#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

El Monterra de Nava | Columna de Jorge Saldaña

Tercera Llamada

 

Si alguien se pregunta por qué la pandilla formada por el alcalde capitalino, Xavier Nava, “Tomasito” (léase Sebastián Pérez) y los primos Portilla (Óscar Valle y Rodri) andan tan contentos, es porque ya se relamen los bigotes y andan pensando qué hacer cuando caigan en sus manos unos 600 millones de pesos (es como ganarse la bolsa acumulada del melate) sin que nadie los moleste.

Inocentes criaturas, que lástima, una vez más los descubrimos en el enjuague.

Por más que les duela, serán La Orquesta y su servidor (una vez más) quienes estaremos revelando paso a paso esta especie de “Nava Bazar” que pretenden hacer los niños funcionarios con terrenos públicos.

Así es Culto Público, el último secreto bien guardado de Xavi y su pandilla es que pretenden vender terrenos, propiedad de todos los potosinos, “al mejor postor”, literalmente.

El plan fue revelado en una reunión celebrada no hace muchos días en la que estuvieron presentes todos los diputados de la fracción del PRI, la pandilla Nava (presidente, secretario, tesorero y oficial) y un reconocido empresario de medios de comunicación.

Otra reunión similar ocurrió con algunos diputados panistas (no todos) y se sabe está pendiente con los de Morena.

La exposición ante los diputados con los que ha hablado la pandilla es clara: “Hay que vender 600 millones de pesos de terrenos propiedad municipal para tener recursos”.

¿Y la autorización del Congreso?

Ah, pues eso es lo mejor de todo, a través de una controversia constitucional promovida desde el 5 de marzo, se puede salvar ese pequeño detalle -total- ya hay lo que los abogados llaman jurisprudencia, es decir un antecedente de un recurso similar que resultó a favor del ayuntamiento cuando lo gobernó Victoria Labastida y a través del cual pudo vender 20 terrenos a la empresa Iscamapi, que se convirtieron en el millonario negocio inmobiliario “Monterra”.

En pocas palabras, lo que están cocinando la pandilla es un “Monterra de Nava”… ni más ni menos.

El detalle creativo, quizás (y eso si lo cumplen) es que, según los expositores y el empresario que les dio el “espaldarazo”, la venta se realizará a través de un subasta entre los interesados que organizará una empresa dedicada a tales fines.

Es decir que una empresa privada subastará recursos públicos a interesados desconocidos por terrenos que nadie sabe dónde están.

¡Una chulada! ¿Sí o no?

Le digo que con razón andan tan contentos, con razón asisten a cualquier convivio, bautizo, quince años o presentación a la iglesia a la que asista algún integrante de la Legislatura.

Con razón andan tan calladitos respecto a los asuntos de transparencia, nepotismo e ineficiencia que se les acumulan… total, deben pensar que 600 millones pueden “arreglar” cualquier cosa… en una de esas hasta una campaña…

Qué pena por Sebastián Pérez, el secretario general que me consta tiene buenos principios y valores, pero que está dispuesto a traicionarlos por unos cuantos pesos. ¿Para eso querían llegar? ¿No que eran diferentes? ¿Vender a pedazos la ciudad es el sueño de un buen funcionario público?

Qué pena por el nieto de Salvador Nava que entregará parte del patrimonio de todos los potosinos a las manos poderosas (¿quién más tiene la capacidad de comprar ese tipo de terrenos en una subasta?) a cambio de unos pesos.

Qué pena si los diputados, de cualquier color, agachan la cabeza ya sea por puro miedo de quienes creen que controlan la política potosina o a cambio también de un “cañonazo” de esos que los dejan bien calladitos… pero bien ricos.

El plan es que nadie “brinque”, que nadie diga nada… pero lástima…vender al mejor postor y en lo oscurito patrimonio público no es un asunto que puedan esconder más de la cuenta.

De los niños Portilla no hay mucho que decir, le aseguro Culto Público, que si se atreven a hablar del tema, empezarán a negarlo, a culpar a los anteriores, a decir que no es cierto que será en lo oscurito, que no saben nada y toda esa retahíla de batea de babas con las que suelen contestar a lo que no saben cómo ocultar.

El tema está en la agenda. El Monterra de Nava está en marcha. Vienen los pataleos pero la verdad siempre sale a flote. De mí se acuerda.

BEMOLES

Que en el Interapas hay un banquero muy bueno para sacar copias tamaño oficio y usar el Excel hasta con fórmulas de suma y resta, pero que de administración pública no sabe absolutamente nada. Se llama Ramón Farías Ortega y lo nombró el mismísimo Rodri Portilla como director de Administración y Finanzas. El buen hombre no tiene ni título profesional o mucho menos cédula, sus incapacidades han mantenido temas muy importantes detenidos en el organismo y el pobre hasta busca el diccionario para entender los oficios y cuentas de primer orden que debe firmar para que las cosas funcionen. Mientras tanto, los ciudadanos esperando la bomba, que funcione el pozo o que mejoren la infraestructura para que tengamos el vital líquido. No se vale. ¿Dónde encuentran a tanto inútil? #EsPregunta

@jfsh007

También lea: El “Chato López” demanda a La Orquesta | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Nava quiere vender 600 millones de terreno público “al mejor postor”

Siguiente Nota

Proponen que gobernador arme su gabinete con paridad de género en SLP