#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

El campamento de las buenas personas | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada 

 

Una pena; una nueva camada de la que mucho se esperaba, educada, estudiada, sin hambre, líderes de toda una generación y dueños de una gran oportunidad los que resultaron ser vulgares sabandijas.

Son Xavier Nava, los primos Valle Portilla y su cuñado García Rojas los que quedaron exhibidos en esta semana por estar involucrados en un negocio millonario en el corazón de la Sierra de Álvarez sin que puedan justificar el origen de los recursos para emprender un Hotel-Campamento de 50 millones de pesos como el que -se demostró- construyen.

(Aquí el reportaje completo para mayores y explícitas referencias: https://bit.ly/2zzhHSl)

Finalmente la ambición de la camada navista rasgó el velo de transparencia y dignidad con el que tanto se cubrieron, y del que tanto se aprovecharon…hasta que un día no resistió la máscara los colmillos.

“El Campamento del Terror” o “Rancho Fifí” como bautizaron otros medios el caso, es a la cúpula Navista lo que a Peña Nieto el asunto de la Casa Blanca o para el PRD el vergonzoso episodio de Bejarano y las ligas. Se les cayó el antifaz a los ladrones.

Los malosos y los mezquinos pensarán que este aprendiz de reportero está contento o jubiloso por el hallazgo periodístico, pero no.

Le confieso, Culto Público, que fue una verdadera tragedia y una profunda decepción para quien esto escribe, descubrir que los que enarbolaron el discurso de la verdad, el honor y la decencia, sean los mismos que hacen negocios y aprovechan las sillas (en las que no debieron jamás sentarse) para abultar sus fortunas, aumentar sus propiedades y extender sus patrimonios, y lo que quizás es lo peor: que lo hacen montados en su pose de muy nobles caballeros.

“La risita es lo que jode” dicen por ahí y es cierto, es la actitud socarrona y altanera la que agravia porque aún con pruebas, testimonios y documentos, niegan sin pudor sus fechorías abrazados de su táctica axiomática/Goebbelsiana de siempre:

A) La crítica viene del grupo adversario, por lo tanto se desacredita
B) Nosotros no somos corruptos, y si se demuestra, es falso
C) Todos los males son culpa de los opositores

Imposible argumentar con quien, por pura creencia, está convencido de tener una altura moral superior, lo que además es un rasgo fascistoide peligroso.

Al respecto me permito citar un fragmento de la columna del científico y periodista colombiano, Moisés Wasserman, publicada en el diario El Tiempo, sobre los peligros de la gente que históricamente se ha convencido de estar haciendo lo absolutamente correcto

-“ … Hitler no se veía a sí mismo como un asesino sino como el salvador que iba a construir, con un ‘hombre superior’, un imperio de mil años; se veía defendiendo la pureza de una raza y la dignidad de un pueblo. Stalin sentía que era el defensor de los oprimidos por quienes no importaba oprimir a otros. Mao purificó la moral revolucionaria matando a unos diez millones de cultivadores, traficantes y consumidores de opio.

Historias tremendas en la Biblia muestran que para los poseedores de la verdad, la crueldad es un evento menor. La Santa Inquisición, para la salvación eterna de las almas, no veía problema en martirizar los cuerpos. Boko Haram muestra orgulloso las fotos de los cientos de niñas cristianas secuestradas: las presenta como salvadas para la fe verdadera. En su visión, no fueron vendidas a viejos lascivos sino que se les aseguró una unión marital virtuosa…

…Por eso me asustan las personas demasiado buenas. Asustan quienes están tan convencidos de una verdad que no conciben que pueda ser discutida. Quienes desprecian desde su altura moral a esos pobres despistados no iluminados. Esas personas demasiado buenas están en la derecha, en la izquierda y en el verde, sentadas muy alto en sus tronos. No quiero decir que se vayan a convertir en criminales, pero sí que están generando una intolerancia con altos costos para los individuos y que mantiene a la sociedad en un estado permanente de crispación y parálisis.”

Termino la cita y hago hincapié “…Están generando una tolerancia con altos costos que mantienen a la sociedad en un estado permanente de crispación y parálisis” ¿Le suena familiar, Culto Público?

Así el gobierno municipal que tenemos, incapaz de aceptar una pizca de crítica, incapaz de admitir una idea que no provenga de sí mismos, ciegos en sus yerros, necios en sus defensas sostenidas en virtudes que están seguros de tener.

Somos los Nava-Valle-Portilla-García Rojas, somos los buenos, demasiado buenos, somos los ricos, somos los puros, somos la profecía cumplida, ¿A qué despistado se le ocurre cuestionar nuestra fortuna? ¿A quién tendríamos que dar cuentas? ¿A los muertos de hambre? ¡JA! ¿Por qué dudan de nuestra verdad, si es la única y absoluta? ¿Las leyes y la transparencia? ¿Para qué? si somos… nosotros.

Lo dicho al principio: Una pena. Una vergüenza para una generación y un sector muy amplio al que deshonran.

Y no se trata de poseer fortuna, que nadie debería disculparse por tenerla siempre y cuando su origen sea lícito, se trata de ser coherentes entre lo que se predica y lo que se hace, otorgar transparencia para exigirla, no dejar espacio a los cuestionamientos que por puro sentido común surgen: si son tan afortunados, si siempre lo han sido, ¿Por qué no pudieron invertir antes de ser administradores de las arcas municipales? ¿Por qué esconder con trucos sus declaraciones? ¿Por qué no dar parte al registro público de sus movimientos? ¿Hay que esconder sus pillerías porque son el círculo de la gente buena?

En fin, que disfrute la camada mientras pueda mantenerse sobre la impunidad de su soberbia.

Generación perdida de gente tan buena.

Jorge Saldaña
@jfsh007

También te puede interesar: Deshojando a Margarita | Columna de Jorge Saldaña

Total Page Visits: 366 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

Este es el precio del dólar para este jueves 14 de mayo en SLP

Siguiente Nota

Balearon una vulcanizadora en Soledad; hubo un muerto