mayo 30, 2023

Conecta con nosotros

#4 Tiempos

Xavier Nava: ¿al Verde o con Tere Carrizales? | Apuntes de Jorge Saldaña.

Publicado hace

el

APUNTES

 

Si Xavier Nava Palacios quiere regresar a la vida política potosina debe considerar antes cuatro factores determinantes: el más importante es que el amparo contra su inhabilitación para ejercer cargos públicos aún no “causa estado”, lo que en pocas y sencillas palabras quiere decir que no está en firme, que en cualquier momento se le puede caer y que sus recientes provocaciones públicas son más frágiles que la tela de una araña artrítica.

También se le olvida al ex presidente municipal que la inhabilitación política más pesada con la que carga no es la que le impuso el Congreso del Estado, sino la del repudio de 90 mil potosinos que una vez votaron por él y que tras su mandato, simplemente ya no lo volvieron a hacer.

El fondo jurídico, el nucleo, la pifia cometida por Xavier, nada más por estar bajo la influencia de su incompetencia, está lejos de ser resuelto. La comunidad ha demostrado ser propietaria del terreno donde el gobierno de Nava construyó un puente, que no es ni por mucho “la obra más importante hecha en décadas”, como él lo dice (proyectando siempre sus inseguridades a través de la soberbia), lo único es que no se ha definido exactamente el área que se usó, pero de que era ajena ni duda cabe.

Otra vez, para entender en pocas palabras, imaginemos que Xavier Nava construyó en la escalera de un condominio que el administraba. La escalera, es de todos y es de nadie al mismo tiempo, pero el administrador no tenía por qué hacer uso de la misma, por lo tanto el fondo de su pifia, permanece.

Pero si a pesar de estar rechazado dura, pero justamente por la ciudadanía potosina y le importaran poco los fondos jurídicos y lo endeble de su defensa, había que recordarle al nuevo galán de los antros potosinos y ex alcalde, que para que él pudiera volver a participar en política solo tiene tres opciones:

La primera es ser candidato del Partido Verde y pedirle de rodillas a Ricardo Gallardo le dé aunque sea una regiduría número nueve.

La segunda sería pedirle a Tere Carrizales que lo haga candidato del partido que está conformando y que busca registro estatal con las siglas del PES.

La última que le queda es la de formar un nuevo partido político (revivir el rotundo fracaso del “Nava Partido Político”) desde el desolado Frente Cívico, lo malo es que en sus dogmas fundacionales, el FCP tiene establecido el jamás, jamás, jamás, convertirse en un partido, entonces, pues le quedan las dos anteriores.

Está bien que hay que respetar el derecho al ridículo de cada quien, pero el señor Nava Palacios ya exagera.

En esos grados de disparates y vergüenzas, compiten hoy por hoy el payaso Tekmoloco que ahora quiere ser panista y Xavier, que ya quemó todos y cada uno de los caminos para poder continuar en la vida pública del San Luis al que tanto daño causó.

¿Qué espera? ¿Que el Verde le haga una comida del “hijo pródigo” en la Constancia, o que Tere Carrizales lo adopte con los brazos abiertos?

Ahhh… y si alguien piensa que Movimiento Ciudadano lo podría adoptar, solo hay que hacer memoria, porque cuando ganó la capital potosina lo hizo acompañado de ese partido y con todos los entonces naranjas, de arriba hasta abajo, quedó mal… ¿Para qué lo querrían de regreso?

Y hasta aquí dejo el tema, porque creo que el que esto escribe es el único en poner atención en un político que está más muerto y sepultado de la vida pública y por el que ya ni vale la pena gastar teclado.

Sobre el PAN, la sacudida de avispero innecesaria que vino a hacer Marko Cortés y la foto que podría titularse “Payasos sin maquillar”, en la que salen con el reconocido mimo besa burros de Tekmoloco, pues la imagen dice más que cualquier cosa que se pueda escribir al respecto: Se están faltando al respeto a sí mismos todos los involucrados, pero en su defensa diré: ¿Pues cuál respeto se han tenido últimamente en el PAN?

