Columna de Sebastián EscorzaDeportes

El día en que Matosas “echó la sal” | Columna de Sebastián Escorza

En Cancha Rival

 

La sal, uno de los condimentos que no pueden faltar en la mesa y que además está rodeada de muchos mitos, ha formado parte de la vida como director técnico de Gustavo Matosas, el ahora timonel del Atlético de San Luis.

Ocurrió en la final del Clausura 2014. Las cámaras captaron a Matosas limpiándose la nariz y vertiendo sal de manera discreta sobre el campo del Pachuca, cuando el uruguayo dirigía a León, equipo al que le dio el ascenso y, tras esa final, el bicampeonato en la Liga MX.

Dicen que tirar sal es de mala suerte, pues en tiempos antiguos se consideraba un bien precioso, pero también se dice que se puede esparcir una pizca de sal por detrás del hombro para “ahuyentar las malas vibras” (o algo así).

Y así fue, León se coronó en el partido de vuelta en “El Huracán”; Gustavo le ganó la partida a Enrique “El Ojitos” Meza en el tiempo extra y, así, el charrúa cerró un ciclo de ensueño con la fiera, equipo que permaneció 10 años en segunda división y ahora daba un golpe de autoridad en el futbol mexicano, pero el sueño terminó.

La sal que tiró Matosas sirvió para consagrar a los esmeraldas en la cima del balompié azteca, pero a partir de ahí, todo fue a la baja para el estratega uruguayo.

Pese a que la afición de León pedía a gritos que Matosas se quedara, el técnico firmó con águilas del América, uno de los equipos que venció en las finales del bicampeonato y que se interesó en sus servicios por el juego vistoso, dinámico, y los recientes resultados que había conseguido, pero esta vez las cosas serían diferentes.

Los tuzos no olvidaron la sal en su estadio, un gesto que para nada gustó a los hidalguenses, y una vez que Gustavo Matosas regresó a Pachuca, ahora con América, los aficionados blanquiazules le arrojaron sal cuando el timonel salió a la cancha:

El paso por América estuvo envuelto entre claroscuros, pues en los 25 juegos que Matosas dirigió, los azulcremas ganaron la Liga de Campeones de la Concacaf ante el Impact de Montreal, metiendo al conjunto de Coapa a la final con una voltereta frente al Herediano de Costa Rica, equipo con el que perdieron 3-0 en la ida, pero al que derrotaron 6-0 en el estadio Azteca.

El campeonato de la confederación poco ayudó para que Matosas siguiera en el plantel, las diferencias con la directiva sentenciaron la continuidad del entrenador, quien tomó las riendas de Atlas inmediatamente después de su renuncia.

En Jalisco las cosas tampoco marcharon bien, Matosas apenas dirigió en 23 encuentros y, esta ocasión, el timonel hizo una mala campaña con los zorros; la buena fortuna que consiguió en el estadio Hidalgo poco a poco se diluyó y Gustavo Matosas, luego de algunos meses en el desempleo, viajó a Arabia Saudita para dirigir al Al-Hilal. Poco a poco el bicampeonato conseguido con León quedaba en el olvido y Matosas se iba de México por la puerta de atrás, sí, con campeonatos, pero con una despedida con un sabor amargo.

17 años, 17 clubes

Al presentar su renuncia como director técnico de la Selección Nacional de Costa Rica, Gustavo Matosas afirmó que «era aburrido» entrenar a esta clase de conjuntos al no contar con los jugadores en el día a día; esta molestia llevó al técnico a decantarse por el Atlético de San Luis, el equipo de la ciudad donde vivió cuando era niño.

Excluyendo a León, equipo con el que consiguió la gloria, Matosas ha tenido un paso muy corto por los clubes alrededor del mundo. Desde que debutó como entrenador en el Villa Española de Uruguay en septiembre de 2002, Matosas suma ya 17 equipos, un promedio de 1 club por año, aunque los equipos en los que menos duró fueron el Al-Hilal de Arabia Saudita y el Club Estudiantes de La Plata con 5 y 7 cotejos dirigidos respectivamente.

En su presentación oficial con el Atlético de San Luis, Matosas fue cuestionado sobre qué hará para evitar el aburrimiento en el banquillo potosino: «llevaré unos auriculares (…) el día a día es lo que necesito para sentirme contento», esa fue la respuesta del técnico.

¿Será que Matosas encuentre por fin en San Luis la fórmula para volver a ser uno de los técnicos top de la liga mexicana? La historia da revanchas, y aunque el uruguayo niegue haber regresado por una, su estilo de juego ofensivo y su mentalidad serán factor para sumar en la Liga MX y para ganarse la confianza de los jugadores.

También lee: Alfonso Sosa y un “gracias” poco sincero | Columna de Sebastián Escorza

Nota Anterior

Así amanece el precio del dólar hoy 10 de septiembre en SLP

Siguiente Nota

El PAN organizará el "Mercadito Azul" en Morales; ¿por qué?