Columna de NefroxDeportesTesteando

El extraño caso del Tiburón | Columna de Arturno Mena «Nefrox»

Testeando

 

El futbol mexicano es una mezcla de sorpresas, corrupción y derrotas del Cruz Azul en finales. Es un hecho que no sabemos cómo van a llegar alguna de estas tres cosas, pero sabemos que inevitablemente pasarán. 

El último caso emblemático lo lleva el Veracruz, un equipo que el torneo pasado descendió, pero que gracias a liquidar una multa pudo seguir jugando en la primera división. Sin embargo, el caso no termina ahí, el equipo del puerto juega en primera división cada semana a pesar de tener adeudos con jugadores, exjugadores y hasta promotores, cosa que hasta donde tengo entendido está prohibido por la FIFA. 

En México todo puede pasar (menos un campeonato de liga del Cruz Azul), pagando se resuelve todo, aunque parece que esta máxima apela parcialmente al presente de Veracruz. 

Los del puerto han roto récords: son el equipo con más partidos sin ganar en la historia del futbol nacional, cumplieron ya un año sin sumar de a tres y nuevamente son el peor equipo de la porcentual. Justo hace unos días su director técnico Enrique Meza, renunció por primera vez en su carrera (antes o lo habían corrido o terminaba contrato con sus equipos) así el “Ojitos” los dejó con una gran losa para levantar. El peor equipo del futbol mexicano, en el peor momento de la historia de ese equipo. 

Hoy Raúl Arias toma el control deportivo de la institución, justo en el parón de la fecha FIFA, sin embargo, sigue siendo un cheque al portador: un equipo que no ha ganado en más de un año, difícilmente podrá levantar como por arte de magia con la llegada de un directivo. Tan compleja es la situación, que un entrenador que se consideraba en el retiro, como Enrique López Zarza, dirigirá a los Tiburones. 

Pero bendita Liga MX, bendita corrupción, esa que deja jugar a un equipo con deudas, esa que no respeta los salarios adeudados de los jugadores del actual equipo, esa misma liga que aceptó un pago de 120 millones para que no solo no descendiera el equipo, sino también le borraran sus anteriores y desastrosas temporadas. En esta liga y en este futbol, todo se vale. 

Queda esperar, hoy Chivas y FC Juárez agradecen que Veracruz esté en el torneo, mientras que los del puerto agradecen tener un porcentaje volátil que aún los puede llegar a ayudar bajo ciertas condiciones. 

Por lo pronto estamos escribiendo historia, una de las peores historias del futbol mexicano, entre corrupción, deudas y promesas, el 2019 sin duda debe ser el peor año en la historia de los dos veces campeones: los Tiburones Rojos del Veracruz.

También lee: “Pisála” ahora, Ricardo | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Nota Anterior

(VIDEO) Exhiben puerta “a medias” en baños del aeropuerto de SLP

Siguiente Nota

Padres de familia, obligados a pagar mil pesos por alumno en Salinas