artículo 1 del ordenamiento establece el largo plazo como un criterio sine qua non, alguien puede ostentarse como persona con discapacidad.

Comprendo que los acuerdos internos y entre los partidos políticos tienen un propósito; alcanzar la tan defendida auto determinación e independencia para tomar sus propias decisiones; pero al mismo tiempo, no deben descuidar el garantizar los derechos político electorales de todas las personas, reconocidos en los tratados internacionales firmados y ratificados por el estado Mexicano. En tal sentido, es imperativo que resistan la tentación de sustituir a las personas que forman parte de los grupos históricamente subrepresentados. Es imprescindible que no sólo se discurse sobre la inclusión de la diversidad, sino que ese discurso se convierta en acciones congruentes y afines a las demandas de los tiempos actuales.

Se reconocen los esfuerzos de la institución electoral, que si bien son positivos, no son suficientes, aunque fijan las bases para intentar emparejar el terreno. Sin embargo, no puede hablarse de procesos electorales inclusivos sin campañas accesibles, sin propuestas que incluyan transversal e integralmente a las personas con discapacidad, sin participación efectiva y en igualdad de condiciones de las candidatas y candidatos con discapacidad, sin elecciones sin discriminación y sin oportunidades reales por escrito.

Como lo establece el Pacto de San José en su artículo 23, si en materia de derechos políticos, los derechos humanos no contempla de forma clara las oportunidades de goce y ejercicio, estos se encuentran vacíos, sin sustancia; entendiendo por ello que se encuentran violentados, como hoy lo reclaman las personas con discapacidad.

En este próximo proceso electoral vale la pena reflexionar y plantear algunas máximas, en aras de lograr no sólo la inclusión, sino la participación política efectiva y en igualdad de condiciones de las personas con discapacidad que decidan postularse como candidatas y candidatos a cargos de elección popular.

Si no es inclusiva, no es justicia, si no es inclusiva, no es igualdad, si no es inclusiva, no es democracia.

También lee: Los Ajustes Razonables | Columna de Germán Bautista

Continuar leyendo

Opinión