#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

Gobierno municipal Shakira | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

 

Por si alguien andaba todavía con la duda, al alcalde capitalino definitivamente ya se le acabó su bono democrático desde hace mucho tiempo, sus justificaciones, gimoteos y culpas hacia las anteriores administraciones están también agotadas y con sus desplantes de todos los días ya de plano hasta cae gordo.

No es para menos, Culto Público, la actitud de “perdonavidas” y “sabelotodo” con la que se conduce el alcalde en todos y cada uno de los temas por lo que se ha cuestionado a su administración, es casi una afrenta a la inteligencia de los potosinos.

Ahí está el nepotismo claro e irrefutable de su gabinete al que han defendido con verdaderos berrinches verbales. Ahí están los contratos de gasolina y servicios médicos (más de 300 millones de pesos al año) entregados a los “cuates” y la ausencia de las licitaciones que anunciaron desde diciembre. Ahí están las 82 obras públicas asignadas por dedazo y cuatro de ellas por encima de los montos legales aprobados para la asignación directa.

Ahí están los errores cometidos y publicados respecto a sus ingresos, la falta de precisión y profesionalismo para dar a conocer a los potosinos de manera certera el uso de los recursos, pero que primero atacaron y luego, ante las evidencias, tuvieron que admitir como “un error humano” –nada más de 700 millones de pesos–.

No son los únicos, pero el último de sus dislates lo esparcieron ayer cuando para justificar el aumento de 156 millones de pesos en la nómina burocrática municipal, la alcaldía salió con la jocosa charada de que el gasto aumentó “porque se dio certeza a los trabajadores”, ajá…

¿Certeza de qué? Uno se pregunta, porque además de que los primos y amigos del alcalde tengan su sueldo asegurado, y gocen los funcionarios de primer nivel de un sueldo mucho mayor a sus predecesores, pues no se entiende eso de “dar certeza”, ya que finalmente los derechos de los trabajadores municipales están garantizadas en la Ley Federal del Trabajo, están protegidos además por su poderoso sindicato y los empleados de confianza disfrutan de prestaciones y compensaciones únicas.

Eso de aumentar la nómina burocrática en grado tal que signifique el 40 por ciento del total del presupuesto del gobierno para dar “certeza” a los trabajadores, pues como que no tiene ninguna coherencia, si se toma en cuenta que los impuestos y obligaciones federales son ineludibles independientemente del monto que ganan los funcionarios.

En otras palabras, el Impuesto sobre el Producto del Trabajo (ISPT) y las aportaciones al Infonavit las tendría que pagar su administración sin tener que aumentar la nómina en 156 millones de pesos en mejorar los sueldos y hacer nuevas contrataciones.

Por otro lado, y a reserva de que Nava pueda comprobar que la anterior administración no cumplió con aportaciones al Infonavit o a la Federación por concepto del ISPT, el que su gobierno sí lo cumpla no lo hace un buen alcalde, pues es finalmente su obligación ineludible que nada tiene que ver con el aumento desmedido en los pagos a su gabinete.

En un comunicado al respecto, el alcalde, con esos aires de sabio semi-dios fastidiado por los mortales, aseguró: “No hemos sorprendido a nadie, no se trata de ajustes desproporcionados, injustificados o peor aún, que nos hayamos aumentado el sueldo…”

Ah, caray, pues entonces el alcalde o nos quiere ver la cara o no sabe contar, porque si se comparan los sueldos de los funcionarios de primer nivel de Nava con los de la administración anterior, y que están publicados en la página de transparencia de la Cegaip (la del ayuntamiento no funciona) resulta que los síndicos 2015-2018 ganaban 43 mil 506 pesos, mientras que los síndicos de Nava Palacios ahora devengan 68 mil 724 pesos.

El secretario general anterior ganaba 58 mil 87 pesos, mientras que el actual gana diez mil 300 pesos más, es decir 68 mil 338 pesos.

Del mismo aumento goza el tesorero actual, Rodri Portilla, que se embolsa cada mes 68 mil 338 pesos mientras que su antecesor ganaba 58 mil

En el caso del presidente municipal, Ricardo Gallardo ganaba 58 mil 110 pesos, mientras que Xavier Nava, nos cobra a los potosinos 97 mil 663 pesos por hacer su trabajo (aunque sea desde Zihuatanejo, claro está).

Entonces… ¿No que no nos querían sorprender? ¿No que no se habían aumentado el sueldo? Nos están engañando y eso, a propios y extraños, cae gordo.

Por si fuera poco, los bien pagados funcionarios de Nava, todavía en su pose de indignación, afirmaron que “se logró aumentar los recursos municipales gracias al uso eficiente y transparente del presupuesto”.

¿Transparente? ¿De dónde, hijos? A pesar de presumir de dientes para afuera su discurso de bondad, claridad y transparencia, el gobierno de Xavier Nava, con documentos de los que lleva cuenta la Cegaip y que también están a la mano para consulta de cualquier ciudadano, lleva el récord del mayor número de denuncias por incumplimiento a sus obligaciones con la transparencia, 16 en menos de cuatro meses para ser específicos.

Ni Victoria Labastida, Mario García y Ricardo Gallardo Juárez juntos, lograron reunir ese número de denuncias contra la opacidad en 9 años. Nava ya lo hizo en menos de 4 meses de gobierno.

Ahí están las pruebas, las denuncias, los documentos, los números publicados por ellos mismos, las solicitudes y las respuestas. Del otro lado solo están las mentiras envueltas en vanidad y soberbia.

Diría Shakira: se les acaba el argumento y la metodología… Locos, ciegos sordomudos.

@jfsh007

También lea: La historia detrás de El Mijis | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Xavier Nava, el alcalde potosino más opaco de la década

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 12 de febrero para SLP