#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

El último llamado | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Gambeta

 

Giovani dos Santos recibió una oportunidad inmerecida en el futbol mexicano. En lo que puede considerarse al menos hasta el momento un movimiento más por lo mediático que en lo futbolístico. Fue fichado para engrosar las filas del equipo más importante de México: las Águilas del América.

En sus inicios en el futbol en tierras europeas, más específicos en “La Masía” del Barcelona, vieron a un joven con habilidades diferentes, un regate con buena velocidad, un físico con cualidades y un talento que sobresalía de los demás, todo esto característico de los futbolistas brasileños. Podría dar varios ejemplos, pero sería faltarle el respeto a muchos profesionales de la pelota. No era extraño pese a ser mexicano, pues su padre era Zizinho, un mediocampista paulista que marcó historia en el América. Pero el futbol no era lo único que corría por sus venas.

Compartió vestidor con una de las plantillas más espectaculares del Barcelona donde pudo aprender muchísimo en lo futbolístico y hasta llegó a ser considerado el “nuevo Ronaldinho” por sus cualidades. Desafortunadamente, el joven de 17 años eligió emular al astro brasileño en los aspectos más negativos: la afición por las fiestas, el alcohol y los excesos. Lo que lo relegó del primer equipo y terminó siendo vendido al Tottenham y desde entonces comenzó su peregrinar por la liga inglesa, la española, Turquía y finalmente al Galaxy de los Ángeles donde decidieron correrlo del equipo. Un campeonato del mundo sub 17, un golazo ante EU en Copa de Oro y un gol en el Mundial de Brasil 2014 ante Holanda han sido las columnas donde se ha cimentado toda su carrera.

Ahora, decir que es un pésimo futbolista también sería faltar un poco a la verdad. Calidad tiene en momentos y las cualidades también, el problema a es que para ser considerado un futbolista rentable e importante, debe demostrarlo siempre que sale a la cancha, no en unos cuantos partidos durante sus 13 años de trayectoria. Dudar de que pueda hacer cosas importantes en el América me parece razonable, dado que son sólo chispazos los que le han abierto las puertas en los clubes en los que ha militado.

Para la Selección de Juan Carlos Osorio pasó prácticamente desapercibido, con todo y que las rotaciones y los llamados a muchos jugadores al Tri fueron comunes dentro de la gestión del seleccionador colombiano. Y en lo que va del proceso del Tata Martino no pareciera que la historia pudiera cambiar en un futuro cercano. Así que verlo en la selección para Qatar 2022 parece aún muy lejano. La oportunidad que le abren los azulcremas no pasa únicamente en retomar nivel de juego e importancia, sino la posibilidad  de ser observado nuevamente para un llamado y ponerse la verde. Así que esa es otra oportunidad que no debería dejar pasar.

Con ya mucho tiempo sin pisar las canchas con un equipo, ya se entrena con el América y en los pocos partidos amistosos que le quedan quizá podamos ver qué esperar del futbolista mexicano. Las expectativas son muchas, tanto de la afición que en su mayoría está contenta por su llegada, como por los que no estamos tan seguros de qué esperar de él. Tanto Gio como su hermano han declarado abiertamente que para ellos era un sueño engrosar las filas de los de Coapa, por lo pronto él ya está ahí para bien o para mal. Así que a sus casi 30 años y no con mucho futuro por delante, ojalá le haya caído el veinte y tome esta oportunidad como lo que es: el último llamado para trascender y demostrar lo que todos hemos estado esperando de él.

También lee: Lo que me deja el accidente de Maleck | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Nota Anterior

Apoyos sociales de Nava apenas alcanzan para pagar un camión diario

Siguiente Nota

AMLO “no debe seguir confiando en sus propios datos”: Financial Times