diciembre 8, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

La enfermedad de la Señora Wallace | Columna de Enrique Domínguez

Publicado hace

el

Cuentas claras

Absurdo pensar que una persona que durante años se ha manejado con tal desparpajo no solo haya sido condecorada, si no también reconocida en los medios tradicionales como una defensora a ultranza de los derechos humanos, generando con ello una imagen de Madre Teresa como la heroína de las víctimas de secuestro. Donde lo ridículo raya en la ingenuidad de aquellos que todavía confían en ella y el putrefacto sistema judicial.

Resulta inverosímil, incongruente y una apoteosis de lo que se denomina un insulto a la inteligencia. Escuchar a aquellos periodistas como Ciro Gómez Leyva, Jorge Fernández Menéndez y Sergio Sarmiento, defender aún a esta abominable mujer llamada Isabel Miranda Torres, conocida como “La Wallace”. Solo habría que hacerse un par de preguntas: ¿Son ignorantes de lo que realmente ocurre? O, a sabiendas de que están ahogados en un mar de estiércol, ¿son cómplices de esta fabricación de culpables?

Resulta sospechosa esa posible alianza con los medios para seguir apoyando a la organización que preside Isabel Miranda Torres, “La Wallace”, llamada “Alto al Secuestro”. Es difícil de entender que existan organizaciones y dependencias de gobierno que todavía le den acogida para hablar de los derechos y del castigo a culpables, erigiéndose como férrea representante de las víctimas, donde basta un solo señalamiento para satanizar a alguien sin tener las pruebas suficientes, como lo hizo en el caso de Brenda, Jacobo, Albert, Tony, Cesar, Jael y Juana Hilda.

Para una mente sociópata, quebrantar las leyes, mentir y comportarse de forma impulsiva suele ser una constante, además, jamás tendrán la empatía para entender al doliente. Su visión es un egoísmo total, alentando y acumulando el odio en perjuicio de quien se atreve a contradecirla. El uso de un corrupto estado de justicia como adalid cómplice de tropelías y de las más míseras vilezas.

Utilizar la supuesta muerte de su hijo habla más de esa decadencia moral de una sociedad donde ella lleva la delantera. Buscar la aceptación por un falso “fin noble” solo acaba por hundirla y sepultarla en ese chiquero enlodado de heces.

Obtener poder, encumbrarse y hacer negocio es el fin cuyo medio es su propio hijo. Sus objetivos: utilizar su empresa para chantajear a los gobernadores y establecer métricas para determinar los índices de secuestro, golpetear a aquellos que no se someten a sus presiones y emplear su organización Alto al Secuestro como tela aparente para sacar raja política y económica.

¿Es posible vivir una vida en paz con una larga lista de agravios a personas inocentes? La respuesta es “SÍ”. Solamente hay que echarle un ojo a Isabel Miranda Torres “La Wallace”.

¿Qué sentiría usted? Si por azares del destino apareciese en una fotografía y fuese incriminado en un secuestro, solo por la ocurrencia de alguien y verse de pronto golpeada o golpeado, violada o violado, con métodos de tortura, lastimando genitales, descargas eléctricas, macerando tejidos, deteniendo a su familia y confesar bajo tortura y permanecer encerrada o encerrado por años. No solo le desgraciarán la vida a usted, también lo harían con sus hijos y su familia.

Es muy importante para la sociedad saber y evitar que este tipo de crímenes se vuelvan a presentar en lo futuro. Es evidente que nadie está a salvo de esto, precisamente porque no tenemos en quien confiar. La policía y el sistema de justicia no otorga una sensación de seguridad, menos de certeza.

Pensar que somos vulnerables a un simple señalamiento de un ser sin escrúpulos, maldito y salvaje nos hace temer por nuestra propia integridad. La inseguridad es latente y no es ficticia, estamos expuestos a ellos y a los criminales de la calle. Pero, a diferencia de estos últimos, los primeros siempre tendrán el modo de seguir avanzando de manera impune, con luces y reflectores, aparentando una piel buena y bondadosa cubriendo al mismísimo Satanás.

