#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

La copa que vale nada | Columna de Arturo Mena Nefrox

Testeando


¡Es un hecho! La Copa MX es el torneo menos importante de la actualidad en el futbol mexicano. Nada es igual que ser campeón de la Liga Mx, nada se iguala a luchar por el ascenso siendo campeón del Ascenso Mx y mejor aún, nada da más felicidad que lograr el campeonato de Ascenso. La copa, es un torneo segundón.

El gran problema de la copa en este país, es la ausencia de premio deportivo, más allá del orgullo de ser campeón y de un premio económico para el ganador. La copa es un torneo poco valorado.

En otros países, ser campeón de copa significa la posibilidad de ganar un lugar en un torneo internacional. Incluso en los Estados Unidos o Canadá este formato es posible: los ganadores de la US Cup y el Canadian Championship tienen un lugar asegurado en la Concacaf Champions League de cada año, pero acá no. Ser campeón de la Copa solo te premia para intentar ganar la “Súper Copa” en los Estados Unidos, y ya.

Creo que esto le ha restado interés por parte de muchos equipos, y el mayor premio que tienen algunos es la posibilidad de recibir partidos contra equipos populares en diferentes zonas del país. Tener de visita a América, Chivas, Cruz Azul o Pumas en sedes de liga de Ascenso, hace interesante para la taquilla de cada uno de los lugares.  

Atlético de San Luis ha calificado por primera vez en su historia a la segunda fase de la Copa, su rival es un gigante en el futbol mexicano, las Chivas; desgraciadamente para el cuadro potosino, el partido será de visitante, y saldrá como víctima en ese encuentro, por más que sea el actual campeón del ascenso y el superlíder de su división.

Si me preguntan que torneo prefiero, sin duda contestaré que la liga. Hoy estamos a un paso de regresar a Primera División, pero no veo con desprecio a la Copa: si bien no es relevante el equipo que ahí compite, tiene grandes momentos y buenas posibilidades de seguir mostrándose.  

A cerrar la liga y jugar la copa, que hoy más que otras veces, se vale comenzar a soñar con imposibles, dobles imposibles.

@Nefrox

También lea: Son personas | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

Cría recuerdos y te sacarán una sonrisa | Columna de La Varsoviana

Siguiente Nota

La niña del tanque azul | Columna de Óscar Esquivel