marzo 8, 2021

Conecta con nosotros

Estado

Los ciudadanos sabemos que la violencia en la capital es por el narco: diputada

Publicado hace

el

Por: Abelardo Medellín

Las balaceras, ejecutados, narco mantas y otros hechos violentos que se han presentado en la capital potosina, son actos evidentes del crimen organizado que “si fueron negados antes por la autoridad estatal, fue en un afán de presentarlo así a su círculo cercano, porque los ciudadanos eramos conscientes que esto era generado por el crimen organizado”, dijo en entrevista la diputada presidenta de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso del Estado de San Luis, Beatriz Eugenia Benavente Rodríguez.

Afirmó que por los recientes hechos ocurridos en la capital debería ser “inminente la renuncia o que se les den las gracias a los titulares de la Secretaría de Seguridad, toda vez que han sido incapaces de que cuidar a los potosinos”.

Comentó que si el gobernador no pone orden en su gabinete de seguridad “tendremos que retomar el juicio político en contra del mando de seguridad para retirarlo, la idea ya no es tan descabellada en este momento, porque la inseguridad ha incrementado desmedidamente”.

La diputada Benavente Rodríguez aseguró que en vista de los recientes hechos violentos por los que ha pasado San Luis Potosí, a la autoridad estatal en seguridad no le quedó otra más que revelar que eran hechos del crimen organizado el cual ha operado desde hace tiempo en la capital, razón por la que tuvieron que aceptar “que fueron rebasados”.

“Estas personas que no tienen ni la capacidad de responder a un turba de 30 chavos que se manifiestan y agreden al Congreso, pues qué esperaríamos de su actuar frente al crimen organizado”, dijo Beatriz Benavente.

También lee: Guerra del narco en SLP | Columna de Jorge Saldaña

Estado

#PotosinasDestacadas | Naroyuki Koasicha, luchar contra los estereotipos del boxeo

Publicado hace

el

Reconocida internacionalmente, esta atleta fue la primera potosina que se convirtió en boxeadora profesional

Por: Itzel Márquez

Las mujeres en la vida pública cada vez ocupan más lugares y las potosinas no son la excepción, es así que, con este texto, inicia una serie de entrevistas con potosinas destacadas en distintos ámbitos. Iniciamos con Naroyuki Koasicha, boxeadora que ha alcanzado reconocimiento mundial gracias a una carrera que comenzó desde la infancia.

Naroyuki Koasicha un día decidió entrenar box solo para hacer ejercicio, no se imaginaba en boxeo femenil, pues no había mujeres en los gimnasios y decía: “yo jamás me subiré a boxear porque no estoy loca”; con el tiempo se enamoró del deporte.

Koasicha inició practicando gimnasia a los tres años de edad con entrenamientos diarios; a los 11 dejó la gimnasia y a los 13 comenzó en el boxeo; su primera pelea fue a los 15 años, la cual ganó por KO, ese año fue primera campeona nacional del estado en box amateur. Ha sido cinco veces campeona nacional en peso pluma 57 kg, peso ligero 60 kg y amateur 2012 en peso gallo 54 kg, ocho veces medallista en amateur 57 kg, 60 kg y 54 kg, medalla de plata en el torneo Americano de la Especialidad en Brasil 2010, única potosina en ir al mundial en la Isla de Barbados en 2010, pre seleccionada en 2012 para Londres y en 2012 fue su último torneo como amateur.

Naroyuki fue la primera potosina en debutar profesionalmente en el boxeo, su última pelea importante como campeona mundial fue en París como peso súper gallo.

Hablando sobre las dificultades a las que se enfrentó por ser mujer en un deporte que, socialmente es asociado a hombres, Koasicha dijo que lo que le ayudó fue estar consciente de sus limitantes, porque si bien sabía que era un ambiente de hombres, “el box es considerado de barrio desde un principio no había torneos para mujeres, no había Olimpiada Nacional, no había rama femenil, no había apoyo para mujeres”

“En la convivencia en el gimnasio como yo hacía lo mismo que mis compañeros, en los sparring y entrenamiento no había menos carga de trabajo por ser mujer, era igual. Nunca he tenido problemas porque he tratado de estar a la par de los hombres, así te vas ganando el respeto de tus compañeros”, agregó Naroyuki.


En lo social, esta deportista contó: “Hay muchos estigmas de la gente, desde eres lesbiana por practicar boxeo, te va a dar cáncer de seno; pero como he sentido el apoyo de mis padres y mis hermanos, nunca me ha impedido seguir con el deporte”.

Sobre su presente y futuro como deportista, Naroyuki mencionó que por ahora está en un retiro parcial, pues surgió un proyecto para investigar sus raíces en Japón, el cual duró más de lo pensado, después llegó la pandemia por Covid-19; sin embargo, aún no define su retiro definitivo, pero tomando en cuenta que es licenciada en administración del deporte, cuenta que le gustaría incursionar en el boxeo desde otra perspectiva: “ahora las personas cercanas a mí me dicen cosas como “mi hija quiere ser como tú”, yo no tenía ningún referente cuando empecé y que las niñas pueda avanzar más que yo”.

Por último, Naroyuki dejó un mensaje para todas las niñas y jóvenes que quisieran dedicarse al boxeo: “les diría que pueden hacer lo que quieran y el deporte no es exclusivo de nadie, el deporte es una gran bendición que abre puertas. Cuando te metes de lleno en algo que te apasiona es una satisfacción enorme. Les diría que no escuchen comentarios negativos, que no piensen en el que dirán”.

Lee también: #PotosinaDelAño | Evelyn Escalante, la maestra de las personas ciegas

Continuar leyendo

Estado

#PotosinaDelAño | Evelyn Escalante, la maestra de las personas ciegas

Publicado hace

el

Reconocida como la Mujer del Potosina del año en el Altiplano, esta activista tiene una amplia trayectoria en la integración de la población con discapacidad visual

Por: Itzel Márquez

El Instituto de las Mujeres del Estado de San Luis Potosí (Imes) dio a conocer a las ganadoras del galardón Potosina del Año 2021, Evelyn Lizbeth Escalante Castilleja resultó reconocida en la Zona Altiplano, esto por su labor altruista y docente enfocada en la inclusión de personas ciegas y con baja visión. La Orquesta conversó con ella para conocer más sobre su labor.

Evelyn Lizbeth es licenciada en matemáticas educativas y cuenta que cuando era estudiante uno de sus profesores le solicitó un proyecto para trabajar con personas que tuvieran alguna discapacidad. Ella acudió al Instituto para Ciegos y Débiles Visuales (Ipacidevi) “Ezequiel Hernández Romo” para ver la situación real: “realicé mi servicio social en la institución, después voluntariado y hasta la fecha continúo colaborando”.

Sobre su labor altruista, Escalante comentó: “es algo que me llena, a pesar de que no recibo algo monetario, poder ayudar a estos chicos a cumplir sus metas, egresan de prepa e ingresan a la universidad, eso es suficiente. Saber que puse mi granito de arena es algo que me llena de satisfacción como persona; no siempre preocuparnos por nosotros, hay mucho que podríamos aportar a los demás, la empatía es una de las virtudes que he tenido y me estoy dando cuenta que tiene muchos resultados”.

Entre las colaboraciones de Evelyn con el Ipacidevi se encuentran clases de regularización, coordinación de obras de teatro, y labor como guía en paralimpiadas e impartición de cursos a alumnos de preparatoria para ingresar a escuelas superiores.

La galardonada mencionó que en el Ipacevi convergen alumnos de distintos estados además de San Luis Potosí, entre ellos Oaxaca, Yucatán, Zacatecas y Ciudad de México y agregó que en su maestría trabajó en la realización de material didáctico de bajo costo para enseñar matemáticas a los alumnos con discapacidad visual y que uno de sus proyectos está por patentarse.

Además, Escalante Castilleja ha sido acreedora de diversos premios, entre ellos, en 2017 el Premio Municipal de la Juventud en Matehuala, el Premio Estatal de la Juventud por el fortalecimiento a la diversidad e inclusión; en 2020 el premio estatal de derechos humanos y este 2021 el nombramiento como Potosina del Año en el Altiplano; mismo que también se le otorgará como mujer matehualense del año.

Lee también: 2021 ha tenido el peor inicio en cuanto a feminicidios

Continuar leyendo

Estado

Tres directores y directoras de teatro potosino

Publicado hace

el

Por

Estos son algunos de los personajes que mantienen a flote el arte dramático en SLP

Por: Alejandro Zermeño

San Luis Potosí es una de las cunas del teatro en México, no sólo por contar con recintos emblemáticos como el Teatro Alarcón, que figura como el segundo más viejo de América Latina, o el Teatro de la Paz, que está catalogado por la Unesco como patrimonio de la humanidad, sino también por los distintos directores y directoras que han incursionado en la vida artística de la entidad y que son responsables de la supervivencia de este arte.

La Orquesta platicó con dos directores y una directora que son, entre muchos y muchas, íconos del teatro potosino; para conocer su trayectoria y su visión sobre la cultura en el estado.

JESÚS CORONADO – EL RINOCERONTE ENAMORADO

El Rinoceronte Enamorado es una compañía potosina de teatro clásico, contemporáneo y conceptual, con más de 25 años de trayectoria. Nació a raíz de los movimientos del sociales y culturales del 68, de la contracultura, el teatro latinoamericano y un pensamiento de izquierda, según detalló su fundador y director general: Jesús Coronado.

El director del Rinoceronte Enamorado contó que el teatro en San Luis Potosí tuvo un auge a mediados de 1975, con el grupo conformado por Enrique Galindo Lozano en el Teatro del Seguro Social, con la expresión artística conformada por los hermanos Bentancourt y con la aparición de los hermanos Martínez que luego se llamarían “El grupo de teatro el Zopilote”:

“Vi a los hermanos Martínez en las escalinatas del Teatro de la Paz, justo ahí arranqué mi actividad teatral con ellos. Era un momento muy álgido en los 70”, comentó Jesús Coronado.

El director y gestor cultural, también estuvo en los grupos teatrales “La brigada popular de teatro” y “Los mexicanos”, que formaron el teatro y compañía: “La Carrilla” y la Escuela de Teatro Potosina.

Respecto a la línea actoral que tiene su compañía, el fundador de El Rino, explicó: “Nuestra actividad tiene un devenir del teatro social político y contestatario de la historia de México. Eran importantes las teorías de Augusto Boal, teórico brasileño que habla del teatro contestatario. También influyeron grupos colombianos como “La Candelaria”, que tuvieron lo que se llama la creación colectiva, y los grupos gringos como “Pan y rosas”, titiriteros de San Francisco, que hablaban de otras corrientes que se alejaron de Stanislavski”.

En cuanto a la dificultad que pudiera representar el sostener una compañía por más de 20 años, el gestor cultural expresó: “El teatro es un evento efímero, requiere de muchos recursos y, como el cine, puede correr por las salas comerciales o por las alternativas. No es un arte individual, es colectivo: requieres muchas personas alrededor del fenómeno escénico,la reunión y discusión de las ideas. Además de que cuenta con todas las manifestaciones artísticas. Sin embargo, todo vale la pena”.

“Cada director mata a los piojos como puede”, reflexionó el director teatral sobre su forma de montaje. Explicó que siempre hay un momento de reflexión y pensamiento al acercamiento de la obra, de la cual, en el Rinoceronte luego se decide el cómo se va a relacionar con el público, terminando por elegir a los actores y con ello pasan al montaje escénico.

 

 

MARIANA MARTÍNEZ BIAGI-STELLAE TEATRO MUSICAL

Mariana Martínez Biagi, es cofundadora y una de las directoras de Stellae Teatro Musical una compañía potosina que se dedica a impartir teatro musical tributo, con obras que generen temas de impacto social. Mariana ha sido actriz por más de siete años, ha participado en varias producciones teatrales y diversos cortometrajes y contenidos audiovisuales, en donde se incluye la serie web “Decadencia.Tv“.

La cofundadora de Stellae contó que su objetivo inicial no fue ser directora, pero lo que la llevó a ello fue el querer continuar haciendo teatro, sobre todo, con los temas que quería presentar en San Luis Potosí, entre los se encuentran: la represión sexual, la depresión, el machismo, entre otros.

Sobre los retos que se le presentaron, entre los que pudieran destacar el tener solamente 22 años de edad, la directora comentó: “No creo que tenga que ver el ser joven, sino la experiencia: nadie te enseña los procesos que involucra el estar detrás de escena, desde buscar teatro, boletos, cotizaciones, escenografía, realmente lo fácil y lo que más se disfruta termina siendo la dirección”.

A la actriz potosina le ha tocado dirigir a artistas de mayor edad, ante esto explicó que como directora, una se tiene que poner en el papel, inclusive aunque la otra persona pudiera tener más experiencia.

“Aunque sí hay gente que no tiene fe en los jóvenes, no te tienen ese cierto respeto de que puedes hacer algo de calidad por el hecho de ser recién adulto, pero eso ya no depende de mí, sino de demostrarlo, aunque no lo haga con esa intención” añadió.

Ante la pregunta “¿por qué teatro musical?” ya que se cataloga como una expresión del cual la entidad no está acostumbrada a ver, la artista expresó: “porque engloba todo, contiene el total de las áreas a las que les toca contar la historia. A la gente le puede llegar los movimientos de una danza, quizás la letra de una canción o la interpretación de un actor: el teatro musical las tiene por igual”.

“Dense la oportunidad de ir al teatro, si no es pertenecer a él, sí de apoyarlo: el arte siempre está y apoyarlo nos dará una experiencia única” concluyó la artista potosina. 

Fotografías cortesía de: Click And Play

ALBERTO QUINTERO “MAX” – EL GATO DE SCHRÖDINGER

 

Alberto Quintero, conocido como “Max” es el director de la compañía de teatro contemporáneo “El Gato de Schrödinger” que lleva siete años haciendo arte en la capital potosina, y en donde han pasado más de 90 artistas potosinos a lo largo de su trayectoria.

El director escénico, referente a sus inicios, explicó que siempre se tiene el arte en sí mismo, pero el comienzo surge cuando el artista se da cuenta de que le gusta, y en el caso de Max, él notó su pasión al arte en las muestras de cobach en donde hizo mucho teatro.

Cuando estudiaba en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, fue invitado a un taller de teatro para continuar con la expresión artística, ahí conoció a Samantha Valerio, con quien más tarde iniciaría la compañía.

La primera obra que hicieron fue la de “Los cinco embutidos”, en un festival que se llevó a cabo en la Plaza de Aranzazú. Luego el artista tomaría un curso de dirección escénica con Martín Zapata, director de la veracruzana. Ahí junto a Samantha Valerio y Eduardo Acosta, montaron la obra “El matrimonio Palabrakis”, de Angelica Liddell con un tipo de teatro que denominó como “rudo pero poético”.

“Todo lo hacemos gratuito, pues el contexto social no nos dejó en algún momento y el teatro debe ser accesible para todos, somos un escape para esas personas a las que nunca se les dieron apoyo, ya sea social, familiar o económico” comentó Alberto Quintero.

La compañía de El Gato ha trabajado en más de 14 producciones, entre las que destaca la colaboración con el Rinoceronte Enamorado en “El proyecto la incubadora”. También, se han presentado con el teatro La Carrilla, compañía de la cual afirmó el artista “existe una gran amistad”, y en distintos centros culturales como El Faro, El Foro, el teatro del IMSS, y en teatros de ciudades como Querétaro y Colima.

“Hicimos también teatro de calle, que hemos presentado en plazas principales en municipios: llegamos a zonas donde nunca había llegado teatro, y de eso estamos orgullosos” destacó el director de la compañía teatral.

Explicó que por el momento la compañía ha hecho “Azules”, su último montaje, que nació desde la pandemia. “No hemos dejado de ensayar, aprendimos del encierro. Y quisiera decirle a cualquier artista que está leyendo: no te mientas, si trabajas arte desde el corazón, todo se vuelve muy valioso, recuerda que los montajes funcionan para hacerle sentir algo a alguien” finalizó.

 

También te puede interesar: San Luis Potosí: una de las cunas del teatro en América Latina

Continuar leyendo

#ElNotón

Hijo y esposa de Tekmol participarán también en cargos públicos

Opinión