Mejor cambiemos de tema.

 

LA LISTA DE LIZ TORRES: LA LISTA

Si fuera por Elizabeth Torres Méndez, la secretaria de Cultura en el estado, ya todo el gabinete de Ricardo Gallardo estaría en manos de la “Herencia Maldita”. A la señora se le ocurrió de la nada (y que no mienta con que no es cierto a través de los bots que ella misma maneja) contratar a Xavier Torres Arpi, el titular de cultura en tiempos de Fernando Toranzo para que le organizara un Festival de Música Antigua y Barroca (del que la secretaria no sabe ni con qué se come eso).

El ejercicio está interesante y divertido, porque como para Liz Torres no hay memoria política, no tiene un solo grado que le permita ejercer como secretaria de Cultura, cuando ha vivido los últimos 27 años de su vida entre las facturas y cuentas por cobrar del Canal 7 y lo más cercano a la apreciación estética es acudir al espectáculo de “Chuponcito”, pues seguramente, muy pronto veremos al gabinete de Liz Torres despachando en el Palacio de Gobierno:

Para secretario general que llame al mismísimo Xavier Nava, de quien además presume es “a-mi-guí-si-ma”, porque le pagaba las facturas del canal a tiempo y siempre la trató de “maravilla”.

Como titular de una nueva secretaría de “Cuidado de combustibles y protección a los jumentos”, colocaría sin duda a José Luis Romero Calzada, mejor conocido como Tekmoloco.

Para el área de Comunicación Social, Liz Torres con ese desparpajo, podría llamar a Adrián Vázquez Méndez, vocero de Juan Manuel Carreras, a quien ¿por qué no?, lo podría contratar para que repita al frente de la SEGE.

En la “lista de Liz: la lista”, podría sin problemas aparecer Fernando Toranzo como nuevo secretario de Salud.

En Desarrollo Social, en lugar de Nacho Segura, la extraviada secretaría llamaría seguramente a Óscar Valle Portilla y en Finanzas a su primo Rodrigo con el que también presume cercanía.

En el IMES seguramente colocaría a la hoy diputada Gabriela Martínez Larraga, que defiende muy bien al patriarcado. En el Inpode puede contratar al jefe de la porra del América; podría proponer al Congreso a un nuevo Fiscal en la persona de Tomás Cerón de Lucio, al que tendría que mandar traer desde Israel…

En Desarrollo Económico no hay duda, Liz Torres contrataría a Juan Antonio Rodríguez Chessani; en la Secretaría de Seguridad a Tiburcio Cadena y ya encarrerados, en el peor, más irónico, paradójico y ridículo nombramiento, seguramente Liz Torres permitiría que Odín Patiño fuera el director del Museo Francisco Cossio y así…

Dice el dicho “pero la culpa no es del indio…”.

Me retiro por el momento hijos de mis tormentos, pero regreso pronto. Lo prometo.

Atentamente,

Jorge Saldaña, el que cuestiona entonces el qué ser en plural privilegiando el cuidado del órgano cardiaco ajeno que al propio y el lugar del destino a cual acudir en compañía para parar.

También lee: Un paseo y un cuento muy lejos de México | Apuntes de Jorge Saldaña

#4 Tiempos

Un lento adiós | Columna de Carlos López Medrano

Publicado hace

el

MEJOR DORMIR

 

No todas las historias acaban con un portazo. La mayoría de ellas más bien pasan por un largo proceso de demolición. Sin el protocolo de un vete al carajo, muñeca, no quiero volver a verte. Los reproches, las lágrimas y los aspavientos son apenas entreactos. La separación tiene un avance gradual. Sutilezas en dosis miniatura que a veces ni siquiera las partes involucradas perciben.

Un día dejas de mandar ese mensaje de cómo estás. Ya casi es medianoche y no quieres ser imprudente. Qué más da, un descuido como otros. Dices que la saludarás mañana (cosa que olvidas hacer). Una semana después se te pasa preguntarle cómo le fue a su perro en el veterinario, consulta de la que te había comentado en un mensaje escueto como para no perder la costumbre de decir lo que sea.

En el último año los encuentros se han vuelto más y más espaciados. Recuerdas que ha transcurrido un mes desde la última ocasión en que salieron a comer juntos, y piensas en llamarla, pero esta tarde estás ocupado. Y también la siguiente. Y la otra. Además, ella no te ha llamado a ti. El orgullo hace que te tragues las ganas.

Cuánto tiempo sin vernos, se dicen al fin cuando coinciden por casualidad, antes de percatarse de que el hil o que los unía es más delgado de lo que solía ser y que no tardará en romperse

. Lo peor es que se desvanecerá sin doler ni hacer ruido (esos síntomas de lo que aún tiene porvenir). Por el contrario se irá sin más. Tan solo llegará un lamento propio de la vejez: notar que cada vez hay menos gente a tu lado. Ana María Matute decía que la vida es ir perdiendo cosas.

De alguna manera, la despedida comienza desde el momento mismo en que conoces a alguien. El ilusorio proceso ascendente eventualmente desemboca en la caída. Pese a que tarde en llegar, llega; ya sea debido a un desgaste social o uno biológico. Incluso las parejas sólidas alcanzan la vejez y con ello la terminación natural de una de las partes. Fue bonito mientras duró.

Las despedidas silenciosas también se dan de manera deliberada, cuando el otro ya no te hace clic. Al notar que se ha pasado de listo, aunque sin la perspicacia suficiente para darse cuenta de que a base de infamia ha agotado el crédito para estar contigo. Has tomado nota de las afrentas y en consecuencias te abstienes de alimentar ese vínculo sin decir nada. Simplemente cesar de ofrecer lo mucho o poco que tienes dentro. Ni siquiera voy a decirte que me voy. Hay un tipo de alejamiento para el que no es necesario moverse.

Una noche, cuando no puedes dormir, recuerdas a personas que alguna vez fueron tuyas. Te preguntas qué ha sido de ellas. Cómo es que ese hasta luego o ese nos vemos pronto quedó en una desconexión definitiva.

Ayer nos encontrábamos allí, tomando una copa, conversando sobre el clima. Y si bien ya no era como en los viejos tiempos, parecía que podríamos mantenernos cerca. Quizá todavía lo estemos, tengo que comprobarlo. Pero tomas el teléfono y descubres que de nuevo ya pasan de las once. O ves que en su foto de perfil sale con alguien más. De modo que cierras los ojos e intentas dormir. Lo dejas pasar.

Sin dimensionarlo, ese acto forma parte de los lentos procedimientos de adiós que tienes abiertos con otras tantas personas.

 

Contacto:

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @Bigmaud

También lee: Peso Pluma o bailar al son que marque el algoritmo | Columna de Carlos López Medrano

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Charla de La Ciencia en el Bar sobre la Vaquita Marina | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Publicado hace

el

EL CRONOPIO

 

Un cetáceo endémico de México conocido como vaquita marina que habita en la parte alta del golfo de California, el Mar de Cortés, se encuentra en peligro de extinción al disminuir considerablemente su número en las últimas décadas, entre otros factores, por las malas prácticas de pesca en esa región marítima de la Península de Baja California. La vaquita marina es el cetáceo más pequeño del mundo son poco sociables por lo que generalmente se encuentran solas; observarlas es muy difícil pues tienden a alejarse de los barcos y suelen estar ausentes en las superficies.

Sobre este espécimen nos estará platicando la maestra en ciencias Mariana Dorantes Gilardi en la próxima sesión de La Ciencia en el Bar, ahora en su modalidad de itinerante. La sesión se llevará a cabo este miércoles 31 de mayo e punto de las ocho de la noche en Cervecería San Luis, que se encuentra ubicada en la Calzada de Guadalupe número 326. La charla se titula: La vaquita marina ¿en peligro de extinción?

Las medidas para la conservación de especies y de medio ambiente, como los decretos de reservas ecológicas, suelen verse limitadas si no son acompañadas por infraestructura y apoyo económico, como ha sucedido con la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California, establecida desde 1993 con el objetivo de “Conservar y proteger los ecosistemas representativos de la región, la biodiversidad, los procesos evolutivos, los hábitats de reproducción, desove, migración y alimentación de especies marinas de importancia ecológica y comercial y, sobre todo, las especies endémicas y/o en peligro de extinción como la vaquita y la totoaba”.

Los esfuerzos de la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California se han visto obstaculizados debido al insuficiente presupuesto federal destinado; la limitada disponibilidad de servidores públicos como inspectores, personal técnico, personal operativo; artes de pesca propias de la región; vedas y decisiones externas que impactan en el manejo de los recursos naturales.

Desde un enfoque científico poco se sabe sobre la vaquita marina, por lo que se requiere realizar estudios para conocer a plenitud aspectos como su edad de maduración sexual, longevidad, ciclo de reproducción sexual, entre otros. La información que se dispone, son estimaciones realizadas con especies similares o en estudios sobre ejemplares atrapados en redes.

¿Cómo se encuentra el estudio sobre la vaquita marina? Lo podremos entender con la información que nos proporcione Mariana Dorantes durante la charla de La Ciencia en el Bar. Mariana Dorantes estudió la licenciatura en Biofísica en la UASLP y realizó su maestría en ciencias del mar y de la tierra en el Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada, Baja California (CICESE), donde existen las áreas de estudio sobre ecología y biotecnología marina. Actualmente realiza su doctorado en Ciencias Interdisciplinarias en el Laboratorio de Biofísica Molecular de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí.

Los esperamos este miércoles 31 de mayo a la ocho de la noche en lo que será la quinta charla del trigésimo quinto ciclo de La Ciencia en el Bar, con el tema la vaquita marina ¿en peligro de extinción?, a efectuarse en Cervecería San Luis, Calzada de Guadalupe 326.

También lee: El Concurso Regional “Pauling” (Fis-Mat), en puerta | Columna de J.R. Martínez/Dr. Flash

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Final deslucida | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Tigres y Chivas empatan en un aburrido encuentro: un 0 a 0 que no deja tranquilo a ninguno, pero que llena de ilusión a los de Guadalajara por levantar la 13.

Sin embargo, cuidado. Tigres ha sido un equipo de un gol; en cada una de las fases superadas (tomando también el repechaje) Tigres solo ha necesitado superar por un gol a sus rivales, justo la cantidad de goles que necesita el domingo para ser campeón.

Por su parte Chivas, jugó bien, un encuentro en donde necesitaban no perder, pensando en rematar brillantemente en su estadio, hasta el momento parece que la jugada le va a salir a los de Guadalajara, un solo gol es suficiente, pero los seguidores del rebaño quieren ser contundentes.

Es de preocuparse el nivel de ambas ofensivas: tanto los del norte como los de occidente, defraudaron no solo en este encuentro, sino en la liguilla con sus delanteros, del lado de Chivas los goles han caído de zonas diferentes a la ofensiva; por su parte los Tigres, salvando a Córdova, el resto de sus delanteros no han marcado gran diferencia.

Emblemático resulta el caso de Ibáñez, un jugador que la rompió en San Luis y Pachuca, y hoy está completamente perdido en la ofensiva felina; parece como si la camiseta de los Tigres le pesara, como si Nico no pudiera jugar su futbol.

Habrá que esperar, este empate a 0 deja poco sabor en la ida, deseando que la alegría venga en la vuelta, un estadio que estará a reventar por la nación Chiva, un estadio que los de occidente desean se convierta en un carnaval. Pero atentos, Tigres y su deslucido futbol, puede ser el fenómeno del golecito: así, con tan solo una mínima anotación, podría arruinar lo que en papel parece la fiesta de la nación rojiblanca. Cuidado Chivas, y que la final final, sí sea emocionante.

También lee: Orgullo potosino | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

Opinión