DestacadasEstado

Artistas y profesores critican a la exdirectora del Centro de las Artes

Luego de tres años Laura Elena González deja la dirección del Ceart y profesores, artistas y divulgadores critican su administración

Por Redacción


Este miércoles, la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí, a cargo de Armando Herrera, hará oficial la salida de Laura Elena González Sánchez de la dirección del Centro de las Artes (Ceart) -cargo que ocupó desde noviembre del 2015- esto para integrarse al equipo de Enrique Márquez Jaramillo, el cual fue nombrado por el canciller Marcelo Ebrard como director de Relaciones Culturales de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Al respecto del cambio en la dirección de este espacio cultural varios miembros de la comunidad artística y colaboradores de este medio opinaron.

Jorge Ramírez Pardo, promotor cultural, catedrático del Centro Universitario de las Artes de la UASLP y ex profesor del Ceart señaló: “Hay poco que rescatar de la gestión de Laura Elena. Lo mejor es que se va, porque ha sido la peor directora, restó mucho y se encargó de clavar un museo de sitio (Museo Leonora Carrington) con un costo altísimo y de esculturas prestadas. Utilizó al centro como un trampolín para catapultarse a otro cargo, sin embargo, hay que ver hacia el futuro y esperar que haya aprendido de sus errores para hacer un buen papel en la Secretaría de Relaciones Exteriores”. En contraparte con la visión de Ramírez Pardo, León García Lam, también docente del Cuart, dijo que la parte más destacada del trabajo de Laura Elena fue justamente la apertura del Museo Leonora Carrington, “es una inversión importante, y a ella le tocó la gestión y la realización. Se puede destacar que por fin hubo una directora académica en la doctora Ana Lilia, pero desafortunadamente nunca pudo ejercer un espacio académico”.

Para referirse a lo malo, García Lam enumera: “De lo peor hay mucho, para señalar solo algunas cosas que son ejemplos de una administración fallida: el alejamiento del público que gusta del arte, que perdió un espacio que era de los potosinos. Ver el estacionamiento vacío, pero el recinto lleno de burócratas resulta muy triste. En segundo lugar diría que fue la decadencia académica, los pleitos con los maestros y con quienes colaboramos con el centro. Se rompió con los maestro fundadores y con quienes nos sumamos después. Para un tercer lugar se debe mencionar la poca capacidad de administración para el beneficio de los programas académicos y de los maestros”.

Un declarante al interior del Ceart que laboran como académico, y que pidió resguardar su identidad, apuntó que la administración de González Sánchez fue gris: “El evento más notable fue el Mercadillo (tianguis cultural que se realiza en las instalaciones del Cearte) y no es propiamente un evento que le concierna al centro. La peor parte fue todo porque no hubo proyecto”.

Alejandra Elías Arriaga, que en el organigrama institucional aparece como directora de Atención y Vinculación Cultural del Ceart, será la encargada de despecho hasta que se designe una nueva o nuevo titular. Ramírez Pardo expresó que la nueva administración debe revalorizar el Ceart. “Ha sido más edificio que rumbo, cuando es un espacio que tiene potencial para convertirse en un referente nacional. El consejo y la nueva dirección deben dialogar con la comunidad artística, nunca han sido sensibles a los artistas y promotores, es momento para que ocurra, pero esto no pasará sin el gobernador no se pone las pilas”.

Ramírez Pardo agregó sobre el próximo titular: “Debe estar entre lo creativo y lo administrativa, ojalá que no sea un literato porque ya han estado detrás de la mafia artística del estado por 25 años”. Una fuente que es parte de la administración del Ceart mencionó: “el nuevo encargado debe ser buenísimo. Hay de dos, o hay una continuidad impuesta por las dinámicas locales de antaño o llega el rigor de la Cuarta Transformación. El segundo escenario lo veo poco probable, pero sin importar quién llegue el Ceart requiere de buenas condiciones para sus docentes, pagos justos y a tiempo; cursos pertinentes a la coyuntura actual”.

Sobre las prioridades de quién maneje al Ceart, Jorge Ramírez enlistó: “Lo primero es generar un plan claro de lo que quieren hacer con el centro. Luego tiene que venir un reacomodo del personal, revisar por qué los gastos en nómina se encarecieron tanto con Laura Elena; y lo más importante, incorporar a gente de la comunidad artística y de promoción cultural para intentar integrar un proyecto que por ahora no existe”.

Para la tarde de este miércoles, el Ceart había convocado a la presentación del libro Sueño en bronce y piedra, en la que anunció la presencia de Armando Herrera Silva y Laura Elena González Sánchez. Como dato curioso, en las redes del centro fue publicada una imagen de la silueta de su ahora ex directora con la palabra “Gracias”.

 

También lea: Festival de Cine demanda al CEART por derechos de autor

Nota Anterior

Ordenan dos nuevos sacerdotes para la Iglesia potosina

Siguiente Nota

Arreola propone sanción a diputados por desfiguros en la Jucopo