enero 30, 2023

Conecta con nosotros

Columna de Nefrox

The mexican’s killer | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO.

El distrito 9 ultras, es el corazón de la barra de LAFC. Esa que es multicultural, que incluyó mexicanos, salvadoreños, estadunidenses, coreanos y hasta personas de medio oriente en sus filas. Esa barra, tal vez la más temida de toda la MLS, la 3252.

Hoy LAFC es el único equipo representante de la MLS en la CONCACHAMPIONS, y puede decirlo con orgullo: actualmente es el equipo antimexicanos.

LAFC de la mano de su capitán Carlos Vela y de un entrenador muy conocido en México por su paso en la selección de las barras y las estrellas, Bob Bradley. Ha derrotado a dos equipos mexicanos en fila, y no son cualquier equipo: primero pasó sobre León, el actual campeón de la Liga MX, y el mejor equipo del torneo que acaba de concluir. Y justo hace unas horas, derrotó a Cruz Azul, otro gran equipo que si bien no pasa por su mejor momento, es un equipo con una base bastante sólida. Aún así LAFC, los derrotó para llegar a semifinales.

El torneo de CONCACAF luce parecido a otros años: dos equipos mexicanos que lucen como favoritos, un equipo de Honduras que ha llegado como sorpresa y refresca las semifinales, y un peligroso equipo de la MLS, que nos guste o no, juega de local.

Ahora es el turno de América. El club de Coapa intentará romper la racha del equipo de Carlos Vela, un LAFC que busca continuar con su camino de asesino de mexicanos. Del otro lado Tigres parece amplio favorito frente a un Olimpia que buscará fastidiar al millonario del norte de México.

Pase lo que pase LAFC ya marcó su distancia del resto de los equipos de la MLS, hoy parece con un paso sólido para intentar romper la notable hegemonía del futbol mexicano en CONCACAF. Y habrá que esperar, pero cuidado, que bien podría convertirse en el equipo estadunidense con 4 víctimas seguidas, esas que la 3252 y su corazón latino, quieren presumir en la tribuna norte de su estadio, esas víctimas que adornarán The Wall, allá donde “esos” reúnen a la “clicka”, allá en The North End.

Lee también: Dos fieros mininos | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

#4 Tiempos

De regreso al norte | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

Complicada la segunda visita a Monterrey, visitar a Tigres siempre ha sido difícil para cualquier equipo.

Ya el fin de semana pasado la escuadra potosina sufrió en tierras regiomontanas: un 3-1 que suena más escandaloso que lo que pudimos ver en la cancha, un equipo que con tres errores perdió el orden y no pudo levantar la cara.

Principal atención a ciertos jugadores, para bien y para mal: un Andrés Iniestra que no se ha visto del todo bien en el torneo, ya en el duelo contra Chivas lo vimos dudoso en algunos momentos, ahora fue completamente superado y costó caro. Por otro lado Bonatini, este delantero que ya ha demostrado su calidad en la definición, firmando nuevamente un buen gol para darnos siquiera una pequeña Alegría en ese encuentro.

Tigres será muy incómodo, difícil y muy complicado para sacarle puntos y no lo digo solo por San Luis, sino para cualquier escuadra que visite San Nicolás; Tigres es sin duda, el gran favorito para salir campeón con una plantilla de jugadores que deslumbra.

La derrota de San Luis en el Volcán, debe estar (hasta cierto punto) pronosticada: los 4 puntos que los potosinos llevan en el torneo, son la cosecha “normal” que debería llevar un equipo que va arrancando el torneo y que poco a poco va encontrando sus mejores elementos.

En pocas palabras, San Luis bien, en sus primeros partidos; ahora necesitamos que comiencen a concretar, a dejar de cometer errores y a centrar cada encuentro a las reales posibilidades del equipo. San Luis pierde en el Volcán, pero debe seguir mostrando mejoría.

También lee: Le sienta bien el norte | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Le sienta bien el norte | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Publicado hace

el

TESTEANDO

 

No es sorpresa que San Luis esté jugando bien. Desde antes del inicio del torneo, aquí se dijo que parecía la antesala de un mejor torneo, y sí, aún parece muy pronto para sacar conclusiones, pero el inicio es prometedor.

Cuatro puntos de seis posibles: tres sumados de visita y uno en casa frente a un panorama donde San Luis parecía víctima, y ahora, toca el norte.

En tan solo una semana, San Luis visitará a los dos equipos de Monterrey, primero en el campo de Rayados, para una semana después visitar a Tigres. Dos visitas complicadas, pero no imposibles de sortear, siempre y cuando se juegue con calma, orden y contundencia.

La visita a Rayados es la de este fin. De sacar un buen resultado, San Luis estaría demostrando que no ha sido coincidencia su paso; en caso de perder, es algo que en el pronóstico es aceptable. Sin embargo, visitar el Gigante de Acero, siempre ha sido una tarea con buenos resultados en lo general,

San Luis sabe ganar en esa cancha, incluso tiene el récord de ser el primer equipo en derrotar en partido oficial a Rayados en su nuevo estadio, aunque ese partido se dio en la Copa Mx y no en liga, ya que en aquel momento San Luis jugaba en el Ascenso.

El equipo de Jardine tiene buenos argumentos para jugarle al tú por tú al equipo de Vucetich. Si las cosas no cambian dramáticamente el desarrollo del juego, como contra Guadalajara, no dudo que San Luis pueda darnos una muy buena sorpresa este fin de semana.

También lee: Hay de rayas a rallas | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Continuar leyendo

#4 Tiempos

Recomendaciones del cine de Ridley Scott | Columna de Mario Candia

Publicado hace

el

APUNTES DE UN CINEÓFITO

 

Los Duelistas ( The Duellist. 1977) Historia épica que se hace interminable en el tiempo y que se convierte en un duelo sin fin, obsesivo, obcecado. Duelo que desembocará en un orgullo y en una envidia entre dos oficiales del mismo ejército. El relato corto de Conrad, se centra en las motivaciones y los sentimientos de sus protagonistas, Feraud (impulsivo, rencoroso, violento) y D’Hubert (reflexivo, sensible, humano) sólo coinciden en su amor al ejército y a Napoleón ya que son arquetipos opuestos. Ridley Scott exprimió el jugo de este relato corto hasta su última gota. Su calidad visual recuerda al maestro Kubrick en su obra maestra Barry Lyndon (1975). Cada fotograma nos remite a los cuadros de pintores británicos del siglo XVIII. Y en cuanto a la narración no excede el tiempo marcado en la obra escrita en negro sobre blanco, salvando las distancias entre el tiempo fílmico y el tiempo literario. Metáfora sobre lo inútil de las guerras, de las luchas. Dos personalidades enmarcadas en un contexto histórico que sirven al escritor y al realizador para explorar el alma humana.

Balde Runner (1982) Esta cinta existe para demostrar que la Ciencia Ficción no es un género menor. La belleza plástica de cada fotograma sin excepción se conjuga perfectamente con la sugerente música de Vangelis y con una historia que habla con palabras mayores: vida, amor y muerte, el núcleo de la existencia humana. Esta magistral película nos deja frases y escenas para la posteridad, como la de Tyrell y Roy, cual doctor Frankenstein y su monstruo, momento álgido entre el dios de la electromecánica y su perfecta creación; la del test Voight-Kampff a una Rachael interpretada deliciosamente por Sean Young y que es la parte más fiel a la novela original “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” de Philip K. Dick, ampliamente superada en la versión de celuloide; o esa otra en la que  un más que expresivo Rutger Hauer  comienza a decir “He visto cosas que vosotros no creeríais…”, ante un perplejo Deckard, para culminar en un plano de su rostro bajo la lluvia y el vuelo de la paloma hacia un cielo gris. “Lástima que no pueda vivir, pero… ¿quién vive?” sentenciará después el policía interpretado por Edward James Olmos a un Harrison Ford en el mejor papel de toda su carrera cinematográfica. Y es esta última frase la que condensa toda la película al mismo tiempo que nos abofetea con un hecho irrefutable, triste pero hermoso.

Thelma and Louise (1991) Dos amigas no sólo huyen de la justicia; huyen también de sus rutinarias vidas anteriores y de sus tristes relaciones. A través de un conjunto de desafortunadas casualidades que las pondrán en el punto de mira del inspector Hal (Harve y Keitel), sus vidas comenzarán a ser realmente emocionantes. La liberación de Thelma y Louise

es interpretada por muchos como un alegato feminista. Se entiende perfectamente al ver la fauna de personajes machistas que se van encontrando, pero no hace falta ser tan radical como para tachar a la película con ese adjetivo. Ridley Scott muestra a los hombres demasiado estereotipados, quitándoles toda la personalidad y haciéndolos tan planos y tan simples que es inevitable darse cuenta de que las dos amigas hacen lo correcto, y parece que todos sus actos están justificados. Las dos protagonistas componen una de las grandes parejas Icono en la Historia del Cine, crean dos heroínas de una fortaleza y empatía cumbre, diferentes entre sí y complementarias, y las dos evolucionando mediante lo que les va aconteciendo. Susan Sarandon como Louise es la voz de la experiencia, cínica, adusta, harta de un novio que no se compromete, parece segura de sí misma, y ello arrastrando un pasado sombrío en Texas del que nunca sabremos, la actriz desborda naturalidad, visceralidad, mundo interior, sabiendo mostrar su despertare a una vida nueva de modo espléndido. Geena Davis es Thelma, una ordinaria ama de casa asfixiada por una marido que la trata como un trapo, en el viaje se irá mostrando, espontánea, divertida, lujuriosa, vivaracha, enérgica, explosiva, maravillosa actuación que enciende la pantalla, las dos construyen una compenetración extraordinaria, carismáticas, majestuosas, luminosas. Imperdible.

American Gangster (2007) Ridley Scott nos ofrece cine noir del bueno basado en hechos reales. Scott logra sumergirnos en el ambiente de corrupción vivido en Nueva York en los años sesenta y principios de los setenta, donde la droga era el sustento no sólo de gangsters, sino también de muchos policías que no paraban de aceptar sobornos. En este contexto tenemos las vidas de dos hombres: un delincuente que logra hacerse un nombre al más puro estilo Al Pacino en Scarface (De Palma. 1983) y un eficiente, íntegro y duro policía, parecido a Harry el Sucio (Siegel. 1971)en cuanto a que su único interés es hacer las cosas del modo correcto. Denzel Washington y Russell Crowe se encargan, respectivamente, de dichos personajes, logrando la altura interpretativa que uno espera de estos dos grandes del cine. Rodeados de un muy buen elenco de secundarios y de un guion sobrio, potente y muy realista, Washington y Crowe sacan lo mejor de sí mismos consiguiendo que toda la producción pueda definirse como de muy alta calidad. Masterpiece.

También lee: Recomendaciones del cine de Alejandro G. Iñárritu | Columna de Mario Candia

Continuar leyendo

Opinión