Conecta con nosotros

Deportes

Siempre Billy, nunca Guillermo | Columna de El Mojado

Publicado hace

el

Billy Álvarez

Rudeza necesaria

 

En 1988, Billy Álvarez Cuevas llegó al cargo de presidente de la cementera y el equipo de futbol Cruz Azul al ser electo por una asamblea de cooperativistas, que buscaban retomar los bríos que tanto la empresa como el club obtuvieron en la gestión de su padre, Guillermo Álvarez Macías.

Hay tres modos de juzgar la gestión de Billy Álvarez: en el aspecto comercial, en el deportivo y respecto a las acusaciones de corrupción, que hoy tienen a Álvarez Cuevas en el ojo del huracán.

Comercialmente, la cementera Cruz Azul es un éxito, pues ha crecido enormidades durante la labor de Billy Álvarez, lo que ha permitido que la empresa amplíe sus plantas de producción, construya nuevas y hasta diversifique los negocios propiedad de la cooperativa.

En el aspecto deportivo, el fracaso está decretado hace ya varios años. Cruz Azul ha conseguido un solo campeonato de liga desde 1988, bajo el mando de Billy Álvarez, lo que contrasta con los cinco títulos con Guillermo Álvarez Macías en menos de 15 años y dos más, en la gestión que le siguió a su fallecimiento, de Joel Luis Becerril.

Con Billy, Cruz Azul ha vivido sus horas más sombrías y aunque ha sido protagonista del fútbol mexicano en no pocas ocasiones, lo que se demuestra con la gran cantidad de finales alcanzadas, la sequía de títulos cementeros será el mayor juicio deportivo sobre Álvarez Cuevas.

Pero la gran deuda de Billy está provocada por su ambición, que lo ha llevado a servirse de cualquier medio para hacer crecer su fortuna. A Billy se le acusa de lavado de dinero y asociación delictuosa, hay pruebas de la creación de empresas fantasmas, contratación de factureras y evasión de impuestos en paraísos fiscales.

El Club Deportivo Social y Cultural Cruz Azul ha salido perjudicado de todo esto con la existencia de dobles contratos a futbolistas y entrenadores, el excesivo uso de promotores, el movimiento de fichajes de forma continua, con sus consiguientes fracasos y hasta la posibilidad, documentada desde octubre del año pasado, de haber existido un reaseguro que permitía que, económicamente, para Billy Álvarez fuera más redituable perder una liga que conseguir el campeonato.

Hoy Billy Álvarez está a un paso de la cárcel, con una orden de aprehensión obtenida mediante testimonios protegidos de su propio hermano, Alfredo Álvarez Macías, quien acusa además a su cuñado, Victor Garcés, el mismo que en septiembre del año pasado despidió en vivo en televisión a un director deportivo de Cruz Azul.

La gestión de Billy Álvarez terminará así, convertida en un fracaso deportivo pero un éxito comercial, pero sobre todo, envuelta en un escándalo de corrupción que debería mover tanto la bases del futbol mexicano hasta llegar a cimbrarlo.

El gran problema para Álvarez Cuevas es que, a 32 años de ser presidente de todo Cruz Azul y hasta sus 74 años de edad, nunca pudo quitarse el apodo, que lo hace ver inferior en figura que su padre. Esa es la gran cruz: haber sido siempre Billy y nunca Guillermo.

También recomendamos leer: Lágrimas de Conejo | Columna de El Mojado

Columna de Nefrox

Jugar contra el campeón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Cruz Azul es el siguiente rival del equipo potosino. Recibir a la máquina no es cualquier cosa y mucho menos cuando es el actual campeón del futbol nacional.

Dicen y dicen bien, que las estadísticas no juegan al futbol, y es cierto, en un deporte de contrastes cualquier cosa puede pasar. Bajo esa premisa hablar de números termina siendo irrelevante.

Por eso creo que lo importante no es ver la tabla, tomando en cuenta también que San Luis tiene ahora un partido menos junto con Pachuca, que el resto de los equipos. Mejor hablemos de su funcionamiento.

Cruz Azul, después de un arranque titubeante en la liga, logró vencer por un amplio 4-0 a uno de los mejores equipos del torneo, Toluca. Sin embargo, ese partido estuvo lleno de cosas raras, un defensa rojo que no salió en su mejor tarde y una expulsión que modificó la estrategia de Hernán Cristante terminaron con tan abultado marcador. Justo después y previo al partido contra San Luis, Cruz Azul empata a uno contra un contradictorio Monterrey que aún no arranca como todos quisieramos.

Por el lado potosino, las cosas lucen mucho peor, después de un arranque prometedor en cuanto a puntos pero con muchas dudas respecto al funcionamiento, el equipo pierde en casa frente al colero Necaxa, un equipo que por cierto no venía jugando mal en sus primeros encuentros. San Luis ha demostrado ser un equipo inoperante al ataque y que encuentra los resultados con más suerte que talento, esos que le han otorgado ganar de visitante pero no poder hacerlo aún de local.

Bajo este panorama, parece fácil pronosticar el triunfo del campeón en el Lastras el fin de semana, pero un triunfo que muy probablemente le cueste caro a los azules. San Luis ha demostrado que su fortaleza se encuentra en la defensa, jugando a buen ritmo y sin cometer tantos errores, situación que puede darle oportunidades para competir, pero ante la peligrosidad de los atacantes celestes, todo se puede derrumbar.

Del otro lado, no veo la forma en que San Luis crezca ofensivamente de un fin de semana a otro, creo que será un proceso lento el que tendrá que pasar para ofender más allá de las equivocaciones de sus rivales, por lo que veo complicado anotar en el encuentro ante Cruz Azul.

En fin, mi pronóstico no es favorable para los de casa, lo cual no debe sorprendernos ni desanimarnos: San Luis es un equipo en franca recuperación, que intenta reestructurarse en todas las áreas del campo, mientras que Cruz Azul es uno de los mejores equipos de la actualidad del futbol nacional. Poco a poco San Luis ganará un lugar y, si todo va con el mismo orden que hasta ahora, tal vez hasta pueda calificar a la liguilla, pero este fin de semana no, este fin de semana muy probablemente la cancha del Lastras, vea celebrar al campeón.

También lee: Jackpot CONCACAF | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Deportes

El nadador potosino Daniel Delgadillo consigue el lugar 17 en Tokio 2020

Publicado hace

el

Daniel consiguió un tiempo de una hora, 53 minutos y 13 segundos en la prueba de los 10 kilómetros en mar abierto

Por: Ana G Silva

Esta tarde se llevó a cabo la gran final de natación de los 10 kilómetros en aguas abiertas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 en la que México fue representado por el potosino Daniel Delgadillo que terminó su participación en el lugar 17 de la competencia.

El primer lugar se lo llevó el aleman Florian Wellcbrok, de 23 años de edad, quien hizo el recorrido en una hora, 48 minutos y 33 segundos, la medalla de plata fue para el hungaro Kristóf Rasovszky; mientras que el bronce fue para el italiano Gregorio Paltrinieri.

En una competencia en la que la temperatura del agua fue de 29 grados, el mexicano se arrancó en el noveno lugar; sin embargo, conforme avanzaba el tiempo se mantuvo entre los lugares 16 y 18 durante su participación. Mientras que el alemán ganador del oro retuvo su ventaja en el primer lugar casi todo el tiempo.

Daniel Delgadillo, de 31 años de edad, hizo un tiempo de una hora, 53 minutos y 13 segundos, completando su primera participación en unos Juegos Olímpicos en el lugar 17 de 27.

Delgadillo clasificó a Tokio al quedar en doceavo lugar en la prueba de 10 km en un tiempo de dos horas, dos minutos y 56 segundos durante el torneo preolímpico llevado a cabo en Setúbal, Portugal.

También lee: ¿Cuáles son los Juegos Olímpicos en los que México obtuvo más medallas?

Continuar leyendo

Deportes

El potosino Daniel Delgadillo compite mañana en Juegos Olímpicos

Publicado hace

el

Aquí te decimos dónde y a qué hora ver al nadador

Por: Itzel Márquez

Daniel Delgadillo Faisal, es un nadador mexicano de aguas abiertas y el único potosino en estar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Delgadillo competirá este cuatro y cinco de agosto a las 16:30 hrs tiempo de México en el Parque Marino Odiaba, la prueba podrá ser vista en Televisa Deportes, TV Azteca, y ESPN.

Delgadillo arribó a Tokio hace unos días y compartió en sus redes sociales que se encuentra reconociendo el sitio en donde será la competencia, el cual es una isla artificial en la bahía de Tokio.

En total, serán 26 los participantes de aguas abiertas, Daniel Delgadillo será el único mexicano, quien portará el número 8.

Delgadillo clasificó a Tokio quedando en doceavo lugar en la prueba de 10 km en un tiempo de dos horas, dos minutos y 56 segundos durante el torneo preolímpico llevado a cabo en Setubal, Portugal.

Esta será la primera ocasión que el nadador participé en unos Juegos Olímpicos, pero ha estado en otras competencias obtuvo la medalla de bronce en los mil 500 metros estilo libre dentro del Test Olímpico que se realiza en la ciudad de Beijing en 2008 y el mismo año fue seleccionado Panamericano en los Juegos de Río de Janeiro, en 2020 obtuvo el primer sitio en el Campeonato Nacional en los 1,500 mts.

Además, Daniel ha estado en otras competencias deportivas como los Juegos Panamericanos 2007, el Campeonato Mundial de Acuáticos en 2011 y en los Juegos Panamericanos 2015.

Lee también: ¿Quién es Daniel Delgadillo, el potosino que competirá en los Juego Olímpicos?

Continuar leyendo

Opinión