#4 TiemposDeportes

Nous saluons le retour, Zizou (O bienvenido de vuelta Zizú) | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Gambeta


Ya hablamos de los tres partidos en los que el Madrid prácticamente perdió la Copa del Rey y La Liga, y peor aún contra el acérrimo y más odiado rival: el Barcelona, aunque aún faltan muchas jornadas. Pues a mitad de la semana pasada se completó prácticamente la catástrofe en la “casa blanca”, el Ajax eliminó y exhibió al Real Madrid en el Santiago Bernabéu y lo echó de la Liga de Campeones. Un 1-4 fulminante acabó con las aspiraciones de los merengues y le puso la cereza en el pastel “de mierda” que han venido desarrollado los merengues.

En lo que ahora es obvio una temporada muy mal planeada, y varios días después de la tragedia, Florentino Pérez decidió prescindir del técnico interino, Santiago Solari, tras haber tomado el equipo luego de la repentina salida de Julen Lopetegui, mismo que fuera corrido de la Selección Española tras haber confirmado su contrato con el Real Madrid a unos días de arrancar el Mundial. Solari hizo lo que pudo con la plantilla con la que contaba, aunque en el papel pareciera que podrían haber dado mucho más, al final los jugadores tuvieron un papel muy decisivo en el accionar y terminaron sentenciando la suerte del argentino.

Ahora, recorrieron al plan de buscar alguien de casa y le hablaron al último técnico ganador de la historia del Real Madrid: Zinedine Zidane. No ha pasado ni un año de la salida del ex jugador merengue, argumentando el haber cumplido el ciclo y difícilmente repetir lo conseguido, cuando el Presi le marcó y le dijo “te necesitamos” a lo que el galo dijo “no puedo decirle que no”. Habían pasado 8 o 9 meses desde su partida, cuando aceptó tomar nuevamente las riendas del equipo. ¿Qué lo motivó a regresar más allá de lo que declaró durante su presentación?, algunos medios señalan cuatro como las exigencias por las que aceptó dirigir el banquillo madrileño: 1.- No comprar a Neymar, 2.- Comprar a Mbbapé 3.- Vender a James y a Bale, 4.- Asegurar la permanencia de Marcelo y Ramos.

Tristemente, en su momento, su salida se debió a que no le dieron la autonomía en los fichajes y las ventas (quería vender a Bale y no a Ronaldo por ejemplo) principalmente, así que al parecer reconoce el error de no haberlo hecho en el pasado y ahora sí le cumplen las peticiones al técnico francés. Nada del otro mundo, no pidió súper fichajes en su momento ni nada fuera de lo que cualquier míster de un club de tal envergadura, simplemente algo de autonomía.

Para lo que queda del año al francés le queda intentar salvar el barco que está hundido hasta la mitad, por no decir que todo. Tratar de recuperar la confianza de los futbolistas que poco o nada han sido tomados en cuenta, y frenar un poco el ímpetu de los que estén algo desubicados y se les haya olvidado que pertenecen al Real Madrid, y como tal, así deberían llevarse en el ámbito profesional. Dígase de casos como el de Isco o Navas que casi no tuvieron actividad con el argentino y que sin duda les gustaría formar parte del once inicial. O de Ramos, Marcelo y Kroos, que al ser capitanes, líderes del equipo y jugadores de muchísima talla internacional, se les ha olvidado que deben de dar el ejemplo, con actitud y buen desempeño en el terreno de juego.

Esto que queda de temporada es vital para los jugadores de la plantilla, es tan simple como que se están jugando su permanencia en el equipo. Las jornadas que quedan son un examen para ver si le llenan el ojo al técnico, así que ahora no podrán hacerle la camita y van a tener que echarle ganas. Zidane tiene que trabajar y demostrar que lo que hizo en el pasado no fue de suerte. Florentino debe de alejarse de las decisiones futbolísticas y buscar reforzar la plantilla para lo que se viene en el 2019/2020, esta mitad del 2019 ya está perdida.

 

emmanuel.gallegosd@gmail.com

También lea: Clásicos engañosos | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Nota Anterior

Enseñar a leer | Columna de Andrea Lárraga

Siguiente Nota

El maldito decepcionante mundo del deporte | Columna de Alma Barajas