#4 TiemposColumna de Daniel Tristán

Póngale usted precio querido Mr. Trump | Columna de Daniel Tristán

Lagunotas mentales

 

Hace falta ser un cabeza dura hecho y derecho para cargar con nuestras malas costumbres a los contextos donde la gente tiene la decencia de saberse comportar correctamente. Hace falta tener en el interior un nivel de valemadrismo desbordado para tener el descaro de llegar a territorio de perros y atreverse a maullar.

Podrá ser uno un huevón de los buenos que, bajo ninguna circunstancia, abre el ojo antes del mediodía. Pero cuando se está de visita en la casa de gente productiva que se levanta temprano a trabajar porque no queda de otra. Hay que madrugar muy a pesar de su fiaca profesional. Hasta al más entrenado de los baquetones le daría vergüenza permanecer con el hocico abierto y los ojos cerrados hasta el mediodía mientras el resto lleva despierto desde las 7:00 am trabajando o, al menos, buscando trabajo.

Podrá ser uno el más descarado de los cerdos y usar argumentos ambientalmente amigables para postergar la ducha. Hay que ahorrar agua, el jabón y el shampoo son veneno que desembocan en nuestros océanos y mata a las pocas vaquitas marinas que nos quedan, los litros de agua que se desperdician en la regadera bien podríamos utilizarlos para regar los frondosos árboles de nuestros verdes jardines públicos y camellones tupiditos de césped. Sí, claro. El cerdo se las ingeniará para salirse con la suya y conservar su mugre con él con este y mil argumentos más, pero si en algún momento se ve rodeado de una mayoría que gusta de la ducha diaria no va a quedarle más que meterse al agua.

De igual manera, el más impuntual y procrastinador de los mexicanos al ser contratado por una empresa japonesa no va a tener de otra que cuadrarse y no solamente llegar puntual a las citas, sino llegar con la chamba que le ha sido delegada terminada en tiempo y forma. Oh mi amigo, mi querido amigo… si quiere meterse en serios aprietos póngale excusas y pretextos a un japonés y ahí me cuenta cómo le va.

Culto público, al igual que estos ejemplos puedo enlistarle un millón, de lo que los expertos llaman “cultura dominante”. Cuando existe una mayoría que jala hacia un mismo lado, el negrito en el arroz no va a tener más opción que dejarse de jaladas y seguir las reglas de esa mayoría. La cultura dominante es la que pone las reglas del juego y ella misma se encarga de ejecutar al que decida no seguirlas.

Representa la cultura dominante una especie de filtro cívico que se encarga de depurar el tejido social. Si un grupo de trabajo está conformado por 5 personas puntuales y una sola persona impuntual, ese sujeto deberá adaptarse a la puntualidad de sus compañeros o de lo contrario llegará un punto de tensión insostenible y tendrá que abandonar el equipo.

El problema surge cuando uno o más de los 5 sujetos puntuales comienza a usar como pretexto la informalidad del impuntual para poder llegar tarde. Pues cinco minutitos más, como quiera fulanito siempre llega tarde, qué más da si yo también llego retrasado.

Parece increíble, pero es bastante común que la manzana podrida le dé en la torre a toda la cubeta de manzanas que están en buen estado, en lugar de que la manzana podrida sea retirada y deje de fastidiar y joder al resto de manzanas que representa una cosecha sana y productiva. Pongo el ejemplo sobre la mesa debido a la alarmante situación social por la que atraviesa nuestro país.

Recientemente la oleada de violencia en todo el país se ha desbordado. Pareciera que nos hemos acostumbrado al dantesco espectáculo de cuerpos desmembrados o colgados en puentes de la ciudad. Los ejecutados se han convertido en parte del paisaje diario creando insensibilidad en la población. Ya resulta familiar ver al muerto fresco del día en el camino al trabajo.

De la misma forma la inseguridad va en aumento, los secuestros siguen a la orden del día, los robos ni se diga. Y lo peor de todo es que hemos optado por la salida falsa de tomar la justicia por mano propia. Nuestra lógica es combatir al delincuente delinquiendo. Nos juntamos en multitudes enardecidas que secuestran al secuestrador  y que asesinan al asesino. Vaya forma de combatir el incendio: echándole fuego al fuego.

Si bien es cierto que esta conducta es derivada de la incompetencia de nuestras autoridades, también es una realidad que los linchamientos no son la solución a un problema tan complejo como la inseguridad que invade el territorio mexicano.

Cuánto gusto me daría que llegara un vendepatrias, una reencarnación de Antonio López de Santa Anna, un traidor que agarre hasta el último pedazo de territorio mexicano y se lo vendiera al desgraciado de Trump. Tal vez sólo así los mexicanos dejaríamos de delinquir cobijados por el manto de la impunidad. Tal vez la solución sea la cero tolerancia de la justicia gringa y la efectividad de sus autoridades en el combate al crimen.

Es verdad que la sociedad estadounidense está llena de psicópatas que asesinan a sus compañeros de clase, de traficantes y demás alimañas. Pero al menos el país vecino tiene los pantalones para hacer valer sus leyes y no descansar hasta que el criminal pague por el delito cometido.

Hace falta una cultura dominante que nos ponga en cintura y nos haga entender que la solución no siempre está en reformar las leyes, sino en acatar al pie de la letra las que ya existen. Hace falta esa cultura dominante que nos pone la muestra encerrando al Chapo y evitando a toda costa que se dé a la fuga, porque qué pinche oso fugarte de la cárcel en un país donde eso no se estila, acá en México como quiera no hay bronca.

Hace falta un vendepatrias que convierta a todo México en territorio gringo, a ver si con esa cultura dominante en la que la ley se respeta y el crimen se paga porque se paga nos seguimos atreviendo a andarle jugando al narco de pacotilla y al asesino fugitivo.

dnltrstn@gmail.com

También lea: La orfandad ft. Los Shamanes | Columna de Daniel Tristán

Nota Anterior

SLP City Council spends 320 thousand pesos on trips

Siguiente Nota

El cadáver que nadie ve | Columna de Óscar Esquivel