#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

Deshojando a Margarita | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

 

¿Me quiere o no me quiere? Andan preguntando los jardineros de un proyecto político que nada más no encuentra maceta.

Son Xavier Nava y sus esperanzadores cercanos, léase Óscar Valle, Germán González, Rodrigo Portilla y Sebastián Pérez (aunque lo traen ya muy maltratado) y un trío perverso, los que andan deshojando ya con cierta prisa las posibilidades de encontrar cobijo para sus ambiciones de competir por la gubernatura del estado.

La tarea no es fácil, sobre todo porque sus activos “democráticos” los derrocharon rápido (eran prestados) y sus resultados como gobierno nada más no aparecen.

En un año y cuatro meses de gobierno no han encontrado rumbo, son un gobierno contradictorio y extraviado que no sabe dirigir sus esfuerzos ni al eje social, ni al eje económico, ni a detonar la obra pública o privada (la tienen prácticamente amordazada) o a dar garantías de seguridad. Tampoco hay servicios públicos dignos y al alcance de todos y mucho menos infraestructura o rehabilitación que pueda presumirse.

Ya no se diga lo ideológico o político. Son ¿panistas, navistas, perredistas, independientes , o no son ni una ni otra cosa? En el PAN no militan, en el PRD ni les hablan, como independientes no son rentables, en el gobierno del estado sus principales promotores, léase Juan Manuel Carreras y Alejandro Leal, ya tienen sus reservas como para prestarles el PRI, y en Morena, dicho por su dirigente, Sergio Serrano, pues nada más no lo quieren.

En resumen, políticamente el muchacho Nava pasó de tener dos tortas a buscar pellejo.

En lo federal, solito y sin pena se alejó pronto de la línea presidencial vistiendo la capa de los rijosos al participar en primera línea de la manifestación de los alcaldes en Palacio Nacional de la que salieron hasta “gaseados”.

Solito y sin pena fue a ponerse a un lado de Javier Sicilia en la marcha hacia el Zócalo pidiendo por las familias LeBarón desde Morelos.

Solito y sin pena está más cerca que nunca de los intereses de Germán Larrea, al poner en bandeja de plata todas las facilidades para el desarrollo inmobiliario de Grupo México en el territorio potosino, sin tomar en cuenta (¿o sí?) que el presidente de ese grupo y tercer hombre más rico del país no es precisamente el mejor aliado del jefe del Ejecutivo.

¿Así es como quiere conseguir la bendición de Andrés Manuel López Obrador para participar por el gobierno del estado?

No, Culto Público, ¿sabe cómo quiere conseguir la candidatura gubernamental Xavier Nava? Pues con una llamada de su abuelita.

Literalmente y aunque se escucha ridículo, al menos tres de sus asesores han planteado a quien esto escribe que en el momento adecuado doña Conchita Calvillo de Nava llamará por teléfono al presidente para pedirle, en nombre de las luchas históricas del pasado, la candidatura del gobierno de San Luis para su noble nietecito.

No dudo que el presidente tenga un cariño especial a la señora Conchita y un recuerdo estimativo alto por la memoria del doctor Salvador Nava, sin embargo, parece absurdo y extravagante que nada más por esos lazos afectivos, el animal político que tenemos como presidente vaya a soltar una gubernatura así nada más como a cambio de nada.

Por eso ya parados en el escenario políticamente tan adverso que ellos mismos construyeron, y apresurados por lo rápido con que correrán los próximos 10 meses (Xavier Nava tendría que renunciar en diciembre de este año a su cargo si es que quiere buscar ser candidato a gobernador) es que ya andan “en plan de lo que sea”.

Y “lo que sea” significa incluso participar con el membrete de México Libre, el partido que prácticamente ya tienen en sus manos Margarita Zavala y Felipe Calderón, si es que el INE les otorga su reconocimiento el próximo primero de julio.

Por eso el pasado viernes 24 de enero, el alcalde Nava, el tesorero Rodrigo Portilla, el precandidato a la alcaldía en funciones de director de desarrollo social, Óscar Valle y un par de amigos cercanos al grupo, recibieron en “petit comité” a Margarita Zavala en la residencia del presidente municipal.

En la reunión, el propio tesorero posó para una fotografía con la invitada de honor a la que asegura su familia conoce desde hace muchos años. En la instantánea “pal Face” se alcanza a ver una parte de la sala de la residencia del alcalde, los verdes jardines del Campestre que bordean su propiedad y hasta el fino reloj del tesorero que marca las 3 con 10 de la tarde (no lo vayan a acusar de andar haciendo política en horario laboral).

Algún acomedido con muy poco cálculo político subió la fotografía a redes (misma que ilustra esta columna) y aunque fue retirada pronto, es la prueba del encuentro.

Si alguien quiere creer que Margarita Zavala y el equipo del alcalde platicaron del clima, de los Óscares o rezaron un rosario, pues estará en su derecho, sin embargo, en política la forma es fondo, y por mucho trabajo que les cueste aceptarlo, el buscar por eliminación cualquier vehículo de participación electoral, demuestra que Nava ni en Morena ni en el PAN tiene algo asegurado, por lo tanto, no puede andar asustando con el petate del muerto o vendiendo esperanzas que todavía no poseen.

¡Pero que caray! Si tantas son las ganas de participar, pues que jueguen con Margarita y dejen al blanquiazul en paz, total, no hay nada que perder (para Margarita) o siempre estará dispuesto a negociar el partido Conciencia Popular, o el partido de la maestra Elba Esther Gordillo, o quizás…. Ah no ya no hay otro.

Se acaban los pétalos de la Margarita.

No los quieren.

No hay raíz.

No hay maceta.

También te puede interesar: Hay de 2 sopas | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

25 denuncias mensuales 0 detenciones, saldo de Policía Cibernética

Siguiente Nota

Inauguraron un área recreativa en la colonia San Antonio, en Soledad