mayo 17, 2022

Conecta con nosotros

#Si Sostenido

Tempestad -antídoto para la indiferencia- | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Publicado hace

el

Tempestad

[email protected]

 

“Lo que comienza como una solitaria melodía
se transforma en un coro de millones de voces”
Indiewire

El título de este texto no se refiere al Covid 19 –tema trillado-; sino a la película Tempestad de la directora salvadoreña/mexicana Tatiana Huezo.

Esta película entrelaza dos históricas dramáticas de mujeres reales y en tiempo presente.

El film equilibra y administra contenidos y adopta una narrativa visual estructurada con inteligencia y oficio. Como en películas documentales de otras directoras mexicanas del tiempo presente –Mi vida dentro, 2007, de Lucía Gajá; Intimidades entre Shakespeare y Víctor Hugo, 2008, de Yuliene Olaizola-, hay dominio del lenguaje fílmico reinventado para mostrarnos un tema documental con un ritmo, estructura, vuelcos argumentales y pista sonora, con tal cúmulo de sorpresas y búsquedas simbólicas y poéticas, como si de una película de ficción en modalidad de cine de autor se tratara. Si por cine de autor entendemos un film que trata al espectador como ser pensante; no sólo consumidor de palomitas al ritmo de imágenes frenéticas sin descanso o argumentos y finales predecibles “lindos”.

Tempestad es un viaje que cruza a México de norte a sur a lo largo de 2 mil kilómetros. En ese recorrido, los testimonios de dos mujeres se entrelazan, llevan al espectador al centro de una tormenta: un país en donde la violencia ha tomado el control de vidas, deseos y sueños de buena parte de la sociedad; donde se victimiza/atemoriza, empezando por los más frágiles.

• Miriam Carvajal, madre soltera y empleada de aduanas en Cancún, quien fue acusada de tráfico de personas, sin ninguna prueba que justificara esa acusación, es detenida y llevada a un reclusorio al otro extremo del país; es liberada en agosto de 2010 por falta de elementos probatorios, pero su vida está trastocada y su retorno al lugar de origen y reencuentro con su hijo es complicado.

• La segunda es una mamá –fonomímica en un circo modesto-; tiene a una hija desaparecida, Mónica; hace años que está en su búsqueda y está en pie de guerra; exige respuesta a las autoridades

Tatiana Huezo, la directora de la película, comenta en entrevista producida por IMCINE (Instituto Mexicano de Cinematografía): “Tengo un vínculo afectivo importante con las dos mujeres. Tempestad nace, justamente de ese vínculo que siento a una de las protagonistas que es una amiga; yo la vi a un año de haber salido de la cárcel; en ese momento nace la necesidad de querer entender qué le sucedió a ella, qué le hicieron al interior de esa cárcel y qué significa la intimidación y el miedo, qué nos hereda como personas.

Por su parte, Esteban Pardo, el camarógrafo, comenta: trabajé tres meses en la película y nunca había vivido esa negrura tan de cerca; mi acercamiento con la cámara me hizo vivir esa negrura, ese miedo.

Tatiana agrega: inevitablemente uno se pone en los pies de los protagonistas, y es insoportable imaginar lo que implica para la vida de una madre tener a un hijo desaparecido.

Cuando a Tatiana le informan que La Tempestad tiene 8 nominaciones para el premio Ariel de la Academia Mexicana de Cinematografía, comenta:

“Me acabo de enterar…, todavía no lo puedo creer ni asimilar. La Academia ha decidido mirar el documental como igual de la ficción (dice mientras mueve las manos simulando una balanz a en busca de equilibrio). Es una sorpresa enorme saber que Tempestad ha sido nominada como mejor película

. Hay otros documentales también nominados y han abierto al género documental las categorías que siempre han sido el feudo de la ficción”.

En días de pandemia, Tatiana vuelve a ser entrevistada porque su película se puede ver, en este momento y sin costo; la pone en línea el Festival de Cine de Morelia en este sitio: https://moreliafilmfest.com/ficm-presenta-en-linea-tempes…/….

Ahora se refiere Tatiana a la escena final de la película; dotada de una belleza proverbial y simétrica con dos cargas remarcadas, la poética visual/musical y los simbolismos de la narrativa pausada y envolvente que permite activar resortes de proactividad y valoración mesurada ante esta medicina preventiva y alertadora para que esos sucesos criminales no se repitan. Dice que estuvo aprensiva buscando ese final e hizo el esfuerzo de soñar y de ahí surgió.

Los contrapuntos del cine de autor

¿Qué haría una película histérica, aturdidora y cargada de violencia? Distanciarte de los hechos; no te pertenecen, es la ficción remarcada del pleno entretenimiento y vacuna para ser insensible ante la violencia y el dolor; es espectáculo, no es mío, a tragar palomitas y coleccionar héroes virtuales.

Tatiana con Tempestad, retoma un tema que duele, pero lo vuelve empático con estética visual, ritmo y pausas reflexivas. La narrativa no está en los hechos explícitos, fecalidades, puses y bilis al descubierto, sino en la reconstrucción y vestuario poético/reflexivo de hechos reales.

Así se refiere a la película Tempestad el analista de cine Luis Gallardo:

“Es quizá el gran relato de dos sexenios de zozobra, en los que la vida humana en México no vale nada, ni para el poder político, ni para los poderes fácticos. Dos personas destruidas por el terremoto que ha sido la guerra contra el narcotráfico tratan de levantar los escombros de su vida. Encontramos en Tempestad, los rescoldos de doce años de tormenta (…)

¿Algún día veremos la transición de la necropolítica a la política? ¿Algún día serán visibilizados los invisibles, los que nada importan? Es difícil vislumbrarlo en medio de la borrasca. El llamado sexenio del socavón cierra muy bien con un diálogo de La tempestad de Shakespeare, cuando Ariel hace zozobrar la nave: “¡El infierno está vacío! ¡Aquí están los demonios!”. Y sí, ese es México… en la tempestad.

Tatiana Huezo

La directora de Tempestad es una mujer despojada de glamour, de mirada atenta/indagatoria; opinión y análisis inteligente como sus películas; de atuendo y maquillaje sobrios/anticlimáticos. Puede parecer tímida, pero cuando hace uso de la opinión llena el escenario sin reticencias.

Estudió la licenciatura en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), Ciudad de México, y una maestría en Documental de Creación en la Universidad Pompeu Fabra, Barcelona.

Su primer largometraje documental, “El lugar más pequeño” –referido a las secuelas de las guerrillas en su natal Salvador-(2011), recorrió más de 50 festivales alrededor del mundo y ha obtenido numerosos premios nacionales e internacionales.

También lee: Con utopía hay futuro | Columna de Jorge Ramírez Pardo

#Si Sostenido

Sur Carolina: historias de migración desde SLP

Publicado hace

el

Por

La Orquesta conversó Octavio Guerrero, ganador del premio Federico García Lorca, que este viernes presenta su libro en casa

Por: Soledad Alatorre

Hace unos días empezó la Feria del Libro de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, en la cual hay actividades culturales, presentaciones de libros y otras actividades. Este 18 de marzo, será presentado el libro Sur Carolina, escrito por Octavio Guerrero Torres, quien conversó con La Orquesta acerca de su trayectoria en las letras.

Octavio dijo que su primer libro consta de ocho cuentos con un léxico que oscila entre español y el inglés, en el que aborda temáticas vinculadas con la migración y los oficios de quienes buscan una mejor vida en Estados Unidos.

Guerrero contó que empezó a escribir el libro un verano que estaba en Estados Unidos, a raíz de cosas que vivía y veía, “un domingo me desperté muy temprano y desde antes tenía la idea de escribir un cuento, ese día salió el primero, brotaron y cuando regresé a la Facultad de Humanidades después de las vacaciones escribí los demás con ayuda de maestros y compañeros. Luego me fui de intercambio a España con el esbozo del libro y una amiga me pasó la convocatoria del premio Federico García Lorca de la Universidad de Granada, lo gané y así pude publicarlo”.

Octavio Guerrero también explicó cómo fue su acercamiento a la literatura: “en segundo semestre de preparatoria tuve a David Ortiz Celestino como profeso, nos encargó leer a Carlos Velázquez con el texto “La marrana negra de la literatura rosa”; además, mis dos compañeras Mariana y Sarahí siempre estaban leyendo y me prestaron un libro de Nicholas Sparks, así empecé en la literatura y mi primer relato lo escribí a los 17 años

”.

El autor estudió en la Facultad de Economía de la UASLP durante dos años, pero finalmente migró a la Facultad de Humanidades y encontró Lengua y Literatura Hispanoamericanas: “no tenía idea de que se trataba, solo quería seguir leyendo y que de eso se tratara mi educación”.

Sobre la presentación que tendrá este viernes en la Feria del Libro apuntó: “estoy agradecido con la oportunidad de presentar el libro, era algo con lo que soñaba, algún día poder sacarlo adelante y quería hablar de migración desde otro sitio y dejar mi marca”.

Finalmente, el escritor invitó a todas las personas interesadas en conocer su libro a asistir a la presentación y contactarlo por redes sociales para compartirles el texto de forma digital.

Continuar leyendo

#Si Sostenido

El modelo suicida | Un texto de Eduardo L. Marceleño

Publicado hace

el

Pintura: Failed Self Portrait of a Suicide Painting de Zach Beiswenger
Pintura: Failed Self Portrait of a Suicide Painting de Zach Beiswenger
El dolor me sangraba el pensamiento,
y en los labios tenía,
como una rosa negra, mi lamento.
Gorostiza

La fotografía está barrida, pero se alcanza a ver el delgado brazo de Génesis, su cabello que vuela en una especie de abanico por el repentino giro de su cabeza, y el pequeño bolso de macramé que llevaba puesto esa noche. Su esbelta figura dispuesta a entrar en una puerta abierta. 

Toda la tristeza del mundo, los trenes que recorren ciudades con cientos de pasajeros dentro, y más pasajeros que esperan en las estaciones que quedarán atrás para siempre. Los vivos y los muertos, el recuerdo que persiste con el tiempo.

Esa noche hablamos de suicidios, pero a ella le pareció la cosa más absurda. Cambió de tema por algo más amable, animaciones en 3D, me parece. Tuve que reprimir mi admiración por los suicidas, de quienes ya llevaba una buena lista escrita en las notas de mi celular. Aun así, y aunque no quise arruinarle la noche a Génesis, el suicidio me sigue pareciendo un tema bastante seductor. 

El 11 de febrero de 1931, a los 3o años de edad, Antonieta Rivas Mercado se suicidó en la Catedral de Notre Dame, en Paris, dándose un tiro con la pistola de su esposo, el pensador post revolucionario José Vasconcelos. La encontraron al extremo izquierdo de la catedral, su cuerpo yacía tirado al lado de una banca. Todo Paris se escandalizó. Luego hubo quien pidió una ceremonia especial para limpiar el templo de semejante “sacrilegio”. No importa en qué año decidas morirte, la profanación de elegir cavar tu propia tumba es la misma para todos los demás. 

Ekkaia, grupo de punk español del denominado subgénero del “crust”, surgido en los años 90, y quien anticipara los días tristes del futuro inmediato; violento en su ejecución, pero nostálgico en su escritura, dijo: “Llenamos falsamente el vacío de nuestra infelicidad”.

Puede que aquel grupo de españoles macarras tengan razón, y el suicidio de doña Antonieta esté plenamente justificado. Nadie que sea tan desdichado merece vivir si tiene una pistola a la mano. A veces las cosas son más simples de lo que parecen, aunque la gente te diga lo contrario, y a veces los deseos de algunas personas son más tristes que sus propias vidas. 

—Nada que perdonar, ya sabes lo mucho que me gusta verte. —Génesis destapó una lata de cerveza que antes había lavado meticulosamente y la sirvió en un tarro de cristal,

también extremadamente limpio, algo muy de ella, ya que no ha logrado quitarse el miedo a las bacterias invisibles, esas que no terminan de irse del todo ni para siempre. Si uno visita su casa, puede oler el Fabuloso lavanda casi todo el tiempo. 

Puede que sea incapaz de enfrentarme al mundo, pero eso no confirma una muerte prematura. A qué negar, en cambio, que en la soledad de mi cuarto fantaseo con darme un tiro en medio de la noche. Veo pistolas de plata colocadas como joyería que adorna  mis manos, y me parecen los objetos más preciosos que he visto nunca. Pero todo lo anterior se trata de una fantasía pueril, puesto que admiro, más no emulo, a esos sujetos que se quedaron solos con un arma entre las manos y con todas esas ideas de nunca jamás en la cabeza.

De ser posible, y antes de que la idea del suicidio madure al punto de la locura, me gustaría vivir en el desierto y tener una pistola. No hace falta disparar a nada, ni a un árbol ni a una botella. Solo yo y mi pistola en el desierto.

Por lo demás, y a falta de vivir solo en el desierto, a menudo me encierro en mi habitación durante días, me hace sentir seguro. Conecto de manera onírica con mis ídolos: Cassavetes, Hopper, Capote, Cohen, Houellebecq, o López Velarde. Parece que estoy dentro de un sueño. Frente a mí, una Epifanía impersonal e intransferible, el rescate de una manifestación primitiva como el lamento y el grito, la emoción y el deseo.

La borrosa fotografía de Génesis entrando en una puerta está clavada en el corcho de su estudio junto a varias facturas que habrá de pagar pronto.

Su mirada es de preocupación, la mía está perdida.

—¿Te encuentras bien?— Me dice.

—Sí.

—Te iba diciendo que el modelo 3D está increíble, si aprendo lo suficiente, en unos meses me ascienden, ¿puedes creerlo?

