#4 TiemposFunambulista

El Silmarillion: un viaje por el mundo de J.R.R Tolkien | Columna de Edén Martínez

Funambulista

 

“Do not laugh! But once upon a time (my crest has long since fallen) I had a mind to make a body of more or less connected legend, ranging from the large and cosmogonic, to the level of romantic fairy-story —the larger founded on the lesser in contact with the earth, the lesser drawing splendour from the vast backcloths— wich I could dedicate simply to: to England; to my country. “

-J.R.R. Tolkien, en una carta para Milton Waldman, 1951

 

El Silmarillion, publicado por primera vez seis años después de la muerte su autor, J.R.R. Tolkien, en 1977 (tras un largo proceso de edición hecho por su tercer hijo, Christopher Tolkien), es un libro que no se parece a casi nada que haya leído. No tiene la forma de una novela, pero tampoco es una serie de cuentos con cohesión temática, es otra cosa, es una Historia (ficticia), en el sentido que Heródoto le dio a la palabra: una recopilación de relatos largos y cortos, canciones e incluso poemas, ensamblados en una sola narración que hace las veces de Anales, de libro de Historia y de cantos legendarios (con la intención de que no llegue a desvanecerse con el tiempo la memoria de los hechos públicos de los Elfos, ni menos a oscurecer las grandes y maravillosas hazañas, así de los Noldor, como de los Orcos). Pero también es un canto mito-poético, una explicación trascendental del mundo, una cosmogonía con coherencia lingüística propia, poseedora de sus propios símbolos y significados.

Para los que no lo conocen, el Silmarillion narra la historia del universo que posteriormente daría vida a El Señor de los Anillos: los acontecimientos de la Edad Antigua. Dentro del mundo de ficción de la Tierra Media, en éste libro están los escritos que han sobrevivido el paso de los años, el único registro que queda de los tiempos inmemoriales, en su mayoría acontecimientos que ya han sido olvidados en la época en que sucedieron los eventos de la Comunidad del Anillo. Escritos reunidos y recopilados por Bilbo Bolsón (un extraordinario ejercicio de metaficción) en sus Traducciones de Élfico, en una de sus estancias (¿académica?) en Rivendell.

Portada del audiolibro

Esta antología o compilación está conformada por el Ainulindalë, donde se cuenta la creación del mundo (compuesto por Rúmil de Tirion); el Valaquenta, la historia de los Valar (de un autor desconocido); el Quenta Silmarillion, la historia de los Silmariles (compuesto de una variedad de fuentes); Akallabêth, de la caída de Númenor (Escrito en Góndor en algún momento de la Tercera Edad); y Sobre los anillos de poder (escrito enteramente por Bilbo Bolsón), un recuento históricamente más reciente donde ya se habla de personajes que aparecen en El Hobbit y en la trilogía.

Como estudiante de historia, no puedo dejar de imaginar con entusiasmo al diminuto Bilbo buscando documentos en la biblioteca de Elrond (Señor de Rivendell), paseando furtivamente de estante en estante, hojeando libros antiguos, recopilando fuentes, traduciendo lenguajes olvidados, copiando mapas y haciendo notas, todo para escribir la historia de los días antiguos. Y esto es aún más sustancioso si tomamos en cuenta que Bilbo Bolsón es una figura paralela a la de Tolkien, incluso una especie de alter-ego: el investigador de filología antigua que escribe sobre un hobbit que investiga y traduce la historia del mundo antiguo.

Esta curiosidad intelectual se respira en el Silmarillion y lo llena de detalles, tan sutiles que causan una ilusión de historicidad. ¿A qué me refiero con esto? El Silmarillion, como ya lo dije, es una narración del pasado, pero va más allá, describe el nacimiento del mundo, es un génesis, un mito de creación. Ainulindalë o la música de los Ainiur, la primera sección del libro, cuenta como Eru Illuvatar (dios), hace al mundo y le da vida a los Valar (algo así como ángeles, aunque parecen tener cualidades más de semi-dioses), uno de los cuales es la encarnación del mal, Melkor (el diablo). La segunda sección, Valaquenta, es una composición mitológica, habla de los Valar y los describe, pero sin el tono señorial del Ainulindalë. Así pasamos por el Quenta Silmarillion, que tiene un matiz más heroico, desde el punto de vista en el que los dioses ceden importancia a personajes más parecidos al hombre (los elfos), hasta Akallabêth y Sobre los Anillos de Poder, que puede decirse son ya narraciones históricas, en las que la magia y el mito van perdiendo cada vez más importancia. Estamos ante un despliegue de la historia similar al de Giambattista Vico: Hay una edad divina, una edad heroica, y una edad humana, que en este caso equivaldría a una edad sin magia.

El contenido es vasto, y para los que no están en contacto con el mundo Tolkeniano puede parecer demasiado. Lo que generalmente se recomienda es comenzar por leer la trilogía de El señor de los anillos o El Hobbit, y si estos atraen lo suficiente al lector, dar el gran paso al Silmarillion.

También lea: Los tipos duros no escriben poesía | Columna de Edén Martínez

Nota Anterior

¿Existen los ídolos en el futbol mexicano? | Columna de Sebastián Escorza

Siguiente Nota

Carmen en la radio, y los de Roma | Columna de Jorge Ramírez Pardo