enero 16, 2022

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

La enfermedad de la Señora Wallace | Columna de Enrique Domínguez

Publicado hace

el

Cuentas claras

Absurdo pensar que una persona que durante años se ha manejado con tal desparpajo no solo haya sido condecorada, si no también reconocida en los medios tradicionales como una defensora a ultranza de los derechos humanos, generando con ello una imagen de Madre Teresa como la heroína de las víctimas de secuestro. Donde lo ridículo raya en la ingenuidad de aquellos que todavía confían en ella y el putrefacto sistema judicial.

Resulta inverosímil, incongruente y una apoteosis de lo que se denomina un insulto a la inteligencia. Escuchar a aquellos periodistas como Ciro Gómez Leyva, Jorge Fernández Menéndez y Sergio Sarmiento, defender aún a esta abominable mujer llamada Isabel Miranda Torres, conocida como “La Wallace”. Solo habría que hacerse un par de preguntas: ¿Son ignorantes de lo que realmente ocurre? O, a sabiendas de que están ahogados en un mar de estiércol, ¿son cómplices de esta fabricación de culpables?

Resulta sospechosa esa posible alianza con los medios para seguir apoyando a la organización que preside Isabel Miranda Torres, “La Wallace”, llamada “Alto al Secuestro”. Es difícil de entender que existan organizaciones y dependencias de gobierno que todavía le den acogida para hablar de los derechos y del castigo a culpables, erigiéndose como férrea representante de las víctimas, donde basta un solo señalamiento para satanizar a alguien sin tener las pruebas suficientes, como lo hizo en el caso de Brenda, Jacobo, Albert, Tony, Cesar, Jael y Juana Hilda.

Para una mente sociópata, quebrantar las leyes, mentir y comportarse de forma impulsiva suele ser una constante, además, jamás tendrán la empatía para entender al doliente. Su visión es un egoísmo total, alentando y acumulando el odio en perjuicio de quien se atreve a contradecirla. El uso de un corrupto estado de justicia como adalid cómplice de tropelías y de las más míseras vilezas.

Utilizar la supuesta muerte de su hijo habla más de esa decadencia moral de una sociedad donde ella lleva la delantera. Buscar la aceptación por un falso “fin noble” solo acaba por hundirla y sepultarla en ese chiquero enlodado de heces.

Obtener poder, encumbrarse y hacer negocio es el fin cuyo medio es su propio hijo. Sus objetivos: utilizar su empresa para chantajear a los gobernadores y establecer métricas para determinar los índices de secuestro, golpetear a aquellos que no se someten a sus presiones y emplear su organización Alto al Secuestro como tela aparente para sacar raja política y económica.

¿Es posible vivir una vida en paz con una larga lista de agravios a personas inocentes? La respuesta es “SÍ”. Solamente hay que echarle un ojo a Isabel Miranda Torres “La Wallace”.

¿Qué sentiría usted? Si por azares del destino apareciese en una fotografía y fuese incriminado en un secuestro, solo por la ocurrencia de alguien y verse de pronto golpeada o golpeado, violada o violado, con métodos de tortura, lastimando genitales, descargas eléctricas, macerando tejidos, deteniendo a su familia y confesar bajo tortura y permanecer encerrada o encerrado por años. No solo le desgraciarán la vida a usted, también lo harían con sus hijos y su familia.

Es muy importante para la sociedad saber y evitar que este tipo de crímenes se vuelvan a presentar en lo futuro. Es evidente que nadie está a salvo de esto, precisamente porque no tenemos en quien confiar. La policía y el sistema de justicia no otorga una sensación de seguridad, menos de certeza.

Pensar que somos vulnerables a un simple señalamiento de un ser sin escrúpulos, maldito y salvaje nos hace temer por nuestra propia integridad. La inseguridad es latente y no es ficticia, estamos expuestos a ellos y a los criminales de la calle. Pero, a diferencia de estos últimos, los primeros siempre tendrán el modo de seguir avanzando de manera impune, con luces y reflectores, aparentando una piel buena y bondadosa cubriendo al mismísimo Satanás.

 

“Cuando el fin es lícito, también los medios son lícitos”

Hermann Busenbaum

 

[email protected]

También lea: ¿Encarcelar a expresidentes? Una misión imposible | Columna de Enrique Domínguez

#4 Tiempos

Adam Driver: el mejor de su generación | Columna de Mario Candia

Publicado hace

el

Por

APUNTES DE UN CINEÓFITO.

Cada determinado tiempo aparece en la gran pantalla un actor que se desmarca de toda su generación y nos recuerda porque seguimos creyendo en el cine como una religión. Nos demuestra que el talento no depende del físico, ni del guión o de la dirección de una película. Esas estrellas son pocas, lo único que las vence en vida es el tiempo, pero en la pantalla son incombustibles y eternos. Hoy podemos decir que uno de esos actores es Adam Driver y en el 2021 en particular dio muestra de sus talento en tres películas: Annette (Carax,2021), House of Gucci (Scott,2021) y The Last Duel (Scott,2021).

A pesar de las desafortunadas declaraciones de Ridley Scott en una entrevista, en la que confesó que en los ochentas le ofrecieron dirigir Dune (Lynch, 1984) y no aceptó debido a qué la grabarían en México y allí “olía mal”, habrá que reconocer su gran talento como director, cintas como Blade Runner (Scott, 1982) o Gladiator (Scott, 2000) habitan en el inconsciente de todo cinéfilo. House of Gucci (Scott, 2021) es una película con un gran reparto, pero que no supo manejar el melodrama y se hunde en un abismo telenovelero. Ni el soundtrack ni la actuación de Adam Driver logran salvar la película. Lady Ga Ga, quién interpreta a Patricia, desluce en un guión que pareciera hecho a su medida. El personaje que interpreta Adam Driver es el de Mauricio Gucci, esposo de Patricia, un personaje soso, pusilánime y timorato, que la verdad sea dicha, está muy bien dibujado por Adam, pero sencillamente le resulta imposible destacar. Quizá uno de los momentos que se rescatan de la película es en el que Al Pacino, quién interpreta a Aldo Gucci, le muestra a Mauricio y su esposa el origen de una de las marcas más prestigiadas en el mundo: los lleva a un establo en la campiña toscana, y allí, rodeado de vacas y con los zapatos llenos de estiércol les dice “esto es Gucci”, mientras se recarga en una enorme vaca. Muy destacable la actuación de Pacino por cierto, y muy penosa la de Jared Leto quien pese al excelente maquillaje, su interpretación del hijo tonto de Aldo Gucci queda en una parodia bufonesca.

Es en The Last Duel (Scott, 2021) donde Driver demuestra su gran capacidad histriónica. Una película con una trama simple, pero con una actuación poderosa. A su personaje,  Jacques LeGris, lo dota de una genialidad perversa, es el villano perfecto. La escena final del duelo nos muestra también a un gran Ridley Scott, la batalla cuerpo a cuerpo es realmente descarnada e hiperrealista. Esta cinta vale la pena solo por esa escena y sin duda por el extraordinario personaje que crea Adam.

Al final dejamos la mejor actuación de este año para Mr. Driver. Annette (Carax,2021) ganadora de la palma de oro a mejor dirección. Un musical bizarro, desconcertante, excéntrico y mágico. Es como si metieras en una licuadora al mundo onírico de Fellini, el mundo provocador de David Lynch y la genialidad de Guissepe Verdi. La película es una ópera fascinante y le permite a Adam Driver demostrar por qué es el mejor actor de su generación.

Lee también: Lo mejor de 2021: Madres paralelas | Columna de Mario Candia

Continuar leyendo

#4 Tiempos

La metamorfosis del PAN | Columna de Ángel Castillo Torres

Publicado hace

el

Por

HURGANDO EN LOS SÓTANOS DEL PODER. 

 

#CultoPúblico, hoy le damos la bienvenida a La Orquesta a Ángel Castillo, quien cada miércoles arrojará luz en los sótanos más obscuros de la política potosina, los cuales conoce de memoria.

Contra viento y marea Verónica Rodríguez Hernández y Franco Coronado Guerra ganaron el trofeo de la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional. Así lo han confirmado los directivos nacionales de este instituto político al informar hace unos días que la ex regidora del cabildo de la capital será la primera mujer presidenta del Comité Directivo Estatal que estará en funciones durante el periodo 2021-2024. Este acontecimiento iniciático no es menor.

Nos habla de un vigoroso avance en materia de empoderamiento de las mujeres que de esta forma irrumpen en anquilosadas estructuras patriarcales de poder, en este caso en un partido político calificado como conservador y que al innovar con estas prácticas políticas abre espacios a las mujeres para demostrar que está sufriendo una metamorfosis profunda.

La fórmula ganadora encabezada por Verónica Rodríguez triunfó el pasado 11 de diciembre con el 61 por ciento de la votación a su favor, contra un 38% de su más cercana competidora. Hernández Rodríguez y Franco Coronado emergen desde las bases del PAN como parte de esa generación empeñada en sustituir a los veteranos cuadros de Acción Nacional que en otras épocas, las de la brega de eternidad, fueron activistas valerosos que forzaron la consumación del proceso de transición a la democracia que provocó un cambio de régimen en México.

Es oportuno recordar que después de la elección interna del 11 de diciembre no hubo ni una sola impugnación promovida por los perdedores. Así las cosas, la Comisión Estatal Organizadora bajo el mando de Fabiola Montserrat Segura anunció a los cuatro vientos el clásico Habemus Dirigente.

Verónica Rodríguez se verá fortalecida en su gestión como lideresa del PAN gracias a los buenos oficios del joven matehualense Franco Coronado Guerra quien como secretario general aportará su amplia y reconocida experiencia como militante. Sangre nueva llega a conducir en San Luis Potosí los destinos del partido fundado un 16 de septiembre de 1939 por Don Manuel Gómez Morín.

Acción Nacional ha superado un dramático episodio de su vida interna pagando a cambio un mínimo de daños colaterales. Durante la disputa por la dirigencia estatal, que fue feroz y en donde las competidoras y sus equipos pelearon a muerte en una lucha sin cuartel se vivieron momentos de tensión, confrontación, división interna y acusaciones de presuntas manipulaciones e inequidades cometidas por algunos caudillos de facciones que dominan desde hace tiempo los órganos de decisión y la voluntad colectiva de los militantes. La opinión pública y particularmente la clase política local, fueron testigos de una estridente competencia en la que hubo momentos en que se daba la impresión de que el proceso electivo se saldría de control y ocurriría un cisma de dimensiones apocalípticas que colocaría en un lecho de muerte al Partido Acción Nacional. Afortunadamente para los panistas este horripilante escenario no se presentó y al parecer la cordura ha vuelto a esa institución, los rijosos han dado vuelta a la página y los nuevos dirigentes estatales se aprestan a llevar a cabo la “operación cicatriz” para sanar heridas y emprender de inmediato acciones y estrategias de un proyecto institucional que incluya a todos, especialmente a los perdedores del aciago proceso de elección de dirigentes. En sus aspiraciones de corto y mediano plazo los panistas tienen la esperanza de recuperar antiguas fortalezas, esas que les dieron brillo y los distinguieron en su época de gloria cuando ganaban elecciones en todo el país. Los panistas de ayer y hoy están conscientes de que deben trabajar para estar en condiciones de enfrentar los retos electorales de 2024, año en el que se renovarán prácticamente todos los cargos de elección popular en nuestro estado y a nivel federal (Incluido el cargo de presidente de la república). Así que para el panismo potosino comienza una nueva etapa de su historia con nuevos dirigentes, puede ser un destino de plenitud y éxitos electorales o de decadencia y crisis institucional.

Continuar leyendo

#4 Tiempos

El potosino impulsor de la autonomía universitaria | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

Por

EL CRONOPIO

Los aires de autonomía se respiraban en diferentes puntos del país antes de 1923, año en que la UASLP obtuvo su autonomía; uno de los primeros intentos se realizó en el año de 1914, en la entonces Universidad Nacional de México, estando involucrado un potosino: Don Valentín Gama y Cruz que fuera estudiante de preparatoria entre 1880 y 1885 en el Instituto Científico y Literario de San Luis Potosí de donde partió a la ciudad de México a continuar sus estudios de ingeniero geógrafo.

En esta primera centuria de vida de la UNAM, varios potosinos han tenido el honor de dirigir la institución, siendo rectores y en algunos casos secretarios generales. En particular Valentín Gama, que fue rector en dos ocasiones, durante uno de los periodos más difíciles para la institución y el país: la revuelta revolucionaria.

Como rector de la Universidad estuvo convencido de la necesidad de que le fuera otorgada la autonomía a las instituciones de educación superior, pues con claridad expresó que esa era la única forma en que cumplirían adecuadamente su misión.

En una de las épocas más violentas del México moderno, cuando la capital del país fue paralizada varias veces por la lucha entre las distintas facciones que se disputaban el liderazgo revolucionario, el ingeniero Valentín Gama y Cruz fue nombrado rector de la Universidad Nacional de México. El 11 de septiembre de 1914 en el anfiteatro de la Escuela Nacional Preparatoria, tomó posesión de ese cargo ante un nutrido grupo de intelectuales y militares, entre los que se encontraban el presidente Venustiano Carranza, el encargado de Instrucción Pública y Bellas Artes, Félix Fulgencio Palavicini Loria y el general Álvaro Obregón. En la presentación que de él hizo Palavicini Loria, apuntó:

“… y al frente de la rectoría de la Universidad, queda el señor ingeniero don Valentín Gama que no es un improvisado ni un arribista político, sino un universitario pleno al tanto de la Universidad, comprometido con el programa de enseñanza carrancista”.

En el mismo discurso anunció el propósito del Gobierno de modificar la estructura de la Universidad otorgándole su autonomía, así lo expresó este funcionario al decir:

“…Creemos que la Universidad debe subsistir; pero pedimos que viva independiente, libre, autónoma: que no haya menester de limosneo oficial y que la jerarquía de sus directores y la competencia de sus catedráticos sean el resultado de su propia responsabilidad.

El gobierno propónese organizar la vida universitaria con un funcionamiento autónomo, y mientras tanto, cuida de que el personal directivo responda a las exigencias de la cultura general y, así como ha dado muestras en el terreno político, de que su mano es fuerte y firme, en la enseñanza será cauteloso y precavido…”

Gama había estado asociado con la Universidad Nacional desde su surgimiento en 1910. Con base a su probada capacidad en el terreno de las ciencias exactas, el 22 de septiembre de aquel año se le otorgó el grado de doctor ex-oficio. Su conocimiento de la vida universitaria era real, pues además de ser maestro en sus escuelas de Ingeniería y de Altos Estudios, formó parte de la Comisión Administradora de los Fondos Propios de la Universidad. Igualmente fue miembro del grupo de profesores que evaluó el Plan de Estudios de la Escuela de Jurisprudencia.

Valentín Gama fue el tercer rector de la Universidad Nacional. Cubrió los periodos del 11 de septiembre al 4 de diciembre de 1914 y del 28 de abril al 29 de junio de 1915.

Gama estaba convencido y así lo hizo saber en el discurso que dio en la ceremonia donde fue nombrado rector, de la necesidad que la Universidad tenía de ser autónoma, pues según dijo, era la única manera para que dicha institución cumpliera cabalmente con su función de educar y generar conocimiento. Sus esfuerzos en esa dirección lo llevaron a buscar una nueva Ley Constitutiva de la Universidad. Por esas fechas la situación política del país se agravó por el desconocimiento que la Convención Revolucionaria hizo del gobierno encabezado por Carranza. El sector educativo de la nación también se vio fuertemente afectado por ese suceso y los cambios de rumbo que generaron diversos proyectos educativos inconclusos, entre ellos el de la autonomía universitaria. Todo ello llevó a Valentín Gama a presentar su renuncia a la rectoría en junio de 1915.

Nuestro personaje no se alejó de la vida académica de la Universidad, pues siguió su labor docente y en dos ocasiones ocupó el puesto de director de la Escuela Nacional de Ingenieros; primero de 1923 a 1925 y después de 1933 a 1934.

Lee también: El prestigioso catedrático y promotor de la farmacia potosina | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

Opinión