#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

Rostros Ocultos | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

La mujer,  el verdugo de la razón del hombre: Charles Lemesle.

Encerrar a una mujer para contener sus malas inclinaciones es tan absurdo como querer sujetar al viento: Fernández Bremón.

La vida de toda mujer, a pesar de lo que ella diga, no esa mas que su eterno deseo de encontrar a quien someterse: Dostoyevski.

Si la mujer quiere tener siempre la razón, sean dulces y prudentes, de nada sirve el mérito de ella, si la bondad no le acompaña; porque así también aquella mujer que recibe dádivas de un hombre, contrae una deuda que se expone a pagar con su persona: Moliere.

Podríamos encontrar cintos y cientos de frases pro mujer o machistas, estudios filosóficos, tesis, reflexiones, infinidad de textos, libros, enciclopedias interminables sobre la mujer; solo es un género engendrado por la naturaleza en condiciones diferentes de su fisionomía, fisiología y mente, distintas al hombre, coincidentes como raza, inmersa en distinto plano terrenal, tan difícil de determinar de quién tiene la razón predominante del pensamiento lógico, y esto ha provocado un lucha desigual, desde que el hombre se impuso la fuerza bruta, gracias a su complexión robusta, valiéndole la imposición de las ideas ,normas, la religión, en el comportamiento sumiso, implantado para someter, no para convivir en igual de circunstancias. La mujer fue determinante para salvaguardar a la familia siempre y cuando se sometiera en absoluta obediencia al hombre. 

La máscara de origen etimológico antiguo de Medio Oriente deriva de la palabra árabe “mashara”, con significado de “bufón” de donde pasó al castellano, donde define una ficción que oculta la realidad Al colocarse una máscara llega el momento de la única e íntima transformación del ser que la posee, permite a los hombres, introducirse en la personalidad con la esencia misma de esos seres sobrenaturales, a quienes representa la máscara.

La máscara usada por griegos en los teatros, los egipcios en su rituales religiosos, en los carnavales europeos italianos con la mascarara de la alegría y la tristeza, los pueblos originarios de América, donde la máscara representaba seres sobrenaturales poderosos

La organización supremacista del Ku klux Klan, norteamericano, con su larga y puntiagudos cucuruchos, gente blanca, que en sus reuniones se queman cruces para intimidar y mostrar el poder de la luz.

El bandolero que con un pañuelo cubría su rostro para no ser descubierto, asaltando las diligencias del norte, pasajeros asesinados, niños robados y mujeres violadas, todos unos delincuentes cobardes, tras el velo cubriendo el rostro para algunos son tan buenos o malos según su acción, para la victima quisiera colgarlo en un árbol, para su familiares o allegados, será el sustento del hogar, riqueza mal ávida, para mantener a su familia, robando y matando a otra.

La historia de los movimientos feministas es muy antigua, en particular el movimiento anti alcohol estadounidense que data de mediados del siglo XIX, cuando los maridos se gastaban todo su sueldo en beber whisky, se incrementó la violencia familiar y las muertes por esto. No fue hasta el siglo XX en 1917 que se solicita la modificación a la constitución, enmienda 18, así la Ley Seca se promulga en el año 1919 hasta 1933. Años y años de lucha. Las mujeres que vivieron esto nunca se pusieron una máscara, al contrario, sus actos de rebeldía contra cantinas, bares y salones, las hacían a plena luz del día, enfrentándose a la furia masculina.

Hoy vivimos un fenómeno esquizofrénico de féminas violentas o no, que suponen que tapando el rostro son más mujer que cualquiera, para de esta forma protestar contra la “violencia a la mujer”.  Asaltos, violaciones, desapariciones, muerte. La razón las asiste, sin duda, y el enojo se incrementa por tanta vejación casi inquisitoria de parte del sector masculino, esto no les otorga motivo para ocultar sus limitaciones psicológicas cubriendo su cara como viles bandoleras enloquecidas. 

Las grandes transformaciones en favor de los movimientos por la libertad y derechos de la mujer se han hecho con inteligencia, con protestas callejeras que en ocasiones terminan en disturbios, pero acompañadas de propuestas claras, contundentes, exigencias al gobierno, para hacer frente a este deplorable problema añejo de la “guerra de géneros”. 

¿De qué sirve mostrar el pecho desnudo, cuando lo la esencia de los movimiento feministas, es mostrar la igualdad de inteligencia que se tiene con el hombre?, la desnudez solo socaba y permea lo poco que muestran estas mujeres con su intelecto

Habría que preguntarnos ¿quién está de tras de estos movimiento que todo a su paso destruyen? No creo que sean anarquistas consumadas o consumados, son provocadores de la autoridad, donde el único objetivo es el ocasionar disturbio y caos, que seguramente como en todo lo que vivimos, en un apolítica errada de años, buscarán tener un acuerdo con el gobierno, obvio, económico, para aplacar sus iracundos demonios. 

Miles de mujeres han desaparecido, miles de hijos e hijas yacen en fosas clandestinas, se han descubierto muchas de ellas, tal vez nunca se terminaran por encontrar todas. Quienes encabezan esta búsqueda son mujeres con rostro, nombre y apellido, luchonas valientes, mostrando coraje por encontrar por lo menos un pequeño rastro, un diminuto indicio, un trapo de ropa, un hueso de sus seres queridos, se exponen ante cámaras, medios de comunicación, ante autoridades que podrían ser cómplices, a la luz se exhiben sin temor a ser descubiertas por quienes les privaron la vida, ellas son mujeres dignas, que hacen valer su honra, sin mascara.

La mujer mexicana está sufriendo al igual que todas las del mundo, en pleno siglo de la tecnología, todavía no se entiende el comportamiento cavernícola del hombre, si es su educación, su cultura, o así simple no se nos quita el sentir la inferioridad cuando una de ellas sobresale, no estrictamente en lo profesional, pudiera ser en su simpleza de vida, su carácter, su bondad, aquella que se permite dejar hulla en otro.

Discutir sobre la igualdad, hará que se evite la subordinación, la humanidad vivimos en el defecto que deseamos profunda mente el respeto y la igualdad, desafortunadamente cuando se da el dialogo, muchas veces nos sentimos superiores a los demás y esto ocurre cuando lo temas sobre feminismo se llega con un discurso afectuoso masculino, pero en el hogar y en la calle, se hace exactamente lo contrario.

Nos saludamos pronto.

También recomendamos: Los años maravillosos nunca llegan | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

UASLP: le llueven casos de acoso pero solo sancionó a ¡1 profe en 2 años!

Siguiente Nota

Cielo medio nublado, el clima para este viernes 29 de noviembre en SLP