julio 6, 2022

Conecta con nosotros

#Si Sostenido

Literatura emergente, exilios y efluvios presentes en el Nuevo cine mexicano | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Publicado hace

el

Literatura emergente

[email protected]

 

EL INFLUJO REMOTO

Luego de la consolidación de la primera generación del Muralismo mexicano (José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros), hubo en nuestro país la presencia temporal o definitiva de creadores y pensadores extranjeros que contribuyeron a generar un Renacimiento cultural:

  • De 1923 a 1925, la italiana Tina Modotti y el estadounidense Edward Weston montan un estudio fotográfico en la ciudad de México. Ella continuará la labor fotográfica como retratista y consignataria visual de usos, costumbres y el acontecer en la vida política local.
  • Entre 1930 y 1932, Seregi Einsestein, ya entonces con relevancia mundial por su película El acorazado Potemkin (1925), filma “¡Que viva México!”
  • Entre 1936 y 1942, a causa de la Guerra civil española, llega una pléyade de creadores y pensadores:
    • CINE: Luis Buñuel, Luis Alcoriza, Jomy García Ascot y María Luisa Elío
    • FOTO: Katy Horna (nacida alemana)
    • LITERATURA Y FILOSOFÍA: León Felipe, José Gaos, Joaquín Xirau, Adolfo Sánchez Vázquez, Eduardo Nicol, Wensesalao Roces
    • ARTES PLÁSTICAS Y GRÁFICAS: Remedios Varo y Leonora Carrigton (nacida inglesa), José Renau, Antonio Rodríguez Luna, Enrique Climent, Benito Messeguer, Miguel Prieto, mentor de Vicente Rojo, Elvira Gascón, Vicente Gandia
    • MÚSICA: Rodolfo Halffter

Estos exiliados ayudaron a crear la Casa de España en México, hoy llamada El Colegio de México, y también el Fondo de Cultura Económica, así como a reforzar el profesorado de la UNAM y el IPN. Entre otras muchas aportaciones de los científicos españoles refugiados, se creó la revista Ciencia, fundada por Ignacio Bolívar y Urrutia.

Entre 1940 y 1960 se produjo en nuestro país un volumen de películas, en cantidad y desigual calidad, conocido como Época de oro. La falta de relevo generacional e  innovación temática, y los cambios de correlación en el mercado de consumo fílmico, contribuyeron a su decaimiento.

EL INFLUJO MEDIATO EN EL CINE MEXICANIZADO

Los ejercicios de cineclub en las facultades de la UNAM y en el Instituto Francés para América Latina, propiciarán la gestación de la vanguardia artística conocida como Nuevo cine mexicano. Estos son sus componentes:

  • 1947-1960.- Buñuel realiza en México más de la mitad de sus películas.
  • – Formación del grupo Nuevo cine (con la participación entre de Luis Buñuel, Jomy García Ascot, José de la Colina, Emilio García Riera, Tomás Pérez Turrent, entre otros), productor de una revista del mismo nombre y del pronunciamiento y publicación que plantearía un conjunto de acciones a revisar desde su consecución:
    • 1961, Jomy García Ascot dirige En el balcón vacío
    • 1963, Filmoteca de la UNAM
    • 1964, Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, CUEC/UNAM
    • 1965 y 1967, Concurso de Cine que permitirían la incorporación de nuevos realizadores fílmicos a la aún sobreviviente Industria cinematográfica mexicana
    • 1968, Alejandro Jodorovsky –chileno- filma Fando y Lis.

LA PRIMERA GENERACIÓN

De esas acciones y otros esfuerzos independientes surgirá en la siguiente década la primera generación de realizadores fílmicos identificada como Nuevo cine mexicano, cuyos protagonistas más visibles son, ya iniciados:

  • Arturo Ripstein (Tiempo de morir, 1985; El castillo de la pureza, 1972; El lugar sin límites, 1977; Profundo carmesí, 1996)
  • Luis Alcoriza (antes guionista para películas de Luis Buñuel, filma Tiburoneros, 1962; Mecánica Nacional, 1971; Presagio, 1974 )
  • Juan Ibáñez (Los caifanes, 1966),
  • Paul Leduc (Reed, México insurgente, 1969; Mezquital, 1977. Frida, naturaleza viva, 1984)
  • Rubén Gámez (La fórmula secreta, 1965)
  • Alberto Isaac (En este pueblo no hay ladrones, 1965; El rincón de las vírgenes, 1972; Mujeres insumisas, 1994)

Estos son debutantes destacados, egresados del CUEC/UNAM. La mayoría de ellos continúan en activo:

  • Jorge Fons (Caridad, 1974; El callejón de los milagros, 1994)
  • Felipe Cazals (Canoa, 1975; El apando, 1975, Chicogrande, 2012)
  • Jaime Humberto Hermosillo (La pasión según Berenice, 1975; Amor libre, 1978; María de mi corazón, 1979; El corazón de la noche, 1983; Doña Herlina y su hijo, 1984; La tarea, 1990)

SIGUIENTES GENERACIONES

Durante la década de los pasados ochetas, una oferta tan prolífica como inocua, el denominado cine de ficheras, genera en algún segmento numeroso del público mexicano, la sensación de qué ese es el único cine realizado entonces en México. Esa “fake news” aleja a muchos espectadores de las pantallas y ello coincide con la hollywoodización avasallante de la oferta fílmica de entonces a la fecha. Sin embargo…

Surge la segunda generación identificada como Nuevo Cine mexicano:

  • Julián Pastor (La casta divina, 1977; Estas ruinas que ves, 1979)
  • Nicolás Echevarría (María Sabina, 1979; El niño Fidencio, 1981; Cabeza de Vaca, 1990; Eco de la montaña; 2014)
  • Alfonso Arau (El águila descalza, 1971; Como agua para chocolate, 1992)
  • Luis Manoki (Gaby, 1987, La vida precoz y breve de Sabina Rivas, 2012)
  • Juan Antonio de la Riva (Vidas errantes, 1985; Pueblo de madera, 1991)
  • Ignacio Ortiz Cruz (A la orilla de la tierra, 1990; Mezcal, 2006)

Esa década fue particularmente difícil para la realización fílmica en México. Ello propició el surgimiento de una pléyade de destacados documentalistas, no interrumpida y sí enriquecida hasta el presente:

  • Eduardo Maldonado (Laguna de dos tiempos, 1992; Xochimilco, 1986)
  • Carlos Mendoza (Chapopote, 1979; Crónica de un fraude, 1988; San Luis Potosí: lección de dignidad; Tlatelolco: las claves de la masacre; Halcones terrorismo de estado, 2003; 1968; La conexión americana; Estado de shock, 2011),
  • Ivan Trujillo (Lustros, 1991)
  • Abelardo González (La canción del pulque, 2003; Los ladrones viejos, 2007)
  • Lucía Gajá (Mi vida dentro, 2007)
  • Yuliane Olaisola (Intimidades de Shakespiare y Víctor Hugo, 2008)

A la tercera generación, la de los noventas pasados, le distingue la irrupción femenina:

  • María Novaro (Danzón,1991; Sin dejar huella, 2000; Las buenas hierbas, 2010)
  • Dana Rotbeg (Ángel de fuego, 1992; Otila Rauda, 2001)
  • Maryse Sistach (Anoche soñé contigo, 1992; Perfume de violetas, 2001)
  • Guita Shifter (Novia que te vea, 1993),
  • Busi Cortez (El secreto de Romelia, 1988; Las Buenrostro, 2005)

Empero, también hay, en esta generación, otros debutantes distinguidos:

  • Roberto Schnider (Dos crímenes, 1995; Arráncame la vida,2008; Me estás matando, Susana, 2016)
  • Luis Estrada (La ley de Herodes, 1999; El infierno, 2010)
  • Carlos Carrera (La mujer de Benjamín, 1991; Sin remitente, 1995),
  • Fernando Eimbecke (Temporada de patos, 2004; Club Sándwich, 2013)

La cuarta generación es la de los mexicano/internacionales:

  • Alfonso Cuarón (Sólo con tu pareja, 1991; Y tu mamá también, 2001; Roma, 2018)
  • Guillermo del Toro (Cronos,1992; El espinazo del diablo, 2001; El laberinto del fauno, 2006)
  • Carlos Reygadas (Batalla en el cielo, 2005; Luz silenciosa, 2007; Post tenebras lux, 2012),
  • Amat Escalante (La región salvaje, 2018)
  • Jorge Ramírez-Suárez (Conejo en la luna, 2004; Gunteg tag, Ramón, 2015)
  • Alejandro González Iñárritu (Amores perros, 2000;

La quinta generación o la de los recién llegados:

  • Susana Hueso –salvadoreña- (El lugar más pequeño, 2011; Tempestad, 2016)
  • Rodrigo Pla –uruguayo- (La zona, 2007; Un monstro de mil cabezas, 2015)
  • Claudia Saint-Luce (Los insólitos peces gato, 2013)
  • Alfonso Ruízpalacios (Güeros, 2014; Museo, 2018)
  • Ernesto Contrersas (Las oscuras primaveras, 2014)
  • Catalina Aguilar Mastreta (Las horas contigo, 2014)
  • David Pablos (Las elegidas, 2015)
  • Jonás Cuarón (Desierto, 2015)
  • Gabriel Ripstein (600 millas, 2016)
  • Marcelo Tovar (Oso polar, 2017)
  • Lilia Avilés (La camarista, 2018)
  • Alejandra Márquez –potosina- (Las niñas bien, 2019)

LA OFERTA FÍLMICA

Con el inicio del año, el Centro Universitario de las Artes de la UASLP (Universidad Autónoma), retoma con nuevos bríos los temas cinematográficos y fílmico a través de cursos de apreciación y realización cinematográfica. Esta es su oferta de fines de enero a mayo:

Título del curso Facilitador Día en horario vespertino
Cine experimental Antonio Loria miércoles
Documental Luis A. Olavide viernes
Apreciación y realización de cine. Producción de cortometrajes Jorge R. Pardo y

Alejandro Olavide

jueves
Cineclub. Directores y películas más destacadas del Nuevo cine mexicano Jorge Ramírez Pardo viernes

 

Por el momento, estos cursos y talleres son para universitarios de la UASLP. Es deseable que esta u otra institución los hagan extensivos al público en general.

Recomendamos leer también: Puntos y contrapuntos fílmicos en el presente | Columna de Jorge Ramírez Pardo

#4 Tiempos

La gastroanomia | Columna de León García Lam

Publicado hace

el

VOLUTA

 

Sí usted me hizo el grandísimo honor de leer la columna pasada, recordará que hablaba del patrianomio. La anomia, le explicaba, es el malestar social, la enfermedad de la cultura, el COVID de las instituciones, que se genera cuando los propósitos no se cumplen. Por ejemplo, si una madre o un padre de familia trabajan mucho, es buscando que a su familia no le falte nada, pero si por este motivo, el padre o la madre trabajan tanto que dejan de atender y estar con sus hijos, pues se echa a perder todo: trabajo, tiempo y familia. El despropósito total.

En nuestro contexto potosino pululan los ejemplos de instituciones anómicas. Lo reto a hallar una institución que cumpla medianamente con el fin para el que fue hecha. Yo solo he dado con una de la que hablaré otro día (10 letras, empieza por T y repite cuatro veces una misma vocal).  Por lo pronto, me vienen a la cabeza hartos recuerdos de casos escandalosos de fiscalías, iglesias, partidos, legislaturas, asociaciones civiles, medios de comunicación y escuelas en donde cunden los despropósitos y los efectos contraproducentes, o sea que logran a cabalidad exactamente lo opuesto de su misión.

Pero de lo que quiero hablar es algo que ocurre a la hora de la comida. Se trata de la pérdida de patrimonio gastronómico, culinario y nutricio que debiera considerarse un rasgo alarmante de nuestra sociedad. Esta reflexión no es mía, sino una argumentación que Miguel Iwadare expone a través de una plática al respecto y que yo tuve la fortuna de organizar para mis estudiantes. Tan impresionado quedé con la propuesta de la gastroanomia que escribí la columna del patrianomio de la vez anterior.

La primera cuestión es que la comida no es simple digestión de nutrientes orgánicos. No se trata solamente de meterse los tamales al cuerpo o de llenar el vacío de las 11.45. Sino que la comida es alimento de significados. Fíjese bien y se dará cuenta que solo Hannibal Lecter cocinaba para sí mismo. Generalmente, cocinamos para los demás: los guisos tienen como remitente a alguien cercano y querido. Cocinar significa querer agradar, cuidar, comer con alguien implica compartir y cada alimento incorpora emociones y significados al cuerpo.

La segunda cuestión es que los saberes y sabores de la cocina de nuestras abuelitas están en riesgo de perderse

(si no es que, como en mi caso, ya se los llevó el xoloescuincle del más allá). No sólo eso, también se pierden las maneras de mesa y los valores y significados que la comida transporta de generación en generación. Los valores, no solo se transmiten con regaños y chanclazos, sino sobre todo se pasan a través de la comida. No vaya usted a creer que ese plato que le ponían en la mesa nomás eran fideos … no, se trata de un sofisticado artilugio mediante el cual las madres de familia transmiten valores, reglas y sentimientos:

-Mamá, es que está muy caliente…

– ¡Te lo comes!

Y así, uno aprende a aceptar que lo que hay, es un lujo.

Tampoco piense que esa mesa llena de chavillos gritando y peleándose por la última concha era simple caos cotidiano, sino toda una escuela de convivencia, en donde a punta de zapes, gritos, y llanto con mocos, las personas aprenden a compartir, a respetar y a disentir. Es probable que, en escenarios como estos, en una mesa donde se comparten alimentos, los políticos de antes aprendían a aceptar sus derrotas.

¿Por qué le digo que estamos en medio del apocalipsis gastroanómico?

Porque los sabores y saberes de las cocinas se dejaron de transmitir. El molcajete pasó a ser una licuadora que ya tampoco se usa por falta de tiempo. Los frijoles dejaron de cocerse en la casa y ahora se compran por botes al igual que la salsa. Las tortillas ya ni son de maíz. La mayor porción de alimentos está industrializada y, en el fondo de esto, está el hecho de que muchas personas comen solas. Comer solo, es la peor manera de alimentarse y la mejor manera de agravar los problemas sociales (entre ellos, la salud).

Lo saludable es cocinar y comerlo con las personas que se quiere en la mesa de la casa. Cualquier cosa que sustituya esta tendencia es poner en riesgo nuestro ser social y corporal.

También lee: Notas sobre el patrianomio | Columna de León García Lam

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Notas sobre el patrianomio | Columna de León García Lam

Publicado hace

el

VOLUTA

 

Me he topado por la calle a una “señorita de antes”, que es amiga mía, originaria de Cerro de San Pedro y me ha dicho lo siguiente: “me gusta mi pueblo, el Cerro de San Pedro como era antes, pero no en lo que lo han convertido… música fea, gente fea… es una cantina”, en ese momento llega a mi mente la nota del Sol de San Luis (19/05/22) que afirma algo similar, pero de la Ciudad de San Luis Potosí:  el Centro histórico es una cantina: alcohol, fiesta y ruido, y luego regreso a la conversación con mi amiga y le digo: “… es eso que llaman gentrificación…” a lo que me responde: “¡Sabrá Dios, yo no sé qué es eso!”.

La gentrificación es un fenómeno que consiste en el re-aprovechamiento de un espacio deteriorado y en estado de abandono por agentes inmobiliarios con suficiente capital para reorganizar el espacio y volverlo rentable. Se aprovecha que esos predios son baratos para adquirirlos y volverlos cervecerías, cafés, tiendas de chácharas o restaurancitos de moda (y ahora mi mente me lleva a las Historias de Perros Callejeros de Luis Moreno sobre el Miniso, 6/01/22, que encuentra aquí en su portal La Orquesta). Esos espacios urbanos son reocupados sin habitarse, son re-colonizados, modificados y despersonalizados: resulta ser un fenómeno altamente preocupante porque desplaza y margina a los pobladores originales de su propio patrimonio, como mi amiga, que vivió y creció en Cerro de San Pedro y al ver en lo que se convirtió su pueblo, se le forma una perturbación tan o más grande que ver a la misma Minera San Xavier.

A unas cuantas horas de la conversación con mi amiga, en el Centro Histórico se quemaba la casa de la antigua Exposición. Fue un edificio magnífico, como todos lo de ese sector. Sí, ya lo había escrito en otros contrapuntos y volutas: esos edificios quizá son producto del colonialismo, del clasismo y elitismo (chivos expiatorios de nuestra nueva moral burguesa) y probablemente de la usurpación de bienes y recursos, pero para eso la historia pone a cada quién en su lugar y me pregunto si el lugar de mi generación en la historia era convertir esos espacios en locales para después, accidentalmente, quemarlos; entonces las llamas -al igual que dicen de los ladridos de los perros- han de ser señal de que vamos avanzando.

Hace unos días, un hombre delgado y de barba, se me acercó en el Jardín Colón. No lo conozco, pero me dijo que era profesor de inglés y también artista visual.  Este hombre me preguntó si yo sabría qué hacer, porque para él, se está perdiendo el patrimonio histórico, se lo están robando -dijo- “es grave lo que está pasando, pero estamos como dormidos”

. Es el patri-anomio, le respondí.

La anomia es la enfermedad social: ocurre cuando las instituciones no pueden cumplir la función para la que fueron hechas. Ocurre cuando las normas no tienen fuerza, cuando los significados pierden su sentido. La simulación, la depresión, la perversión y la corrupción son hijitas de la anomia. El patrianomio surge cuando una generación no quiere heredar a sus descendientes, les niega los significados, los margina del proceso de herencia, pero también ocurre cuando las generaciones herederas desprecian, ignoran o desplazan (repudian, dicen los abogados) la herencia de sus padres.

Hace poco, Ana, una colega de La Orquesta me preguntaba por los taquitos rojos, que si estaban en riesgo, y yo respondí que no, pero ahora me pregunto cuántas mujeres jóvenes actuales estarán aprendiendo de la abuela o de la tía a cocinarlos. ¿En el futuro habrá abuelas que enseñen a sus nietas a cocinar taquitos rojos? Esta pérdida en la transmisión de la herencia cultural es el patrianomio.

El patrimonio cultural, al igual que la educación tienen dos partes. Una que emite y otra que recibe. El fallo puede estar en ambas: ni hemos sabido heredar, ni tampoco recibir. Otra parte del problema está en el testamento: ni sabemos qué dejamos, ni qué recibimos, ni qué dejamos de recibir. La última parte del problema está en el gobierno: ¿quién se encarga de hacer los inventarios de nuestro patrimonio? ¿quién se responsabiliza por la pérdida del patrimonio? ¿quién hace valer la ley? Preguntas que les toca responder a varias administraciones de la Secretaría de Cultura, INAH y Secretaría de Educación Pública y que siguen en silencio, pero por lo pronto una muy importante

¿Hasta cuándo los potosinos podremos acceder a un padrón o inventario de bienes culturales que conforman nuestro patrimonio?

También lee: Diarios de bicicleta 1 | Columna de León García Lam

Continuar leyendo

#Si Sostenido

Sur Carolina: historias de migración desde SLP

Publicado hace

el

Por

La Orquesta conversó Octavio Guerrero, ganador del premio Federico García Lorca, que este viernes presenta su libro en casa

Por: Soledad Alatorre

Hace unos días empezó la Feria del Libro de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, en la cual hay actividades culturales, presentaciones de libros y otras actividades. Este 18 de marzo, será presentado el libro Sur Carolina, escrito por Octavio Guerrero Torres, quien conversó con La Orquesta acerca de su trayectoria en las letras.

Octavio dijo que su primer libro consta de ocho cuentos con un léxico que oscila entre español y el inglés, en el que aborda temáticas vinculadas con la migración y los oficios de quienes buscan una mejor vida en Estados Unidos.

Guerrero contó que empezó a escribir el libro un verano que estaba en Estados Unidos, a raíz de cosas que vivía y veía, “un domingo me desperté muy temprano y desde antes tenía la idea de escribir un cuento, ese día salió el primero, brotaron y cuando regresé a la Facultad de Humanidades después de las vacaciones escribí los demás con ayuda de maestros y compañeros. Luego me fui de intercambio a España con el esbozo del libro y una amiga me pasó la convocatoria del premio Federico García Lorca de la Universidad de Granada, lo gané y así pude publicarlo”.

Octavio Guerrero también explicó cómo fue su acercamiento a la literatura: “en segundo semestre de preparatoria tuve a David Ortiz Celestino como profeso, nos encargó leer a Carlos Velázquez con el texto “La marrana negra de la literatura rosa”; además, mis dos compañeras Mariana y Sarahí siempre estaban leyendo y me prestaron un libro de Nicholas Sparks, así empecé en la literatura y mi primer relato lo escribí a los 17 años

”.

El autor estudió en la Facultad de Economía de la UASLP durante dos años, pero finalmente migró a la Facultad de Humanidades y encontró Lengua y Literatura Hispanoamericanas: “no tenía idea de que se trataba, solo quería seguir leyendo y que de eso se tratara mi educación”.

Sobre la presentación que tendrá este viernes en la Feria del Libro apuntó: “estoy agradecido con la oportunidad de presentar el libro, era algo con lo que soñaba, algún día poder sacarlo adelante y quería hablar de migración desde otro sitio y dejar mi marca”.

Finalmente, el escritor invitó a todas las personas interesadas en conocer su libro a asistir a la presentación y contactarlo por redes sociales para compartirles el texto de forma digital.

Continuar leyendo

Opinión