abril 14, 2024

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Salir de Egipto | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

 

 

«Empieza a salir quien empieza a amar», dijo San Agustín (354-430) al comentar un día, en la Catedral de Hipona, el salmo 64. El éxodo leído en clave de amor, la salida de Egipto como figura de esa otra gran salida de uno mismo que es amar.

El que ama, sale, dejando atrás padres, casa y hermanos, el jardín en el que jugó, los cuadernos en los que aprendió a hacer garabatos y los libros en cuyos márgenes dibujó sus primeros corazones. Como Abraham, como Moisés, el que ama emprende un largo camino en el que se le irá la vida.

Éste, a partir de entonces, ya no se preocupará obsesivamente por sí mismo, ni pensará sólo en sus intereses, pues su yo ya no tiene sentido más que en relación con el tú al que ama. Se pregunta: «¿Cómo es que pude vivir tanto tiempo sin él, sin ella?». La vida sin esta persona le parece inconcebible, y porque en el pasado vivió lejos de su mirada, el pasado ya no le interesa: lo puede dejar atrás. «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que por eso dejará el hombre a su padre y a su madre para unirse a su mujer?» (Mateo 19,4-5).

Amar significa abandonar la casa paterna, es decir, exiliarse, desterrarse. ¿Y qué otra palabra hay en el diccionario más terrible que ésta, que significa perder la tierra en la que hasta ahora y casi sin advertirlo se había sido más que feliz? Pero se trataba de una felicidad inconsciente, de una felicidad que se ignoraba a sí misma, y por eso el que anda en amores la desprecia: él, ahora, quiere ser feliz de otra manera.

El amor de su padre, de su madre, de sus hermanos y hermanas apenas lo conmueven: estos amores los tiene ya, pues son gratuitos; lo que él quiere en esta nueva etapa de su vida es un amor de otra especie: un amor que no se dé por descontado y que le cueste: un amor no regalado, sino conquistado. Y, así, un día se trepa al caballo de sus deseos, llena sus alforjas con ilusiones y dice como el Cid antes de abandonar las tierras de Castilla: «Agora nos partimos, Dios sabe el ajuntar».

Empieza el Éxodo, y, con él, las ceremonias de la despedida. Las últimas cenas en la casa de su padre las hará de prisa, de pie y atragantándose, como los judíos en la noche de Pascua. Tiene prisa por salir. Lo espera otra tierra, una tierra que mana leche y miel. De su casa no se llevará casi nada; parte, como decía Machado, ligero de equipaje. De hecho, un turista llega siempre con más maletas a Madrid que un recién casado a su nuevo hogar: no quiere que nada ni nadie le entorpezca el paso.

Pero no es fácil salir. ¿Quién dijo que lo era? Basta leer el libro del Éxodo para darse cuenta de que los judíos, una vez cansados de tanto caminar, empezaron a extrañar las ollas de Egipto, esos platillos suculentos que les preparaba mamá sin quitarles el sueldo. ¿Por qué salieron de Egipto si allí, después de todo, no lo pasaban tan mal? Y se agitaban entre las dunas, diciendo: «¿Acaso no había sepulturas en Egipto para que nos hayas traído a morir en medio del desierto? ¿Qué has hecho con nosotros sacándonos de Egipto?» (Éxodo 14,11). Gruñen contra Dios (tal es el verbo del original hebreo: gruñir) por haberlos engañado con espejismos. «Por el odio que nos tiene nos ha sacado Yahvé de Egipto, para entregarnos a manos de los amorreos y destruirnos» (Deuteronomio 1,27).

«¡Así que esto era el amor!», exclama el recién salido cuando sus pies pisan por primera vez las piedras ardientes del desierto. «¿Solamente esto? ¡Y yo que creí que!… ¿Dónde está entonces esa famosa tierra que mana leche y miel?». Mira hacia el infinito y no ve más que arena, soledades que no se acaban. Se desespera.

Secretamente, aprovechando las fugaces ausencias de aquella que lo expulsó de Egipto, le viene la tentación de construirse un becerro de oro, un ídolo que lo consuele y lo saque del apuro en el que se ha metido.

