Conecta con nosotros

Deportes

Lágrimas de Conejo | Columna de El Mojado

Publicado hace

el

Rudeza necesaria 

 

Este texto, publicado originalmente el 2 de agosto de 2019, resultó ganador del primer lugar en el Premio Estatal de Periodismo 2020, en la categoría Crónica deportiva. La Orquesta fue, por segundo año consecutivo, el medio más laureado en el estado, con seis premios. ¡Felicidades a Roberto Rocha y todos nuestros compañeros ganadores!

 

¿Cuántas personas habrán llorado, al mismo tiempo que el Conejo Pérez, el sábado pasado? El número no lo sé, pero puedo decir que yo sí.

Ver al Conejo enfundado otra vez con el uniforme de Cruz Azul, once años después y que tuviera nuevamente el gafete de capitán, fue una escena que anhelé tantas veces, tanto que fue increíble ver que se realizara. Lo que no estaba en mi plan es que cuando ocurriera, no se pudiera repetir jamás.

El Conejo es uno de mis ídolos desde muy pequeño, a los ocho años de edad, cuando fui por primera vez a un estadio de futbol. Era momento de primeras veces para el portero también, pues aunque su carrera en primera división había comenzado algunos años antes, el torneo Invierno 1997 era su primer campeonato como titular.

No era poca cosa que el Conejo tuviera la titularidad en ese Cruz Azul, porque en la banca de La Máquina había otros dos enormes guardametas: el experimentado Nicolás Navarro y “el inmortal” Jorge Campos.

La fecha de mi primer partido en un estadio fue muy importante en la historia de Cruz Azul: el 7 de diciembre de 1997. Ese día, en León, me tocó estar en la misma cabecera en la que el Conejo hizo los calentamientos previos al partido, lo que provocó que su agilidad llamara mi atención todo el tiempo. 

Óscar Pérez tenía apenas 24 años, lo que provocó que, en un arranque de ira durante el calentamiento levantara el dedo medio a la afición leonesa que le gritaba de todo. Ahora suena increíble que no haya pruebas de eso, pero entonces, hace 22 años, no había cámaras en todos lados como actualmente.

Ese 7 de diciembre de 1997 el Conejo fue clave, como todo el torneo, para que Cruz Azul terminara levantando el título de campeón que desde entonces no se ha vuelto a presentar.

Mi idolatría fue creciendo, aunque no volví a verlo en un estadio hasta febrero de 2003, pero en ese lapso Óscar Pérez ya había viajado a una Copa del Mundo como arquero suplente y a otra como titular, además de que había formado parte del histórico Cruz Azul de la Copa Libertadores de 2001.

El Conejo creció con buenas actuaciones y se mantuvo en Cruz Azul  tanto en buenos y malos momentos. Soportó incluso una ocasión en la que fue despedido, injustamente, por la directiva que echó a todo el equipo por los malos resultados y luego volvió a negociar sus contratos.

Pero en 2008, Óscar El Conejo Pérez dejó Cruz Azul para no volver jamás. Algunas fallas en el arco hicieron que dejara la titularidad ante Yosgart Gutiérrez y después fuera prestado a otros clubes por muchísimos años más: Tigres, Chiapas, Necaxa, San Luis y Pachuca.

Ya no era más el arquero de Cruz Azul, pero era ya un guardameta experimentado y respetado en todas las canchas del futbol mexicano. En 2008, a su salida de La Máquina, con 35 años de edad, muchos creerían que su carrera estaba por terminar y nadie adivinaría que duraría once años más.

En Sudáfrica 2010 fue convocado a la Copa del Mundo por Javier Aguirre, en un gesto que muchos consideraron como un homenaje a su brillante trayectoria, pero que terminó dándole al Conejo su segundo mundial en la cancha.

Ser titular le ganó a Óscar Pérez algunos odios momentáneos, pues no era el mejor portero mexicano del momento. Ese mundial, Guillermo Ochoa, tuvo que ver desde la banca los cuatro partidos en esa Copa del Mundo.

En 2011, el Conejo llegó a San Luis. Con 38 años de edad, parecía que podría ser el último club de su carrera. Nunca aproveché la oportunidad de irlo a buscar y en mayo de 2013, cuando la franquicia potosina fue vendida a Tuxtla Gutiérrez, el Conejo también se fue, pero a Pachuca.

Entonces publiqué en mis redes un lamento por mi desidia que evitó siquiera que tuviera una fotografía con Óscar Pérez, mi ídolo. Unos días después, por obra de la casualidad, en medio de un evento laboral me encontré al Conejo afuera del bar de un hotel. Se preparaba para ver la final de ida de la final del Clausura 2013 entre América y Cruz Azul, aquella fatídica en la que perdimos el noveno campeonato en los últimos minutos.

Otra vez, el cambio a Pachuca parecería que le entregaría sólo un retiro tranquilo al Conejo, pero aún así, con más de 40 años de edad, Óscar Pérez siguió siendo factor en la cancha hasta los últimos momentos de su carrera.

En 2016, ya con 43 años, el Conejo tuvo una actuación soberbia en la final del torneo que le dio a él el segundo campeonato de su carrera, contra Rayados. Las atajadas que tuvo durante todo el partido fueron clave para el título de los Tuzos.

Un año después, en febrero de 2017, vi por última vez al Conejo en un estadio de futbol. En aquella ocasión, Atlético de San Luis venció con gol de último minuto a los Tuzos, con una falla en el arco del Conejo. Como fue tradición cuando jugó para San Luis y enfrentaba a Cruz Azul, la parcialidad de sus rivales se le rendía en aplausos.

Par de meses después, anotó un gol doloroso para la parcialidad cruzazulina, pues dejó fuera a La Máquina de la liguilla, con una anotación de cabeza, la tercera de su carrera, pese a ser un portero. Antes había anotado con selecciones menores contra Corea del Sur y contra Tecos, jugando con Cruz Azul.

Parecía que el Conejo solo necesitaba volver a Cruz Azul, para su retiro y lo logró el sábado pasado. Por desgracia, no lo hizo como jugador, sino solo como un homenaje otorgado por el equipo de sus amores.

Por eso, ver al Conejo enfundado otra vez con el uniforme de Cruz Azul, once años después y que tuviera nuevamente el gafete de capitán, fue una escena que anhelé tantas veces, que fue increíble ver que se realizara. Lo que no estaba en mi plan es que cuando ocurriera, no se pudiera repetir jamás.

¿Cuántas personas habrán llorado, al mismo tiempo que el Conejo Pérez, el sábado pasado? El número no lo sé, pero puedo decir que yo sí.

También lee: El camino a Wrestlemania comienza mal | Columna de El Mojado

Continuar leyendo

Columna de Nefrox

Jugar contra el campeón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Cruz Azul es el siguiente rival del equipo potosino. Recibir a la máquina no es cualquier cosa y mucho menos cuando es el actual campeón del futbol nacional.

Dicen y dicen bien, que las estadísticas no juegan al futbol, y es cierto, en un deporte de contrastes cualquier cosa puede pasar. Bajo esa premisa hablar de números termina siendo irrelevante.

Por eso creo que lo importante no es ver la tabla, tomando en cuenta también que San Luis tiene ahora un partido menos junto con Pachuca, que el resto de los equipos. Mejor hablemos de su funcionamiento.

Cruz Azul, después de un arranque titubeante en la liga, logró vencer por un amplio 4-0 a uno de los mejores equipos del torneo, Toluca. Sin embargo, ese partido estuvo lleno de cosas raras, un defensa rojo que no salió en su mejor tarde y una expulsión que modificó la estrategia de Hernán Cristante terminaron con tan abultado marcador. Justo después y previo al partido contra San Luis, Cruz Azul empata a uno contra un contradictorio Monterrey que aún no arranca como todos quisieramos.

Por el lado potosino, las cosas lucen mucho peor, después de un arranque prometedor en cuanto a puntos pero con muchas dudas respecto al funcionamiento, el equipo pierde en casa frente al colero Necaxa, un equipo que por cierto no venía jugando mal en sus primeros encuentros. San Luis ha demostrado ser un equipo inoperante al ataque y que encuentra los resultados con más suerte que talento, esos que le han otorgado ganar de visitante pero no poder hacerlo aún de local.

Bajo este panorama, parece fácil pronosticar el triunfo del campeón en el Lastras el fin de semana, pero un triunfo que muy probablemente le cueste caro a los azules. San Luis ha demostrado que su fortaleza se encuentra en la defensa, jugando a buen ritmo y sin cometer tantos errores, situación que puede darle oportunidades para competir, pero ante la peligrosidad de los atacantes celestes, todo se puede derrumbar.

