Columna de NefroxDeportesTesteando

Costa Rica, ¡NO! | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

Así simple pero bastante enfática fue la respuesta del gobierno de Costa Rica a la solicitud de permiso para ir a jugar contra México en CDMX; la selección tica se queda con las ganas de enfrentar a uno de los grandes de CONCACAF.

Esta decisión puede parecer exagerada, pero creo que es lo más coherente en medio de la ola de contagios que dista mucho de estar controlada.

Y para muestra, unos datos: en México, justo una semana antes de la fecha pactada para el partido, se contabilizaron 710,049 casos confirmados, de los cuales suman 74,949 defunciones; se estima que en el país hay aproximadamente 22,416 pacientes activos de los cuales 3,865 se encuentran en el territorio de la CDMX (esto sin contar los registros de la zona conurbada del Edomex).

Por su parte, Costa Rica suma 66,689 casos confirmados, con un acumulado de 760 muertes (número exageradamente bajo comparado con México) siendo la región de San José, la más afectada con 13,171 casos y 150 defunciones.

Costa Rica es un país que ha mantenido “bajo control” la infección entre sus habitantes, pero sobre todo ha podido mantener bajo el número de fallecimientos relacionados con la pandemia. Las razones son muchas, desde la salud de sus ciudadanos, hasta la forma en que han ejercido los cuidados con medidas fuertes y severas para el control de su población. Estas medidas incluyen la limitante para entrar y/o salir del país, poniendo ciertos requisitos para viajeros, de tal forma que solo en un caso de absoluta necesidad se puede pasar por migración en el país centroamericano.

La federación de futbol de Costa Rica no pudo conseguir los permisos necesarios para que todos sus jugadores pudieran salir y después entrar al país. En México por otro lado, el equipo de Centroamérica no hubiera tenido ningún problema para pasar por migración y con ello cumplir con todos los protocolos de sanidad necesarios para jugar en el Estadio Azteca.

Parece una medida exagerada la del gobierno de Costa Rica, sin embargo, a título personal, creo que es una medida completamente aceptable. Un país que ha intentado mantener a raya al virus, debe ser duro con sus reglas, aunque existan cifras económicas de por medio. Y sí, jugar contra México en el Azteca no es algo de todos los días, pero tampoco es ir a Saint Denis a jugar contra Francia, o a Wembley contra Inglaterra, es jugar contra un rival que es de sobra conocido y que por cierto solo incluye jugadores de la liga local, mucho reto o experiencia, no ofrece.

Al final, Costa Rica dijo “NO”, y la selección mexicana tuvo que buscar un rival que pudiera aceptar, encontrándolo muy a fuerza en el vecino del sur, Guatemala, un equipo muy modesto que busca regresar a intentar figurar en CONCACAF, después de haber cumplido sanciones que lo alejaron oficialmente de las canchas. La gran pregunta es ¿quién gana con este partido? Al parecer la federación está urgida por cumplir cuotas con patrocinadores, y Guatemala “aprovechará” para volver a codearse con un rival de respeto en una cancha complicada. Parece que los únicos triunfadores del juego del próximo miércoles son los ticos, esos que prefirieron no arriesgar, gastándose en un partido molero y que por cierto ni siquiera paga en dólares.

También lee: ¿Somos mexicanos? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Total Page Visits: 829 - Today Page Visits: 2
Nota Anterior

Todo lo que debes saber sobre el nuevo sistema de bicicletas compartidas en SLP

Siguiente Nota

Soledad supervisa medidas contra el covid en mercados