Las comidas en el desierto le parecen insípidas. ¡Siempre saben a lo mismo! «¿Para qué nos sacaste de Egipto, para matarnos en el desierto? No tenemos ni pan ni agua y ya estamos hartos de esta miserable comida» (Números 21,5). ¡Qué distinto era comer en Egipto, en casa de su madre! ¡Ella sí que sabía hacer las cosas! En Egipto, además, podía darse el lujo de abrir una cuenta de banco y comprarse un auto modesto, aunque del año; en cambio ahora todo lo tiene que dar para no recibir a cambio más que esa comida que ya le sabe a plástico o a algo aún peor. Incluso llega a preguntarse: «¿Y por qué tengo que mantener a esta panza aventurera?»; se lo pregunta cuando ve encima de su cama dos o tres bolsas de El corte inglés llenas de vestidos y pantalones todavía con la etiqueta puesta…

El amor humano y el matrimonio cristiano leídos desde la aventura de la salida de Egipto. ¡Jamás se me había ocurrido! Sería, sin duda, una lectura provechosa. Los esposos deberían leer juntos el libro del Éxodo, pues las pruebas de aquellos peregrinos en el desierto son sin duda sus propias pruebas en este otro desierto en el que a veces se convierte el amor. El desierto del amor: así tituló, ni más ni menos, François Mauriac (1885-1970) una de sus novelas más bellas.

Leer juntos el libro del Éxodo. Claro, siempre y cuando reconozcan, al final de la lectura, que también para ellos fueron dichas estas palabras: «No temáis, estad firmes y veréis la salvación de Dios, pues los egipcios que ahora veis, no los volveréis a ver jamás. Yahvé peleará por vosotros; vosotros no os preocupéis» (Éxodo 14, 13-14). Después de tanta lucha, sol y arena siempre estará la tierra prometida.

[email protected]

 

También lea: Carta a un adversario | Columna de Juan Jesús Priego

#4 Tiempos

Ridículo de fin de semana | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

¿Por donde empezamos? El final de temporada para San Luis es un monumento al desastre, un verdadero fracaso con letras mayusculas pero también un absoluto ridículo en una liga que de por sí ya es bastante extraña y mediocre.

San Luis se murió de nada en el partido contra Juárez, ni tres tiempos le sirvieron para derrotar a un equipo que en el papel es inferior. De milagro ese encuentro terminó 2-3, los de la frontera merecían por lo menos dos goles más, San Luis una pena en la cancha y otro más en su infraestructura.

En esta columna hemos intentado entender a Gustavo Leal, muchas veces hemos aplaudido las virtudes del atrevimiento por instalar un sistema de juego propio, hemos defendido que el equipo tenga pocas variantes con tal de no darle la vuelta a su forma de juego, pero esto ya es indefendible, un equipo con menos puntos, que pelea la multa, que no tiene una idea concreta, no puede venir a ganarte en casa, en el partido más trascendente del final de temporada, si ya habíamos tocado fondo con la derrota en Querétaro ¿esto que fue?

Pero paremos de criticar la cancha, donde no hay argumentos que los salven, ahora vayamos con la directiva. Que lindas son las promesas cuando de amor se tratan, cuando todo va bien, vale la pena parar la oreja para que nos endulcen con un futuro mejor. Pero gran error cuando ese amor se acaba, las promesas incumplidas son las primeras que reciben el reclamo.

Ya hace tiempo Jacobo Payán nos prometió una pantalla gigante en el Alfonso Lastras, un alumbrado de primera y un equipo que pelee liguillas… promesas incumplidas, ridículo mayúsculo lo del fin de semana.

Increíble que un alumbrado no pueda funcionar como debe, ya lo había mostrado, lamparas que no encienden en su totalidad, el juego de luces que no ha podido mostrarse bien en un partido (por ejemplo en los goles) y ahora el colmo es no poder concluir un partido por falta de alumbrado, digo, para eso mejor nos hubiéramos quedado con las luces originales. Y de la pantalla, mejor ni hablamos, nos dijeron que en enero, luego que febrero, literal será para abril o para mayo, pero ante los resultados actuales, parece que mejor para el siguiente torneo, un verdadero ridículo las palabras del presidente, casi tanto como cuando aseguraba que André Jardine, no se iría del equipo el torneo anterior.

En fin, mucho que recuperar, mucho que estudiar para intentar levantar este barco el siguiente torneo, lo mucho que se había ganado el campeonato anterior, se ha ido muy lejos en estos meses de 2024, ojo que la afición no es tonta, no olvida y al final, lo va a reclamar. Que no se vuelva a repetir un ridículo tan grande (en la directiva y en la cancha) como el de el pasado fin de semana.

También lee: Se acaba el torneo | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El protagonista más desagradable puesto en una película | Columna de Guille Carregha

Publicado hace

el

CRITICACIONES

 

Miren, no sé cómo están los algoritmos de publicidad en sus cuentas de YouTube, pero si hay dos cosas que no dejan de aparecerme a cada rato son anuncios de los Mormones (nivel, puedo recitar de memoria el comercial que empieza con “Soy Élder Ávila. Soy la hermana Palma Reyes…” apenas escucho el primer segundo de la cancioncita whimsical que le pusieron de fondo), y todo el carrusel de posibilidades publicitarias de la plataforma Mubi.

                  En específico, durante el último mes, no había día en donde no me enjaretaran el tráiler de la película Passages por lo menos diez veces al día. Por lo menos. Y, o sea, por supuesto que podía presionar el clásico “saltar anuncio” a los cinco segundos para no verlo, ¡pero eso significaba tener ver esos cinco segundos! En otras palabras:

                  “It’s my party and my husband doesn’t wanna dance with me.”

                  “I’ll dance with you.”

                  “Do you know what I did last night?”

                  “No, but whatever it was you sound very excited.”

                  Se unieron a las filas de “enunciados que vivirán por siempre en mi memoria sin pagar renta” a partir de ahora. Ya me sabía el ritmo del tráiler. Podía recitar los diálogos de memoria, usando las mismas entonaciones extrañas que usaban los actores, siguiendo los cues musicales en el fondo, para saber EXACTAMENTE en qué momento podía darle clic al “Saltar Anuncio”. Era desesperante.

                  Por supuesto, siempre está la posibilidad de contratar YouTube Premium pero, a pesar de que mi título dice que me gradué de la ECC de la UASLP, todavía tengo algo de dignidad y principios.

                  Un par de veces me tomé el tiempo de ver el tráiler completo. Aparentemente, era una especie de thriller romántico en donde uno de los involucrados en un matrimonio homosexual decide tener una mujer amante, y el meollo de la película era ver cómo este sujeto navegaba las turbias aguas de la infidelidad sin ser descubierto. Muy noventera la premisa, la verdad, con la novedad de que ahora era una pareja gay como el gancho para atraer al público. Para ser honesto, el tráiler no la hacía ver tan interesante como creía.

                  Unas semanas después, y por razones totalmente ajenas al “ya estoy harto de ver este video todos los días”-ismo que vivía, me hice de una cuenta de Mubi. Una vez que vi las cuatro películas por las que realmente contraté el servicio, a través de la esquina de mis ojos pude ver la thumbnail de Passages. Y, pues, como ya estaba aquí, y ya se había hecho el cargo, pues ¿por qué no sucumbir ante la mercadotecnia capitalista y darle una oportunidad a esta película?

                  Porque el personaje principal, Tomas, es el ser más insufrible y mamón que haya visto en años siendo plasmado en una cinta. Es como un Sheldon Cooper de la primera temporada de The Big Bang Theory, pero a la octava potencia y sin la excusa de que se supone que sea gracioso, sino que debe parecerte interesante. Y, bueno, quizá en cuestiones cualit ativas se pueda encontrar a algún otro personaje que represente una cúspide más alta en estos aspectos, pero apostaría que, de ser así, al menos lo harían con algo de carisma. Este individuo tiene menos carisma que un tronco rodando por las escaleras aplastando al perro.

                  Pero, bueno, eso no lo sabía antes de ponerle play al stream de esta película. Yo solo sabía que estaba a punto de ver un thriller romántico. Y, pues, tampoco, no.

En el minuto 10 aproximadamente, el individuo deleznable este a quien nos vemos forzados a seguir a lo largo de los 90 minutos de película, llega a su casa por la mañana y le dice a su esposo “ayer tuve sexo con una mujer” antes de dejarle tomar su café de la mañana. Pero no le comparte este hecho con la esperanza de hacerlo enojar o triggerear de esta forma que se disuelva su matrimonio, sino con la esperanza de que éste lo felicite y se emocione por su constante búsqueda de sensaciones extremas. Es un velado “álabame, esposo, porque aún soy insaciable en mi búsqueda de emociones fuertes”. Y, como buen (¿o mal?) esposo millenial que cree que proponerle a su esposa que abran la relación para que él pueda (supuestamente) tener sexo sin control con quien se le ponga enfrente, este tipo le recomienda a su esposo que haga lo mismo para ser feliz.

Obviamente, no funciona.

Y entonces dices “ah, ok, la película va de cómo intentan salvar su matrimonio mientras la chicha en cuestión se enamora perdidamente del sujeto y es otro tipo de thriller”.

No.

Tampoco.

Es acerca de cómo Tomas disfruta ser egocéntrico, deleznable, de cómo vive la vida poniéndose a sí mismo como única prioridad, y cómo generalmente se sale con la suya porque, supuestamente, tiene carisma.

Nunca odié a un personaje tan profunda y rápidamente como a Tomas. Desde la primera escena, donde se nos muestra que es un director de cine, de esos que son obsesivamente perfeccionista y básicamente le dicen a sus actores “¿qué tal que hacemos otra toma en donde no lo haces súper culero y sí lo haces bien?” con cualquier detalle por más mínimo que fuera, lo desprecié. Se sentía como una carga narcisista y egocéntrica sin casi ningún encanto o razonamiento interesante detrás de sus acciones aparte de su extremo amor por sí mismo y su deseo de “experimentar cosas”.

Puaj.

¡Y a lo largo de toda la película apenas y recibe algún castigo por su comportamiento!

Honestamente no creo que pueda odiar a alguien más que él. No tiene cualidades redentoras, ningún encanto y además tiene una cara extremadamente golpeable. Todos los que lo rodean deberían (y en realidad se demuestra que, en efecto) estar mejor sin él en sus vidas.

Es una pena, porque los tres actores principales hacen un trabajo excelente. Se siente que lo están dando todo de sí en cada escena y realmente se esfuerzan por contar la historia que les dieron. El problema es que la historia que les dieron es un cascarón vacío.

Esta película es uno de esos “estudios de personaje”, pero está completamente desperdiciado en un narcisista despreciable. Además, resulta ser una película que no parece tener mucho que decir sobre todo el asunto. De hecho, incluso parece concluir con una nota de “la gente de mierda siempre será una mierda”, con un toque muy extraño de “¡pero ellos también tienen sentimientos!” aderezando ahí la cosa para darle “más profundidad”

Y no.

Simplemente no.

Mejor me hubiera unido a los Mormones. Al menos ellos sí se ven felices.

También lee: The Babadook o “la película de 2014 que es huesera, pero bien hecha” | Columna de Guille Carregha

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Decálogo para candidatos | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

APUNTES

Luego de picarme los ojos (y algunos otros orificios), rascarme la panza (y algunas otras partes del cuerpo) pensando en las “campañas” que ya están, en la teoripráctica, en ruta, es que decidí compartir por lo menos un decálogo de humildes sugerencias para ver si los candidatos, de todos los colores, le imprimen un poco de cuerda, ánimo, pila, galleta, un Ensure, o cualquier otro energético a sus aspiraciones para convertirse en animosos servidores públicos.

Y es que, a menos que me haya quedado ciego o esté viviendo en una cueva obscura en Marte, siento ganas de bostezar por casi todas (hay excepciones) las campañas.

Para poner un ejemplo, desde mi punto de vista así como el de muchos potosinos, si los candidatos fueran pasajeros de camión urbano, estarían en el parador, dormitando, cabeceando o de plano recargados a la de “una patita arriba” esperando algo, pero ese “algo” no saben exactamente si es el camión o un taxi, un “raid” ser atropellados o si están esperando en la fila de las tortillas.

Por cierto que aquí cabe una precisión que me hicieron ver respecto a una entrega anterior en la que compraré a los “quieroquevotenpormi” con caballos de carrera, en la que escribí que si fueran equinos en hipódromo, el conejo ya les hubiera dado dos vueltas.

Bueno, pues lo anterior es incorrecto porque en los hipódromos los caballos no persiguen un conejo, no persiguen a nada en realidad, excepto el triunfo.

Debo decir en defensa que, estoy consciente del error y que los que persiguen conejos en las carreras son los galgos, pero caray Culto Público, se me hizo muy feo andar comparando candidatos a esto y el otro, con perros.

Acabado el intro y la precisión, va el decálogo. Le pido como un favor especial que si usted conoce a alguno de estos personajes hoy plasmados en espectaculares, volantes, bolsas, pulseras, o casi en cualquier otro artículo utilitario, le haga llegar este decálogo que no escribo con la intensión de “ayudarles” sino, para que todos nosotros no fallezcamos de aburrición de aquí al 2 de junio.

Señores candidatos:

1) Olviden las estrategias del 2021,2018 y todas las anteriores. La ciudadanía, sus aspiraciones y sobre todo la forma en que consumen productos de propaganda e información se han transformado. Los algoritmos evolucionan, los espectaculares, sobre todo cuando están saturados de unos y otros, pierden muy rápido su efecto y son poco eficientes en la colocación de propuestas.

