junio 23, 2021

Conecta con nosotros

Columna de Nefrox

Borges no me enseñó nada | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Jorge Luis Borges

Testeando

 

Hace unos día el escritor argentino Rodrigo Fresán dio muchas entrevistas en Buenos Aires para promocionar su nueva novela “La parte recordada” y entre tantas cosas que le preguntaron y tantas más que respondió, hubo algo que causó entre asombro e incredulidad: se le ocurrió cuestionar el valor de Borges, en pleno corazón del puerto de Buenos Aires:

“Borges es como una computadora de 2001, el mundo de los sentimientos se le escapa… no tiene nada para enseñarte, salvo escribir como Borges, lo cual sería un error catastrófico”

Pum, contundentes declaraciones de alguien que además de vivir de las letras como Borges, es un argentino orgulloso de su herencia, como Borges. Y justo esto me hizo pensar, reflexionar: ¿qué me ha enseñado Borges?

Leer a uno de los grandes de la literatura mundial es algo que todo mundo debe realizar, leer a Borges es tan necesario como a Shakespeare o Cervantes, pasear por el Aleph es un proyecto que todo lector debe afrontar, conocer a Beatriz.

No voy a cuestionar ni tantito la grandeza de Jorge Francisco Isidoro Luis, ni voy a atreverme a decir que el porteño es poca cosa, al contrario, pocos tan grandes como Borges. Sin embargo, es por muchos sabida la arrogancia con la que veía el futbol y ese desinterés prácticamente insultante con el que despreciaba al deporte más popular en la Argentina. Ahí es donde Borges pierde… y pierde mucho.

Estadísticamente el país que más consume futbol no es Argentina, ni siquiera es un país de América Latina, es más, ni siquiera consume su liga local. Ese país es Noruega, donde el índice de consumo por habitante del deporte (por cierto, futbol inglés) es superior a cualquier otra parte del mundo. Justo ahí, justo en ese extraño lugar, es donde el amor al futbol florece con mayor fuerza; dicho de otra manera, el polo opuesto a la grandeza de Borges y su aberración al futbol, se llama Noruega.

Leer de futbol es una verdadera delicia para el amante de las letras y del deporte: leer a Valdano o a Sacheri, leer a Villoro o a Caparrós, leer a Galeano o a Panzeri es un placer que se come con los ojos y se saborea en la mente, y no me refiero solo a sus textos del futbol, me refiero a cualquiera de sus textos: esa forma de tratar a las palabras como si de una jugada de Messi se tratara, esa manera de circular el balón por sus verbos como si fueran pases al pie en un desborde por la banda, ese atrevimiento al hablar de temas complejos y explicarlos como una gran atajada de Buffon. En fin, ese goce de leer a un grande.

Pero esos grandes también son humanos y hablan con el corazón y, más allá de todo, a diferencia de Borges, los antes mencionados escribieron de futbol. Pero no lo hicieron solo con la pluma, lo hicieron con su alma: desnudando muchas de sus pasiones y enseñándonos a amar a través de sus palabras, amar a algo tan extraño y efímero como once tipos corriendo detrás de un balón. A diferencia de Borges a los otros les aprendí como se escribe con el alma, como se dicta con el corazón, como se aterriza la locura en la razón de las letras.

Perdón Borges, pero no me enseñaste nada. Te leo, te intento entender, pero hoy (como dijo Fresán) me pareces anacrónico. Te aprendí tan poco que es prácticamente nada, disfruto tus letras pero no las encuentro entre las mías. En fin, gracias por eso que pude leerte pero perdón por no querer (o no poder) parecerme a ti, por tener un fuego enorme en el corazón y amar con locura a una pelota, esa pelota que hace rodar al mundo para gritar un gol.

Perdón, y nuevamente perdón.

Recomendamos leer también: Mexicano hasta los huesos | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Columna de Nefrox

¡La vuelta! | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO.

 

Dos buenos partidos de futbol nos entregaron los partidos de ida de las semifinales del futbol mexicano, un empate y una victoria del local, dejan el plato servido para los partidos de vuelta.

El miércoles en el Hidalgo, Tuzos y cementeros no se hicieron daño, en un estadio que vivió un lleno prepandemico antes de tiempo, ambas escuadras jugaron bien sus piezas, por un lado los de la capital lograron contener a una delantera que viene goleando rivales desde las últimas jornadas del torneo, mientras que los locales brillaron a la defensiva para lograr el cero en puerta, un juego que se definirá totalmente en el estadio Azteca.

Ayer por la noche, Santos fue una aplanadora frente a un Puebla desconocido, entre errores de sus delanteros y decisiones polémicas del VAR, los de la franja parecieron otro equipo, no ese que tan bien había estado jugando en los últimos partidos, un 3-0 que suena a un peso complicado de levantar.

Sábado y domingo restan para conocer a los nuevos finalistas, pase lo que pase, parece que tendremos una sorpresa en la final, ni Santos ni Puebla eran favoritos al principio del torneo, mientras que del otro lado es donde puede venir la campanada, en caso de que el superlíder caiga contra un Pachuca inspirado que ha venido desde el último lugar del torneo. Ojo, podría darse el caso de que tuviéramos una final emanada desde el repechaje, el lugar 5 y el 8.

También lee: Mataron el futbol | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Columna de Nefrox

Una liga en Norteamérica | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO.

 

Mucho se ha hablado de esa idea de generar una fusión entre la MLS y la Liga MX, una oferta el poderío de la organización mientras la otra presume el poderío deportivo, una luce sus estadios de primer mundo y la otra el color de su afición, y ¿saben? Es verdad, creo que todos podrían ganar mucho.

La Liga MX ha demostrado a lo largo de los años una verdadera supremacía deportiva en CONCACAF: los equipos mexicanos parecen estar lejos del restro de los clubes del área, pensando a veces en competir más con Sudamérica que con la región; pero del otro lado, la MLS ha demostrado un increíble nivel de organización, un verdadero poderío tanto en infraestructura como en contratos, una liga que en esos rubros busca competirle mercado ni más ni menos a ligas tan poderosas como la NBA, la NFL o la MLB. Ambas ligas tienen mucho qué ofrecer, mucho qué enseñar pero sobre todo mucho qué aprender una de la otra.

Ahora bien, soñemos un poco: imaginemos una fusión entre las ligas, un gran monstruo donde pudieran coexistir todos los equipos de cada país. Inventemos nuestra Súper Liga Norteamericana.

Actualmente la MLS está conformada por 27 equipos, dividos en dos conferencias, sin embargo hay tres equipos que entrarán a competir en los próximos años en la liga: Charlotte, St Louis y Sacramento. Alcanzando con esto el número mágico de 30 equipos.

Por el lado de la Liga MX, actualmente se cuenta con 18 equipos en la primera división y 16 en la liga de expansión, dando un total de 34 equipos.

Se ha hablado mucho sobre la posibilidad de establecer una súper liga con 60 equipos, 30 de la MLS y 30 de México. Pero para hacer más emocionante la propuesta, dividamos esos 60 equipos en 3 divisiones, evidentemente cada una con 20 equipos participantes.

Imaginemos ahora, una liga donde entre sus tres divisiones exista ascenso y descenso, muy al estilo de las ligas europeas, 3 ascensos y 3 descensos al año, todos ligados a los últimos lugares de la tabla anual. También imaginemos el reparto equitativo de los derechos de transmisión, publicidad y mercadeo, entre todos los participantes de las divisiones.

Por último, hagamos el ejercicio de establecer las divisiones y el acomodo de cada equipo, basándonos en los últimos resultados de cada participante en sus ligas actualmente.

Comencemos con la tercera división: del lado de la liga Mx tendremos que sacrificar a dos equipos, para esto tomaré a los dos últimos lugares de la tabla actual de la liga de expansión: UdeG y Correcaminos. Para emparejar a los 10 equipos mexicanos representantes en la segunda división, separaré a los dos primeros lugares de la tabla actual: Morelia y Cimarrones. Con esto quedaría así la representación mexicana: Celaya, Zacatecas, Atlante, Tapatío, Tepatitlán, Cancún, Dorados, Tlaxcala, Oaxaca, Mérida, Tabasco y Tampico.

Mientras que en la MLS: Charlotte, St Louis y Sacramento (como equipos nuevos) Cincinnati, Houston, DC United, Atlanta, Chicago, Salt Lake, Austin.

En la segunda división colocaremos a los dos mejores de la liga de expansión y a los 8 peores de la liga mx actualmente, así como a los lugares del 11 al 20 de la MLS.
México: Morelia, Cimarrones, Necaxa, Juárez, San Luis, Chivas, Pachuca, Pumas, Tijuana y Mazatlán.
MLS: Los Angeles, Miami, Montreal, Vancouver, San Jose, New England, Nashville, Red Bull NY, LAFC y Dallas.

En la primera división, colocaríamos a los mejores equipos de la actualidad de cada liga.
México: Querétaro, Tigres, Toluca, León, Atlas, Santos, Puebla, Monterrey, América y Cruz Azul.
MLS: Colorado, Minnesota, Portland, New York, Seattle, Orlando, Columbus, Kansas, Toronto y Philadelphia.

El ejercicio resulta interesante como propuesta, una liga con ascensos y descensos deportivos justos, una competencia cerrada que ayudará a levantar el nivel deportivo y económico de las ligas y por ende de la región.

Sin embargo, el ejercicio tiene problemas: como el descenso a la segunda división de equipos históricos de ambas ligas como Los Angeles, Red Bull o Chivas y Pumas. Mientras que equipos pequeños participarían en la primera división, como Orlando, Colorado o Atlas y Querétaro. Eso se tendría que ajustar mejor.

La idea existe, ojalá se concretara de la mejor manera para ambas ligas, el futbol de la CONCACAF merece un mejor lugar a nivel mundial y justo es desde ahí, desde las ligas, donde puede darse el movimiento importante para dar el siguiente paso. Habrá que esperar, que decidan lo verdaderamente mejor en todos los aspectos.

También lee: Concacaf ¿mexicana? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Columna de Nefrox

Concacaf ¿mexicana? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO.

 

Se jugó la ida de los octavos de final de la Concacaf Liga Campeones 2021, un torneo muy largo que entrenta a los mejores equipos de la región a nivel de clubes, y digo que es un torneo largo ya que la final se disputará hasta el próximo mes de octubre, si todo sale como está planeado.

Este año la regla ha cambiado, el partido final será a un solo enfrentamiento y la sede se otorgará al equipo que más puntos haya acumulado para llegar a la final, esto quiere decir que una victoria en un partido, te ortorga 3 puntos, independientemente del marcador global que dará el pase a la siguiente ronda.

Por México hay cuatro equipos en esta ronda: Cruz Azul, León, América y Monterrey.

Cruz Azul visitó a Arcahaie de Haití, el actual subcampeón de ese país. Cruz Azul se vio muy mal al momento de definir, trayendo un horrible 0-0 para el partido de vuelta, pero presumiendo un futbol carente de idea a la ofensiva.

León enfrentó tal vez al equipo más complicado en el papel, jugó de local frente al Toronto FC, un partido que terminó con empate a 1, pero recordemos que el gol de visitante cuenta y ahora son los mexicanos los que llegarán al juego de vuelta con un handicap en contra, ya que el 0-0 le da el pase a los canadienses.

América y Monterrey fueron los que aprovecharon la visita y se trajeron victorias, América enfrentó al complejo Olimpia de Honduras y lo venció 1-2, mientras que Monterrey hizo lo propio contra Atlético Pantoja de República Dominicana con un contundente 0-3. Tanto norteños como capitalinos cumplieron en sus visitas y se les ve como favoritos en sus series.

Ahora bien, estos resultados vuelven a poner en tela de juicio el real nivel de la Liga MX frente a la CONCACAF, y es que apesar de la gran ventaja que han demostrado los equipos mexicanos en los últimos torneos, cada vez parece que el camino se vuelve más difícil.

Equipos de gran nivel en la liga, no han podido demostrar su valor en CONCACAF, mientras que otros han sufrido para poder avanzar, esto es bueno para la zona, y complicado para los clubes mexicanos.

Por ahora el saldo es favorable, dos empates y dos victorias para los equipos mexicanos, pero habrá que esperar para medir las fuerzas prudentemente. No olvidemos que del lado de la MLS el recuento es relativamente superior al mexicano, de 5 encuentros ellos obtuvieron 3 victorias y 2 empates, logrando la goleada de la jornada el 0-4 de Columbus frente a Real Estelí.

Ojalá el futbol mexicano pueda seguir demostrando la supremacía en el área, ojalá los cuatro equipos puedan seguir, ojalá volvamos a tener finalistas mexicanos, ojalá la CONCACAF siga suendo mexicana.

También lee: Recta final | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión