#4 TiemposDesde mi clóset

El cuerpo que encarnamos | Columna de Paul Ibarra

Desde mi clóset

 

La acción política a través de la cual una persona encarna una identidad, complejiza la forma en la que se entiende la representación corporal. El cuerpo es cuerpo en tanto existan prácticas culturales que lo pongan en movimiento. Un cuerpo estático es aquel que propone el sistema normativo, aquella estimación de cómo debería ser, parecer y relacionarse un cuerpo con la otredad que convive en un contexto individualizante como el promovido por el poder global.

El cuerpo que se espera desde los contratos sociales contemporáneos responde a una suerte de fenómenos culturales en pos de la emancipación de las colectividades, que, por un lado, son cooptadas por el propio torbellino institucional, para ser colocadas en un modelo unívoco que busca estructurar algoritmos para la construcción de necesidades para el consumo.

Inferir sobre la posibilidad de la abyección frente al mandato vigente, activa los mecanismos defensivos del propio aparato estatal. Esos cuerpos que importan de los que Judith Butler ha hablado, son aquellos que justamente se adhieren, de alguna u otra manera a los cánones del régimen. Esta normalización de las corporalidades facilita construir un plano etéreo de aparente naturalidad en las expresiones y prácticas corporales.

Graciela Sánchez, académica de la UAM-Azcapotzalco, al pronunciarse sobre la necesidad de trazar una ruta crítica que permita dar luz pobre la posibilidad de una ética corporal. ¿Hasta dónde lo natural está atravesado por los insumos culturales? ¿De qué manera la historicidad del cuerpo, la memoria colectiva, la ritualidad corpórea, facilitan la construcción de narrativas normativas?

Si bien, la proliferación de subjetividades que emergen en distintos espacios ha facilitado cuestionar la naturaleza de los cuerpos representados por la llamada humanidad, lo cierto es que se dan por sentados una gran cantidad de supuestos predeterminados por la cultura.

RuPaul, una de las Drag Queen norteamericanas más influyentes del siglo XXI, y quien ha llevado al plano artístico esta actividad cultural, entre otras, tiene una frase característica: “We’re all born naked, and the rest is drag”. Esta frase, explica con claridad la manera en que la humanidad ha desarrollado mecanismos para fomentar la normalización de determinadas prácticas corporales. Es por ello que resulta impertinente aseverar que lo concebido como natural es producto de los procesos culturales, como lo es pensar lo opuesto.

Dicho lo anterior, el cuerpo visto como un sistema complejo no solo se debería reducir a la descripción provista por la ciencia médica. La materialidad del cuerpo está relacionada sustancialmente con el aspecto intangible en el que se detonan los procesos psicosociales que derivan en normatividad corpórea.

Por tanto, ¿será que el cuerpo, la mente, el alma, son partes de un sistema complejo que se proyecta en distintos planos materiales? ¿Es el planeta que habita la humanidad un cuerpo, una mente y un alma, en el que cada persona, y elemento que lo habita, un sistema responsable del funcionamiento del astro?

Es necesario detenerse en este par de cuestiones un momento prolongado para intercambiar saberes y multiplicar las posibles respuestas. 

También lee: No es momento de portarse bien | Columna de Paul Ibarra

Nota Anterior

Reanudan clases en la FCA de la UASLP; no destituirán al director

Siguiente Nota

DIF estatal visitó un asilo para festejar el día del abuelo en SLP