#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

El buen nombre de Mira Nair | Columna de Jorge Ramírez Pardo

ENRED@RTE

La India realiza la máxima producción fílmica anual, superior a la estadounidense.

En el caso de las sobre/ofertadas películas de Hollywood, consabido es, son películas en cantidad, oficiosas en tanto forjadas con herramientas industriales y con propósito comercial prioritario de ser un negocio de consumo a gran escala; la mayoría plagadas de lugares comunes y clichés que garanticen su comprensión a un público acrítico y desinformado; por contra, carentes de singularidad creativa y complejidad argumental verosímil. Las hay con calidad multimodal por excepción; realizadas con frecuencia por directores de origen extranjero. Los mexicanos, por orden de aparición, Luis Mandoki, Alfonso Cuarón, Guillermo Del Toro y González Iñárritu, entre ellos. Ahí también se desarrollaron y brillaron con denuedo, Charles Chaplin, británico; Fritz Lang estuvo, pero ya había dejado sus mejores aportes en Alemania (Metrópolis por sobre todo); Elia Kazan, armenio; Román Polanski, nacido polaco y Milos Forman, checoslovaco, por mencionar algunos destacados.

En el cine industrial estadounidense también estuvieron de paso precursores del cine sonoro mexicano como Fernando de Fuentes, Emilio “el Indio” Fernández y el cine/fotógrafo Gabriel Figueroa. De paso también, directores de otras extranjerías: Michelangelo Antonioni, de la vigorosa corriente neorrealista italiana, varios representantes del Free cinema inglés, el nuevocinealemanista Win Wenders y, más recientemente, la hindú Mira Nair, ahora residente en Sudáfrica.

Pese al volumen de cine indio, récord mundial de producción, a causa del monopolio de distribución que Hollywood, hasta hoy, impone al hemisferio occidental, es casi imperceptible en las pantallas grandes mexicanas en cine de la India. Por excepción y gracias a las Muestras internacionales de cine que organiza cada año la Cineteca nacional, se proyectan en circuitos no comerciales y cineclubes universitarios la obra fílmica más destacada de Mira Nair.

Nair, con notable conocimiento de la multiculturalidad de su país y los parámetros culturales básicos del hemisferio occidente y el American way of life estadounidense, realizó en su país obras fílmicas con maestría. Salaam Bombay (1988, con equivalencias a Los olvidados, de Luis Buñuel, filmada en México) y Boda monsónica (2001), proyección de una ritualidad excelsa.

NAIR EN AULAS POTOSINAS

La película “El buen nombre” (2006) de la citada Mira Nair, fue exhibida y analizada el viernes pasado al interior del Cineclub de Centro Universitario de las Artes (CUART-UASLP), dentro del ciclo El fenómeno migración en la mirada del cine. Estas fueron algunas de las reflexiones de los participantes cuya base argumental es la migración de una pareja joven Ashoke (Irrfan Khan), estudiante de posgrado en ingeniería de fibra óptica, y Ashima (Tabú), a la postre bibilotecaria, dejan la ciudad de Calcuta en la India para ir a Nueva York en los Estados Unidos. Buscan mejorar su condición económica y ampliar su horizonte cultural. En NY tienen dos hijos, Gogol/Nicki (Kal Penn) y Sonia (Sahira Nair):

Leer también: La 50ava corriente | Columna de Jorge Ramírez Pardo

• Paola, estudiante de medicina, y quien expuso el subtema Migraciones de Europa y Asia a Estados Unidos en el cine, presentó la película y aportó datos como los siguientes:
 >India tiene una población de 950 millones de personas junto con China, alrededor de un tercio de la población mundial.
 >Cerca del 50% de indios se encuentra en India y 50% viven en el resto del mundo provocando la diáspora india.
 >De entre la multiculturalidad proyectada en la película, los referentes indios son bengalíes.

• La película muestra un proceso de plena bi-culturalidad en los personajes adultos y en sus hijos de ascensión gradual que inicia con un relativo rechazo al ascendente hindú. Es fundamental un viaje al Taj Majal, inspiración para Gogol, quien descubre su vocación por la arquitectura.

• La película tiene un ritmo armónico, logrado con conjuga frecuentes giros argumentales que muestran en paralelos sucesos de pequeño núcleo familiar en Estados Unidos y el suceder en la vida de sus ancestros en La India. En ello hay pulcritud en referentes culturales hindúes y pautas musicales ancestrales indias y contemporáneas universales.

• Hay notables equivalencias culturales entre la multiculturalidad hindú y la mexicana. También junto a las mutuas grandezas culturales, la pobreza y marginalidad actual en grandes núcleos poblacionales de ambas naciones.

• El hecho de que sea la película realizada desde una mirada femenina, la de Mira Nair, permite ver a los personajes femeninos particularmente a Ashima esposa/mamá y quien representa a su nuera Zuleikha (Moushumi Mazumdar), permite ver un desdoblamiento asombroso/constructivo de estos personajes; no solo muestran fortaleza y capacidad de asimilar su condición bicultural, en el caso de Zuleikha, con su conducta interrogación el binomio fidelidad/lealtad en la pareja.

Leer también: La migración en la óptica de un cineclub universitario | Columna de Jorge Ramírez Pardo

• Gogol/Nicki, por su parte, tarda en asimilar la herencia cultural hindú de sus padres. Su primer viaje a la india y la repentina muerte de su padre le motivan a revalorar su herencia biológica/cultural. En cambio, en un suceso que el filme deja con final argumental abierto, no entiende la etapa amorosa de su esposa Zuleikha durante sus estudios en París, previo a su matrimonio, y sus resonancias en el tiempo presente de la historia.

LA PELÍCULA DE PUEBLO QUIETO/MUSTIO ES OBSCENA

Mientras un núcleo selecto de universitarios participa en un ejercicio pleno de cineclub:

Leer también: Toledo, el infinito, el melancólico de Juchitán | Columna de Jorge Ramírez Pardo

• Un secretario de Cultura potosino, Armando Herrera pan/priísta, desentona instalado en el engaño, la mentira, el sobresueldo para él y su equipo humano, sumador de incompetencias, la mayoría creativos en retiro. No satisfecho, todavía indujo la modificación de los estatutos en el Centro de las Artes para imponer en su dirección al pri/panista Eudoro Fonseca, fundador de la dictadura grupal que mal/comanda el sector oficial de cultura. Ambos creativos en retiro, ambos nepotes o sobrinos de exgobernadores, y sin visos de cumplir el anhelo de la comunidad artística potosina: que renuncien y den paso al relevo generacional.

• Un gobernante, Juan Manuel, borroso; la criminalidad y feminicidios ya le llegan a los aparejos.

• Un presidente municipal, Xavier Nava, de acendrado como imborrable origen Gallardo, acomodaticio a cualquier marca política, es también sobrino político de exgobernador con alientos del desvencijado priísmo local. Munícipe siempre en campaña política egolátrica torpe. A ver si le resulte efectivo, y le vaya a “despertar San Luis” y advierta de su incompetencia aspiracional.

 

@PEnredarteSLP

Total Page Visits: 123 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

Cambio climático amenaza aves como el Águila Real en SLP

Siguiente Nota

Celular no debe prohibirse en escuelas: SEER; sí causa problemas, aceptan