CiudadDestacadas

“El Chato” López quiere las 14 mil hectáreas de San Juan

Aunque por ahora busca que les cedan solo 2 mil hectáreas, un proyecto devela que busca quedarse con toda la comunidad

Por Roberto Rocha

El proyecto del desarrollo inmobiliario Las Cañadas contempla mucho más que las 2 mil 68 hectáreas que muestra el documento más reciente que han creado las inmobiliarias Espacios en el Horizonte SA de CV e Inmobiliaria Cañada de Lobos, propiedad de los empresarios Alejandro Tamayo Ibarra y Carlos “El Chato” López Medina.

En total, el proyecto inmobiliario de “El Chato” López en las comunidades de San Juan de Guadalupe, Tierra Blanca y San Miguelito, al sur de la ciudad, incluye más de 14 mil hectáreas, lo que representa el total de extensión de esas tres comunidades.

De acuerdo con un proyecto del año 2002, ese proyecto tomaba 2 mil 69 hectáreas de la comunidad de San Juan de Guadalupe, que serían aportadas a la Inmobiliaria Chinancalli. Esas mismas 2 mil 69 hectáreas son las que Espacios en el Horizonte SA de CV e Inmobiliaria Cañada de Lobos quieren actualmente que les sean aportados por comuneros de San Juan de Guadalupe, en la población de Tierra Blanca.

El proyecto de Chinancalli fue encargado por “El Chato” López al abogado Gustavo Barrera para construir un plan estratégico, por la urgencia de tener firme el cambio de uso de suelo necesario para el Desarrollo del Pedregal, en la zona que actualmente ocupa la avenida Chapultepec, cruzando el Periférico Sur y colonias aledañas, que fueron compradas hace 25 años a la comunidad de La Garita de Jalisco.

Sin embargo la búsqueda de López Medina de obtener esas más de 2 mil hectáreas tuvo que cesar por unos años debido al nombramiento de área protegida para la falda de la Sierra de San Miguelito, lo que, aunado a la confrontación interna entre comuneros, impidió que en 2002 se realizara el cambio de uso de suelo a la comunidad de San Juan de Guadalupe y sus anexos Tierra Blanca y San Miguelito.

Pero el Desarrollo del Pedregal se convirtió unos años después en un éxito de ventas, lo que motivó al “Chato” López a seguir en su estrategia para obtener los territorios de Tierra Blanca, por los que hoy pugna con apoyo del alcalde Xavier Nava Palacios.

El proyecto de Chinancalli contempla una primera etapa de 3 mil 156.01 hectáreas, en el que se incluyen un fraccionamiento y club de golf; centro comercial; desarrollo corporativo; terrenos para departamentos y residencias, tiendas departamentales, desarrollo de viviendas conocidas como “de nuevo interés social”, médica centro, centros comerciales para una nueva ciudad universitaria, un centro cultural, desarrollo hotelero, cementerio, espacio para campismo, escalada de montaña, paraderos para autobuses de pasajeros y tráileres, paraderos para turistas, cabañas, restaurantes, desarrollo escultórico, reserva ecológica, gasolineras, vigilancia y seguridad pública, bomberos; además de un apartado para vialidad, libramiento, presa y la reserva de 15 por ciento del terreno de la primera etapa para futuros desarrollos.

La primera etapa de Chinancalli corresponde territorialmente con el plan actual de Inmobiliaria Cañada de Lobos, con el proyecto de Desarrollo Las Cañadas, que se compone de 2 mil 69 hectáreas.

Sin embargo, Chinancalli contempla también una segunda etapa, de 11 mil 324.23 hectáreas, que se componen: mil 105.16 de suelo en pendiente baja; 984.18, de suelo en pendiente media; 63.03 hectáreas por vialidad; mil 374.78 hectáreas para el 15 por ciento de desarrollos futuros y 7 mil 796.09, de reserva ecológica. Esas más de 11 mil hectáreas, sumadas a las 3 mil 156, contabilizan las 14 mil 480 hectáreas de las 14 mil 495 que representan la totalidad de la comunidad de San Juan de Guadalupe y sus anexas Tierra Blanca y San Miguelito.

Ambas etapas de Chinancalli fueron presentados por “El Chato” López y sus socios en 2009 en las oficinas centrales de la Procuraduría Agraria.

El proyecto del desarrollo inmobiliario Las Cañadas además se publicita con la promesa de “integración de una nueva vialidad periférica”, que es la misma nueva carretera que prometían los fraccionamientos Monterra y el Gran Peñón, en esa misma zona del sur de la ciudad, que según fuentes cercanas a la comunidad de San Juan de Guadalupe, está en proceso de concesión para la empresa Meta, que forma parte de Grupo Valorán, quienes construyeron los libramientos Norte, Sur y Poniente, en los alrededores de la ciudad de San Luis Potosí.

Dicha carretera conectaría el sur de la ciudad con la Zona Industrial de San Luis Potosí, al atravesar la Sierra de San Miguelito. Esa nueva vialidad tendría además conexión con nuevos parques industriales a construirse en la ciudad.

 

También lea: Xavier Nava prepara otro intento por quedarse con Tierra Blanca

Nota Anterior

Decapitaron y cortaron las piernas a un indigente en Ébano

Siguiente Nota

Prosecutor investigates the murder of businessman Rubén Rangel