Columna de NefroxDeportesTesteando

Venganza de promotores | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

Hace unos días se hizo noticia un supuesto arreglo entre el promotor Greg Taylor y Guillermo Vázquez, se decía que dicho arreglo radicaba en la venta de jugadores para valorizarlos y después venderlos a precios muy altos en el mercado nacional.

Curiosamente esta noticia salía nuevamente de una fuente ubicada en el caribe mexicano, la misma que publicó la noticia de Gustavo Matosas y Fernando Pavón.

Llama la atención que la misma fuente difundió datos de entrenadores ligados a promotores y que ambos trabajaban o trabajan para el Atlético de San Luis.

Pero intentemos darle razón a la historia.

En primer lugar, los promotores mueven todo el futbol, no solo en México, sino en el mundo. No hay liga que no tenga los intereses muy metidos de algunos promotores. Estos sujetos comercializan, venden, revaloran, esconden, engañan, seducen, cuantifican, califican y clasifican a jugadores como si fueran mercancías. Ese es su negocio, viven de mover la pelota desde un escritorio.

Segundo, es obvio que muchos (sino es que todos) los técnicos del futbol mexicano tienen promotores como agentes, y que estos mismos promotores ven una oportunidad para valuar a “sus jugadores” cuando le consiguen trabajo a sus técnicos representados.

Tercero, el valor de un jugador en el mercado aumenta por dos circunstancias: minutos jugados y rendimiento de esos minutos jugados. Por más que se quiera inflar el valor de un jugador, los directores deportivos o presidentes que negocian su traspaso, tienen que hablar de datos y precios para ajustar su valor.

Ahora bien, el caso Memo Vázquez es muy curioso. Después del brillante paso de Vázquez por Necaxa, se hablaba mucho de su partida al futbol de Sudamérica, específicamente Ecuador, estaba muy cerca de firmar con uno de los grandes de aquel país para incluso dirigir las copas en Sudamérica. Al final, acuerdos más y acuerdos menos, firmó para el Atlético de San Luis, con algunas exigencias que puso el director técnico para sentarse en el banquillo.

Siguiendo con las curiosidades, Atlético de San Luis realizó cuatro “grandes” transferencias en el mercado invernal: dos del futbol local (Javier Cortés y Felipe Gallegos) y dos del futbol de Ecuador (León y Julio). Casualmente los dos jugadores provenientes de equipos mexicanos tienen un pasado que los liga a Memo Vázquez, mientras que los dos jugadores sudamericanos jugaban en la liga donde Vázquez iba a dirigir. Dicho con otras palabras, claramente está la mano de un promotor en las transferencias.

Pero seamos claros, no estoy hablando de Taylor o algún otro promotor en específico, ni tampoco estoy hablado de que Vázquez ha actuado mal por dichos movimientos. Estoy hablando de que la nota que se publica acusando al actual técnico de San Luis, parece más una venganza mediática de alguien que ha perdido mucho dinero por cortar sus relaciones de negocio con la entidad potosina.

“Cuando el río suena es porque agua lleva”, pero no significa que esta agua sea mala: los sonidos confunden al oído poco entrenado y engañan al inocente que no quiere ver la verdad.

Cuidado con lo que se dice y atención con lo que se lee. Hay que saber mediar las cosas para intentar entender las venganzas de los promotores.

También recomendamos leer: Nuevo torneo, nuevo presupuesto | Columna de Arturo Mena «Nefrox»

Nota Anterior

Se registró sismo de magnitud 5.3 en Oaxaca; no hay heridos

Siguiente Nota

En 25% de los atropellamientos mortales en SLP, el responsable huye