agosto 11, 2022

Conecta con nosotros

Columna de Nefrox

Borges no me enseñó nada | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Jorge Luis Borges

Testeando

 

Hace unos día el escritor argentino Rodrigo Fresán dio muchas entrevistas en Buenos Aires para promocionar su nueva novela “La parte recordada” y entre tantas cosas que le preguntaron y tantas más que respondió, hubo algo que causó entre asombro e incredulidad: se le ocurrió cuestionar el valor de Borges, en pleno corazón del puerto de Buenos Aires:

“Borges es como una computadora de 2001, el mundo de los sentimientos se le escapa… no tiene nada para enseñarte, salvo escribir como Borges, lo cual sería un error catastrófico”

Pum, contundentes declaraciones de alguien que además de vivir de las letras como Borges, es un argentino orgulloso de su herencia, como Borges. Y justo esto me hizo pensar, reflexionar: ¿qué me ha enseñado Borges?

Leer a uno de los grandes de la literatura mundial es algo que todo mundo debe realizar, leer a Borges es tan necesario como a Shakespeare o Cervantes, pasear por el Aleph es un proyecto que todo lector debe afrontar, conocer a Beatriz.

No voy a cuestionar ni tantito la grandeza de Jorge Francisco Isidoro Luis, ni voy a atreverme a decir que el porteño es poca cosa, al contrario, pocos tan grandes como Borges. Sin embargo, es por muchos sabida la arrogancia con la que veía el futbol y ese desinterés prácticamente insultante con el que despreciaba al deporte más popular en la Argentina. Ahí es donde Borges pierde… y pierde mucho.

Estadísticamente el país que más consume futbol no es Argentina, ni siquiera es un país de América Latina, es más, ni siquiera consume su liga local. Ese país es Noruega, donde el índice de consumo por habitante del deporte (por cierto, futbol inglés) es superior a cualquier otra parte del mundo. Just o ahí, justo en ese extraño lugar, es donde el amor al futbol florece con mayor fuerza; dicho de otra manera, el polo opuesto a la grandeza de Borges y su aberración al futbol, se llama Noruega

.

Leer de futbol es una verdadera delicia para el amante de las letras y del deporte: leer a Valdano o a Sacheri, leer a Villoro o a Caparrós, leer a Galeano o a Panzeri es un placer que se come con los ojos y se saborea en la mente, y no me refiero solo a sus textos del futbol, me refiero a cualquiera de sus textos: esa forma de tratar a las palabras como si de una jugada de Messi se tratara, esa manera de circular el balón por sus verbos como si fueran pases al pie en un desborde por la banda, ese atrevimiento al hablar de temas complejos y explicarlos como una gran atajada de Buffon. En fin, ese goce de leer a un grande.

Pero esos grandes también son humanos y hablan con el corazón y, más allá de todo, a diferencia de Borges, los antes mencionados escribieron de futbol. Pero no lo hicieron solo con la pluma, lo hicieron con su alma: desnudando muchas de sus pasiones y enseñándonos a amar a través de sus palabras, amar a algo tan extraño y efímero como once tipos corriendo detrás de un balón. A diferencia de Borges a los otros les aprendí como se escribe con el alma, como se dicta con el corazón, como se aterriza la locura en la razón de las letras.

Perdón Borges, pero no me enseñaste nada. Te leo, te intento entender, pero hoy (como dijo Fresán) me pareces anacrónico. Te aprendí tan poco que es prácticamente nada, disfruto tus letras pero no las encuentro entre las mías. En fin, gracias por eso que pude leerte pero perdón por no querer (o no poder) parecerme a ti, por tener un fuego enorme en el corazón y amar con locura a una pelota, esa pelota que hace rodar al mundo para gritar un gol.

Perdón, y nuevamente perdón.

Recomendamos leer también: Mexicano hasta los huesos | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

#4 Tiempos

Epidemia de empatitis | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

Increíble y grave la cantidad de empates en la Liga Mx.

Tomando en cuenta que llevamos 6 jornadas (prácticamente) completas hasta el momento, el número de empates es de preocupar.

Chivas y Pumas son los más graves, 5 empates en 6 partidos. El caso de Chivas es aún peor, ya que solo ha celebrado 3 anotaciones, que los hacen estar entre las peores ofensivas de la historia del club. Por su parte, los universitarios la llevan mal pero su condición de invictos hace que el problema se diluya un poco, sumado a su decente cantidad de goles anotados (7 tantos).

Pero el problema no es solo de eso dos: Puebla, Juárez y San Luis, tienen 4 empates en las 6 jornadas disputadas. Curiosa estadística que nos arroja tan solo a 4 equipos con un handicap favorable de victorias: Tigres, Monterrey, Toluca y Tijuana, los únicos equipos con por lo menos 3 partidos ganados. Del otro lado, Querétaro, Mazatlán y Chivas, no saben qué es lograr 3 puntos en una jornada, y a como van las cosas, ni Gallos ni Chivas parecen muy animados a hacerlo.

El panorama es complejo, la empatitis va a cobrar algunas víctimas pronto, y mientras hay equipos que parece h a sido más mala suerte que mal funcionamiento, otros es seguro que no saben cuál va a ser su cura.

San Luis, que nos importa a nosotros, es uno de esos equipos que simplemente no ha encontrado el gol, un equipo que se defiende bien, que ataca bien, pero que no concreta frente al marco: postes, atajadas y errores han sido la constante en el ataque potosino, sin embargo hay luz al final del túnel, de alguna manera parece que el equipo puede sumar de a tres en los próximos partidos, repito, no se juega mal, el equipo funciona, solo hace falta ser más certeros.

Como apunte final, sigo sin entender a la gente que pide a Vitinho (jugador que aún no ha marcado diferencia en el marcador) o a Sambueza de titulares. Ni el argentino ni el brasileño son goleadores, y meterlos al campo es sacrificar a buenos elementos como Waller, Sanabria, Dourado o Iniestra. Soy de la idea de que los equipos deben armarse de atrás para adelante, lo importante es que no te anoten gol, después llevar el balón por la cancha, para terminar las jugadas, hasta aquí, bien, ahora solo falta terminarlas con gol, y ni Vitinho ni Sambueza son especialistas en eso. Solo así el equipo saldrá del limbo de la epidemia de empatitis de la Liga Mx.

También lee: Que ya definan | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Oye, Germán | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO 

La afición al futbol en San Luis, ha sido muy benevolente en varias ocasiones, hacer un ídolo en sus equipos es relativamente fácil. Desde hace algunos años, directivos, dueños y hasta la federación han entendido que el negocio se mantiene con espectaculo, dejaron al deporte de un lado, primero la lana, después los resultados.

Con esto, cada que llega una época de reforzar a los equipos, los aficionados sueñan con tener a un nuevo ídolo, alguien que venga a alimentar las ilusiones para ser un referente con la camiseta, alguien que rompa las redes adversarias o defienda con todo su portería. Hacer ídolos es muy fácil, mantenerlos, no.

Por eso, Germán, tu fuiste construyendo tu camino, tal como lo decías en tu video de despedida, llegaste muy joven, a un equipo que recién estaba reapareciendo después de años de ausencia en la primera división. Llegaste a buscarte un lugar, a ganar minutos, a responder con esfuerzo y goles. Y tal cual, así fue tu historia con San Luis: un equipo pequeño pero con una afición de corazón enorme, un equipo que la rompió en el ascenso pero en primera nos tocó sufrir, un cuadro lleno de esperanzas y una hinchada desbordante en ilusión.

Poco a poco ganaste minutos, anotaste goles y terminaste siendo el referente titular del cuadro en ofensiva, fuiste campeón goleador, y le diste puntos valiosos al equipo. En pocas palabras: fuiste el ídolo para esta afición, el que se construyó sin nombre, el que llegó siendo un desconocido y salió como el gran goleador de este humilde equipo.

Germán, este fin de semana te tocará (posiblemente) volver a pisar el Lastras, pero ahora será como rival, como ese ídolo que ya se fue, que ahora regresa a jugar con otra camiseta.

Por favor, no cometas el error de otros, haz que tu recuerdo se mantenga intacto. No te pido que no juegues a tu ritmo, ni tampoco estoy diciendo que no la metas si tienes la oportunidad, al contrario, lucha cada balón como si fuera el último, pártete el alma en cada jugada, defiende tus nuevos colores, tal como nosotros sabemos que lo haces, demuéstrales tu valor, enséñales por qué te contrataron. Solo te pido que si vuelves a pisar el Lastras algunos minutos, voltees a la tribuna, y recuerdes que esta afición te verá con respeto, con total admiración, que esta afición potosina, te encumbró como un ídolo, eso, por favor, nunca lo olvides, Germán.

Por último, no puedo dejar de mencionar la sonrisa tras sus palabras de un grande como Coudet, cuando en la conferencia de prensa al final del encuentro entre Celta de Vigo y Pumas en CU, no duda en decir que él va a regresar al futbol mexicano, pero no a cualquier lugar, lo dice con todas sus letras, “me gustaría dirigir a MI SAN LUIS”, grande Chacho, otro que entendió su lugar, ídolo de toda esta gente, ÍDOLO EL CHACHO COUDET.

También lee: Realidad reflejada | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Realidad reflejada | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO 

Estamos en esa época del ciclo mundialista en donde nos cuestionamos mucho sobre el papel de México en la próxima copa mundial. Las dudas están a flor de piel y una nula confianza nos obliga a preguntarnos ¿a qué va México a Qatar?

La incertidumbre es muy válida, el futbol mexicano parece no estar en su mejor momento, con muchas dudas, no solo en la selección mayor, sino también en las menores y hasta en la femenil. Parece que el bache actual es el preámbulo de un gran fracaso.

Hace unas semanas tuve la posibilidad de visitar Polonia, para ser más exacto, la ciudad de Zielona Gora, ubicada en el voivodato de Lubusz, muy cerca a la frontera con Alemania. Si bien esta ciudad no es precisamente muy futbolera (ejemplo de esto es su club local, el Lechia Zielona Gora que juega en la tercera división polaca), el ambiente respecto a su participación en el próximo mundial, es (al igual que en México) bastante pesimista.

Polonia llega al mundial después de dejar a Suecia fuera en la repesca y, quedando segundo en el grupo 1 de Europa, por debajo de Inglaterra y superando a Albania, Hungría, Andorra y San Marino. Dicha clasificación dejó muchas dudas entre sus aficionados, ya que el equipo polaco tuvo un grupo en el papel bastante fácil y aún así, se dio el lujo de perder en casa frente a Hungria, después se haber empatado contra el mismo rival de visitante.

El aficionado promedio de esa región de Polonia, piensa que su selección llegará al mundial con muchas dudas, sin un estilo definido, sin jugadores con presencia y dependiendo demasiado de su figura Lewandowski. Polonia tiene una victoria en sus últimos 4 juegos, incluyendo una aplastante derrota 1-6 frente a Bélgica, que pone muchas dudas entre sus aficionados.

En pocas palabras, en Polonia piensan que México será un rival muy complicado, que Argentina es imposible y que tal vez contra Arabia puedan sumar; muchos aficionados ven a Polonia fuera del mundial, quedando en tercer lugar del grupo, por debajo de México y Argentina. Poca confianza, y muchas dudas, me parece muy familiar.

Como dato adicional, es increíble el cariño que la gente de esa región le guarda a nuestro país: resulta interesante la manera en que ven nuestra cultura y cómo les sorprende para bien, lo que tiene que ver con México. Caminando por la calle la gente se detiene para decirte “Viva México” y un muy peculiar “súper” que aprendieron viendo telenovelas mexicanas. Gente muy amable y educada, personas que piensan que México es el rival incómodo en la próxima copa del mundo.

En fin, en todos lados pensamos lo mismo, dudamos de los nuestros y esperamos un verdadero milagro que cambie el rumbo de las cosas, desgraciadamente es casi un hecho que solo una nación se clasificará al lado de Argentina: Polonia, Arabia o México… ojalá se diera la sorpresa, ojalá europeos y norteamericanos, pudieramos avanzar, ojalá.

También lee: ¿Crisis en el Tri? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión