Columna de Alma BarajasDeportes

Deportes para ricos | Columna de Alma Barajas

Capitana 13

 

Recién nos enteramos de que el presupuesto deportivo para el 2020 aumentó. Noticias van y vienen sobre la exatleta campeona mundial de atletismo y medalla de plata en Atenas 2004, actualmente Directora General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade).

Tiramos críticas al aire, nos quejamos del trabajo de la exatleta y, bueno, nuestras razones tendremos para hacerlo. Sin embargo, conociendo el aumento del presupuesto deportivo se espera las aguas se tranquilicen.

El tema central en estas líneas es que a sabiendas de que el deporte tendrá más apoyo económico próximamente, aún habrá deportes impracticables para muchos mortales de la vida rutinaria.

Y es que sin necesidad de ahondar mucho en cifras o datos precisos, no es secreto que hay deportes que necesitan forzosamente de solvento económico basto para poder ser practicados.

Que si el equipo de los futbolistas de americano, que si la cuota de la alberca para la natación, que si la mensualidad del gimnasio para la gimnasia artística, y así como estos ejemplos, hay deportes que no están al alcance de amplios círculos sociales.

¿Qué se puede hacer para revertir una situación real como esta que se vive día con día? No lo sé, planes de investigación para búsqueda de apoyos, donaciones, fundaciones, etcétera.

Y es que da coraje e impotencia, saber que solo los mirreyes de San Luis, criados en cuna de oro, en su mayoría son los que tienen alcance a las albercas, a los gimnasios artísticos, a las canchas de tenis, campos de golf o americano. Da coraje que se levanten el cuello llamándose los “mejores” cuando tienen ese título porque compiten contra otros mirreyes inútiles que solo fanfarronean por traer sandalias Nike, pero son inútiles.

El dinero compra reconocimiento deportivo, sí que lo compra. Por suerte hay deportistas que reman contra viento y marea; y con esfuerzo y entrega buscan de todas las formas posibles costearse, como decimos comúnmente, sus mensualidades en el club de raquet, en el de lucha, natación, patinaje, o roller derby, por dar ejemplos. Y brillan, brillan a pesar de no ser niños de papi usando las mejores marcas deportivas, a pesar de no tener transportes de lujos para llegar a sus competencias, a pesar de dormir, estudiar y trabajar al mismo tiempo, brillan en el deporte.

Porque los deportes no son baratos, y podríamos estar lejos, muy arriba de todos los medalleros de todas las competencias que quisiéramos. Talento sobra en México, descubrirlo es difícil, aunque a veces se descubre, pero entonces ahí entra el peor y más desastroso obstáculo: el maldito dinero. El deporte es para ricos (en gran parte), pero con suerte y el año que viene, el deporte será para todos (se vale soñar). 

También lee: Futbolistas color violeta | Columna de Alma Barajas

Nota Anterior

Atacaron embajada de EU en aniversario del 11 de septiembre

Siguiente Nota

Exigen investigar como feminicidio la muerte de una youtuber en Oaxaca