mayo 16, 2022

Conecta con nosotros

Columna de Nefrox

¿Somos mexicanos? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Testeando

La respuesta inmediata es sí, para bien o para mal los nacidos en el territorio nacional o de padres mexicanos son automáticamente mexicanos.

Una cosa es ser y otra sentirse, no me queda duda y vale recordar la frase de Chavela Vargas, quien nació en Costa Rica pero vivió la mayor parte de su vida en México: “los mexicanos nacemos donde (sic) nos dé la gana”.

Todo esto viene en relación a un “mexicano” que ha firmado con el club inglés Arsenal.

Marcelo Flores es hijo de exjugador del Atlante Rubén Flores, quien después de debutar con los “Potros de hierro” en 1989 y no tener continuidad, decidió dejar el futbol mexicano y probar suerte en el norte, pero “norte, norte”: se fue a Canadá.

Rubén picó piedra para buscar seguir su sueño y por fin lo consiguió en 2003, firmando una temporada para el Brampton Hitmen de la liga profesional, un pequeño equipo con sede en Brampton, Ontario. El camino no fue color de rosa y tuvo que dejar el futbol en el país del norte, donde se estableció, formó una familia y encontró trabajo en el futbol como formador y tiempo después como entrenador.

En esa familia nació Marcelo, justo en ese año de 2003, de padre mexicano y de madre anglocanadiense; tuvo sus primeros pasos en el país del norte de América.

Años después la familia decide ir a vivir a Inglaterra, lugar donde Marcelo echa raíces y adopta como propio, pero sin olvidar su pasaporte canadiense ni su cariño por México.

Justo ahí, en el corazón de Londres, es donde este joven con tres pasaportes comienza a dar de qué hablar: Marcelo ha sido firmado por el Arsenal, un mítico formador de jugadores, una de las mejores canteras de Inglaterra.

Hoy Marcelo la tiene clara, él quiere jugar por México. El amor al país donde su padre nació, le da para no tener dudas, sin embargo esto podría cambiar, y ese joven que apenas habla español y que lo hace con un extraño acento, puede elegir jugar para otras dos naciones: Canadá o Inglaterra.

El amor por México se tiene que sentir, tiene que nacer del alma o simplemente no nacer. Hay casos de jugadores que optaron por la nacionalidad solo por negocio o como un mero trámite para poder firmar con un club y eso no es ilegal, pero nos hace cuestionar mucho su decisión.

Hoy un joven dice (tal vez) con orgullo que quiere ponerse la playera verde (o negra o blanca, ya no se sabe) para representar al país donde no nació, pero que por derecho le corresponde, al final de cuentas como dijo Chavela: los mexicanos nacen donde se les da la gana.

 

 

También puedes leer: Patada inicial | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

 

#4 Tiempos

Gracias | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO 

Mucho podría hablar sobre el juego de cuartos de final entre San Luis y Pachuca, los errores en la marca, lo peligroso de Ibañez, los fallos de Murillo, en fin, demasiadas cosas sucedieron en la cancha del Lastras el miércoles por la noche.

Sin embargo hoy no quiero hablar de lo que sucedió en el rectángulo verde, hoy quiero hablar de la tribuna.

Simplemente gracias. Gracias a este equipo que me dio la oportunidad de volver a ver un estadio vibrante, una afición esperanzada y muchos rostros felices. Y es que ser aficionado al futbol en tierras potosinas, es una labor complicada, entre mudanzas, equipos malos, descensos y derrotas, el futbol en San Luis se traduce en sufrimiento.

Cuando la pandemia arrancó, el futbol potosino apenas llevaba unos meses en el máximo circuito después de su ascenso. El golpe a la afición fue duro, ya que semanas antes se había dado la lamentable bronca contra Querétaro que había terminado con juegos a puerta cerrada; en pocas palabras, entre una y otra cosa, el estadio no se pudo llenar.

Tuvieron que pasar los meses, los años, para que San Luis volviera a ilusionar, hoy este equipo que dista mucho de ser el mejor, levanta la mano con mucho sacrificio y humildemente busca aparecer en la historia local

: jugadores de bajo cartel, jóvenes y un par de referentes veteranos que intentan sobresalir nuevamente. San Luis hoy no pierde nada, para San Luis cualquier cosa es ganancia.

Por eso gracias, gracias a este equipo, a estos jugadores y cuerpo técnico, porque con muy poco están haciendo mucho, la ciudad vuelve a vivir esa emoción de ir al futbol, y aunque sé que esto puede ser muy efímero, agradezco que después del encierro y todos los problemas que se han sucitado, todavía pudieron encender las cenizas para alumbrar con emociones.

Así que, pase lo que pase el próximo sábado en Pachuca, yo ya me doy por bien servido, volver a ver el Lastras vibrar en primera, era algo que en ocasiones pensé que nunca más iba a volver a ver.

Gracias San Luis… y toda su gente.

También lee: Y por fin pasó | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Y por fin pasó | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO 

Tuvieron que pasar 21 torneos y 4 finales perdidas para que por fin la MLS levantara el título de campeón de CONCACAF a nivel de clubes.

Tristemente la víctima, Pumas de la UNAM. Ese equipo que ya en 2005 también había entregado el título de campeón a Saprissa de Costa Rica.

Pero vamos por partes: Pumas es el último culpable de este fracaso del futbol nacional, Pumas clasificó por haber sido el subcampeón de 2020, en un torneo muy raro debido a la pandemia, y a su vez clasificarse a esta final con el fracaso de ser el número 12 de la liga y entrar al repechaje rasguñandolo. Pumas hizo mucho con muy poco, derrotó en cuartos a New England en penales y derrotó a Cruz Azul en un franco desplome del equipo Azul en este torneo. Bajo esta óptica, perder estaba en el presupuesto.

Pero entonces, ¿la MLS ya es mejor que la Liga MX? Una primavera no hace verano y la superioridad de la Liga MX sobre la MLS no debe discutirse. Hoy Seattle puede presumir ser el campeón de CONCACAF siendo el lugar 26 de la tabla general (Shield) de la liga y el 12 de su conferencia, en pocas palabras, el partido de ayer no enfrentó en lo absoluto a los dos mejores equipos de cada liga, sino a dos competidores muy mediocres.

16 finales consecutivas ganadas por equipos mexicanos, contra 4 finales perdidas de equipos de la MLS, dicen mucho para pensar cuál liga es mejor. La final que perdió Pumas es al menos por ahora, un accidente de la suerte, y si bien Seattle superó y por mucho a los universitarios, no pone en duda aún la supremacía de una liga sobre otra.

Pero cuidado, la MLS puede sorprender en cualquier momento y tomar las riendas de CONCACAF. El futbol mexicano debe seguir aprendiendo del estupendo y constante trabajo de la MLS, cuyos presupuestos, mercadotecnia y hasta inteligencia deportiva, están muy por encima de lo que la Liga Mx ha intentado hacer.

Hay que dejar de ver a la MLS hacia abajo y verla de tú a tú. Muchas cosas podemos aprender y vender de la MLS, ambas ligas deberán seguir creciendo de la mano tanto financiera como deportivamente, y así levantar el nivel de la zona, ya que es muy probable que tarde o temprano, cualquier equipo de por acá, pueda dar de qué hablar en los máximos niveles del futbol internacional.

Queda esperar a Seattle y ver cómo se preparan para afrontar el mundial de clubes, una oportunidad de oro para la MLS y para ir abriendo mercado en otros lugares, algo que muy poco se aprovechó desde el futbol mexicano. Cuidado con Sounders, que hoy su ruido no se hace solo desde la tribuna, hoy los Sounders suenan también desde la cancha.

También lee: Pumas al todo o nada | Columna de Arturo Mena “Nefrox “

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Pumas al todo o nada | Columna de Arturo Mena “Nefrox “

Publicado hace

el

TESTEANDO

La UNAM podría hacer historia. Ya sea por ser un equipo que luche e intente ganar dos torneos en el mismo semestre o por ser un equipo que, en tan solo una semana, pierda todo y se vaya con las manos completamente vacías.

Hoy Pumas está a punto de enfrentar a Pachuca por un lugar en la liguilla. Si bien el cuadro universitario depende de ellos mismos para avanzar al repechaje, se enfrentan al mejor equipo del torneo, ese que pase lo que pase va a cerrar el campeonato como el superlíder indiscutible. Pachuca es un rival muy incómodo para Pumas, tan incómodo que podría darse el lujo de descansar jugadores y aún así plantarle un gran partido a Universidad.

No podemos olvidar que Pumas viene en franca caída: la liga se le complicó al acumular 4 partidos sin ganar y una racha de dos visitas al hilo perdiendo. Los de Lillini han extraviado el ritmo y, entre lesiones y un cuadro muy limitado, parecen víctimas del inevitable destino de la eliminación.

A media semana, la historia se va a cerrar y dictará sentencia para Pumas, visitar a Seattle por el partido final de CONCACAF será una dura prueba contra la historia. Por primera vez la MLS parece favorita para ganar el boleto al mundial de Clubes, mientras que Pumas no tiene buenos recuerdos de su última final de este torneo, donde perdió su lugar para la justa mundial, frente a Saprissa, sellando la única vez que un club mexicano no va al mundial desde que se estableció dicha competencia.

La cita histórica de Pumas comienza el domingo a las 12. Si quiere seguir con vida en la liga, tendrá que ganar, así directo, sin esperar resultados estaría dentro de la repesca, perdiendo es casi un hecho que se va de vacaciones. Mientras que a media semana vuela al norte de los Estados Unidos para intentar ganar la copa en suelo extranjero, una misión en la que tendrá que apelar a la mística de su tradición.

Pumas por todo o por nada, un par de partidos lo pondrán en la ruta o los borrarán del mapa. Pero seamos sinceros, la corriente está en contra de los universitarios, y como equipo grande tendrá que llenar de orgullo a sus aficionados, que lo dicte la historia y que a los Pumas les reclame el deber, que es lo único que mínimamente les podemos pedir: luchar hasta el final.

También lee: Tribunero | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión