#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Mandamientos sin mandantes y, nosotros, sin Rafael Coronel | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

Hace 70 años el universo del arte mexicano se conmocionó en sus artes plásticas (pintura, escultura, dibujo y estampa) como no sucedió en ninguna otra expresión artística nacional desde el renacimiento cultural mexicano posrevolucionario de los pasados años veintes y treintas.

La referencia es a La Ruptura, movimiento de profundidad en innovaciones formales y conceptuales al que pertenecieron algunos de los creativos mexicanos y mexicanizados más relevantes de la segunda mitad del siglo veinte y lo que va de este que habitamos.


Cuadro mural “La princesa de Jerez”, de Rafael Coronel

Actores fundamentales de ese movimiento rupturista fueron, Mathías Goeritz (nacido alemán, reinventor y mandón de la escultura monumental mexicana), Vicente Rojo (hijo del exilio español y, además, singular y vigoroso pintor, mentor del renacimiento de la gráfica editorial mexicana) Alberto Gironella, Enrique Echeverría, José Luis Cuevas, entre los más destacados, junto con 3 zacatecanos, además de creativos trascendidos, coleccionistas de arte: Pedro y Rafael Coronel, y Manuel Felguérez.

LOS ZACATECANOS

  • Pedro, autor de pinturas de gran formato, oscilantes entre figuración estilizada, geometrismo y abstracción, produjo también esculturas de figuras femeninas de talla en piedra. Unos años antes de morir, expuso primero su colección “El Universo de Pedro Coronel” en el Palacio Nacional de Bellas Artes. Comprendía arte de tres milenios procedente de culturas antiguas: mesopotámica, egipcia, japonesa, griega y romana clásicas, prehispánica, y vanguardias de principios del siglo XX y arte contemporáneo universal. Luego, donó esa colección a su estado natal y se resguarda desde entonces en el exconvento de Santo Domingo.
  • Rafael –fallecido el pasado martes 7 de mayo- generó su mundo pictórico a partir de óleos de gran formato donde habitan personajes oscuros, la mayoría clérigos de jerarquía y monjes, de apariencia medieval forjada entre gamas de magentas y grises. De menor presencia fueron sus ratas gigantes y una breve sucesión de palmas. Además coleccionó máscaras mexicanas sustraídas de danzas populares y ritos, en número de más 6 mil y las donó para formar el museo que lleva su nombre en el exconvento de San Francisco, también en la ciudad de Zacatecas. Al que también cedió sus colecciones de marionetas, de arte prehispánico mexicano, y un conjunto de óleos realizados por Diego Rivera –su suegro- y Frida Kahlo. Los visitantes al museo que lleva su nombre, se preguntaban quién era “Rafael Coronel”. Para responder esa duda, pintó en la excapilla del convento dos pinturas murales, una dedicado con la imagen de San Francisco de Asís y otra a la migración zacatecana,  denominada “La princesa de Jerez”. Además, en la tienda del museo se empezó a comercializar obra gráfica realizada por él y libros con reproducciones de su obra pictórica.
  • Manuel Felguérez: activo a sus 90 años, es dueño de un lenguaje pictórico abstracto a partir de algunas constantes geométricas repetidas/recreadas al infinito. Para las creaciones realizadas por él y su colección de arte abstracto y moderno, las autoridades zacatecanas destinaron la antigua prisión, también en la capital zacatecana. Por la calidad de las obras exhibidas y la singular museografía, este recinto, junto con el MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporáneo) de la UNAM, el MARCO (Museo de Arte Contemporáneo) de Monterrey y MACO (Museo de Arte Contemporáneo) de Oaxaca, están entre los más activos y generadores de exposiciones documentadas, catálogos y didáctica en torno al arte abstracto y contemporáneo mexicano y universal.
  •  

Sala de máscaras, en el museo Rafael Coronel

AQUÍ EN PUEBLO QUIETO/MUSTIO

Mandamientos urgentes para San Luis Potosí:

  1. Que la Sierra de San Miguelito, luego de su quebranto provocado por un incendio, recupere su condición y se garantice que no habrá cambio de uso de suelo.
  2. Que ya inicie o se revoque el mandato de Juan Manuel Carreras.
  3. Que Xavier (dícese Nava) se baje de la campaña electorera y revise el perfil de sus colaboradores.
  4. Que el partidazo familiar Conciencia Popular y su extensión inútil, El Sistema Anticorrupción –sin ninguna sanción en tres años de existencia- encabezado por Jorge Vera Noyola, copropietario con su papá Óscar de la mencionada franquicia política, deje de lucrar en favor de intereses personales con cargo al erario público (La Orquesta, 8 de mayo de 2019: “¿De qué sirve el Sistema Anticorrupción?”).
  5. Que se reabra el caso Marcelo de los Santos y rinda cuentas de los 1,500 millones de pesos empleados para premiar su transición a
  6. Fernando Toranzo, quien tiene que esclarecer la responsabilidad que en ese tránsito le toca y otro puntos oscuros de desvío de fondos durante su mandato.
  7. Reabrir y resolver el caso de la ecuación corrupta.
  8. Que la Secretaría de Cultura se baje de la timoratez y los excesos en nómina para directivos cupulares ociosos. A diferencia de lo mostrado más arriba, de tres creadores zacatecanos de una misma generación y con de presencia universal, en 65 años de cacicazgo local en la rectoría artístico/cultural (40 de cacicazgo individual y 25 de colectivo) no tenemos ninguna creador local con reconocimiento universal (y si los hay están exiliados). Por contra, se destruyó un museo de sitio en el Centro de las Artes para albergar piezas prestadas durante 10 años de una colección foránea. ¿Y…, el potosino Germán Gedovius, reconocido en el mundo, maestro, entre muchos,  de Diego Rivera?.
  9. Que, de una vez por todas, se permita a las mujeres decidir sobre su cuerpo
  10. Que los matrimonios igualitarios sean decisión de quien los asume
  11.  

También lee: Solo, Rodrigo, sed, melancolía, oficio y memoria | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Reabrieron investigación contra Julian Assange por violación

Siguiente Nota

Improcedentes cinco solicitudes de juicio administrativo contra autoridades municipales