#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

Lo que me deja el accidente de Maleck | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Gambeta 

 

El pasado fin de semana un trágico percance ensombreció la ciudad de Zapopan, Jalisco. Una pareja de recién casados fallecieron víctimas de un accidente automovilístico ocasionado por un futbolista juvenil mexicano, llamado Joao Maleck. Las primeras versiones indicaron que la imprudencia al volante del mexicano terminaron con su prometedora carrera futbolística, y más triste aún, con la vida de dos personas que apenas comenzaban a forjar una vida juntos. Lo que se ha señalado hasta ahora es que habría una irresponsabilidad de Maleck al manejar bajo los influjos del alcohol y además de que el Mustang en el que circulaba se desplazaba a 160 km/h, lo que habla de varias malas decisiones terminando en pérdidas irreparables.

No es la primera vez que lo menciono, los futbolistas profesionales mexicanos, especialmente los jóvenes, se pierden con el dinero y la fama, que los lleva a tomar decisiones equivocadas y llevar una vida de excesos. Aunque no en todos los casos se ven envueltos en tragedias como la ya mencionada, sí truncan la posibilidad de que den el brinco a ser futbolistas famosos, obligándolos a un retiro prematuro o a no pasar de ser “jóvenes promesas”, incluso de convertirse en verdugos.

El caso que más recuerdo, pese a que ya fue hace muchos años atrás, es el del jugador rojinegro, César Andrade. El futbolista guanajuatense era un joven lateral derecho con mucho futuro en el futbol mexicano, que por una mala decisión perdió una de sus piernas. Molesto por jugar apenas unos pocos minutos en un partido, César y un amigo, que también era canterano del Atlas, fueron a un bar. La falta de madurez y experiencia lo llevaron a tomar unas cervezas de más, al salir en malas condiciones, su vehículo se estrelló contra la barra de contención por el periférico en Guadalajara, la cual tras el impacto entró por la ventana de un costado del vehículo y salió por el otro extremo cortando de manera literal la pierna de Andrade. (Des)Afortunadamente para el futbolista, lo único que perdió fue su pierna, su carrera futbolística y no mató a nadie, pero el daño ya estaba hecho.

El caso más reciente fue el del futbolista español José Antonio “La Perla” Reyes. Al salir de un entrenamiento, el futbolista iba hacia su casa en su Mercedes Brabus S550 a más de 200 km/h, el accidente le quitó la vida a él y a un familiar que lo acompañaba. El mundo del futbol lloraba y sufría por su muerte, diversos homenajes, medallas de reconocimiento por su trayectoria y demás se dieron. Pero el también futbolista, Santiago Cañizares, destapó la polémica con el siguiente twit:

“Circular con exceso de velocidad es una actitud reprochable. En el accidente ha habido víctimas además del conductor. Reyes no merece un homenaje como si fuera un héroe. Pero eso no quita que lamente lo ocurrido y que rece por sus almas. Lo intolerable lo encuentro en quien se alegra”.

Dicho comentario no pasó desapercibido y generó un sinfín de reacciones tanto positivas como negativas. Lo duro de las palabras de Santi no le resta un mínimo de verdad. El fatal accidente fue en gran parte por una irresponsabilidad del internacional español, nuevamente la tragedia no fue más grande por suerte, pero todo pudo tener repercusiones aún mayores. Y sin embargo, en ocasiones no vemos con claridad que las acciones de personas famosas, no sólo de futbolistas, pueden ser vistas con una mirada menos crítica y lejanas a un escarnio o señalamiento negativo.

Aurelio ‘Coreano’ Rivera, Gonzalo Farfán, Adrián Chávez, Ramón Ramírez, Moisés Muñoz, todos ellos sufrieron accidentes, algunos fatales, algunos por imprudencia, algunos quedan como anécdota, pero en su mayoría hubo una mala toma de decisiones. Seguramente el tema Maleck se olvidará en unas semanas y su accidente quedará en los libros negros de historia del futbol, pero la tragedia y la nube negra que dejó, quedará por mucho tiempo en la memoria de los más afectados, los que no tienen fama ni reflectores.

También lee: Con buena cara | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Nota Anterior

Taxis, involucrados en 2 accidentes esta mañana en SLP

Siguiente Nota

Mancha de sargazo de 550 km de diámetro amenaza costas de Quintana Roo