Columna Emmanuel GallegosDeportes

Lo que el dinero se llevó | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Gambeta

 

Hay tanta información circulando y tantos temas de los que se podría abordar: lo desastroso que ha sido la pretemporada para el Madrid durante la segunda etapa de Zidane, la telenovela que está en el América ante la posible salida de Guido Rodríguez y la inminente salida de Marchesín para reforzar la meta de los Dragones del Porto y así, hasta que a inicios de la semana me soprendió la noticia de que Héctor Moreno, internacional con México, ex PSV y Roma, llegará a Catar a las filas del Al-Gharafa a sus 31 años de edad y proveniente de la Real Sociedad.

El debate gira en torno a cómo es que futbolistas que seguramente aún tienen el futbol y las piernas para seguir jugando en el máximo nivel y rendimiento, se alejan de los equipos que participan en ligas importantes y optan por participar en ligas donde la exigencia es mínima y evidentemente el nivel de futbol es menor. Más allá de la oportunidad de cambiar de aires o de entrar a un nuevo reto en lo futbolístico está también el hecho de que los sueldos que percibirán serán jugosos y benéficos para la cartera del futbolista, y uno quién es para juzgarlos por eso. Bien dicen, es raro ver a alguien que le ofrezcan un mejor sueldo en otro lado con menor presión y uno responda de forma negativa.

La cuestión es que hemos visto jugadores que sorpresivamente dan un giro radical a su vida y se alejan en lo futbolístico de las mejores opciones. No tengo la menor duda de que Moreno aún tiene al menos tres años para dar mucho en defensa. Luego un año de jugar prácticamente nada con la Roma y de tener participación aleatoria con la Real Sociedad, lo vimos en Copa Oro lesionarse y mostrar un nivel mediano. Era más que claro que no traía ritmo de juego y que pasar tanto tiempo parado te duerme las piernas. Y aunque suene exagerado es una forma de tirar la toalla y buscar una salida fácil. Pensando que cualquier equipo en México buscaría repatriarlo o algún equipo europeo, siempre y cuando, nuevamente, estuviera a la altura la oferta económica que se pretendiera. 

Lanzando la pregunta al aire, el periodista Ciro Procuna buscaba saber la opinión de sus seguidores, en su mayoría dijeron “es una buena decisión en lo económico”, “como el profesional que siempre ha sido, es momento de pensar en la familia y el futuro (económico)”, “él puede hacer con su carrera lo que quiera”, en su mayoría los comentarios fueron dando la razón al mexicano, lo cual está lejos de estar mal, pero aún así, uno no deja de preguntarse por qué el dinero puede ser el que te lleve a tomar esa decisión al final. Honestamente dudo que el ex Pumas tenga problemas de dinero o necesite reforzar aún más su capital. Y sí, sé que suena como hipócrita, pero no sé si el dinero debería ser el máximo factor en definir tu futuro como futbolista profesional.

Pelé dejó al Santos únicamente para jugar en el Cosmos de Estados Unidos; Iniesta se fue a jugar a la Súper Liga China; Raúl también dejó al Schalke para irse con el Al Sadd; Ibra se fue el Galaxy de los Ángeles luego de estar en en PSG y Manchester United; Wesley Sneijder actualmente será compañero del mexicano, y así podemos hacer una lista de jugadores que ya en el ocaso de su carrera buscaron nuevos aires, nuevos retos, pero que el dinero nos privó de verlos en competir por campeonatos imporantes, pero sobre todo con mucho futbol en los botines.

Ojalá que Moreno encuentre en Catar lo que está buscando, pero especialmente que tenga los minutos y las participaciones. Lo necesitamos en la Selección con su mejor nivel. 

También lee: Calmados y nos amanecemos | Columna de Emmanuel Gallegos D

Nota Anterior

Profepa multó a Segam con 120 mil pesos; ¿por qué?

Siguiente Nota

Detuvieron a “El Carrete”; habría secuestrado a los 43 de Ayotzinapa