Columna de Alma BarajasDeportes

El futbol que asquea | Columna de Alma Barajas

Capitana #13

 

Tanto que me atrevo a defender al futbol soccer en todos los espacios donde escucho lo critican. Pero con estas situaciones, de verdad que es indefendible. La única palabra digna que encuentro y que no suene débil para señalar el acto que ya todos conocen es “inaceptable”, y es que no es de una o dos veces, ni tampoco es mala suerte. Las cosas directas: momentos agresivos en el futbol como el que se vivió en el Alfonso Lastras en días pasados se presentan constantemente en un deporte que más que desunir, debería unir, porque sí lo hace: el futbol es pegamento, es sonrisas, lágrimas, gritos ahogados de felicidad o de tristeza y entre abrazos o vitoreos, el futbol se convierte en pegamento. 

Pero no así, no como el pasado domingo, no con golpes, sangre, no con estos actos frente a niños, niñas, familias enteras, no así. ¿Qué tendrán en la cabeza? ¿Acaso hay estadísticas de los encuentros deportivos que terminan en riñas ya sea entre los jugadores o entre la afición? No, no las hay. El pasado fin de semana, me tocó ver; una pelea en el Parque Tangamanga II, otra en Tangamanga I, y después la del Alfonso Lastras. La semana pasada otras tres peleas en diferentes ligas, el juego que se llevaba a cabo en la cancha Adolfo López Mateos (instalaciones del Inpode) tuvo que ser controlado apagando las luces del campo para detener los golpes entre los jugadores. 

¿Eso es pasión? No, no lo es. El fanatismo como siempre dejando en mal al deporte, y las autoridades competentes solo pueden observar de lejos. Estas personas que atacan sin escrúpulos en lugares públicos y momentos inesperados, deberían además de ser castigados, analizados, y apoyados en el aspecto mental, porque de verdad que son un peligro para la sociedad. 

Y tú, si algún día has llegado a sentir rabia y has iniciado un ataque dentro del deporte de la forma que sea, expresando violencia física más allá de la verbal (ninguna de las dos permitidas en el deporte), corre a analizar también el porqué de tus actos. Por personas como tú, que escupen, que patean, que sobajan, que apuñalan rastreramente, gente como yo que ama el deporte, de repente se siente asqueada. Qué coraje, qué impotencia. Es una tristeza leer en redes el ya tan típico “pinches nacos”, sin poder replicar su peyorativa expresión.   

También te puede interesar: Rómpeme un pie, deporte, pero hazme feliz | Columna de Alma Barajas

Total Page Visits: 94 - Today Page Visits: 1
Nota Anterior

DIF SLP enviará despensas a damnificados por lluvias en la Huasteca

Siguiente Nota

Pepenadores acusan abusos de la Dirección de Ecología en SLP