#Si SostenidoColumna de Jorge Ramírez PardoEnred@rte

“Sueño de invierno”. Desdoblamiento humano ante el espejo y el espejismo | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

Sin duda uno de los grandes certificadores o avales del mejor cine que se realiza en el mundo, es el Festival de Cannes, Francia –le acompañan en la búsqueda de cualidades fílmicas, la Berninale alemana, la Mostra de Venecia y otros festivales menos complejos como el francés de Biarritz, el hispano de San Sebastián, el de la Habana en Cuba, el canadiense en Toronto, el estadounidense Sundance y los mexicanos de Guadalajara y Morelia-. Todos revisan y premian material multinacional, a diferencia de los sobre-ofertados Óscar, narcisistas.

DE TURQUÍA Y EN TONO UNIVERSAL

En 2014, Cannes distinguió con su máximo galardón, la Palma de oro, a la película turca “Sueño de invierno”, dirigida por Nuri Bigue Ceylán, con guión de él mismo y su esposa Ebru; ella también destacada como fotógrafa y documentalista.

La película de 3 horas y 15 minutos de duración, apoya su argumento en el cuento “La esposa” de Antón Chejov y una subtrama tomada de Los hermanos Karamazov de Fiódor Dostoyevsky, y a ratos, parece transcurrir en tiempo real.

Nihal es una mujer de 35 años bella e inteligente, sin hijos; un tanto ingenua y poco experimentada en la vida. En busca de su destino, hace trabajo altruista en su entorno, a favor de la mejoría de escuelas rurales depauperadas.

Aydin, su esposo sesentón, actor retirado, con sólida formación filosófica y un proceder paternal, administra un pequeño y acogedor hotel de su propiedad. Ejerce un autoritarismo mustio, aderezado con erudición y ascendente en tato proveedor financiero. Nunca manifiesta enojo, pero siempre impone su opinión.

Necla, la hermana de este, recién divorciada y amargosa inteligente, lo confronta, fuera de la vista familiar y del círculo de amigos, huéspedes y contertulios.

EL ESPECTÁCULO FÍLMICO

Una película tan larga, pudiera ser pesada y lo es en algunos momentos de conversaciones del filósofo con sus amigos y su hermana.

En cambio, como en las novelas río, se bifurca en bocetos de historias aleatorias:

  • Un niño reprimido, hijo de un papá ex recluso desempleado, de una mamá dulce y un tío entrañable.
  • Los amigos
  • Los clientes
  • Todo en el epicentro patriarcal.

La parte cinematográfica es espléndida, con una fotografía precisa en escenarios de Anatolia:

  • En interiores atmósferas cálidas de claroscuros matizados se sutiles magentas. Planos narrativos abiertos y acercamientos a rostros.
  • En exteriores, la narrativa visual/poética de un paisaje multifacético y de atmósferas diversas y disímbolas que remarcan la severidad del invierno, acorde a tormentos interiores de los personajes.
  • Tomás subjetivas –algunas en movimiento-, o desde el punto de vista de los personajes, para realzar la lontanaza y grandeza para contener a los personajes pequeños en el conjunto, grandes en primer plano frente a la adversidad.
  • En invierno, a medida que la nieve va cubriendo la estepa, el hotel se convierte en su refugio y en el escenario de sus aflicciones… y los cambios genuinos, sutiles, amables, transformadores.

SUBMUNDO ENTRE OSCILACIÓN, ESPEJISMO Y CAMBIO

A diferencia del predominio de cine comercial (con Hollywood como marca monopolizante), donde se remarcan clichés o estereotipos casi siempre falsos nacidos en películas y proclives a sobre-ponderar la violencia, el frenesí insustancial –hiper-fragmentación de realidades irreales-, el sinsentido y el cosumismo, “Sueño de invierno”, conduce a linderos de contemplación, reflexión, tolerancia, discrepancia, identidad y búsqueda de derroteros.

Como, con frecuencia, se busca en sesiones de cineclub, la película muestra:

  • Códigos de moral –lo que imponen leyes e instituciones-, en contraste con la ética o conductas asumidas por las personas desde su particular sentido de justicia en equidad, respeto de los otros y tolerancia.
  • Los frágiles en apariencia, se contraponen a ese sino y buscan/consiguen caminos para su propio destino.
  • La lejanía de las urbes y la modernidad ponen de manifiesto los valores del horizonte, el silencio por donde también transitan postulados de filosofía, visión de conjunto y mentalidad y sitio proclives para evolucionar/transformarse/desdoblarse.

En esa historia, Nihakl, la esposa joven, fiel, generosa y propositiva, distante afectiva de su esposo el impertérrito Aydin con aires patriarcales, romperá con sutilezas rutinas y circunstancias y mostrará un desbordamiento de personalidad, frecuente en las mejores películas de autor. Esto es, afirmar las potencialidades de la condición humana y el amor, capaz de evolucionar y transformar su realidad.

El cómo y cuándo, el dónde y por qué aparece casi al final de la película. En la última media hora de esta película más extensa en duración que el convencional tiempo promedio de 90 minutos, convergen el poético/épico paisaje con el lirismo intimista rutinario trastocado y redimensionado con finura y sin violencia/estridencia.

En esta película –y sólo en una parte de ella, porque son historias entrelazadas-, hay convergencia, de algo ya apreciado en el cine de Igmar Berman, paralelismo a su magistral reflexión sobre las relaciones dialécticas de pareja en “Escenas de un matrimonio” (Suecia, 1973).

El consolidado director, Nuri Bigue Ceylán, auxiliado por su esposa Ebru, homenajea con equivalencias estéticas a otros creadores magistrales como el ruso Andrei Tarkovsky (El espejo, 1975; la infancia de Ivan, 1962). De quien también abrevan los mexicanos Alfonso Cuarón (“Roma”, 2018), Gullermo del Toro (“El espinazo del Diablo”, 2001; “El laberinto del Fauno, 2006”, y Carlos Reygadas (“Luz Silenciosa”, 2007; “Pos tenebras Lux”, 2012).

ACA EN PUEBLOQUIETO/SLP ESPEJISMOS SIN ESPEJO

Es noticia por confirmar, la renuncia inducida de la última directora del Centro de las Artes a su actual cargo/premio de responsable de Relaciones Culturales en la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde estaba subordinada al potosino Enrique Márquez. Del CEART salió, consabido es, por la puerta trasera y sin ejercicio de entrega-recepción, pero había “caído pa´rriba”. También es multi notificado –nunca desmentido- el nombramiento del actual director del citado recinto previa adulteración a modo de estatutos. Asuntos domésticos entre sobrinos de exgobernadores Fonseca/H. Silva por consolidar el cacicazgo colectivo con más de 25 años de añejamiento, y al margen de esfuerzo gubernamental federal por limpiar de ineptitudes y corrupción/impunidad.

También te puede interesar: «Lili Marleen» nostalgia por lo no vivido | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Total Page Visits: 153 - Today Page Visits: 1
Nota Anterior

Jeanine Áñez expulsó de Bolivia a embajadora de México

Siguiente Nota

Guardar el avión presidencial cuesta casi lo mismo que operarlo: Sedena