#4 TiemposColumna de Óscar EsquivelDesafinando

La voluntad del ser gobierno | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

Queda claro, sin voluntad no hacemos nada. Es como una sangre nueva en un cuerpo enfermo, aquellos individuos carentes de voluntad, nacen y mueren en un instante, solo ven pasar, generan proyectos de vida soñando en alcanzar el éxito, solo soñando, les cuesta levantar las piernas de la cama que los sostiene al dormir, ponerlas sobre el suelo y comenzar a caminar en un nuevo día. 

Las debilidades del hombre tal vez se hereden, pero también se hereda el empuje de hacer algo por el bien propio y el común. Los débiles, se dice no tienen voluntad. Sí tienen, solo que obedecen a otros cánones, como el amor celoso de sí mismos. De igual forma el servilismo que opera sus vidas, normalmente no le importa la pérdida afectiva de amigos, o la condición. Un peón es una ficha de ajedrez movida por intereses que le beneficiarán tarde o temprano. La obediencia a nuestros instintos hace creer que somos hombres de voluntad, tal vez así seria, pero el empuje personal se acaba cuando antepones tus principios éticos a la voluntad de un grupo o persona. En ese momento eres esclavo de los deseos del otro, pierdes dignidad, deseos, sueños.

La fuerza de la voluntad colectiva es el sumar todas y cada uno de los esfuerzos por alcanzar el bien; cada individuo de la sociedad, de nuestras comunidades en las propias familias debe ser responsable de algo específico, tareas particulares, para después sumarlas y alcanzar los más grandes anhelos sociales.

¿La voluntad de los gobiernos será la misma de quienes gobiernan? Una respuesta a la ligera, tal vez sería en el periodo de promesas, en las campañas políticas, antes de ser gobierno, hacen un llamado urgente a cerrar filas, juntos gobierno y sociedad, ante las necesidades de los pobres, al empresario, carentes de apoyo para generar mayores empleos, desterrar la corrupción, hambre de justicia será la prioridad, se grita a los cuatro vientos, dejar a un lado la soberbia de la burocracia, ¡vamos! Todo aquello que las voluntades amalgamadas se pudiera realizar, juntos… pero la fuerza ciudadana se desinfla como globo, en un solo día, en el instante que se abre el nuevo telón de quienes gobernarán en el siguiente periodo y lleve las demandas más sentidas al plano de gobierno. En momentos como esos, la palabra “política” se convierte en politiquería barata. 

El gobernar no es cosa sencilla, ni simplista al ejecutar acciones de gobierno. Un buen gobierno debe primero tener identidad ideológica, con bases doctrinales, que le permita visualizar de manera teórica lo que va realizar “por el bien social”. Esto es letra muerta, se gobierna solo porque tiene el mando, mantiene la fuerza pública, administra los recursos, cobra impuestos, decide las obras y acciones, pero todo esto se realiza sin saber a dónde dirigir el barco. Sus compromisos personales, amiguismo, rompen todo esquema de participación ciudadana, si es que alguna vez lo tuvo. Desafortunadamente solo se administra al personal y el dinero que todos los contribuyentes aportan para el sostenimiento del gobierno, quien robó parte de su voluntad.

Las ambigüedades en cómo se ha manifestado en el actuar político, en 4 años del actual gobierno del estado de San Luis Potosí, han permitido en primer término una polarización de la sociedad potosina en torno a su persona. Si bien gana una elección de manera apretada, logra en los primeros meses una comunión política con la sociedad, desafortunadamente al pasar del tiempo la permisibilidad de la corrupción comenzó a pasar factura, ni todo el esfuerzo para llegar, le ha servido para consolidar un gobierno de avanzada, de estadista.

La mala asesoría de imagen, desde los tiempos del cumpleaños de la quinceañera Rubí, hasta el desdén a la ciudadanía por la escasez de gasolina, parecieron cosas insignificantes pero marcaron un estilo muy particular de Juan Manuel Carreras López. La indiferencia, el desapego con la sociedad: “No escucho, no oigo, y sí hablo mucho”.

Los reclamos ciudadanos de extrema corrupción en el Congreso del Estado, la no intervención oportuna de Carreras, permitió el mayor de los escándalos de saqueo, robo descarado de los diputados, no enfrentó ni frenó a tiempo la tormenta y terminó salpicándolo de lodo. Otorgándole el beneficio de la duda. Digamos que no fue por falta de pericia política, simplemente lo dejó en manos de colaboradores, se autoproclaman operadores expertos, y solo se comportan como “burócratas de la política” y si se descuida será lo mismo con la actual legislatura.

La elección del Fiscal General, a pesar de las insistentes solicitudes de barras de abogados, instituciones académicas, la sociedad civil, el gobernador, prefirió la imposición, no es la persona. Es el compromiso que hizo con la sociedad de la no intervención en el proceso de elección.

Con su partido, el Revolucionario Institucional, al no tener injerencia en la elección de candidatos, cuando él lo era para gobernador, pareciera que se desquitó, vengándose de los priistas. Impuso, hizo y deshizo como quiso, eso sí, siempre de la mano de su fiel escudero, el verdugo actual, presidente del Comité Directivo Estatal, quien seguramente entregará la cabeza de partido al mejor postor.

Carreras cumple su cuarto año de gobierno, con su idea fija sin mira a ningún lado, como “caballo de pica” solo al frente, con un gobierno sin el menor sentido común. No se mueve nada sin su venia, solo su voluntad. Tiene reclamos, papeles en su escritorio, en su mente, en las dependencias que no atienden, pendientes de carácter judicial de casos de corrupción, de delincuencia, tiene el mayor de los pendientes, su pacto social, que lo resumió en su eslogan: “Prosperamos Juntos” y los únicos que prosperan son su funcionarios con salarios de un secretario de estado norteamericano.

Ya se analizará su cuarto informe. Parece ser, nada nuevo: poca obra, nula política, y jilguerillos cantándole al oído. Solo lo agradable de escuchar, “muy bien, señor gobernador, es su voluntad”.

Nos saludamos pronto.

También lee: Pensar y accionar está en un bache | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Este es el pronóstico del tiempo para hoy 20 de septiembre en SLP

Siguiente Nota

#Crónica | Atlético femenil: entre la derrota y el olvido