 

“Cuando el fin es lícito, también los medios son lícitos”

Hermann Busenbaum

 

[email protected]

También lea: ¿Encarcelar a expresidentes? Una misión imposible | Columna de Enrique Domínguez

#4 Tiempos

Vivir la vida | Columna de Juan Jesús Priego

Publicado hace

el

LETRAS minúsculas

 

Los días más cansados y más tediosos son sin duda aquellos en los que no pudimos realizar nada de lo que el corazón nos pedía.

Estos días los vivimos con la sensación amarga de haber, literalmente, perdido el tiempo. Hemos hecho en ellos cuanto los demás esperaban que hiciéramos y, sí, anduvimos de aquí para allá durante horas y horas, aunque nada de lo que hicimos nos alimentó. Se nos pidió, por ejemplo, que llenáramos esta ficha, y la llenamos; que escribiéramos este comunicado urgente, y lo escribimos; que fuéramos a recoger al aeropuerto al señor X o al señor Y, y fuimos allá con prontitud, pero –todo hay que decirlo- sin interés y sin alegría.

¡Cómo es general, sobre todo hoy, el sentimiento de ser vividos más que de vivir! Y de cuanto hemos realizado con tanta pena, ¿qué quedará?, ¿qué era realmente esencial? Nos sentimos reemplazables, sustituibles, desechables. 

Llega la noche. Los otros, los que nos pidieron que hiciéramos esto y lo de más allá, están ahora en sus casas quitadísimos de la pena viendo la televisión, mientras que nosotros, por el contrario, hemos de irnos a la cama con el sentimiento de haber echado por la borda un día más. ¡Como si nos sobraran! ¡Cómo si tuviéramos días para echar a la basura! ¡Como si fuéramos inmortales y pudiéramos permitirnos semejante lujo! «¿Hasta cuándo será así?», nos preguntamos llenos de nostalgia. «¿Tendrá que ser así por siempre?». La idea de que el día de mañana nos espera una insulsa ración de lo mismo acaba por producirnos alarmantes opresiones en el pecho.

¿Cómo hacer para que nuestros días sean nuestros verdaderamente y no del primero que quiera apropiarse de ellos? ¿Cómo afirmar, pese a los deberes cotidianos –que no son pocos-, nuestra obligación de vivir?  Propongo al lector cuatro sencillas actividades que, si son realizadas cotidianamente y con toda el alma, podrían devolver a nuestros corazones el gozo perdido.

  1. Orar. Es decir, poner en las manos de Dios las dificultades de la vida. Cuando el día comienza con una plegaria, aunque ésta sea breve e informal, el deber de vivir ya no nos parece tan pesado. El tiempo pierde entonces su carácter destructor y durante toda la jornada nos sentimos como protegidos. Cuando la jornada entera ha sido puesta bajo la mirada divina, los acontecimientos que se suceden en ella ya no nos parecerán tan dramáticos. El salmista, unos mil años antes de Cristo, rezaba así: «Cuídame como a las niñas de tus ojos»; o bien: «Yo me escondo a la sobra de tus alas mientras pasa la calamidad». Una oración breve como ésta, pero dicha con sinceridad, tiene un gran poder para re-encantar la mirada, el corazón y la vida. «El Señor es mi Dios y salvador, con él estoy seguro y nada temo. El Señor es mi protección y mi fuerza y ha sido mi salvación».
  2. Leer. No importa a qué hora se practique esta actividad, sino sólo que haya siempre en el día un tiempo, aunque sea corto, para la lectura. Sí, pero ¿qué leer? Puede ser la Biblia, abriéndola según un orden preestablecido, o incluso al azar: de este modo solía leerla San Francisco de Asís, y consta por sus biógrafos que siempre encontró en ella inspiración y alegría. Pero puede ser también un poemario de nuestro autor preferido, o el capítulo de una novela que nos interese particularmente a causa de su trama o de su profundidad. Esto es de suma importancia: nuestra lectura cotidiana debe hacerse siempre a partir de obras que nos nutran y no de libros impuestos por la publicidad, por la moda o por el morbo. Hay quienes sólo leen libros sobre líderes sindicales, expresidentes y escándalos políticos. ¡Mala cosa! No se trata de saturarse de malos ejemplos, sino ante todo de alimentarse. Hay también quienes, aunque ya hayan dejado de gustar el libro que están leyendo, prosiguen su lectura con tal de demostrarse a sí mismo que pueden acabarlo, o para justificar un gasto del que en el fondo están más que arrepentidos. ¡Grave error! Si una lectura no nos alimenta –y de esto es justamente de lo que se trata-, hemos de tener el coraje de abandonarla cuanto antes.
  3. Pasear. Los italianos dirían andare a spasso, lo cual significa no solamente caminar, sino hacerlo lenta y contemplativamente. Para los norteamericanos y los alemanes, que gustan vivir rodeados de bosques y jardines, tal actividad puede ser realizada incluso cuando van de camino a su trabajo; pero para los latinos, que en vez jardines preferimos la presencia humana y vivimos apiñados, las cosas no son tan sencillas. Sin embargo, el contacto con la naturaleza es siempre benéfico y hay que buscarlo a como dé lugar. Un amigo mío, por ejemplo, en vez de tomar sus alimentos en la siempre congestionada cafetería de la Facultad en la que enseña álgebra y cálculo integral, busca las áreas verdes que hay a su disposición y come tranquilamente entre trinos de pájaros y ruidos de hojas movidas por el viento; allí, en las áreas verdes, él recobra el ánimo perdido y regresa a las aulas con nuevas fuerzas. Caminar, escuchar y contemplar: he aquí las tres cosas que implica la italianísima expresión de andare a spasso.
  4. Conversar. Pensamos para nosotros mismos, pero hablamos para los demás, dijo una vez en uno de sus libros el novelista francés Marcel Proust. Conversar, es decir, estar con los otros, reír con ellos y pasar juntos un momento. Esto es importante sobre todo hoy, cuando casi todas nuestras comunicaciones están siendo mediadas por la alta tecnología. A los hombres demasiado antisociales y solitarios pronto les pasará factura la vida en forma de depresiones, ansiedades e infartos. El silencio es importante, pero conviene no abusar de él. Es preciso buscar la compañía, aunque seamos tímidos e incluso pésimos conversadores: aquí lo que cuenta es la presencia, la palabra dicha y recibida. Tengo que ir al aeropuerto a recoger al señor X y volver por la tarde a llevar a la señora Y. ¡Qué fastidio, sí, sobre todo por el tráfico! Pero, si puedo conversar un momento con estos graves e importantes señores, no todo está perdido.

Orar, leer, pasear y conversar. El día que no hayamos hecho ninguna de estas cuatro cosas, digámonos que, ahora sí, hemos perdido el tiempo.

También lee: Las cosas que extraño | Columna de Juan Jesús Priego

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Xavier Nava: ¿al Verde o con Tere Carrizales? | Apuntes de Jorge Saldaña.

Publicado hace

el

APUNTES

 

Si Xavier Nava Palacios quiere regresar a la vida política potosina debe considerar antes cuatro factores determinantes: el más importante es que el amparo contra su inhabilitación para ejercer cargos públicos aún no “causa estado”, lo que en pocas y sencillas palabras quiere decir que no está en firme, que en cualquier momento se le puede caer y que sus recientes provocaciones públicas son más frágiles que la tela de una araña artrítica.

También se le olvida al ex presidente municipal que la inhabilitación política más pesada con la que carga no es la que le impuso el Congreso del Estado, sino la del repudio de 90 mil potosinos que una vez votaron por él y que tras su mandato, simplemente ya no lo volvieron a hacer.

El fondo jurídico, el nucleo, la pifia cometida por Xavier, nada más por estar bajo la influencia de su incompetencia, está lejos de ser resuelto. La comunidad ha demostrado ser propietaria del terreno donde el gobierno de Nava construyó un puente, que no es ni por mucho “la obra más importante hecha en décadas”, como él lo dice (proyectando siempre sus inseguridades a través de la soberbia), lo único es que no se ha definido exactamente el área que se usó, pero de que era ajena ni duda cabe.

Otra vez, para entender en pocas palabras, imaginemos que Xavier Nava construyó en la escalera de un condominio que el administraba. La escalera, es de todos y es de nadie al mismo tiempo, pero el administrador no tenía por qué hacer uso de la misma, por lo tanto el fondo de su pifia, permanece.

Pero si a pesar de estar rechazado dura, pero justamente por la ciudadanía potosina y le importaran poco los fondos jurídicos y lo endeble de su defensa, había que recordarle al nuevo galán de los antros potosinos y ex alcalde, que para que él pudiera volver a participar en política solo tiene tres opciones:

La primera es ser candidato del Partido Verde y pedirle de rodillas a Ricardo Gallardo le dé aunque sea una regiduría número nueve.

La segunda sería pedirle a Tere Carrizales que lo haga candidato del partido que está conformando y que busca registro estatal con las siglas del PES.

La última que le queda es la de formar un nuevo partido político (revivir el rotundo fracaso del “Nava Partido Político”) desde el desolado Frente Cívico, lo malo es que en sus dogmas fundacionales, el FCP tiene establecido el jamás, jamás, jamás, convertirse en un partido, entonces, pues le quedan las dos anteriores.

Está bien que hay que respetar el derecho al ridículo de cada quien, pero el señor Nava Palacios ya exagera.

En esos grados de disparates y vergüenzas, compiten hoy por hoy el payaso Tekmoloco que ahora quiere ser panista y Xavier, que ya quemó todos y cada uno de los caminos para poder continuar en la vida pública del San Luis al que tanto daño causó.

¿Qué espera? ¿Que el Verde le haga una comida del “hijo pródigo” en la Constancia, o que Tere Carrizales lo adopte con los brazos abiertos?

Ahhh… y si alguien piensa que Movimiento Ciudadano lo podría adoptar, solo hay que hacer memoria, porque cuando ganó la capital potosina lo hizo acompañado de ese partido y con todos los entonces naranjas, de arriba hasta abajo, quedó mal… ¿Para qué lo querrían de regreso?

Y hasta aquí dejo el tema, porque creo que el que esto escribe es el único en poner atención en un político que está más muerto y sepultado de la vida pública y por el que ya ni vale la pena gastar teclado.

Sobre el PAN, la sacudida de avispero innecesaria que vino a hacer Marko Cortés y la foto que podría titularse “Payasos sin maquillar”, en la que salen con el reconocido mimo besa burros de Tekmoloco, pues la imagen dice más que cualquier cosa que se pueda escribir al respecto: Se están faltando al respeto a sí mismos todos los involucrados, pero en su defensa diré: ¿Pues cuál respeto se han tenido últimamente en el PAN? Mejor cambiemos de tema.

 

LA LISTA DE LIZ TORRES: LA LISTA

Si fuera por Elizabeth Torres Méndez, la secretaria de Cultura en el estado, ya todo el gabinete de Ricardo Gallardo estaría en manos de la “Herencia Maldita”. A la señora se le ocurrió de la nada (y que no mienta con que no es cierto a través de los bots que ella misma maneja) contratar a Xavier Torres Arpi, el titular de cultura en tiempos de Fernando Toranzo para que le organizara un Festival de Música Antigua y Barroca (del que la secretaria no sabe ni con qué se come eso).

El ejercicio está interesante y divertido, porque como para Liz Torres no hay memoria política, no tiene un solo grado que le permita ejercer como secretaria de Cultura, cuando ha vivido los últimos 27 años de su vida entre las facturas y cuentas por cobrar del Canal 7 y lo más cercano a la apreciación estética es acudir al espectáculo de “Chuponcito”, pues seguramente, muy pronto veremos al gabinete de Liz Torres despachando en el Palacio de Gobierno:

Para secretario general que llame al mismísimo Xavier Nava, de quien además presume es “a-mi-guí-si-ma”, porque le pagaba las facturas del canal a tiempo y siempre la trató de “maravilla”.

Como titular de una nueva secretaría de “Cuidado de combustibles y protección a los jumentos”, colocaría sin duda a José Luis Romero Calzada, mejor conocido como Tekmoloco.

Para el área de Comunicación Social, Liz Torres con ese desparpajo, podría llamar a Adrián Vázquez Méndez, vocero de Juan Manuel Carreras, a quien ¿por qué no?, lo podría contratar para que repita al frente de la SEGE.

En la “lista de Liz: la lista”, podría sin problemas aparecer Fernando Toranzo como nuevo secretario de Salud.

En Desarrollo Social, en lugar de Nacho Segura, la extraviada secretaría llamaría seguramente a Óscar Valle Portilla y en Finanzas a su primo Rodrigo con el que también presume cercanía.

En el IMES seguramente colocaría a la hoy diputada Gabriela Martínez Larraga, que defiende muy bien al patriarcado. En el Inpode puede contratar al jefe de la porra del América; podría proponer al Congreso a un nuevo Fiscal en la persona de Tomás Cerón de Lucio, al que tendría que mandar traer desde Israel…

En Desarrollo Económico no hay duda, Liz Torres contrataría a Juan Antonio Rodríguez Chessani; en la Secretaría de Seguridad a Tiburcio Cadena y ya encarrerados, en el peor, más irónico, paradójico y ridículo nombramiento, seguramente Liz Torres permitiría que Odín Patiño fuera el director del Museo Francisco Cossio y así…

Dice el dicho “pero la culpa no es del indio…”.

Me retiro por el momento hijos de mis tormentos, pero regreso pronto. Lo prometo.

Atentamente,

Jorge Saldaña, el que cuestiona entonces el qué ser en plural privilegiando el cuidado del órgano cardiaco ajeno que al propio y el lugar del destino a cual acudir en compañía para parar.

También lee: Un paseo y un cuento muy lejos de México | Apuntes de Jorge Saldaña

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El primer doctor en ciencias en San Luis | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

En el siglo XIX las instituciones en Europa particularmente en Alemania, ofrecían el grado de doctor, siguiendo la tradición de las grandes instituciones, como la de minería de Freiberg de donde surgieron los principales catedráticos del Real Seminario de Minería que llegaron a la Nueva España en el último cuarto del siglo XVIII.

Varios fueron los científicos latinoamericanos preparados en Europa y que a su regreso hicieron importantes contribuciones a la ciencia a través de publicaciones especializadas a lo largo del turbulento siglo XIX. En particular, el mexicano Vicente de Ortigosa, fue seguramente el primer estudiante de doctorado del continente americano y que obtuvo su grado en la Universidad de Giessen, en Alemania, en 1842. Su trabajo de investigación, bajo la tutela de J. von Liebig, le permitió establecer por primera vez la fórmula de la nicotina.

Treinta años después aparece el registro de otro mexicano que estudió también en Alemania, el potosino Pedro Garza, quien sería el primer estudiante de doctorado potosino y a la postre primer doctorado de San Luis y posiblemente el segundo en el país.

En 1874 un corresponsal mexicano, enviaba una noticia a la Tribuna un periódico de México acerca de la defensa de tesis de doctorado del potosino Pedro Dionisio de la Garza y que comentaba el Periódico Oficial del Estado de San Luis Potosí el 11 de marzo de 1874. Sus estudios en Alemania los realiza de manera destacada al otorgársele una calificación distinguida en su examen final donde presenta su tesis sobre propiedades ópticas de cristales y contribuye al entendimiento de los mismos, pues al parecer a través de su trabajo, se registra su aportación en la lista de nuevos inventos o descubrimientos. El joven Garza descubrió un nuevo modo de construir los ejes ópticos y de doble refracción en los cristales emisótropos; además, él fue el primero que planteó la fórmula del cilindro polarizado en los mismos cristales. A su regreso se tienen contemplados cursos de matemáticas en escuela preparatoria, presumiblemente en la ciudad de México. Se indica por el corresponsal que es el primer trabajo publicado en español, por lo que sería el primer estudiante de habla hispana que cursa su doctorado en la Universidad de Goettingen.

A su regreso a México se dedica a dictar lecciones de matemáticas en una escuela preparatoria y llama la atención por sus conocimientos considerándosele todo un sabio, respondiendo a las expectativas que despertó su llegada de Alemania y se insta a conseguírsele alguna plaza para pueda desempeñarse en su actividad académica. El periódico Oficial del estado, La Sombra de Zaragoza, casi un mes y medio después de la anterior nota vuelve a tomar el caso del joven Garza, reproduciendo una nota del Federalista. En esta nota nos podemos enterar de la edad del joven Pedro Garza, veintitrés años y de la posibilidad de su regreso a Alemania. En ese corto tiempo de estancia desde su regreso, no ha conseguido aún un lugar en donde realizar su actividad académica, los cursos en donde ha impartido lecciones de temas matemáticos, al parecer son cursos no regulares en la escuela preparatoria, posiblemente de la capital de la República.

Para el mes de agosto Pedro Garza está instalado ya en San Luis Potosí y publica un anuncio ofreciendo al público en general sus servicios en matemáticas, física y mecánica, así como profesor del idioma alemán. En el mismo mes de agosto de ese año, logra colocarse en el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, encargándose de la subdirección del Instituto. Su tarea en la subdirección, obedece también a que las clases que comenzaban en el mes de enero y terminaban en noviembre, estaban en curso y en este primer periodo en el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí, no ofreció algún curso regular en el Instituto y contribuyó en las tareas de apoyo a la dirección del Instituto.

Al parecer Pedro Garza regresa a Alemania y durará al menos tres años y medio para regresar posteriormente a San Luis Potosí, reincorporándose al Instituto Científico de San Luis.

Así que a principios de junio del año 1877 se encontraba Pedro Garza de vuelta en San Luis Potosí listo a incorporarse al Instituto Científico con una valiosa carga de libros y equipamiento para los diferentes gabinetes del Instituto.

Al finalizar dicho mes en acto protocolario se le toma la protesta a Pedro Garza como vice-director del Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí. Nuevamente llega Garza a mediados del año escolar por lo que en esta nueva ocasión aún no dicta cátedra de manera formal en el Instituto. A fines de ese mes Pedro Garza es nombrado catedrático del Instituto haciéndose cargo de la cátedra de Geometría Sintética. La cual no es claro si ya formaba parte del plan de estudios o fue propuesta para su impartición por el propio Pedro Garza.

Es de importancia indicar que si bien otros personajes que han participado en la vida pública, política y cultural del San Luis Potosí del siglo XIX, a pesar de ser desconocidos han trascendido, y se cuenta con registros, el caso de Pedro Garza resulta totalmente desconocido. El Dr. Pedro Garza, primer doctor en ciencia que hubo en San Luis Potosí y por lo tanto el primer doctor que tendría el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí en la década de los setenta del siglo XIX. Esta situación es importante, pues la ahora Universidad Autónoma de San Luis Potosí llegó a tener dos doctores en ciencias en la década de los cincuenta del siglo XX y en la década de los setenta llegó a contar con apenas tres doctorados en ciencia. En la actualidad, la UASLP cuenta con más de 600 profesores con doctorado.

También lee: El pionero de la divulgación de la astronomía en San Luis Potosí | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión