#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

Por qué cultura fílmica local | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

Cuando el cinematógrafo llegó a cincuenta años de existencia, el mundo se debatía en una de las máximas paradojas de la historia: la Segunda Guerra Mundial.

La Primera Guerra Mundial ya había provocado en las artes plásticas, la literatura y otras disciplinas artísticas, rompimientos esquemáticos y creación de nuevos lenguajes. Las denominadas vanguardias.

EL CINE Y SUS VANGUARDIAS

El drama colectivo de la segunda posguerra mundial, propició en Italia el surgimiento de la primera y significativa vanguardia fílmica. Un colectivo de jóvenes, con Roberto Rossellini como precursor, quieren hacer cine y las posibilidades les son adversas.

  • El cine italiano convencional de esos días es inocuo. Apellidado de “teléfono blanco”, por la reiterada presencia de mujeres proto-aristócratas ociosas que aparecen en pantalla y hacen llamadas telefónicas de contenido insustancial, frívolo, en aparatos de color blanco.
  • Mientras, están inhabilitados los enormes estudios fílmicos de Cine Cittá, construidos por el recién desplomado régimen fascista
  • En ese y otros espacios tradicionales se hacía cine en foro, bajo techo, muy artificial y a costos elevados

En tales circunstancias, el naciente grupo Neorrealista italiano genera una metodología y una temática nueva para realizar cine. A Rossellini se suman en la osadía, Luchino Visconti, Vittorio de Sica, Pier Paolo Pasolini, Michel Ángelo Antonioni, Federico Fellini, entre los más destacados.

En Europa, la crisis de posquerra es general y, emulan al Neorrealismo italiano, otros colectivos juveniles que afianzarán similares metodologías, formas y contenidos interrogativos y “realistas”. Estas son algunas de las vanguardias fílmicas más destacadas de esos lustros y los inmediatos posteriores en ese y otros confines: Nouvelle Vague en Francia, Free cinema inglés, nuevos cines alemán polaco, checoslovaco, ruso. En Latinoamérica: Cinema novo brasileño, nuevos cines mexicano y cubano, Hacia un tercer cine argentino, Cine junto al pueblo boliviano.

¿QUÉ LES CARACTERIZA A LAS CORRIENTES FÍLMICAS VANGUARDISTAS?

Para abaratar costos:

  • Pasan del formato de rodaje con celuloide de 35 milímetros de ancho al de 16 milímetros.
  • Rodajes en escenarios naturales y con aprovechamiento al máximo de luz solar
  • Equipos humanos compactos
  • Con frecuencia, actores no profesionales
  • Rodajes –al menos los iniciales- en blanco y negro porque era más barato, y luego por sus posibilidades de un cierto tipo de ejercicio de poesía visual

Para generar nuevos contenidos:

  • Conocimiento, estudio, debate y reseña de las mejores fílmicas realizadas hasta ese momento. Se pone en cuestionamiento del ejercicio cinematográfico afanado en la rentabilidad como eje rector, y surge el concepto y práctica de “cine de autor”
  • Temáticas surgidas de la crisis de posguerra que reflejan el ser, anhelos, sueños y frustraciones de la población mayoritaria
  • Contravienen censuras y temáticas tabú
  • Interrogan el “stato quo”

ALGUNOS CAMINOS LLEVAN A “ROMA”

En las mejores escuelas de cine, incluidas las destacadas mexicanas, Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, CUEC/UNAM (recién promovido al rango de escuela nacional) y el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos, CCC/SEP, es de A, B, C, estudiar las vanguardias fílmicas mencionadas, y otra más, Dogma 95, surgida en Dinamarca en 1995, cuando el cine cumplió 100 años de rodaje.

Si volteamos a ver esa obra magistral, Roma, de Alfonso Cuarón, certificada por más de 100 galardones internacionales y pregnancia universal, no es difícil advertir que Alfonso conoce y ha estudiado las vanguardias, de manera particular el Neorrealismo italiano.

LA NO FORMACIÓN DE CULTURA FÍLMICA Y LA ENSEÑANZA DEL CINE EN SLP

Cuando llegó a la capital potosina el primer supermercado de franquicia, el de Plaza Fiesta, su gerente comentaba que la sucursal local era la de mayor venta de libros entre más de 100 en el país.

En la exhibición fílmica de cine de autor, de arte, de cineclub o muestras internacionales, la capital potosina ocupa un lugar importante en el país de espectadores por número de habitantes.  ¿Y….? Nomás eso, porque el suceso no ha generado durante medio siglo impactos significativos de recambio en la cultura y realización fílmica, como los siguientes:

  • Formación de un público demandante, capaz de incidir en las decisiones y hacer del Cine Alameda, una genuina cineteca, según se presume en la nomenclatura oficial. Con ejercicios de reflexión e investigación fílmica. Rescate y acervo que incluyan las producciones fílmicas locales de toda índole y formatos.
  • Tenemos varios, dizque, festivales locales de cine que eligen esa bodega Alameda, sin rumbo y con deficiente sonido, como sede, sin conseguir dos atributos obligados, hacer un solo festival con la consistencia e inclusión de los de Guadalajara, Morelia, Los Cabos. El más correcto visible es el México-Alemania, entre otros motivos, porque se deslindó de la bodega Alameda.
  • Formación de una oficina de cine o mini entidad gestora para estimular rodajes y cultura fílmica, y elaborar catálogos locales consignatarios de talento humano, servicios (hospedaje, alimentación, técnicos especializados en escenografía, utilería, iluminación, fotografía, sonido) y escenarios locales susceptibles de dar apoyo profesional a rodajes fílmicos nacionales e internacionales.

En cuanto la enseñanza de cine en la localidad, es frecuente recurrir al práctico “aprietabotonismo”, esto es, hacer rodajes y ediciones audiovisuales al vapor. Saber apretar botones y registros visuales, sin otorgar el valor básico a la cultura fílmica y a la elaboración de guiones de calidad, singulares y consonantes con argumentos fílmicos depurados, y rodajes con suficiencias técnicas y aspiraciones poético/visuales.

También lee: Mirada femenina en el Nuevo cine mexicano | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Secuestros incrementaron 2.5 veces en SLP los primeros meses de 2019

Siguiente Nota

SLP seguirá línea de AMLO para enfrentar cambios en asuntos migratorios