Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Retrato a los 13 | Columna de Adrián Ibelles

Publicado hace

el

Postales de viaje

 

No sé si hay mucha gente que recuerde cómo era de adolescente. Los gustos, intereses o pasatiempos que nos pertenecían, o aún más, que nos definían. De lo poco que recuerdo, hay canciones de rock, juegos de X-BOX, mi primer trabajo (en la plaza de la tecnología) y no mucho más. Pero al fin y al cabo, fue una etapa muy básica. Ahora, creo que a ti te gustaría recordar cómo eras a los 13.

Si es así, podrás volver aquí y tal vez, recordar.

A los 13 medías 153 cm.

Tu cabello fue largo y luego te pedimos cortarlo, al principio no quisiste, pero era bueno el cambio. Entonces tu nuevo corte te hacía ver más como un adolescente, de rostro delgado y sonrisa ocasional.

La música. Si algo amaste a esa edad fue la música. Llegabas corriendo de la escuela, comías tan rápido como te lo permitían tus hábitos y casi de inmediato te despedías con tu violín al hombro, para llegar al ensayo de la orquesta. Segundo violín, ya con dos conciertos a cuestas (te vi en el segundo, se escuchó muy, muy bien).

La guitarra estuvo un poco olvidada. No te culpaba. Era demasiado ajetreo como para encontrarle un momento adecuado. No podría asegurarte qué música era tu favorita a los 13. Pasó tu época de grunge (con ocasionales visitas a Metallica y SOAD), y en ese punto lo importante era ensayar. Recuerdo verte muy integrado con la música clásica, escuchando a Tchaikovsky y su Romeo y Julieta (tú me contaste que la versión original duraba 20 minutos, yo no tenía idea).

Comías lo que preparaba. Usualmente tú y yo íbamos en el mismo equipo a la hora de comer. Tu madre buscaba opciones más sanas, pero al final yo trataba de tenerte contento. Sin cebolla (en la medida de lo posible), sin jitomate (que no fuera en salsa), poca calabaza, o chayote, o cualquier otra cosa que no hubiera estado viva. De frutas, naranja, manzana y guineo (así le llamaban al plátano en Chiapas).

A los 13 usabas ropa de colores. Con rayas. Mucho azul y una playera polo amarilla que yo no entendía cómo te gustaba. De cumpleaños te llevé una playera de Hogwarts que me hubiera gustado para mí. Tus jeans (casi siempre rotos de las rodillas) y un par de tenis que te acababas en tiempo récord.

Te recuerdo ajeno a los deportes. De más pequeño apoyabas con enjundia al Barcelona de Messi, eran tus playeras favoritas (ambas te las regalamos tu mamá y yo) pero poco a poco te fue dando igual. Eso sí, vimos dos triunfos de los Patriots en el Superbowl, aunque ese 3 de febrero, cuando ganaron el sexto Super Bowl, no estuvimos juntos, tú en casa y yo en el trabajo. Lo hubiéramos disfrutado igual que los anteriores.

Jugabas con tu Nintendo 3DS, aunque cada vez menos. Entre la música y la escuela había poco tiempo para el ocio. Tu primer celular, un iPhone 5, que te llegó ya demasiado paseado para ser novedad. Igual lo cargaste de juegos y era para lo que lo usabas.

En tu cumpleaños 13 estuviste enfermo. No hubo pizza ni lasaña, como lo prometí. Sé que fue triste pero al menos hubo pastel, un par de regalos y el cariño de tres personas que te hemos querido y admirado desde que te conocemos. Y el de muchas más, que sin que te enteraras, te tenían en gran estima. Siempre tuviste un efecto curioso en nuestros amigos, que te consideraban bastante.

A los 13 eras joven. Serio, un poco rebelde y ligeramente desobligado. Cómo todos a esa edad, quizás un poco menos que tu mamá o yo. Pero ya desde aquí eras una gran persona. Lo más importante, un gran hermano, un gran hijo y un gran amigo. No te olvides de cómo eras a los 13, por si algún día dudas, pregúntame. Y si ya no estoy, regresa aquí para que lo sepas. ¡Felices 13, campeón!

@Adrian_Ibelles

También lea: Las 25 horas del día | Columna de Adrián Ibelles

#4 Tiempos

Los fifís aviadores de los niños sin hambre | Apuntes de Jorge Saldaña

Publicado hace

el

APUNTES

 

Con todo respeto a los perros, los hay finos, educados, entendidos, leales, agradecidos y graciosos. Los he visto en todas las razas y sin ella, con “pedigree” o carentes hasta de nombre, pero aún así… hay de perros a perros…

Acercamiento violento de la cámara a la cara de Xavier Nava, la pantalla se va a negros, aparece el texto “Directed By Robert B. Weide” y se escucha “Frolic” de Luciano Michelini (sí, la musiquita y remate de los memes para mayor referencia).

No es gratuito, los hechos recientes dibujan a Nava Palacios como un personaje de caricatura, absurdo, al que “nada le sale bien” como corea el Tri de México o al que “todo se le derrumbó” como canta Emmanuel.

El hombre que lo perdió todo por el todo, el que apostó un “All-in” con par de cuatros, el que pretendió ser el elegido, la “profecía del retorno” de la democracia y resultó ser el farsante más trágico e incompetente del clan.

Si se recuerda, las primeras semanas de la administración de Nava Palacios, él y su equipo se hicieron a la mar de las lágrimas, de los gimoteos, en el “miren lo que me hicieron” justificando su inoperancia, inacción y limitaciones en la narrativa de la pobre víctima.

Pero giró la ruleta y no hay 37. A poco más de tres años del “romper el silencio” y “sonar fuerte” ahora rompen en llanto y sufren fuerte. Pocos vieron “Motivos para seguir”, pero a cambio a ellos les quedaron “Motivos para sufrir” desde vergüenza (como si fuera poco) hasta procesos penales y políticos que les vienen. Si ya los habían bajado del carrusel, lo que sigue los dejará hasta afuera de la feria.

Y es que declaraciones del alcalde Enrique Galindo respecto al daño patrimonial causado por su antecesor, no son en vano, están absolutamente fundadas y tendrán consecuencias. El actual alcalde no tiene, ni ha tenido en su desempeño público, el mal hábito de la queja o del pretexto de la inercia, por eso tiene la credibilidad y las evidencias para denunciar en un acto de no omisión, más que en un acto de simple lamento.

Hay que decir que Galindo, desde la campaña dejó muy claro que no vendría a “quejarse” sino a trabajar, que finalmente quiso ser y es alcalde justamente porque sabe de la problemática citadina y convenció a los potosinos de tener las mejores estrategias para resolverla, es decir, lanzó un “yo no vine a ver si puedo, sino porque puedo vengo”.

Por eso tienen sentido y fundamento sus declaraciones que hasta donde estoy enterado se están convirtiendo en este momento en denuncia formal ante la Fiscalía del Estado.

Mire nada más Culto Público si no es para esconderse en el rincón más obscuro del planeta (como lo está haciendo Xavier Nava) el hecho de haber contratado a más de mil 500 empleados durante su administración, la cifra más alta en los últimos nueve años.

Oficinas de 17 plazas con 50 empleados, dirección de deportes con cientos y cientos de contrataciones, delegaciones atiborradas de jefes, subjefes, coordinadores, subdirectores, etc.

Pero la cosa no queda ahí, no señor. El asunto se hunde en profundo lodazal de pena porque, literalmente, pesa sobre Xavier y sus cercanos ese viejo adagio de “Pena robar y que te cachen”… y los cacharon.

Desviaron, los mismos que se decían niños honestos y sin hambre, nada más 17 millones simulando el empleo de 64 hombres y mujeres de apellidos de alta alcurnia (que se me queman los dedos por escribir sus nombres, pero sus derechos no me lo permiten) que cobraron, de 35 mil pesos mensuales para arriba, durante los 3 años de gobierno de Nava Palacios.

Sí, todos y cada uno tienen relación en mayor o en menor grado con la cúpula navista, los 64 “famosos desconocidos” que el primero de octubre tuvieron que salir de la cueva de Ali Babá para presentarse frescos y decir “yo aquí trabajo” cuando jamás se les había visto poner un pie en las oficinas municipales.

Tercia de ejemplos para que no sufran mis fogosos dedos: El señor licenciado La Fuente, que prestó servicios de asesoría externa a Xavier Nava, pero ¿qué cree?, que también estuvo incluido en la nómina y se presentó hasta peinado para atrás el primero de octubre a trabajar “pues como siempre” (ajá) a la Unidad Administrativa Municipal donde jamás lo vieron más que en contadas excepciones en las que pasaba por su doncella.

Otro es el señor Juan Hernández de los Santos, inseparable compañía del otrora alcalde en desgracia y primer promotor anti López Obrador en tierras potosinas, el heredero, el que bien comía y mejor bebía en el club de tiro Halcones, el compañero de farras y francachelas, un buen hombre que no se desempeño como nada pero que tenía plaza de 45 mil pesos mensuales y finalmente un apellido de esos que suenan familiares “Loredo Siller” a quien incluso dieron base… ¿Qué dirá el Arzobispo?

El resto de los nombres y apellidos me los reservo, Culto Público (aunque no quiero), pero le puedo comentar, con documentos que obran una de mis manos favoritas, que además de los 64 casos de aviadores municipales con aterrizaje forzoso en la administración de Galindo, existen nada más 426 trabajadores que fueron basificados por Xavi y su pandilla.

Coordinadores especializados de la dirección de recursos humanos con sueldo de 44 mil 358 pesos, gente de Oscar Valle. Otro par de beneficiados fueron los coordinadores especializados (vaya usted a saber en qué se especializaban) de la Delegación de La Pila con sueldos de 35 mil 67 pesos, gente del propio alcalde y sus allegados.

Una señorita, gente cercana al Oficial Mayor, con sueldo de 35 mil 67 también, y que por obra y gracia de la corrupción y la desvergüenza, le dieron base, igualmente otra dama, trabajando en Concertación Política, dependiente de la Secretaría General y así hasta contar 426 “pases VIP para vivir del erario” entregados arbitraria e ilegalmente.

El boquete presupuestal es de escándalo y no puede la nueva administración tolerarlo, por eso a todos los están poniendo con ambas extremidades inferiores en la carpeta de rodamiento pública, es decir, de patitas en la calle.

En resumen, sobre Xavier y su pandilla pesa una solicitud de juicio político, una denuncia por daño millonario al erario, su ex jefe de la policía está bajo investigación y con carpeta abierta por abuso de autoridad, su ex jefe de comunicación tendrá que responder a una denuncia por el desvío de otros 17 millones de pesos y su socio ex jefe de deporte municipal está bajo investigación por acoso sexual y laboral.

Por eso le digo, Culto Público, que hay de perros a perros. Por eso a la vida política de Nava y su pandilla parece una broma “Directed By Robert B. Weide”, musiquita incluida.

Para terminar, una pregunta dirigida a quien quiera responder: En un universo paralelo, en el que Nava hubiera alcanzado la gubernatura…¿perdonaría de la cárcel a Ricardo Gallardo por cualquier irregularidad que hubiera sido detectada?

Ahora regresemos al universo que habitamos. Las denuncias y pruebas contra Nava están en la Fiscalía (autónoma, pero no inconexa) y Ricardo Gallardo Cardona es el gobernador: ¿Qué cree que vaya a ocurrir pronto? Hagan sus apuestas, pero recuerden que no hay 37.

BEMOLES.

UNA DE DOS

O nadie teníamos licencia vigente, o nadie teníamos dinero. De la noche a la mañana en San Luis Potosí pasamos de tener la licencia de conducir más cara y temporal, a una gratuita y permanente. La reacción de los potosinos ante esta medida administrativa ha alcanzado niveles sin sospecha, pues literalmente hay personas que están pernoctando afuera de las oficinas recaudadoras para poder obtener su documento ya sea por primera vez o para renovarlo. El efecto masivo ya originó (para bien) que desde la Secretaría de Finanzas se giraran instrucciones para ampliar los horarios de atención hasta las 6 de la tarde y se movilice a un mayor número de personal para que atienda la alta demanda de los potosinos… y eso que apenas vienen las placas gratis. #AndabanSinLicencia #NoSeHagan

NUNCA FALTA

Evidentemente, otra de los efectos del programa de licencias gratuitas es el evidente dolor o de los envidiosos, los resentidos o los incrédulos, mismos que se han tomado su tiempo libre (que ahora tienen mucho) para incluso mandar audios más falsos que los billetes de a 4 con veinte, desalentando a la gente en diversos grupos de WhatsApp diciendo que las “licencias se agotan” ¿Qué ganan a ver? Nada más quedan como el payaso. #GenteSinQuehacer

SÍ, PERO COMO DIOS MANDA

Ayer el diputado Juan Francisco Aguilar propuso un punto de acuerdo en el congreso para crear de forma inmediata una Fiscalía Especializada en Feminicidios de manera urgente y de obvia resolución. El resto de los diputados coinciden en la necesidad de dicha figura en la Fiscalía, pero no sin estudio ni a las carreras. El tema amerita su estudio, eso sí, pronto, pero hacerlo como Dios manda. No es “enchílame otra”, pero bien por el diputado JF #DespacioQueLlevoPrisa

RIFADO

Ha generado buenos comentarios el trabajo de Christian Azuara, actual director de Servicios Municipales. Trae un ritmo de trabajo en tres turnos y se está dando atención como hace mucho no se hacía a las demandas de los ciudadanos en materia de imagen, atención a camellones, recolección, rehabilitación, reparación y mejoramiento de todos los servicios municipales que estaban muy desatendidos. Salió mejor director que regidor dicen algunos. Yo no se, pero de que se está entregando a hacer su trabajo, lo está haciendo. Desde aquí se lo agradecemos. #Gracias

Hasta el lunes, Culto Público.

Atentamente

Jorge Saldaña, el que… Hoy nada más Jorge Saldaña.

También lee: ¡Ay nanita!, la Llorona y otras leyendas de inicio de gobierno | Columna de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Pesadilla | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

 

-Si de veras me amas –dijo el joven a Dios en su plegaria nocturna-, déjame ver algo del futuro. ¡Algo, cualquier cosa, te lo suplico!

Se lo pidió una, se lo pidió dos, se lo pidió veinte veces. Entonces Dios, accediendo a su deseo, hizo verle un desierto cuyos contornos le eran vagamente familiares.

-¡Qué desolación! –exclamó el muchacho, lleno de pesadumbre-. Y, sin embargo, este erial no me parece desconocido. Creo haber estado ahí por lo menos en una ocasión. ¿Cuándo? Aquel anuncio de lámina que se pudre al fondo, carcomido por el óxido, me recuerda algo, pero ¿qué exactamente? ¡Ah, ya! ¡Si no me equivoco, es el parque en el que jugaba de niño! ¿De modo que esto es lo que quedará de nuestro querido parque dentro de unos años? ¿Cuántos años? ¿Diez, veinte?

Por más que el espectáculo del parque convertido en yermo lo impresionara grandemente, el joven pasó en seguida a otra cosa. En realidad, lo que quería ver era no algo del futuro, sino algo de su futuro. Cuatro años atrás le habían diagnosticado una enfermedad poco común –y, además, degenerativa-, y como estaba seguro de que moriría pronto (por lo menos así lo creía él), preguntar por su futuro era una manera bastante sutil de preguntar si lo tenía.

-Ahora –volvió a pedir a Dios- hazme ver algo de mí. Muéstrame, por ejemplo, los libros que escribiré, o los edificios que levantaré, o los rostros de las personas que conoceré; o, quiza…

En respuesta a su petición, Dios le mostró una fotografía de respetables dimensiones, algo así como la portada de una revista cuyo título no aparecía por ningún lado; en ésta, una joven bellísima sonreía deliciosamente a la cámara, mostrando una hilera de dientes perfectos.

-¿Quién es esa joven tan hermosa? –preguntó el muchacho-. ¿Mi futura mujer? ¡Si así fuera, lo feliz que sería! ¿De veras será ella mi esposa? ¿Cómo se llama? ¿En dónde se encuentra en este momento? ¿Dónde la veré por primera vez? ¿Ha nacido ya?

Ver aquel rostro bello lo llenó de una profunda tranquilidad. ¡Había futuro, había un futuro para él! No moriría a la edad en la que, sofocado por el pesimismo, agobiado por la enfermedad, había llegado a imaginarse. Insistió con vehemencia:

-¿Quién es?

-Tu hija; es la hija que he pensado para ti –respondió el Señor-. ¿Te gusta?

– Es muy linda –dijo el joven agitando los brazos-. Gracias, Dios…

-No tienes nada que agradecer. Pero, ¿sabrás sacar partido de esto que te he hecho ver?

Ahora que sabía que no sólo no iba a morir joven, sino que además sería padre de una joven bellísima -una joven digna de figurar en portadas de revistas-, el muchacho se dio a la tarea de buscar una novia cuyos rasgos se asemejaran a los de la chica que había contemplado en su visión. Como su novia actual decididamente no los tenía, decidió cortar con ella y comenzar una relación nueva.

En su búsqueda conoció a una joven un poco menor que él a la que ciertamente no amó como a la primera, pero cuya nariz se ajustaba al tipo de chica que se había forjado imaginariamente. Sin embargo, pronto descubrió que si bien la nariz de la muchacha era la adecuada, no lo eran, en cambio, sus ojos, ni su mentón, ni la forma de su cabeza. ¡No, no, ella no era!

Buscó otra. Esta última –llamada Alejandra- le gustó por sus cejas, pero al cabo de cierto tiempo le disgustó por su color, que era moreno, pues en la fotografía que Dios le había mostrado, la chica ostentaba tonalidades más bien claras.

Se lanzó a la búsqueda de otra joven, y luego de otra más, pero al cabo de diez años aún no había encontrado a la muchacha ideal. Cuando pasaron veinte, el joven, que ya no lo era tanto, encontró por fin a una chica que se ajustaba perfectamente a sus requerimientos, sólo que ya era demasiado viejo, y ésta le dijo que no a sus propuestas de noviazgo hasta con cierta energía, si no es que hasta con indignación:

-¡Casi podría usted ser mi padre, señor! ¿Cómo se le ocurre pensar que usted y yo…?

Entonces el desesperado increpó a Dios diciéndole que lo había engañado, que no era verdad eso que le hizo ver, que todo aquello no había sido más que una burla y un sarcasmo.

-¿Y por qué creíste –le dijo Dios- que de la primera, la única que de verdad fue importante para ti, no iba a poder yo darte una hija como la que te hice ver? No te gustó su nariz, pero la nariz que querías iba a venir de tu abuela, una excelente mujer a la que no conociste ya, y no de la muchacha que buscabas; el mentón que exigías vendría de la mamá de ella, y las cejas pobladas de su bisabuela. ¿Por qué no te casaste con el amor de tu vida? 

¡Qué pesdadilla más extraña! ¿De cuando acá me da por soñar estas cosas? Sin embargo, mientras me visto, me peino, me calzo y me lavo, lanzo un suspiro de satisfacción y doy a Dios las más sinceras gracias por habernos ocultado el futuro, por haberme ocultado mi futuro. ¡Seguro que por querer controlar cada detalle, mi vida sería un descontrol! Lo mejor es que sea Dios quien elija por mí: sólo así no se equivoca uno.

Desde que soñé aquel raro sueño pido a Dios todos los días que me permita elegir sólo el color de mis camisas, el modelo de mis chamarras o los títulos de mis libros –los que leo y los que escribo-; por lo que toca a las personas, le suplico encarecidamente que sea Él quien las elija por mí, pues de otra forma lo echaría yo todo a perder.

También lee: La penúltima tentación de Cristo | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Sesenta y cinco años de física moderna en San Luis | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

En el primer cuarto del siglo XX los físicos comenzaron a dar explicación a un fenómeno, en el cual, placas de metal tendían a cargarse eléctricamente en forma espontánea. En aquella época se suponía que la causa era la presencia, en pequeñas cantidades, de materiales radioactivos en rocas. Después de realizar una serie de experimentos llegaron a la conclusión que la causa era debida a una radiación de origen cósmico. A partir de ese momento comenzó un auge a nivel mundial a fin de investigar la intensa radiación que existe en el espacio, la cual llega a nuestro planeta y penetra principalmente las partes más altas de la atmósfera terrestre y que es conocida como radiación cósmica.

Los rayos cósmicos son núcleos de átomos ordinarios despojados de sus electrones y que están caracterizados por su altísima energía, cualidad que los distingue de otros tipos de radiación. La radiación cósmica primaria está formada de protones, partículas alfa y núcleos más pesados. Actualmente se sabe que la mayor parte de los rayos cósmicos galácticos se genera a partir del nacimiento de las supernovas, objetos que marcan el fin de algunas estrellas muy masivas, de aproximadamente diez masas solares. Los rayos cósmicos llegan a la superficie terrestre en todas direcciones, como son partículas cargadas, su intensidad cambia a diferentes latitudes debido a la presencia del campo magnético terrestre.

Las partículas de la radiación cósmica llegan a la atmósfera de la Tierra y comienzan un fenómeno conocido como chubascos que se originan por reacciones nucleares entre los rayos cósmicos y las partículas de la alta atmósfera, en este proceso en cascada se producen electrones, fotones, muones, piones, etc. Todo esto a partir de una partícula primaria de dicha radiación. Cuando se observan en alguna fotografía o representación gráfica parecen ser múltiples ramificaciones de una rama simple.

Hacia 1930 se adoptó para el estudio de los rayos cósmicos, la cámara de Wilson también llamada cámara de niebla o nubes. En la cámara de niebla se hacen visibles las trayectorias de las partículas de los rayos cósmicos por condensación del vapor de agua sobre partículas diminutas ionizadas.

En los años treinta el físico Arthur Compton hizo estudios extensivos de rayos cósmicos en distintas partes del mundo y demostró que estos llegan preferentemente a los polos terrestres, que su intensidad mínima corresponde al ecuador y, por lo tanto, los rayos cósmicos son partículas con masa y carga. Estudios posteriores como los realizados por el físico mexicano Manuel Sandoval Vallarta, mostraron que existe además una diferencia entre las intensidades medidas hacia el Este y hacia el Oeste, la cual indica que las partículas tienen carga positiva. La conclusión final es que la gran mayoría, alrededor del noventa por ciento, de los rayos cósmicos son protones, los constituyentes de carga positiva de los núcleos atómicos.

Tal era el ambiente de investigación en radiación cósmica en el mundo cuando a finales de 1954, se inicia en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí la construcción de cámaras de niebla, al regresar, Gustavo del Castillo y Gama de su doctorado y, posteriormente, Candelario Pérez de su licenciatura en física, ambos egresados de la Universidad de Purdue en Estados Unidos.

Nuevos problemas y preguntas relacionados con las partículas que habían sido descubiertas hasta esa fecha intrigaban al naciente grupo potosino. Una de esas preguntas era sí existían partículas con vidas medias del orden de milésimas de segundo, que son los tiempos de trabajo de la cámara de Wilson usando contadores Geiger de coincidencias retardadas.

En 1956, la Cámara de Wilson, el control electrónico, y demás implementos diseñados para la operación del equipo y construidos totalmente en la UASLP, fueron alojados en un cuarto de madera y celotex construido con el propósito de mantener el equipo a una temperatura constante. El cuarto de madera, estaba en el gran cuarto, que además alojaba a la naciente Escuela de Física, su salón de clase, laboratorios y oficinas a un costado de la actual rectoría de la UASLP. El famoso cuarto de madera fue bautizado como Casa de la Risa.

La cámara de niebla, la primera construida totalmente en México, originó trabajos de investigación de primer nivel, en los que se trataba de utilizar la radiación cósmica como fuente de partículas de alta energía para inducir interacciones nucleares en placas de plomo. En ella se observaron, por primera vez en México, trayectorias de partículas generadas al interaccionar la radiación cósmica con la materia terrestre y representó el inicio de la física moderna en San Luis Potosí.

También lee: El potosino que sentó las bases para el Premio Nobel de Medicina 2021 | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión