#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

Los años maravillosos nunca llegan | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

Si el tiempo se detiene, ¿dónde nos gustaría habernos quedado?. Tal vez en los años revolucionarios para seguir al “general”, en los años de Tata Lázaro, hombre voluntarioso, fundador y promotor asiduo del corporativismo mexicano. Los años de la posguerra mundial, donde parecía todo felicidad, libertad, igualdad, una filosofía política sobre la democracia y los derechos del hombre, nacer, reproducirse, vivir dignamente, al igual que morir; de igual forma, detener el tiempo en las primaveras y otoño de las luchas estudiantiles por el mundo de los años 60, o nos gustaría parar el reloj en el nacimiento en México del neoliberalismo económico hace 36 años, donde nos hicieron creer que era lo mejor que nos pasaría: “libre empresa para el manejo de la clase pobre”, el individualismo, en una mentalidad burguesa expresada en una práctica del desmantelamiento de la empresa del estado, la mejor receta para salir del “anonimato“, como fue el logro del innombrable Salinas de Gortari y sin embargo, se le sigue nombrando.

No se puede detener el tiempo: los años maravillosos son diferentes para cada individuo y pueblo. ¿Hace cuánto no vivimos esos años maravillosos? Gobiernos van y vienen, todos con la cursilería como bandera, de lograr la plena satisfacción social, es decir, “alcanzar la felicidad” de todo ciudadano; pero tal parece que se empeñaron en generar exactamente lo contrario, la felicidad se convirtió en el objetivo último, se dio paso a la riqueza inalcanzable para las mayorías, los sueños de libertad hasta el libertinaje, poseer propiedad individual y absoluta, el más puritano individualismo. Si se tuvo la suerte de llegar a rico, tal vez se viva inmensamente feliz en todo momento con la “satisfacción de haber fregado al otro”.  Ahora nos vemos como nación, infelices, pobres e indefensos, ante una clase política displicente, retrógrada e ineficiente.   

De un tiempo a la fecha, contabilizando 365 días, han muerto casi 30 mil mexicanos, un nuevo récord. Estamos en paz, diría el presidente; sin embargo, el número de muertes es peor que una guerra convencional. Es obvio que la estrategia del “fúchila y guácala” no funciona, y como en todo proyecto político, quiere “arreglar el mundo”, desmantelando las instituciones, haciéndonos tontos que con esto, se recompondrá el tejido social. Simplemente la delincuencia creció bajo un mando indiferente; nadie en sano juicio prefiere la violencia, pero sí anhela una eficiente estrategia, acompañada de una buena dosis de combate a la corrupción y a la impunidad, prioridad: cambiar el nuevo modelo de justicia penal que solo ha dado como resultado que asesinos, secuestradores, corruptos, tengan penas mínimas, de solo algunos años, o gozan de cabal libertad e impunidad gracias a esta ridícula forma de hacer justicia.

Rosario, no es Rosario Ibarra de Piedra, Rosario Jr es la hija. En ocasiones los hijos se parecen tanto a los padres que hasta, en la profesión se copian. En los modos de andar por la vida son casi iguales, pero no lo son. El manotazo tramposo de Morena, contraviniendo las normas del Congreso y los requisitos para ocupar la Comisión Nacional de Derechos Humanos, aceptó a María del Rosario Piedra, una consumada activista morenista, afiliada al movimiento – partido, tan solo unos días antes de ser ungida, solicitó licencia, sin renunciar a la militancia, violando el principio de neutralidad, asumiendo así, que será una tapadera del gobierno federal y todas las maltrechas instituciones.

Rosario, al acomodarse, apaga la estrella de su madre, luchadora social auténtica, con una bandera de justicia que aún prevalece y enarbolan las madres de los miles de desaparecidos y asesinados, tanto por la delincuencia como del gobierno en la guerra sucia. Ahora el vocero de la “libertad”, el senador Monreal, finísima persona, multimillonario zacatecano, amenazó a legisladores con someterlos a juicio político de no acatar el nombramiento de la nueva comisionada. Más cinismo no se puede ver; si en el pasado la CNDH no fructificó y los titulares eran personas ligadas al poder, seguramente este organismo será un pantano sin cambios, un ente burocrático para beneficio de los delincuentes.

Las víctimas tendrán que esperar como siempre, hasta que algún día, aparezca realmente un enemigo de la tortura, la vejación, los maltratos, desapariciones, secuestros, y se le diga “Señor Presidente”, usted sí cumple, es hombre de palabra.

Y como en toda informalidad, omisión y hasta burla, en un ambiente así, infelizmente absurdo, los inocentes también sufren, según la Red por los derechos de la infancia, desaparecen diariamente cuatro niños, de 0 a 17 años, sometidos a la violencia y la desigualdad, el estado mexicano hace caso omiso a las recomendaciones internacionales, somos el país dentro de la OCD que menos invierte en la protección del menor, obviamente escudado en el presupuesto que nunca hay.

21 mil niños en 20 años, desde el año 2000, desaparecieron como si nada; no han parado los asesinatos, cinco al día de menores de edad. El desinterés social por la protección a la infancia, provocada por la insistente militarización y leyes laxas, permiten estos horrores sin saber que el futuro nos ha alcanzado para mal, no se trata de ser pesimistas, simplemente la aniquilación de los derechos de los niños, en cuanto a su protección y cuidado queda fuera de toda lógica gubernamental, lo mismo sucede con el incremento de la violencia en la familia, en lugar de tener hogares felices, se han convertido en calabozos de tortura y desprecio infantil.

La felicidad del gobernante, dígase desde la Presidencia de la República, hasta un simple regidor, no es la misma que se tiene en la población. El sufrimiento es generalizado, solo los perturbados ignorantes y ególatras de quienes ostentan los cargos públicos, ven la felicidad en torno a ellos, lo demás es pura fantasía.

Nos saludamos pronto.

 

También recomendamos: Mezquindad, a río revuelto | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Buscan a Dayanna Michell; fue vista por última vez en Tequis

Siguiente Nota

Mosquito del dengue se adaptó al frío de SLP y Matehuala, alerta Salud