#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

Nadie razona sin el ejemplo | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

La izquierda de brazo corto

Entender el razonamiento humano es tan complejo, a pesar que es el único que existe en la tierra. En los animales son instintos, aún cuando algunos especímenes animales dan muestra de raciocinio. La razón es siempre verdadera para quien la dicta y según el punto de vista como se observe, sin embargo, existen hombres incapaces de comprender la razón del otro, pareciera escucharla por primera vez, como un recién nacido en el regazo de su madre que no sabe cómo comer hasta que le enseñan.

Nuestra razón pudiera no estar sometida, sin embargo se censura al devenir de las circunstancias, las experiencias de vida deberían alimentar el pensamiento y sus respuestas, razonamiento actuante.

El hombre selecciona hechos para razonarlos, y aquí comienza la división de las cosas; envuelta y de la mano con las acciones del individuo, iniciando la verdad propia. La sinrazón es también ignorar lo que hacen los hombres cuando están despiertos, preferible soñar con luz para dar paso a olvidar lo que se sueña, nace el razonamiento colectivo.

Los individuos siguen lo común de las cosas, como burro tras la zanahoria, y aun así los hombres viven como si tuvieran sabiduría propia, ¿propia de quien? del grupo quien te vio moldeándote, o la sapiencia acumulada que hará mostrar lo mejor o lo peor de nosotros mismos.

Lo importante para la sociedad es el desarrollo armónico entre lo opuesto y sus contrarios, o los contrarios con lo opuesto, esto es democracia con pensamiento razonado.

LA DEMOCRACIA VENGADORA

Que daríamos por cambiar de temas políticos, económicos, sociales, violencia, desigualdad, pecados del hombre aún no absueltos, pero estamos inmersos a la sinrazón colectiva, comenzando con las hordas de políticos, salvajes destructores del entendimiento mutuo, atraviesan, aplastan las demandas de la colectividad, desdibujan el panorama ético de la política, degradan las ideologías, la vocación del respeto, diálogo abierto y los consensos, donde el pueblo se concentra entre los peores y los aberrantes, entre las aplanadoras pasadas y el dedo de dios.

Los mexicanos requerimos leyes, normas que nos hagan sentir seguros, que se castigue al delincuente y proteja a las víctimas, leyes de mano dura, de cero tolerancia para quien delinque. pero ¿qué vemos en las cámaras de diputados y senadores?, una fiesta de vituperios, mentadas, descalificaciones, todos contra morenos y morenos contra ellos mismos, dicen que las peores peleas se dan en familia y este es el caso de miembros de Morena, primero, Monreal que ha mostrado su músculo, su labia mejor dicho para quedarse con la mesa directiva del Senado imponiendo a una colega suya, aún en contra de Andrés Manuel López Obrador, ya hasta se hacen comentarios que será el próximo talón de Aquiles del presidente dentro de Morena.

En el Congreso de la Unión, los morenistas pretendiendo dar “pinochetazo” querían continuar con la mesa directiva, aun cuando las leyes dictan que será relevada cada año por las diferentes fuerzas políticas según el número de diputados que tenga cada bancada, al más puro estilo de Nicolás Maduro, el Bolivariano Venezolano, querido en su patria y en el mundo también.

Querían los señores de color marrón modificar la ley para continuar con la directiva de la cámara de diputados, dejaron por unos días a Porfirio Muñoz Ledo, mismo que les renunció, por desacuerdo con su compañeros de bancada. En un resbalón Porfirio profirió en micrófono abierto “¡chinguen a su madre!, vaya manera de legislar” y creo se quedó corto ante este atentado contra la democracia. Con un razonamiento de aniquilamiento de los contrarios, la mayoría morenista o más bien la cúpula privilegiada, como todos aquellos partidos convenencieros, Porfirio les dijo sus verdades.

Morenistas de izquierda corta: son mayoría pero no son los dueños de México.

SIN PUBLICIDAD…GOBERNADOR

Mitzi soñó con un futuro, ideales, vida plena y le truncaron sus anhelos, Karla, joven, ya con responsabilidades de una madre en plenitud, tuvo la desgracia de toparse con los ángeles del apocalipsis, la quemaron viva igual que un despojo material, no valió su dolor, ni las súplicas para salvar su vida. Después de estos hechos desafortunados llenos de violencia, hay que decirlo, la Fiscalía General del Estado realizó buen trabajo de investigación, llegando a la detención de los asesinos, aun cuando lo deseable sería la prevención y el cambio de estrategia en procuración de justicia y seguridad ciudadana, hace falta observar disciplina inobjetable, ejercer el presupuesto para seguridad sin regateos.

La recuperación del infante sustraído en el municipio de Huehuetlán fue otro logro, sin duda, pero no debe ser motivo de sacar “raja política”. Le otorgaron al gobernador, la oportunidad de entregárselo a su padres; primero: la Fiscalía se supone es un órgano autónomo, este es un caso judicial y no tendría que haber ninguna injerencia del Ejecutivo para intervenir; segundo: ¿quién le aconsejó al gobernador entregar al niño a los padres y él lo tomó con criterio político?

Solo para subir en las encuestas de aprobación, es la respuesta, cometieron un gran error, la ciudadanía sabe quién lleva las riendas y es el responsable de la seguridad y espera resultados, pero de eso a que el gobernador junto con su esposa hagan gala de triunfo, da como resultado un acto negativo. Así es la comunicación social, por un lado es una acción positiva la recuperación de un niño robado y es tema de gran sensibilidad social, pero ante la inseguridad desbordada y con una ausencia de mando firme, entonces, al realizar un despliegue publicitario, sobre todo en redes sociales, entregando al bebé a su madre, ejerce un impacto de desaprobación colectiva.

Como le hacen falta al gobernador asesores con sentido común, sin pretensiones personales, porque deben saber que los responsables de la seguridad de los potosinos es el gobierno del estado y si se hace algo bueno denlo a conocer pero sin triunfalismos que no corresponden a la realidad.

Nos saludamos pronto.

También lee: La intrascendencia de ser pueblo | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Diputados juran estar en contra de aumentar contrataciones en UEC

Siguiente Nota

“Nos queda dos años para revivir al PAN en Salinas”: Rodríguez Aguilar