#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

Leer evita el ridículo | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

Nadie escribe, quien no, escriba su propia biografía; y óptimamente cuando no se da cuenta de ello, Hebbel

Es infinitamente más difícil escribir un catálogo que escribir una mala novela, Oscar Wilde

Escribir y leer van de la mano, el no leer nos hace vulnerables al tomar como cierta cualquier clase de literatura, incluso un documento, una carta, un folleto. Los mexicanos somos poco proclives a leer un libro, enterarnos de otras personas: su pensamiento, sus fantasías, enfados, tristezas, alegrías, no nos acostumbramos al conocimiento que aporta un libro, tanto por su contenido, como a su redacción o el seguimiento de una historia verdadera, donde el escritor aporta pruebas de amplias investigaciones, independiente la gramática que se exponga.

Una persona no acostumbrada a la lectura es fácil presa de un engaño, un fraude. Su propia libertad está en juego al no comprender lo escrito en un documento. La flojera de no leer y entender lo leído, es el resultado de la “chamaqueada” que nos infirieron los norteamericanos con la firma del documento del tratado de libre comercio, el T-MEC. En letras chiquitas, México, en resumen, permitiría “inspectores”, digo, agregados diplomáticos estadounidenses, en temas laborales, que monitorearían la reforma laboral en nuestro país. “Nos parece inaceptable” declara Seade, negociador mexicano. El daño ya está hecho.

Lo lamentable de esta situación no es el protocolo de firma, es que el país gasta millones de pesos en asesores, como para que se hagan este tipo de cosas de niños, pero aun lo más lamentable es que se envía al Senado para su ratificación. De 128 senadores y un número indeterminado de asesores, “burros” a mas no poder, nadie se dio cuenta de esta pifia, tenemos ante nosotros un conglomerado de irresponsables, bien pagados, que no merecen estar en donde están. 

¿Es lo que nos merecemos? ¡Seguro sí! Senadores que no dan una, no argumentan y si lo hacen ponen cada pretexto, ¡fue él ¡No, fue aquel!  Se pasan la bolita uno a otros, y el mexicano solo observando, sobándose la barriga, y todo porque la lectura les causa sarna.

Ahora hay que esperar los resultados diplomáticos, pues el T-MEC está en el escritorio del senado norteamericano a punto de ser autorizado, imperdonable, como dijo Cantinflas, “son unos desleídos”. 

García Luna, “Top Secret”, así sellaba la página de una carpeta de investigación, en el escritorio de Felipe Calderón, y el doctor Calderón entendió en su nublada mente, que se trataba de una película de Tom Cruise, agente 007. No leyó las letras chiquitas que le informaban sobre el comportamiento criminal de García Luna, desestimó la información o simplemente la ignoro; El exjefe policiaco, con todo su poder acumulado en dos sexenios, no se escapó que lo vistieran color “jijo naranja”, esposado, humillado en su persona, que solo se atrevía a esbozar ante el juez texano, “sí, señor”. 

Solo es la punta de un iceberg que señala para todos lados, hacia México sin duda, pero si la justicia norteamericana es tan ciega y equilibrada como se presume, entonces deber voltear hacia los grandes capos norteamericanos, que da la casualidad “ellos si saben cómo camuflarse”.

¡Cómo no!, si tienen, dicen, la protección de los grandes capitales, de políticos y el propio sistema los arropa; si cortara el suministro de estupefacientes ¿quién les alimentará tanta saciedad de droga? Consumen 30 millones de personas en el vecino país, además de 66 millones de alcohólicos. Cada 19 minutos muere un estadounidense por sobredosis de heroína. 

El juicio final siempre llegará. Culpable o no, el expolicía amigo de Calderón no leyó el código de ética política, y mucho menos el policial. Si lo leyó, lo tomó como una buena broma de una película de comedia inglesa, humor británico irónico, negro, se burlan de sí mismos, y de la urbanidad impuesta, absurda, ridícula, desesperante.

SE VA EL TIEMPO

El año termina, se va haciendo viejito, pronto encontrará un mejor lugar para volver a renacer, el 1 de enero. Un tiempo de 365 dias con escollos salvables, otros no tanto. La violencia política en América Latina, reclamos justos, siempre con alta dosis de destrucción y violencia. El hartazgo del robo al más pobre, la justicia solo para la élite. La impunidad de los malnacidos machos, que llevaron a la muerte a miles de mujeres, las quemaron con ácido, las humillaron, y ellos tan campantes en alguna playa o en el cobijo extranjero. La justicia quedará sentada esperando nuevos vientos y en estos vientos la justicia también le tocó al hombre más poderoso del mundo. Donald Trump, será juzgado por abuso de poder, los expertos dicen se hará más fuerte si demuestra lo contrario. Aun así, será sometido a un interrogatorio judicial. En México ¿cuándo?

Los potosinos vivimos una larga lucha contra la corrupción, la simulación gubernamental, las falsas creencias donde todo está bien, la justicia lenta

La falta de transparencia de los gobiernos nos hacen saber el ocultamiento del abuso que se hace dentro del poder para saquear al erario, se autoimponen sueldos que hieren, dan vergüenza, en un estado donde la mitad de sus habitantes son pobres, hay obras interminables, caras y a sobreprecios. 

El progreso que no se planeó, un desarrollo económico desigual, que poco importó. Lo importante para ellos es la fotografía en los pasillos de línea de producción de las grandes empresas, explotadoras del trabajador con miserables sueldos, la sobrepoblación, género un nudo que no se puede deshacer: la movilidad en la zona metropolitana. 

No todo es gris, la sociedad potosina, buena, trabajadora, incluyente, es la columna que soporta este hermoso estado. Si bien el caos es generado por aquellos cortos de miras, cada habitante tenemos la responsabilidad de cuidar nuestra riqueza natural, los recursos que nos da la tierra, aprender que nadie es mejor que el otro, mejorar en la educación de los hijos, exigir mejor educación escolar, pública o privada, solo esto hará de esta patria chica el mejor lugar para vivir.

Mis mejores deseos, mil gracias por este año a todos ustedes, nos saludaremos pronto el año que viene. ¡Felicidades!

También te puede interesar: Las pasiones de unos y otros | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Este es el precio del dólar para este viernes 20 de diciembre en SLP

Siguiente Nota

(VIDEO) 2 cruceros chocaron en Cozumel mientras hacían maniobras