octubre 3, 2022

Conecta con nosotros

Columna de Nefrox

Mexicano hasta los huesos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

Mexicano hasta los huesos

Testeando

 

Pasó lo que pensé que pasaría: México perdió ante Brasil la final de campeonato mundial sub-17. El Tri, cayó ante el favorito, cayó ante el local, ya sabía que eso iba a suceder. 

En el papel, Brasil era un amplio favorito para quedarse con el trofeo, una selección bastante bien dirigida con una serie de figuras que pronto van a dar de qué hablar, tanto en la liga local como en Europa. Brasil es un equipo que imponía sus condiciones en casi todos los sectores de la cancha, dominando gran parte de los encuentros y derrotando a rivales muy complicados. 

Por su parte, México había llegado a la final en medio de muchas dudas: una primera fase bastante cuestionable y un paso por octavos y cuartos de final enfrentando a dos equipos asiáticos y la semifinal ganada en penales ante Holanda. Muchas dudas, pocos resultados para presumir. 

Sin embargo, el futbol es caprichoso: puso a un gran rival contra un “equipo cenicienta” en la final, y no solo eso, sino que durante muchos minutos el rival débil parecía salir con la victoria. México lo ganaba 0-1 al todopoderoso Brasil, dueño de la casa. 

El futbol es ese deporte donde casi todo puede pasar: un día Chile te gana 7-0 y al otro Alemania sorprende a Brasil en casa con un 1-7; una tarde cualquiera, México puede ganar una medalla de oro ante Brasil en Londres y en la otra empatar contra Bermudas en la altura de Toluca. Ese es el futbol, hermoso y muchas veces impredecible, caprichoso e indiscreto en resultados. 

Justo así era cómo México le ganaba la final a Brasil, ese Brasil que varias veces ha perdido contra los aztecas, ese Brasil que sufre cada vez que enfrenta a México en competencia oficial. México lo ganaba 0-1. 

No puedo decir que no me ilusioné: por más que yo sabía que Brasil terminaría siendo campeón mundial, no dejaba de querer equivocarme en ese pronóstico que días antes había dado en un programa de radio; quería que mi cara se cayera de vergüenza al ver a esos muchachos ganarle al local en su casa, quitarle la copa a los sudamericanos y ser los tricampeones mundiales de la categoría. 

Finalmente pasó lo que predije: Brasil le dio la vuelta al partido en los últimos minutos y con todo y dudas arbitrales terminó coronando un gran mundial, Brasil se convirtió en tetracampeón de la categoría, Brasil, siempre Brasil

Me duele en el alma que México no haya sido campeón, porque como he dicho en otras ocasiones “antes que ser del San Luis, soy mexicano”, antes que desear ver a mi equipo levantar el título de liga, sueño con ver a México campeón del mundo. Y sí, tal vez no logre ver ni una ni otra, pero cuando San Luis jugó una final y la perdió contra Pachuca, no me dolió tanto como perder en un mundial o incluso perder la final del mundial del domingo pasado. 

¡Sí señores! ¡Soy mexicano hasta los huesos! Y son amante del futbol, para mí la selección es religión y, las derrotas, la penitencia por ser aficionado a un equipo tan mediano. Pero ni hablar, se perdió una final de mundial, pero para perderse hay que llegar y México sabe muy bien cómo llegar. 

A pesar de todo, y con todo y el segundo lugar: ¡Viva México! Que volveremos a levantar no solo la copa en sub-17, levantaremos más, yo lo sé.

 

También lee: ¿Cuánto sirve? | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

#4 Tiempos

A todo o ¿nada? | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

Al principio de la temporada, poco era lo que prometía San Luis comparado con el torneo pasado: un equipo con pocos refuerzos que había dejado ir a jugadores importantes y se aventuraba con un cuadro muy parecido al anterior con tan solo algunas cuantas incorporaciones.

Hoy lo sabemos, estamos a 90 minutos de poder hacer lo mismo que el torneo pasado, o nuevamente fracasar.

El torneo no ha sido fácil para el equipo de casa: entre lesiones, bajas de juego y errores que han costado muy caros, hemos llegado a la última fecha con la posibilidad de entrar al repechaje dependiendo solo de un resultado: ganar.

Sí, lo sé, el empate y hasta la derrota nos podrían dar la calificación, sin embargo las cosas no parecen tan sencillas y, para evitar sacar la calculadora, vale la pena salir a cazar Tigres.

Mucho hay que cuestionar de San Luis y su temporada: algunos jugadores que no han dado el ancho, otros que solo corren en la cancha y un desempeño táctico con errores que nos hicieron perder puntos, desatenciones en defensa y hasta rechaces al centro desde la portería

; en fin, no ha sido el mejor de los torneos. Sin embargo, si al final de la jornada, estamos dentro de los 12 que siguen con vida, la misión estará parcialmente completa y lo digo así, porque el verdadero reto del equipo no es solo calificar, sino alejarse ahora sí completamente de las multas. En ese rubro, hoy San Luis está en el lugar 13, medianamente alejado de los últimos 3 que pagarán multa, pero ojo, no del todo salvado.

El equipo ha cumplido hasta ahora con lo pactado, pero viene la última parte: ganar 3 puntos para calificar al repechaje, lograr cerrar la temporada lo más tarde posible y ¿por qué no?, soñar con volver a alcanzar la liguilla. Compleja situación, pero no imposible, un partido muy duro: tres puntos en disputa y solo dos puestos para entrar, mismos que en 90 minutos, se nos pueden ir y dejarnos absolutamente con nada.

También lee: Todos quieren tener la razón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Todos quieren tener la razón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO 

No importa si es en primera, en segunda o en la última división. Da lo mismo si es en el barrio o en cancha reglamentaria. Igual en pasto que en tierra. Todos quieren tener la razón.

Desde hace algún tiempo me ha tocado convivir de cerca con los árbitros: esos jueces que tienen que dictar sentencias condenatorias en apenas unos segundos y con muy pocas pruebas ante sus ojos, esos que tienen que aguantar estoicos los reclamos de jugadores, técnicos y afición, esos que sin importar qué decidan, nunca van a dejar felices a todos.

Parece injusto que tanta responsabilidad caiga solo en los hombros de una persona, para ilógico que los reclamos pasen del insulto hasta la agresión. Triste, pero cierto.

Y lo dicho, nadie está exento. La semana pasada, durante el clásico nacional, la duda surgió sobre un balón que Ochoa sacó en la línea, o al menos esa fue la interpretación que dieron, no solo los árbitros de cancha, sino también los del VAR. Como era de esperar, los raclamos comenzaron en la cancha pero escalaron a la tribuna, peor aún, se magnificaron con los medios y miles siguieron reclamando en el foro de las redes sociales.

Poco entendemos en este país sobre la autoridad, y qué fácil es cuestionarla, incluso atrevernos a dar juicios sobre la moralidad y honradez de los jueces; es muy simple decirle vendido, todo está arreglado.

Hoy no vengo a decir que los árbirtros son unos santos, que su juicio es el más correcto, no vengo a decir que ellos no se equivocan o que son incorruptibles, hoy vengo a escribir sobre ese trabajo tan complejo y tan poco valorado: ese de ser árbitro.

Debemos entender que los árbitros cometen errores, que muchas veces lo hacen con la mejor de las intenciones de marcar correctamente, pero lo más importante es entender que un reclamo, un insulto o incluso hasta la agresión, nada va a solucionar lo que sentimos que es injusticia.

Los árbitros son el más malo de los males necesarios, son los que hacen que todo valga, es imposible pensar al futbol (y a prácticamente todos los deportes) sin su existencia. Pero tomemos lugar, seamos empáticos, en la semana me tocó estar cerca de una discusión donde estuvimos a nada de presenciar (desgraciadamente) una agresión física a un silbante, afortunadamente, solo quedó en amenazas.

Intentemos suavizar las cosas, que la pasión nunca se desborde, que podamos enseñarle a las nuevas generaciones que los reclamos aparte de verse mal, no tienen sentido ante la decisión tomada. Aprendamos, que al final aunque todos quieren tener la razón, en la cancha y sus alrededores, solo 1, puede decir qué es lo que se tiene que hacer.

También lee: Clásico verdadero | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Clásico verdadero | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

Años, tal vez lustros, tienen que pasar para que un clásico del futbol mexicano pueda encender el total interés, y no lo digo por las dos aficiones, que evidentemente son rivales deportivos, sino más bien para el resto de los aficionados, esos que vemos de reojo cuando América y Chivas se enfrentan cada torneo.

Hoy el clásico huele a buen futbol: dos equipos que han hecho bien las cosas en los últimos partidos, dos equipos que parece han encontrado cuadros importantes para encender a sus aficiones.

Por un lado Chivas llega tras una goleada en contra frente a Tigres, un equipo regio que no batalló mucho para marcar diferencias, pero también unas Chivas que corrieron, intentaron y simplemente no les salieron las cosas para terminar perdiendo en casa.

Del otro lado América enrachado, llega después de empatar frente a Santos en un polémico final de partido, donde pareciera que ese partido solo se acabaría en el momento en que las Águilas metieran el gol del empate, tal cual, así sucedió. América parece dominante en el torneo, Chivas quiere despertar.

Pero más allá de los resultados, ambos equipos están desplegando un buen futbol, los dos equipos suelen atacar con inteligencia y de pronto se destapan contra los rivales, América pelea el liderato y Chivas busca salvarse de la repesca, o por lo menos, jugarla en casa.

Pero apuntemos bien, el favorita es el cuadro de Coapa: América llega con una gran racha de partidos sin perder y juega de local, un Azteca que lo va a hacer fuerte y que lo quiere ver derrotar al máximo rival. Mientras que Chivas puede levantar la cara rompiéndole la racha al América, Guadalajara puede levantar la mano y comenzar a soñar, si es capaz de pintarle la cara a los de CDMX.

Huele a buen partido, parece que el clásico puede volver a emocionar a más personas ajenas a esas aficiones, hoy hasta el morbo de ver perder o ganar a estos equipos, resulta interesante.

El clásico a veces regresa y emociona, a veces promete y otras tantas ofrece un verdadero espectáculo, y justo eso, este fin de semana, justo eso es lo que parece venir, un gran partido: goles, emociones pero, sobre todo, buen futbol… ojalá.

También lee: De papel a papelón | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión