#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

La migración en la óptica de un cineclub universitario | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

Alumnos de Filosofía, Literatura, Antropología, áreas médicas e ingenierías, Hábitat y Ciencias de la Comunicación de la UASLP, optaron por acudir a sesiones de cineclub, durante el semestre escolar en curso: reflexión y análisis del fenómeno migratorio desde la mirada del cine. Esto acontece los viernes por la tarde en el Centro Universitario de las Artes.

La mayoría de alumnos participantes ya estuvieron en algún curso de apreciación fílmica:

  • Nuevos cines mexicanos
  • Cinematografías Latinoamericanas: Cinema Novo, Hacia un tercer cine, El cine junto al pueblo, y más
  • Neorrealista italiano

“La migración -dijo el profe al inicio de la primera sesión de cineclub- no sólo es un hecho doloroso o, como lo quiere imponer Donald Trump, cargado de delincuencia, ilegalidad y, en su modelo, de racismo y oprobio; o, según insisten la mayoría de los medios de comunicación en mostrarlo como un acto sólo desgarrador, sufriente y conmiserador; la migración también aporta multiculturalidad, liberación, construcción o reconstrucción de la condición humana”.

CURVATURAS EN UNA VIDA OSCILANTE

El curso cineclub inició con una película chicana, “Las mujeres verdaderas tienen curvas” (2002), forjada con algunos contrapuntos:

  • Es chicana y la produjo HBO de Estados Unidos
  • Es chicana y la dirigió la colombiana Patricia Cardoso
  • La protagonista representa a una joven México/americana, y es interpretada por la hondureña América Ferrara
  • La protagonista contraviene usos y costumbres tradicionales y, en un contexto machista, es comprendida por el papá y abuelo; no por la mamá, quien refuerza un modelo de vida desventajoso, sumiso y resignado para las mujeres.
  • Las tallas de ropa para la protagonista contravienen los dictados de la moda: empero, ella asume su cuerpo tal cual, como receptor quinta/esencial al margen de “ideales” anatómicos y modas.

PERLA.- Cuando terminó la proyección de “Las mujeres verdaderas…”, Perla, estudiante/migrante Chihuahua-San Luis Potosí, mostró con emoción las bondades de la película y su empatía con el personaje femenino, reflejo de su propia vida.

MiCHELLE, estudiante de literatura, asentó en su reporte escrito: Es una cita que, en las últimas décadas, representa una idea que va adquiriendo más fuerza: las mujeres podemos contribuir al desarrollo de la sociedad como cualquier hombre. Es crucial que la trama plantee la situación de los chicanos, porque entonces, además de proponer la mirada femenina que crítica el sistema mexicano patriarcal de la mujer sumisa, también muestra esa lucha por encajar dos culturas en la creación de una nueva. Patricia Cardoso, de forma inteligente consigue empatía entre los personajes y el público. El que proponga nueva estética (en el vestuario y corporeidad femeninos) es una forma de demostrar que no solo los ideales comerciales y populares de belleza son la única forma de lo hermoso, sino que cualquier mujer es bella. Independientemente de su situación social, cultural y física: lo real de la diversidad es bello. El aceptar eso es una buena manera de ver que no es necesario que los demás te acepten para estar contento con lo que uno es. En conclusión, es un film que, para las nuevas generaciones, representa un punto de partida hacia una nueva conciencia social en muchos sentidos y que invita a todo el mundo a disfrutarla y reflexionar acerca de ella.

MONTSERRAT, estudia medicina ambiental, y opina: La película Las mujeres verdaderas tienen curvas, refleja el peso cultural y de rol de género que se le impone al personaje principal (Ana). Se muestra cómo el esquema familiar se ve alterado debido a la situación por la que pasa ella.  En el momento que Ana tiene la oportunidad de tener acceso a la educación universitaria rompe con la tradición que las mujeres de su familia, y en general, la mayoría de mujeres latinoamericanas migrantes. Muestra que la conservación de tradiciones machistas y rol de género que tiene la cultura de la mujer mexicana fragmenta el desarrollo del capital humano, pues, al privarle de la educación, no podrá desarrollar por completo sus habilidades y seguirá con el ciclo en el que se encuentra gran parte de las mujeres latinas. Ello, respecto a los trabajos ilegales en los que no se cumplen con los derechos humanos o no hay equidad, como en los trabajos que tienen los ciudadanos legales.

LUZ PARA LA LUZ

Perla, estudiante en la Facultad del Hábitat, presentará el próximo viernes, dentro del subtema “Migraciones y exilios a México”, la película “Luz silenciosa” (2007), de Carlos Reygadas; le dará contexto (trayectoria del director, circunstancias del rodaje, bondades formales y argumentales) y conducirá un diálogo/debate con sus compañeros de cineclub. Perla eligió este film, cuyo telón de fondo es la comunidad menonita que migró a Chihuahua (proximidades de Ciudad Cuauhtémoc), durante el mandato de Lázaro Cárdenas.

VERONIK Y VERONIQUE, UNA SOLA MIGRACIÓN

Michelle, con bagaje literario, redacción y capacidad de análisis consistentes, reporta, sin embargo, que la película “La doble vida de Verónica” (1991) de Krzysztof Kieslowski le resultó insuficientemente luminosa para entender la existencia de un proceso migratorio entre Veronik una varsoviana de Polonia y la parisina Veronique: “Siento que es una película difícil, hasta cierto punto, porque no solo muestra una historia …, se entrevén aspectos más allá del guion: el tema principal se reitera varias veces con variantes, la alegoría de una obra de títeres, la sexualidad, la soledad y el amor nos dejan ver, de manera muy curiosa, una conexión espiritual entre las protagonistas. Probablemente sea una de esas películas que necesitas ver más de una vez y tener un gran bagaje cultural para entender las referencias”. Pero, cuando Michelle, dialoga con el animador cultural, asume que la protagonista de la película representa, no a una mujer sino a un hombre, el propio director de la película quien, como Veronik, muere en Polonia para renacer en Francia como Veronique; es un ejercicio de migración y adquisición de una condición bicultural, liberadora y políglota.

  • Profe, la quiero volver a ver. Como dije, una película que necesitas ver más de una vez.
  • Así es, Michelle, las calidades formales de esta película son indudables, pero sus imágenes simbólicas nos permiten ver una complejidad que demanda análisis y contexto para su mejor comprensión y degustación.
  • Esto me gusta. Entiendo la importancia de la crítica, por eso le solicité algunos libros de los que nos ofreció en pdf.

CINECLUB Y FESTIVALES

Por fin, se avanza en la formación de un público fílmico analítico/crítico, sentido básico de un cineclub; más allá de la sola exhibición de películas denominadas, de autor, experimentales, no comerciales, festivaleras, y más.

Por cierto, entre viernes y domingo próximos, se realizará en SLP la 8ª entrega del Festival CINEMA. Es un evento gratuito, realizado con calidades y pulcritud. En el siguiente sitio encuentras la información a detalle: http://www.festival-cinema.com/.

También lee: Toledo, el infinito, el melancólico de Juchitán | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

A 5 patrullas recién rentadas por la alcaldía de SLP les faltó “un tornillito”

Siguiente Nota

Contaminan agua en Valle del Agave con anuencia de la Segam y el Interapas