Del otro lado, no veo la forma en que San Luis crezca ofensivamente de un fin de semana a otro, creo que será un proceso lento el que tendrá que pasar para ofender más allá de las equivocaciones de sus rivales, por lo que veo complicado anotar en el encuentro ante Cruz Azul.

En fin, mi pronóstico no es favorable para los de casa, lo cual no debe sorprendernos ni desanimarnos: San Luis es un equipo en franca recuperación, que intenta reestructurarse en todas las áreas del campo, mientras que Cruz Azul es uno de los mejores equipos de la actualidad del futbol nacional. Poco a poco San Luis ganará un lugar y, si todo va con el mismo orden que hasta ahora, tal vez hasta pueda calificar a la liguilla, pero este fin de semana no, este fin de semana muy probablemente la cancha del Lastras, vea celebrar al campeón.

También lee: Jackpot CONCACAF | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Deportes

El nadador potosino Daniel Delgadillo consigue el lugar 17 en Tokio 2020

Publicado hace

el

Daniel consiguió un tiempo de una hora, 53 minutos y 13 segundos en la prueba de los 10 kilómetros en mar abierto

Por: Ana G Silva

Esta tarde se llevó a cabo la gran final de natación de los 10 kilómetros en aguas abiertas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la que México fue representado por el potosino Daniel Delgadillo que terminó su participación en el lugar 17 de la competencia.

El primer lugar se lo llevó el aleman Florian Wellcbrok, de 23 años de edad, quien hizo el recorrido en una hora, 48 minutos y 33 segundos, la medalla de plata fue para el hungaro Kristóf Rasovszky; mientras que el bronce fue para el italiano Gregorio Paltrinieri.

En una competencia en la que la temperatura del agua fue de 29 grados, el mexicano se arrancó en el noveno lugar; sin embargo, conforme avanzaba el tiempo se mantuvo entre los lugares 16 y 18 durante su participación. Mientras que el alemán ganador del oro retuvo su ventaja en el primer lugar casi todo el tiempo.

Daniel Delgadillo, de 31 años de edad, hizo un tiempo de una hora, 53 minutos y 13 segundos, completando su primera participación en unos Juegos Olímpicos en el lugar 17 de 27.

Delgadillo clasificó a Tokio al quedar en doceavo lugar en la prueba de 10 km en un tiempo de dos horas, dos minutos y 56 segundos durante el torneo preolímpico llevado a cabo en Setúbal, Portugal.

También lee: ¿Cuáles son los Juegos Olímpicos en los que México obtuvo más medallas?

Continuar leyendo

Deportes

El potosino Daniel Delgadillo compite mañana en Juegos Olímpicos

Publicado hace

el

Aquí te decimos dónde y a qué hora ver al nadador

Por: Itzel Márquez

Daniel Delgadillo Faisal, es un nadador mexicano de aguas abiertas y el único potosino en estar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Delgadillo competirá este cuatro y cinco de agosto a las 16:30 hrs tiempo de México en el Parque Marino Odiaba, la prueba podrá ser vista en Televisa Deportes, TV Azteca, y ESPN.

Delgadillo arribó a Tokio hace unos días y compartió en sus redes sociales que se encuentra reconociendo el sitio en donde será la competencia, el cual es una isla artificial en la bahía de Tokio.

En total, serán 26 los participantes de aguas abiertas, Daniel Delgadillo será el único mexicano, quien portará el número 8.

Delgadillo clasificó a Tokio quedando en doceavo lugar en la prueba de 10 km en un tiempo de dos horas, dos minutos y 56 segundos durante el torneo preolímpico llevado a cabo en Setubal, Portugal.

Esta será la primera ocasión que el nadador participé en unos Juegos Olímpicos, pero ha estado en otras competencias obtuvo la medalla de bronce en los mil 500 metros estilo libre dentro del Test Olímpico que se realiza en la ciudad de Beijing en 2008 y el mismo año fue seleccionado Panamericano en los Juegos de Río de Janeiro, en 2020 obtuvo el primer sitio en el Campeonato Nacional en los 1,500 mts.

Además, Daniel ha estado en otras competencias deportivas como los Juegos Panamericanos 2007, el Campeonato Mundial de Acuáticos en 2011 y en los Juegos Panamericanos 2015.

Lee también: ¿Quién es Daniel Delgadillo, el potosino que competirá en los Juego Olímpicos?

Continuar leyendo

Opinión