Columna de NefroxDeportes

¿Cuánto sirve? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

México será el próximo domingo un participe de la final del campeonato mundial de futbol sub-17.

Nuevamente los seleccionados menores de este país futbolero levantan la mano para gritar que en México ¡sí se puede!

Al igual que en 2005 y en 2011 la selección jugará una final contra un equipo sudamericano, y si sumamos los otros dos máximos logros de selecciones nacionales (copa confederaciones 1999 y Juegos Olímpicos 2012) será la quinta vez contra un rival de sudamérica, curiosamente 4 veces Brasil.

Ahora bien, ¿cuánto sirve ser campeón del mundo en un sub-17? Hace más de 10 años (en Perú 2005) nos ilusionamos mucho con el futuro tan prometedor de esa primera selección campeona, para 2011 las cosas se tomaron con mayor tranquilidad, al jugar de local era casi una obligación el levantar la copa. Hoy a visperas de una nueva final de campeonato del mundo, Brasil 2019 no huele a esperanza, huele a una historia que ya nos sabemos.

Puede ser que México termine ganando la copa y regresando con las ilusiones al país, o puede que perdamos y nos conformemos con el clásico “ya merito” pero de lo que estamos claros es que nadie se va a ilusionar en que estos nuevos “niños héroes” son los que nos llevarán a ser campeones del mundo en 2026, más bien el clamor popular será decir, es la misma historia, llegar lejos pra fracasar después.

Y es que de poco sirve un proceso donde no se concreten las cosas, México es un país que ha demostrado que en condiciones similares puede competir al tu por tu contra cualquier nación, pero que en la explosión deportiva de los jugadores las cosas no se mueven ni cerca de los grandes niveles. México no tiene ni ha tenido muchos jugadores en los clubes tops del planeta, y mientras eso no suceda, los jugadores mexicanos seguirán en la mediania de un futbol sin competencia real.

El verdadero paso del futbol mexicano no está en los procesos, no está en ganar campeonatos mundiales juveniles, el verdadero paso está en la calidad individual de cada uno de los jugadores, en la posibilidad de emigrar a grandes clubes y de competir en la elite del futbol mundial. Ojalá pronto el salto se complete, el paso se de y los éxitos se puedan recoger en todas las categorías.

Por lo pronto que las cosas fluyan y que el domingo sea un nuevo domingo histórico para nuestro muy golpeado futbol mexicano.

Recomendamos leer también: Nico, solo Nico | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Nota Anterior

Que se pongan a trabajar, dice Gabino Morales a diputados que lo acusan

Siguiente Nota

(VIDEO) Mujer recibió una descarga tras caerle un cable de alta tensión