mayo 16, 2021

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Con buena cara | Columna de Emmanuel Gallegos D.

Publicado hace

el

Tata Martino

Gambeta

 

Haciendo algo de memoria, debo reconocer que la llegada del Tata Martino a la Selección Mexicana no me generaba mayor expectativa al no considerarlo un técnico de elite o que viniera a revolucionar lo que pasa en el futbol mexicano. Los partidos que tuvo el Tri en días pasados sin embargo, me dejaron con un buen sabor de boca, con todo y que algunos de los peces gordos decidieron abandonar el barco y decirle que no a la Copa de Oro. Cada quién será juez en sobre si los motivos de cada uno eran los suficientes pero lo cierto es que el funcionamiento del equipo fue aceptable, con dos equipos diferentes en cada uno de los partidos y con el poco entrenamiento que han tenido, de cara al torneo más importante en la Concacaf.

El reto que se viene será el más importante a corto plazo para el exdirector del Barcelona, pese a que el torneo local debería ser de mero trámite para los verdes, las últimas participaciones dejaron muchas dudas sobre el accionar del equipo, y los más señalados por supuesto eran los directores técnicos, que pese a tener la mejor generación mexicana de acuerdo a muchos de los expertos, distaba mucho de ser efectiva y de demostrar ser el “Gigante de la Concacaf”. Ahora con una plantilla renovada, pareciera que se deberían tener menos problemas en encontrar una armonía entre los jugadores, sin peleas de egos y con el objetivo claro: convencer al entrenador para continuar con sus llamados y ser parte de la renovación generacional.

De las cosas que pude observar, especialmente en el partido del domingo ante Ecuador, fue que el Tata Martino mandó llamar en uno de los tiempos muertos que se dieron por la lesión de Moreno, al “cachorro” Montes. De forma directa y efusiva, le explicaba al joven defensor mexicano qué era lo que necesitaba que hiciera, movía las manos y le explicaba, a su lado, Guardado tomaba agua mientras asentía con la cabeza de forma asertiva, como dando a entender que todo lo que le decía tenía sentido y era aprobado, por el jugador quizá líder de esta nueva selección. Esto me dice mucho de cómo es que “El Principito” percibe la dirección de su nuevo “míster”, al menos lo que la cámara mostró fortuitamente.

El principal problema que también tuvieron los técnicos anteriores es que entre tratar de plasmar su idea de juego, o usando las rotaciones como una incógnita de los resultados, con el Tata Martino no trata de encontrar el hilo negro, se juega como más o menos ha sido el “estilo mexicano”: salir jugando desde el fondo de la cancha, desde los defensores centrales a los laterales, buscando llevar el balón al medio campo y de ahí usar las bandas como un arma, o encontrando espacios en las defensivas para atacar con balones en los huecos y explotando la técnica de los jóvenes. Un estilo que por supuesto será beneficioso para jugadores como Hirving Lozano y ya con Jiménez como centro delantero titular.

Al parecer Gerardo ya hizo el trabajo más complejo, ganarse la confianza y el respeto del jugador, que vio en el anterior técnico extranjero, uno de los peores momentos, sin darle confianza a un once titular, sin saber cómo lidiar con los egos de cada uno de sus futbolistas y dejando un equipo partido y con muchos pero muchos problemas de autoridad. El Tata ya pasó la primera prueba, ahora se viene lo verdaderamente importante: ganar, golear y convencer a los mexicanos que lo vemos desde la tele.

También lee: Pequeña grandeza | Columna de Emmanuel Gallegos D.

#4 Tiempos

¿Y los diputados locales? | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

APUNTES

La elección de los diputados locales es el ingrediente secreto de esta elección. Pocos lo han notado, pero la contienda de legisladores en este proceso es el comino de los frijoles, el sazón del caldo y lo picoso de los chilaquiles.

Sí, la diferenciación de votos en cada uno de los distritos es quizás el factor más importante para el cálculo de la arquitectura de los próximos escenarios, mucho más allá de encuestas y preferencias, los números en los distritos y las secciones en ellos incluidas, serán los que inclinen la balanza de tres platos en la que se ha convertido este proceso electoral.

Los tres candidatos punteros al gobierno lo saben, y aunque en términos generales han pasado desapercibidas las campañas al congreso local, del empuje o el arrastre de sus candidatos en los 15 distritos, depende el éxito de cada uno de los proyectos.

En esta elección sin precedente (cosa que se ha dicho hasta el cansancio y en todas sus modalidades) vale mucho más que nunca analizar el sentido y el significado del voto en cada distrito, porque cada uno tiene un particular contexto, una historia conectada y un personaje único que da connotación a todo el proceso.

Me dirá usted, Culto Público (y con razón), que si nos ponemos técnicos, cada candidato tiene esas pistas de análisis (historia, trayectoria y momento político); sin embargo, por lo menos este aprendiz de reportero, ha notado peculiaridades que valen la pena resaltar en cada uno de esos ámbitos. Leamos, pues el “significado” como lo decía, de votar por uno u otro candidato.

Mire, para empezar a los candidatos locales hay que separarlos de entre dos tipos: los que suman, trabajan, aportan y fortalecen a su proyecto a la gubernatura y los otros, es decir, los extraviados, los flojos, los novatos, los ingenuos, los esperanzados o todas las anteriores. Esos que van transitando en la elección “a las caiditas” esperando que el arrastre de los candidatos de otros ámbitos (gubernatura y municipios) les “escurra” y así les alcance para la curul.

Nada más bobo que estar esperando un milagro, en las condiciones de esta esta contienda. Pero ya empecemos, sí le parece, a revisar por hoy a los distritos con cabecera en la capital

En el segundo distrito local los que están en la batalla (con muchísimo respeto para el resto de los contendientes) son Rubén Guajardo por la coalición Sí por San Luis y Miguel Ángel Campos López de “Juntos haremos historia”.

Guajardo va por su segundo período consecutivo, es parte de la cúpula directiva del PAN, se opuso al incremento de las tarifas del agua propuestas por el entonces alcalde Xavier Nava y eso le costó ser maltratado por los órganos de comunicación de Xavi bb (que mantiene bajo el disfraz de medios) a sus allegados se les despidió o doblegó de la administración municipal y en general se convirtió en una piedra en el zapato para “Ene Palacios” (Serrato dixit).

Votar por Guajardo significa restar votos panistas al candidato a alcalde y sumar (porque es de los que si trabajan) al proyecto tanto de Octavio como de Galindo, y si me apura hasta para Gerardo Aldaco, pues el suplente de éste es gente muy cercana al panista Rubén. ¿Mas vale viejo por conocido? Quién sabe, Rubén ha sabido manejarse en los círculos más reducidos y más altos de los poderes tanto de hecho como de facto, asunto que algunos le verán como valor y otros como cuota de desgaste. Del distrito se esperan entre 25 y 35 mil votos, en absoluto despreciables para cualquier proyecto si se toma en cuenta que Juan Manuel Carreras ganó por 28 mil a Sonia Mendoza.

Miguel Ángel Campos por su parte, significa la más pura 4T, pero vestida de verde. Nadie le puede regatear un milímetro su apego al proyecto del presidente, al grado de preferir participar con sus aliados (Verde y PT) que convalidar la imposición de Nava a la alcaldía y Monica Liliana a la gubernatura.

El muchacho tampoco es flojo, y aunque no tiene experiencia ni legislativa ni como candidato, cuenta con estructura y agenda propia y hay que decir que su ingeniería electoral está inspirada mucho más en la de los “Servidores de la Nación” que en la de la Gallardía, a la que tampoco desdeña sino al contrario, aprovecha y por eso está colocado como uno de los punteros. Votar por Miguel Ángel significa en pocas palabras, amarrar con un nudo (de tres posibles) el triunfo de Leonel Serrato en la alcaldía capitalina.

El distrito quinto tiene cabecera en Soledad; sin embargo, comparte territorio con la capital y es un fundamental para el proyecto que representa Ricardo Gallardo Cardona y, por supuesto, Leonel Serrato, vale la pena recordar que en las elecciones anteriores, la Gallardía (aún en el PRD) perdió el distrito primero ante el PRI por menos de 400 votos y luego contra Morena por una cantidad más todavía insignificante.

En la recta final, la curul la pelean Margarita Hernandez Fiscal por la coalición PRIAN y Dolores Garcia o “Doña Lola” como la conocen. No hay mucho qué decir, Margarita ha sido candidata tres veces al hilo en esa zona, es una mujer joven y valiente que con todo en contra ha arado a lomo partido para abrir brecha en un distrito y un municipio en el que su propio partido se siente derrotado, pero ella no.

Todos los éxitos pues y cada voto que logre Octavio Pedroza en Soledad, los deberá en gran medida al esfuerzo de Margarita Hernández Fiscal y en otra medida importante a Marianela Villanueva (ya hablaremos de las diputaciones federales).

Doña Lola por su parte, no requiere campaña de aire, y si acaso un poco de presencia, pues su trabajo fuerte está en la tierra y conoce perfectamente sección por sección y casilla por casilla. Perder ese distrito no es una opción para Doña Lola, mucho menos ante el PRIAN, sin embargo, no será nunca buena idea confiarse o esperar que Leonor Noyola, la candidata a presidenta municipal, le haga la chamba.

Por otro lado, en la práctica y en el día a día, Morena en Soledad, aunque tiene candidata, su fuerza y estructura trabaja día y noche para el proyecto verde. Alejandra Valdez decepcionó y más, abandonó a su gente.

Del séptimo distrito, querido y Culto Público, haré un texto independiente. La historia turbia de Óscar Valle, la decepcionante venta del candidato de Movimiento Ciudadano, Mauricio Purata a los intereses de la cúpula navista, los inconfesables orígenes del dinero de su campaña, la opacidad e hipocresía en el manejo de recursos y las vergonzosas anécdotas de campaña (como ayer que los corrieron de Rinconada de Los Andes porque querían colgarse de la inauguración de la iglesia para hacer propaganda) merecen mención aparte.

Solo le adelanto que, si no quiere echar su voto a la basura, no desperdicie el sufragio en farsantes. Óscar Valle va en último lugar en la preferencia del distrito y no prende ni con gasolina con cerillos.

Una pregunta interesante para Óscar Valle Portilla: Si está llamando a votar “todo Morena” ¿por qué no hace campaña con los candidatos de Morena a diputados federales? ¿Por qué no vemos a Óscar en los actos de campaña de Marcela González o de Gilberto Hernández Villafuerte? Digo, son sus aliados ¿que no?

Uffff se me acabó el espacio, pero el lunes revisamos el sexto distrito (en el que me informan que está por perder Ricardo Villarreal por flojo y corrupto, y de Adriana Urbina, la candidata de Xavi bb de la que se dice, causa más emoción ver a un pescado flotando boca arriba que escuchar a la señora). También le cuento el lunes de la pelea en el octavo que se disputa Gerardo Aldaco por coalición Sí por SLP contra la candidata de Juntos Haremos Historia, Martha Aradillas. Moisés, el candidato de Morena, ni se asoma… él sabrá por qué.

BEMOLES

¡HAY TIRO!

Hoy se llevará a cabo el debate entre candidatos al gobierno organizado por la Coparmex. Pida usted a todos los Santos que haya debate y no una aburrida pasarela de bonitas intenciones cómo el organizado por el Ceepac. La ausencia de uno de los punteros, RGC, seguramente es estratégica y dará mucho de qué hablar, digo, por lo menos tendrán más tiempo.

Hasta mañana.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La autoestima del mexicano | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

El mexicano padece un infinito, persistente e incurable complejo de inferioridad: he aquí el diagnóstico que Samuel Ramos (1897-1959), uno de nuestros más grandes intelectuales, certificó en el ya lejanísimo año de 1934. Y no es que sea inferior, ni mucho menos, pero siente serlo, y nadie puede quitarle de la cabeza que lo es.

Para comprobar que esto es de veras así, me propongo acompañar a un mexicano medio únicamente a dos lugares: a una tienda de ropa y a una librería. Podría acompañarlo, es verdad, a otras partes de la ciudad además de éstas, pero no lo haré por falta de tiempo.

Entremos con él, en primer lugar, a la tienda. Se trata de un negocio que vende lo que se ha dado en llamar ropa de marca. ¿Cuánto cuesta este pantalón «Dockers» color negro que tan poderosamente ha llamado su atención? Los ojos se le salen de las órbitas: 1500 pesos. Pero finge no espantarse, pues cualquier interjección de sorpresa delataría su triste suerte y prevendría al vigilante. Un pantalón exactamente igual le costaría en una tienda de los Estados Unidos la cantidad de 15 dólares o, llevando las cosas al el extremo, 20, es decir, entre 300 y 400 pesos mexicanos. No obstante, aquí le cuesta tres o cuatro veces más.

A nuestro mexicano medio le ha gustado también una chamarra color beige. La ve de lejos, se le acerca y la toca para luego lanzar un grito de terror al ver el precio: ¡3000 pesos!, cuando la misma prenda le costaría en un «Ross» norteamericano la cantidad ya no tan terrorífica de 40 dólares. ¿Y no es esto, me pregunto, un acto de humillación al mexicano? Al etiquetar las cosas con tantos ceros, me imagino que los dueños de esas tiendas se dirán entre ellos: «¿Quieren éstos aborígenes ponerse un pantalón bueno y una chamarra más buena aún? ¡Pues que lo paguen a precio de oro, pues no merecen llevar en sus cuerpos tercermundistas prendas de tanta calidad!».

Nuestro mexicano medio ha salido de la tienda profundamente abatido y casi pateando latas. Y como hoy precisamente es el cumpleaños de alguien muy cercano a su corazón, se dirige ahora a una librería para comprarle un regalo.
Recorre los pasillos del negocio y se detiene ante una novela de Umberto Eco en edición de bolsillo; se trata de La misteriosa llama de la reina Loana, que en España cuesta 8,95 euros y que aquí ha de pagar a 299 pesos, si bien le va. Un español medio, es decir, uno que en su país gane el salario mínimo, podrá comprar este libro con dos o tres horas de trabajo; a nuestro mexicano medio, por el contrario, no le será suficiente la paga de tres días para poder adquirirlo. ¿Y no es esto minimizar al mexicano, considerarlo un ente inferior? «No te mereces este bien, pero, puesto que lo quieres, tendrás que talonearle mucho para adquirirlo»: tal es el mensaje que el librero envía a su visitante.

¿Y esa moda de forrar los libros con papel celofán, ¿no es también un agravio? Quizá sea éste el momento para incluir aquí un recuerdo personal. Una vez que saqué un libro de su envoltura plastificada, el dependiente de una librería de mi ciudad me miró indignado y me dijo como si le hablara a un niño:
-Eso no se hace, señor.
A lo que respondí con paciencia y amabilidad:
-Lo que no se hace, señor, es comprar un libro sin saber lo que contiene.
¿Cómo voy a llevármelo si ni siquiera le puedo ver el índice?
Pero el dependiente se enojó aún más, me arrebató el libro de las manos
–cual si se tratara de una corona de la Virgen que ya se llevara el ladrón- y me
volvió a decir indignado:
-O se lo lleva así como está…
Pero no lo dejé terminar: me di la media vuelta y me marché; ya era mucho, y además no se puede tratar así a la gente.
En otra librería que conozco, bien visible en un muro, hay un letrero que dice: «Ponga usted su mejor sonrisa, pues está siendo grabado por una cámara secreta», lo cual es una manera de decir: «Cuidado, delincuente lector: un solo movimiento en falso, o sospechoso, o misterioso, y ya verá». ¡Qué denigrante!

Nuestro mexicano medio, pues, compró el libro de Eco como estaba (forrado y a un alto precio) y se encaminó a su casa. Acompañémoslo hasta allá. Él, como ya dijimos, ese libro no va leerlo, pues se trata de un regalo que va a hacer esta misma tarde, pero lo que sí deberá leer es un mensaje que le envía la Secretaría de Finanzas recordándole el pago de la tenencia de su auto. En otro país del mundo se comprendería que tener un auto es parte de los derechos de un ciudadano; pues bien, en México no lo es. En otras partes acaso se paga un impuesto a la Tesorería sólo en una ocasión, al comprar el vehículo; pues bien, aquí hay que pagarlo cada año. Y así el mexicano recibe del gobierno un mensaje que dice: «No te mereces un auto, pero si quieres tener uno, deberás págame cada vez que te lo indique. ¡Y no protestes, porque ya se acerca ese día fatídico para ti, pero venturoso para mí».

En un libro de Corman McCarthy, el famoso novelista norteamericano, me encuentro con el siguiente chiste de mal gusto: «¿Tú sabes por qué Jesucristo no nació en México?… Porque no huno forma de encontrar una virgen. Ni a tres hombres justos que hicieran de reyes magos» [El abogado del crimen, México, Mondadori, 2013, p. 48].

Habría que acompañar a nuestro mexicano medio por las calles de la ciudad y por muchos otros lugares, pero, como hemos dicho, no tenemos tiempo para ello.

Quede como conclusión de nuestro viaje que el mexicano sí que se siente inferior, pero no porque lo sea, sino porque en todas partes le han dicho que lo es y él ha acabado creyéndoselo.

Lee también: Saber que vendrás | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#4 Tiempos

¿Por qué no hay influenza -ni sincicial-? | Columna de Andreu Comas García

Publicado hace

el

La Ciencia de la Salud

Cuando hablamos de influenza, no hablamos de un solo virus mas bien son muchos tipos y subtipos de virus. Tenemos influenza tipo A, B, C y D. La influenza A puede afectar humanos, aves, cerdos, caballos, perros, etc., en cambio influenza tipo B y C solo afecta al humano.

Los virus de influenza son uno de los patógenos que están clasificados como una amenaza para la supervivencia de la raza humana. Los virus de influenza A al tener la capacidad de infectar a múltiples seres vivos, son capaces de generar nuevos virus de influenza mediante el intercambio de sus genes con otros virus e influenza A. A este mecanismo se le conoce como cambio antigénico mayor. Estos virus también pueden generar pequeñas modificaciones en sus proteínas de superficie (hemaglutinina y neuroaminidasa). Las pequeñas modificaciones en sus proteínas de superficie son denominadas cambios antigénicos menores.

Los cambios antigénicos mayores son los culpables de generan nuevos tipos y subtipos de influenza, y por lo tanto causan la aparición pandemias de influenza. Se estima que cada 10 a 40 años ocurre una nueva pandemia de influenza.

Los cambios antigénicos menores son producto del efecto que ejerce el sistema inmune particularmente el mediado por anticuerpos (ya sea por infección natural o por vacunación). Esta presión causa pequeñas modificaciones en las proteínas que tienen que ver con unirse, entrar y salir de la célula. Los cambios antigénicos menores son los responsables que cada año haya que modificar la composición de la vacuna de influenza.

En el caso de influenza B este no hace cambios antigénicos mayores, únicamente cambios antigénicos menores y por lo tanto no causa pandemias. La influenza C solo infecta al humano, generando casos esporádicos, pero sin capacidad de causar epidemias ni pandemias. La influenza D es muy similar a la influenza C, pero esta solo afecta a los cerdos.

Los virus de influenza A y B, junto con el virus sincicial respiratorio (del cual escribí hace unas dos semanas) son los tres principales patógenos respiratorios que afectan al humano. Cada año existe a nivel global una competencia entre los virus de influenza con el virus sincicial respiratorio para ser el principal patógeno que infecta la vía respiratoria de los humanos.

Ecológicamente, influenza tiene varias diferencias con respecto al virus sincicial. Influenza infecta a múltiples seres vivos y el sincicial solo a humanos. Para los virus de influenza tenemos vacunas y medicamentos antivirales específicos y para el sincicial no. La duración de la enfermedad y del tiempo en que una persona es infecciosa, es mayor para el sincicial que para influenza. Finalmente, la capacidad de infección del sincicial es mayor que la de influenza. Las epidemias de sincicial duran al menos el doble que las de influenza. Cuando en una población el virus predominante es sincicial casi no hay circulación de influenza y viceversa.

La interacción ecológica o poblacional de ambos virus se puede explicar con la teoría de presa-depredador generada por Alfred Lotka y Vito Volterra en 1926. Por todo lo explicado antes sabemos que existe un agente superior y predominante es decir el depredador (el virus sincicial respiratorio) y un ser cuyo tamaño de la población esta limitada por la presencia del depredador, es decir la presa (los virus de influenza).

Cuando predomina a nivel mundial la circulación del virus sincicial respiratorio, particularmente el subtipo A, entonces la circulación de influenza es mínima. Las epidemias de sincicial duran más tiempo y causan mas casos, hospitalizaciones y muertes que las epidemias de influenza. Cuando por motivos climáticos o por que se alcanzó la inmunidad colectiva (de rebaño) en los niños menores de cinco años, entonces predomina influenza y causa su brote anual. Las epidemias de influenza duran menos tiempo y son más abruptas.

Sí en una temporada de otoño-invierno predomina el virus sincicial tipo B en lugar del A, este no es tan infeccioso y por lo tanto influenza puede vencer a su depredador y causa epidemias de mayor tamaño. La adaptación de la teoría presa-depredador a la explicación ecológica entre el sincicial y influenza fue propuesta por uno de los mejores matemáticos de América Latina, el Dr. Jorge X. Velasco Hernández y la Dra. Mayra Núñez (ambos chilangos) y recibió el nombre de la Teoría de la Superinfección.

Mediante esta teoría hemos logrado entender como ambos virus compiten en las poblaciones de seres humanos durante las épocas de mayor transmisión de ambo virus (otoño e invierno). Además, nos ha permitido aprender como la presencia o ausencia de uno afecta al otro.

Desde que apareció el SARS-CoV-2 la cantidad detecciones y hospitalizaciones por influenza y el sincicial se han vuelto escasas, por no decir anecdóticas a nivel mundial. Prácticamente ambos han dejado de circular entre los humanos.

Este fenómeno podría tener varias explicaciones. La primera sería que debido al diagnóstico masivo que se esta haciendo de SARS-CoV-2 no se este buscando influenza ni sincicial. Sin embargo, en los lugares donde aún se hace la búsqueda de virus respiratorios no se reporta una cantidad relevante de influenza ni de sincicial.

La segunda explicación podría ser que el uso de mascarillas, geles antibacteriales, distanciamiento social, cierre de fronteras, disminución/suspensión de clases y cuarentenas haya impedido la circulación de ambos virus. Probablemente todas estas estrategias hayan facilitado la desaparición -momentánea- de influenza y sincicial, pero tampoco han sido estrategias que hayan parado por completo la circulación del coronavirus. Entonces, ¿por qué sería que dichas estrategias sí funcionen muy bien contra influenza y sincicial pero no contra el coronavirus?

La tercera explicación retoma la Teoría de la Superinfección. Ahora llegó al ser humano un depredador mas dominante y poderoso, el coronavirus. El SARS-CoV-2 tiene mayor capacidad de transmisión que los otros dos, su periodo infeccioso es mayor, hay nula historia de anticuerpos en el ser humano, no hay tratamiento específico y apenas vamos teniendo vacunas disponibles.

Por lo tanto, la explicación más plausible sería que la desaparición -por el momento- de influenza y sincicial se debe a la circulación predominante y masiva del SARS-CoV-2 como nuevo depredador y por lo tanto este ha desplazado a los otros dos.

¿Entonces estamos ante el fin de influenza y sincicial?, no. Ahora más que nunca es muy importante que todos los países estemos realizando no solo detección de ambos virus, también su caracterización. Esto es de gran relevancia porque existe la posibilidad que para que influenza o el sincicial puedan vencer al coronavirus se generen nuevas variantes virales. La presencia de nuevas variantes de estos virus podría llegar a causar una nueva pandemia de influenza o un gran brote de sincicial.

Lee también: Ciencia básica y libertad de expresión | Columna de Andreu Comas García

Continuar leyendo

Opinión