#Si SostenidoMosaico de plumas

Un homenaje a los pequeños pueblos | Columna de Andrea Lárraga

Mosaico de plumas

 

El cine como literatura tienen la función social de ser retrato de la sociedad donde se inscriben. Si en nuestro país, este año se han registrado más de 25 mil muertes relacionadas con la guerra contra el narco, es obvio que las producciones sobre este tema son abundantes. Sé que muchos están hartos de este tipo de productos comerciales, sé que algunos creen que llevar a la gran pantalla historias sobre el narcotráfico fomentan y son parte del problema. Por ejemplo, nuestro presidente y líder la 4T en julio pasado afirmó: “Hoy en día la imagen de México que se ve en casi todo el mundo son las que presentan las series de narcos. Y eso se los digo porque me lo han comentado primeros ministros, altos funcionarios o representativos de todo el mundo y no nos hace ninguna justicia eso. Mucho vamos a tener que hacer en redes sociales y también en las series. México tiene que promover otros guiones, se puede y se debe y queremos hacerlo”. Quizá, lo que no sabe el presidente Andrés Manuel López Obrador es que esas imágenes que se presentan en la narcoproducciones son tomadas de la realidad. El hecho de hablar del narcotráfico no es sinónimo de adoración y propaganda a favor de los cárteles de la droga. El tema ha brindado la posibilidad de generar reflexión y crítica sobre lo que sucede en nuestro país como lo son las producciones mexicanas de Heli (Amat Escalante, 2014), La libertad del diablo (Everardo González, 2017), El guardián de la memoria (Marcela Arteaga, 2019) y Polvo (José María Yazpik, 2019).

Polvo (México, 2019) es la opera prima de José María Yazpik, largometraje que narra la afectación social producida por el narcotráfico en un pequeño pueblo de Baja California a finales de los años ochenta. De la mano de la estupenda fotografía de Tonatiuh Morales (Sueño en otro idioma), Yazpik convence al espectador de la atmósfera desértica e inocente de San Ignacio (el pueblo podría llamarse Armadillo de los Infantes o cualquier pueblo  fantasma del desierto mexicano). Estrenada por primera vez en la décima séptima edición del Festival Internacional de Cine de Morelia, la película obtuvo el premio a la mejor actriz en la categoría de largometraje por la actuación protagonista, de Mariana Treviño. Además acompañan en la actuación a José María Yazpik, Jesús Ochoa, Angélica Aragón, Joaquín Cosío y Adrián Vázquez. Con tan solemne elenco actoral mis expectativas tenían que ser altas, pero también tenía miedo de ver una película más donde se sataniza el narcotráfico, o peor aún, donde se glorifican a los narcos, convirtiéndolos en héroes a seguir para cientos de jóvenes.

Polvo recrea a los pequeños pueblos y sus pobladores. La película no busca enriquecer el poder de la figura del narco ni mucho menos es un comercial en contra de la guerra contra el narco. Al contrario, refleja la manera en que se corrompen por el dinero hasta los más ingenuos. Muestra el proceso que sufren decenas de pueblos en nuestro país de buena o mala manera, como consecuencia del crimen organizado. Creo que vale la pena abstraer como conclusión de la película que los habitantes nunca ganan, aunque pareciera, en un inicio, un beneficio el estar en el negocio de la droga. Si bien es cierto que la película en ocasiones cae en los clichés de los buenos y malos, Yazpik muestra una perspectiva inusual en las grandes producciones. No se trata del gran capo, sino uno de medio pelo, el protagonista de historia. Un hombre con una familia común de la provincia. 

Con su contraparte femenina, una mujer que se quedó en el pueblo esperando por su retorno cuando cruzó la frontera con los Estados Unidos en búsqueda de un mejor futuro, la novia de rancho que se ha quedado vestida y alborotada. Un personaje cliché, pero común en la provincia mexicana.

Sin duda, Polvo devuelve la fe en el cine mexicano y en las producciones del narco contemporáneas. Pues no solo genera la crítica y reflexión al problema más grande que aqueja nuestro país. Es también un homenaje a cada uno de los personajes que integran los pequeños poblados. Un recordatorio a la infancia de muchos, que como yo, pasábamos los fines de semana en el rancho de los abuelos, donde nunca pasaba nada, pero a la vez todo.

También te puede interesar: Al menos no es el Cruz Azul | Columna de Andrea Lárraga

Nota Anterior

En 2018, por 6° año seguido, accidentes viales por alcohol bajaron en SLP

Siguiente Nota

¡Gracias, Jorge Vergara! | Columna de Israel Miranda