También lee: Playa | Un texto de Eduardo L. Marceleño

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Diarios de bicicleta 1 | Columna de León García Lam

Publicado hace

el

VOLUTA

¿Dónde quedaron aquellos días cuando discutíamos si era buena idea o no hacer una ciclovía en Himno Nacional? Recuerdo que un opositor al entonces presidente municipal Xavier Nava Palacios la consideraba una pésima acción de gobierno y esa persona, un día me cuestionó: ¿quién la va a usar? Le respondí: Yo la usaría. En ese tiempo, aun no tenía bicicleta, pero ya estaba en ese delicioso proceso previo a la compra: visitando biclicleterías (¿así se le dice a un expendio de bicicletas?), preguntando a expertos, aprendiendo de los frenos, las suspensiones, los tipos de bicicletas, las cámaras, los pivotes, de la gran importancia del número de rodada en relación con el largo de las piernas del ciclista y enamorándome de una bici verde olivo de montaña.

[Quiero aprovechar este espacio para agradecer a los especialistas en bicicletas que me asesoraron: José Luis Cortés, Ángela y su pistage y la súper paracaidista]

Entonces, yo sí he considerado, desde ese entonces, que la ciclovía era una buena idea. Ocurre muchas veces, que lo malo no es la idea en sí, sino el cómo: separar el espacio de circulación ciclista con tubos de plástico naranja  fosforescente es mala idea y también ubicarla junto a la banqueta, no se diga gastar 15 mdp (según información de Canal 13 TV) para terminar instalando unos topes chafas que ya presentan signos graves de deterioro a menos de 3 años de colocados y no se diga eso que llamaron alguna vez “pintura”, entre otros detalles que no quiero profundizar, pero la idea en sí de la ciclovía es buena, la verdad que sí, a pesar de todos los problemas que conlleva: los baches, las alcantarillas, el poco respeto que tienen los conductores automotrices por los ciclistas y otros asuntos civiles que quiero comentar en esta relatoría de lo que ocurre a nivel del asiento ciclista y el pedal.

Lo a continuación, léase imaginando que aparecen letras, una a una, con ruido de máquina de escribir:

Día #83, 15 de febrero de 2022

Trayecto: Oriente a poniente (de Av. Juarez, donde da vuelta el camión, hacia el Parque de Morales, para quienes no se orientan)

Hora: 11.00 am

Contexto: Sí vengo de malas, porque hice una antesala inútil en la Secretaría General, en la Unidad Administrativa Municipal…

Crucé el primer semáforo y pedaleé tranquilo, en una velocidad media. Generalmente, no me siento en la bicicleta, sino que pedaleo de pie (me gusta la velocidad), pero esta vez venía pensando en los escritorios de la Unidad Administrativa… ¡siguen siendo los mismos de hace veintitantos años! y de pronto, un desponchador o vulcanizador me cierra el paso con un enorme gato hidráulico y nos observamos mutuamente y con su mirada me dice que el metro y medio de ciclovía es demasiado para una bici, que él tiene derecho a trabajar, que no le machuque las mangueras y me quedo pensando que no hay forma de solucionar el problema…

sigo adelante y, en eso, dos hombres van muy campantes caminando en la ciclovía frente al INE, no se dan cuenta de que apenas alcancé a quemar llanta antes de impactar con ellos y todavía pude acompañarlos unos pasos hasta que, por fin, escucharon mi tercer o cuarto: “con permiso por favor…”, eso sí: cuando se dieron cuenta se movieron muy apenados.

¿Por qué a algunas personas les da por caminar por la ciclovía? Misterio inmenso. A lo mejor les gusta el diseño del letrero que dice “Exclusivo Bicicletas”.

Una cuadra más adelante, le tengo que gritar “¡cuidado!” a la dependienta de una tienda de ropa que está por echar una cubeta de agua recién trapeada a la ciclovía, y afortunadamente grité a tiempo. Más adelante, me encuentro a un taxi que decidió recoger a su pasaje en la ciclovía ¿por qué no? Lo rodeo, aunque con ganas de tomarle una foto a su taxi y otra a él, gritándome ¿qué, qué?

No canto victoria de llegar sano y salvo a mi destino, estimado y querido publico cultísimo de La Orquesta, porque justo al pasar por conocida carnicería un charco de agua con sangre y cochambre me salpicó las nalgas. Después, leo en las noticias de su periódico La Orquesta que el munícipe propone consultarnos erradicar el legado de Xavier Nava Palacios, o lo que es lo mismo, deshacer la única cosa buena que se hizo en la administración pasada.

También lee: Otro Plan Municipal de Desarrollo más… | Columna de León García Lam

Continuar leyendo

Opinión