2) Por favor (y aquí voy a “GalloRobledear”) y por amor a Jesucristo, tomen en cuenta que los likes, favs, retuits, followers, vistas en Insta y bots no son automáticamente votos y son canales DIS-TIN-TOS, cada uno con su lenguaje, algoritmo y peculiaridades.

3) En el momento en que publican encuestas, todos los demás sabremos que están cuchareadas y que el que va adelante es muy seguramente quien pagó la factura de la encuestadora. Guarden las verdaderas y en todo caso usen su criterio para utilizarlas en el “timming” correcto.

4) Por una psicología social más o menos sana, hagan todo favor de hacer algo nuevo. Acurrucarse en las propuestas presidenciales los hace casi invisibles, pues no hay una promesa de valor local que pueda conectar verdaderamente a su distrito, y si acaso, lo único que se consigue es un objetivo básico de asociación que puede incluso ser un factor negativo en sus aspiraciones.

5) Cuando escuchen la frase “vamos a tropicalizar el concepto” huyan. Eso significa que están en manos de asesores costosos casi siempre de la capital del país que vienen a cobrarles, de ser posible, todo el tope de campaña y con resultados inciertos.

6) La “Guerra Sucia” es hoy tan visible y predecible que al aplicarla, se afectan a sí mismos.

Nadie quiere votar por alguien que usa métodos tan bajos.

7) Conozcan un poco el entorno y las necesidades de sus distritos, pero también las de todo el estado. Hasta la fecha nadie ha hablado de legislar sobre la Ley Agraria y todo lo complejo que resulta el traslado de tierras sociales, ahí está la comunidad de Escalerillas, o San Juan de Guadalupe, por ejemplo.

8) Por si no tienen una ventana, la Sierra de San Miguelito está ardiendo. ¿Alguien ha propuesto algo al respecto? ¿El regreso del fondo contra desastres? ¿Hay candados sobre los usos de suelo luego de que grandes cantidades de hectáreas se incendian?

9) Sepan formar un equipo de campaña. Las improvisaciones se notan desde lejos y aunque sus amigos, compadres y familiares los quieren mucho, no son un buen referente para la toma de decisiones.

10) Nadie se confíe del adversario, y encarecidamente les solicito mucho menos paja en sus despachos informativos y en su lugar emitan posturas (los algoritmos de redes castigan que la información se publique de manera idéntica en varios sitios) sean originales.

Bonus: Sacúdandse varias veces al día sus cuerpos y sus mentes porque de plano, y disculpen de antemano el atrevimiento pero con un par de excepciones, todos parecen estar aletargados. No hay entusiasmo, ni pasión. No se trata de llegar a la polarización absurda, pero por lo menos no se conviertan en una aplicación genera bostezos.

Hasta aquí mi decálogo de consejos no pedidos. No maten al acomedido.

BEMOLES

EL PEOR IMSS ES EL DE SLP

En el rankeo de las delegaciones, la de San Luis Potosí del Seguro Social es la 35 de 35. Las cosas no pueden estar peor y la corrupción, la compra de medicamentos, los casos de acoso sexual, la protección de obscuros personajes y un sinfín de irregularidades están ocurriendo en este momento. Hoy mismo daremos cuenta de ello pero le adelanto que el asunto está para llorar.
#PobreIMSS #PobresDeNosotros

MORENA VERDE O VERDES PANISTAS

La pregunta que se repite en algunos cuartos de guerra gira en torno a quién podra lograr obtener los cuarenta y tantos mil votos que se supone son los que tiene el partido Morena en la capital del estado ¿Serán los mismos que hace 3 años? ¿Morena castigará la imposición de una candidata verde o se alinearán al proyecto?

Última pregunta: ¿Cuántos votos azules de la capital podrán convertirse en verdes a través de Sonia Mendoza?

La de Ciudad Valles y la de la capital, serán las contiendas que seguramente, vendrán a ponerle sabor al caldo, que hace mucha falta ante el insípido panorama

#FaltaChilitoYLimón

NO OLVIDEN

No olvide nadie cooperar con agua embotellada, atunes enlatados, mayonesa, pan de caja o cualquiera de los productos que se están solicitando para los más de 250 voluntarios que están trabajando a marchas forzadas por detener el incendio en la Sierra. Se están recibiendo las aportaciones en el ecomuseo del Parque Tangamanga 1.

Ahora sí, hasta la próxima, hijos de las rojas llamas que incendian mi corazón.

Atentamente,

Jorge Saldaña.

También lee: Paradojas: los navistas en el rancho de Gallardo | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

Opinión